Cómo deter­mi­nar las cla­ses en las zonas rura­les

Los terra­te­nien­tes

Son terra­te­nien­tes quie­nes poseen tie­rras, no tra­ba­jan ellos mis­mos o se dedi­can sólo al tra­ba­jo secun­da­rio1, y viven de la explo­ta­ción de los cam­pe­si­nos. Los terra­te­nien­tes prac­ti­can la explo­ta­ción prin­ci­pal­men­te por medio del arrien­do de la tie­rra y, ade­más, median­te la usu­ra, la con­tra­ta­ción de asa­la­ria­dos agrí­co­las o la indus­tria y el comer­cio. Pero es el arrien­do de la tie­rra la for­ma prin­ci­pal en que los terra­te­nien­tes explo­tan a los cam­pe­si­nos. La admi­nis­tra­ción de las tie­rras públi­cas y el cobro del arrien­do de las tie­rras de las escue­las2 cons­ti­tu­yen igual­men­te for­mas de la explo­ta­ción median­te el arrien­do de la tie­rra.

Los terra­te­nien­tes que se han arrui­na­do pero que siguen sin tra­ba­jar y viven de la esta­fa, el pilla­je o la ayu­da de sus parien­tes y ami­gos, y cuyas con­di­cio­nes de vida son supe­rio­res a las de los cam­pe­si­nos medios en gene­ral, deben seguir sien­do con­si­de­ra­dos como terra­te­nien­tes.

Los cau­di­llos mili­ta­res, buró­cra­tas, dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos son los repre­sen­tan­tes polí­ti­cos de la cla­se terra­te­nien­te y sus ele­men­tos más fero­ces. Tam­bién entre los cam­pe­si­nos ricos se encuen­tran a menu­do dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos, pero de menor impor­tan­cia.

Deben ser colo­ca­dos en la mis­ma cate­go­ría que los terra­te­nien­tes aque­llos indi­vi­duos que ayu­dan a éstos en el cobro de los arrien­dos y en la admi­nis­tra­ción de sus pro­pie­da­des, y cuya prin­ci­pal fuen­te de ingre­sos depen­de de la explo­ta­ción de los cam­pe­si­nos por los terra­te­nien­tes y cuyas con­di­cio­nes de vida son supe­rio­res a las de los cam­pe­si­nos medios en gene­ral.

Se lla­man usu­re­ros y deben ser colo­ca­dos en la mis­ma cate­go­ría que los terra­te­nien­tes aque­llos indi­vi­duos que tie­nen como fuen­te prin­ci­pal de sus ingre­sos la explo­ta­ción median­te la usu­ra y cuyas con­di­cio­nes de vida son supe­rio­res a las de los cam­pe­si­nos medios en gene­ral.

Los cam­pe­si­nos ricos

Por lo común, los cam­pe­si­nos ricos poseen tie­rras. Sin embar­go, algu­nos sólo poseen una par­te de la tie­rra que cul­ti­van, y toman en arrien­do el res­to; otros no poseen tie­rra algu­na y toman en arrien­do toda la que cul­ti­van. Los cam­pe­si­nos ricos gene­ral­men­te dis­po­nen de ins­tru­men­tos de pro­duc­ción rela­ti­va­men­te bue­nos y abun­dan­tes y bas­tan­te capi­tal líqui­do, y par­ti­ci­pan ellos mis­mos en el tra­ba­jo, mas una par­te o la mayor par­te de sus ingre­sos pro­vie­ne siem­pre de la explo­ta­ción. Su prin­ci­pal for­ma de explo­ta­ción es la explo­ta­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do (con­tra­ta­ción de asa­la­ria­dos agrí­co­las al año). Ade­más, pue­den ejer­cer la explo­ta­ción dan­do en arrien­do par­te de sus tie­rras, pres­tan­do con usu­ra o dedi­cán­do­se a la indus­tria y el comer­cio. La mayo­ría de los cam­pe­si­nos ricos tam­bién admi­nis­tran tie­rras públi­cas. Deben ser con­si­de­ra­dos asi­mis­mo como cam­pe­si­nos ricos aque­llos que poseen una super­fi­cie rela­ti­va­men­te gran­de de bue­nas tie­rras y tra­ba­jan par­te de ellas por sí mis­mos sin con­tra­tar asa­la­ria­dos agrí­co­las, pero explo­tan a otros cam­pe­si­nos por medio del arrien­do de la tie­rra o de la usu­ra, o en otras for­mas. Los cam­pe­si­nos ricos prac­ti­can cons­tan­te­men­te la explo­ta­ción, y, para muchos de ellos, ésta cons­ti­tu­ye la fuen­te prin­ci­pal de sus ingre­sos.

Los cam­pe­si­nos medios

De los cam­pe­si­nos medios, muchos poseen tie­rras; algu­nos poseen sólo una par­te de la tie­rra que tra­ba­jan y toman en arrien­do el res­to; otros no tie­nen tie­rra algu­na y toman en arrien­do toda la que tra­ba­jan.

Todos ellos dis­po­nen de sufi­cien­tes ape­ros agrí­co­las. Los cam­pe­si­nos medios viven total o prin­ci­pal­men­te de su pro­pio tra­ba­jo. Por regla gene­ral, no explo­tan a nadie, sino que muchos de ellos sufren la explo­ta­ción en peque­ña medi­da pagan­do el arrien­do de tie­rras o el inte­rés de prés­ta­mos. Pero, por lo común, los cam­pe­si­nos medios no ven­den su fuer­za de tra­ba­jo. Un sec­tor de ellos (los cam­pe­si­nos medios aco­mo­da­dos) explo­tan a otros a peque­ña esca­la, pero esta explo­ta­ción no es cons­tan­te ni cons­ti­tu­ye la fuen­te prin­ci­pal de sus ingre­sos.

Los cam­pe­si­nos pobres

De los cam­pe­si­nos pobres, algu­nos poseen una par­te de la tie­rra que tra­ba­jan e insu­fi­cien­tes ape­ros agrí­co­las; otros no poseen tie­rra algu­na y sólo tie­nen insu­fi­cien­tes ape­ros agrí­co­las. Por regla gene­ral, los cam­pe­si­nos pobres tie­nen que tomar en arrien­do la tie­rra que tra­ba­jan, y sufren la explo­ta­ción pagan­do el arrien­do de tie­rras o el inte­rés de prés­ta­mos y ven­dien­do una peque­ña par­te de su fuer­za de tra­ba­jo.

Si de ordi­na­rio los cam­pe­si­nos medios no tie­nen nece­si­dad de ven­der su fuer­za de tra­ba­jo, los cam­pe­si­nos pobres, en cam­bio, se ven obli­ga­dos a ven­der una peque­ña par­te de la suya: éste es el cri­te­rio prin­ci­pal para dis­tin­guir entre éstos y aqué­llos.

Los obre­ros

Por regla gene­ral, los obre­ros (inclu­yen­do los asa­la­ria­dos agrí­co­las) no poseen tie­rras ni ape­ros agrí­co­las; algu­nos de ellos poseen un insig­ni­fi­can­te peda­zo de tie­rra y muy pocos ape­ros agrí­co­las. Los obre­ros viven total o prin­ci­pal­men­te de la ven­ta de su fuer­za de tra­ba­jo.

Mao Zedong

Octu­bre de 1933

  1. En gene­ral, se cla­si­fi­ca a una per­so­na como dedi­ca­da al tra­ba­jo secun­da­rio cuan­do par­ti­ci­pa sólo menos de un ter­cio del año en labo­res esen­cia­les (esto es, las más impor­tan­tes fae­nas de la pro­duc­ción agrí­co­la fun­da­men­tal, como arar, sem­brar, cose­char, etc.), o bien, aun­que tra­ba­je duran­te un ter­cio del año, cuan­do lo haga sólo en labo­res no esen­cia­les (esto es, aque­llas fae­nas de impor­tan­cia secun­da­ria para la pro­duc­ción, como ayu­dar a reti­rar la male­za y en el cul­ti­vo de ver­du­ras o cui­dar ani­ma­les de tiro).
  2. En el cam­po chino había muchos tipos de tie­rras públi­cas: tie­rras per­te­ne­cien­tes a los gobier­nos terri­to­ria­les o can­to­na­les, a los tem­plos ances­tra­les de los cla­nes, a los tem­plos budis­tas o taoís­tas, a las igle­sias cató­li­cas o a las mez­qui­tas, y tie­rras cuyo arrien­do debía des­ti­nar­se a obras de inte­rés públi­co como el soco­rro a las víc­ti­mas del ham­bre y la cons­truc­ción y man­te­ni­mien­to de puen­tes y cami­nos, o a cubrir gas­tos de ins­truc­ción públi­ca. Estas tie­rras se halla­ban con­tro­la­das, en su gran mayo­ría, por los terra­te­nien­tes y los cam­pe­si­nos ricos, y los cam­pe­si­nos de otras capas socia­les sólo tenían dere­cho a inter­ve­nir en la admi­nis­tra­ción de una peque­ña par­te de ellas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *