Pres­tar aten­ción al tra­ba­jo eco­nó­mi­co

[Dis­cur­so pro­nun­cia­do por el cama­ra­da Mao Zedong en agos­to de 1933 en la con­fe­ren­cia de die­ci­sie­te dis­tri­tos del Sur de Chiang­sí sobre la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca.]

El impe­tuo­so desa­rro­llo de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria nos exi­ge movi­li­zar a las masas para des­ple­gar de inme­dia­to una cam­pa­ña en el fren­te eco­nó­mi­co y empren­der todas las tareas nece­sa­rias y posi­bles en el terreno de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca. ¿Por qué? Por­que en la actua­li­dad todos nues­tros esfuer­zos deben estar des­ti­na­dos a con­quis­tar la vic­to­ria en la gue­rra revo­lu­cio­na­ria y, en pri­mer lugar, a con­quis­tar la vic­to­ria com­ple­ta en la lucha por aplas­tar la quin­ta cam­pa­ña enemi­ga de «cer­co y ani­qui­la­mien­to»1; deben estar diri­gi­dos a crear las con­di­cio­nes mate­ria­les que garan­ti­cen el abas­te­ci­mien­to de víve­res y otros sumi­nis­tros al Ejér­ci­to Rojo; a mejo­rar las con­di­cio­nes de vida del pue­blo y esti­mu­lar­lo así a par­ti­ci­par aún más acti­va­men­te en la gue­rra revo­lu­cio­na­ria; a orga­ni­zar a las gran­des masas popu­la­res en el fren­te eco­nó­mi­co y edu­car­las para que apor­ten nue­vas fuer­zas a la gue­rra; y a con­so­li­dar la alian­za obre­ro-cam­pe­si­na y la dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca de los obre­ros y cam­pe­si­nos y for­ta­le­cer la direc­ción del pro­le­ta­ria­do por medio de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca. Para alcan­zar todos estos obje­ti­vos, es nece­sa­rio empren­der la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca. Esto deben enten­der­lo cla­ra­men­te todos los que están dedi­ca­dos al tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio. Algu­nos cama­ra­das han esti­ma­do impo­si­ble des­ti­nar tiem­po a la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca, ale­gan­do que la gue­rra revo­lu­cio­na­ria ya man­tie­ne a la gen­te bas­tan­te ocu­pa­da, y han acu­sa­do de «des­via­cio­nis­ta de dere­cha» a todo el que habla de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca. En su opi­nión, la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca es impo­si­ble en las con­di­cio­nes de una gue­rra revo­lu­cio­na­ria y sólo será posi­ble des­pués de la vic­to­ria final, cuan­do haya paz y tran­qui­li­dad. Cama­ra­das, estos pun­tos de vis­ta son erró­neos. Los que sos­tie­nen esas opi­nio­nes no se dan cuen­ta de que sin la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca no se podrán ase­gu­rar las con­di­cio­nes mate­ria­les para la gue­rra revo­lu­cio­na­ria y el pue­blo se sen­ti­rá exhaus­to en el cur­so de una gue­rra pro­lon­ga­da. ¡Refle­xio­nen! El enemi­go nos impo­ne un blo­queo eco­nó­mi­co, los espe­cu­la­do­res y los reac­cio­na­rios minan nues­tras finan­zas y nues­tro comer­cio, y el inter­cam­bio comer­cial de nues­tras zonas rojas con otras regio­nes tro­pie­za con serios obs­tácu­los. ¿No se verá gra­ve­men­te afec­ta­da la gue­rra revo­lu­cio­na­ria si no supe­ra­mos estas difi­cul­ta­des? La sal es muy cara y a veces ni siquie­ra se con­si­gue. El arroz es bara­to en oto­ño e invierno, pero terri­ble­men­te caro en pri­ma­ve­ra y verano. Todo esto afec­ta de for­ma direc­ta a las con­di­cio­nes de vida de los obre­ros y cam­pe­si­nos y hace impo­si­ble su mejo­ra­mien­to. ¿No afec­ta­rá esto a la alian­za obre­ro-cam­pe­si­na, que es nues­tra línea fun­da­men­tal? Si las masas obre­ras y cam­pe­si­nas se sien­ten des­con­ten­tas con sus con­di­cio­nes de vida?, ¿no afec­ta­rá esto al aumen­to de efec­ti­vos de nues­tro Ejér­ci­to Rojo y a la movi­li­za­ción de las masas para la gue­rra revo­lu­cio­na­ria? Por eso, es extre­ma­da­men­te erró­nea la idea de que no se debe empren­der la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca duran­te la gue­rra revo­lu­cio­na­ria. Los que así pien­san dicen tam­bién con fre­cuen­cia que todo debe estar subor­di­na­do a la gue­rra, pero no com­pren­den que renun­ciar a la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca no sig­ni­fi­ca subor­di­nar­lo todo a la gue­rra, sino debi­li­tar el esfuer­zo béli­co. Sólo des­ple­gan­do nues­tro tra­ba­jo en el fren­te eco­nó­mi­co y desa­rro­llan­do la eco­no­mía de las zonas rojas, podre­mos crear una base mate­rial ade­cua­da para la gue­rra revo­lu­cio­na­ria, des­en­vol­ver con éxi­to nues­tras ofen­si­vas mili­ta­res y ases­tar enér­gi­cos gol­pes a las cam­pa­ñas enemi­gas de «cer­co y ani­qui­la­mien­to»; sólo así podre­mos con­tar con los recur­sos nece­sa­rios para engro­sar las filas del Ejér­ci­to Rojo y exten­der nues­tro fren­te de com­ba­te a regio­nes situa­das a miles de li de dis­tan­cia, de modo que nues­tro Ejér­ci­to Rojo pue­da, cuan­do las cir­cuns­tan­cias sean favo­ra­bles, ata­car Nan­chang y Chiu­chiang sin preo­cu­pa­ción algu­na y que, ali­via­da la tarea de apro­vi­sio­nar­se por sí mis­mo, pue­da con­cen­trar toda su aten­ción en la lucha con­tra el enemi­go; y sólo así podre­mos satis­fa­cer en cier­ta medi­da las nece­si­da­des mate­ria­les de las gran­des masas, de modo que éstas se incor­po­ren al Ejér­ci­to Rojo o reali­cen otras tareas revo­lu­cio­na­rias con mayor entu­sias­mo. Esto es jus­ta­men­te lo que sig­ni­fi­ca subor­di­nar­lo todo a la gue­rra. Entre los que están dedi­ca­dos al tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio en dife­ren­tes luga­res, hay muchos que toda­vía no entien­den la impor­tan­cia de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca para la gue­rra revo­lu­cio­na­ria, y muchos órga­nos loca­les de poder no han exa­mi­na­do seria­men­te los pro­ble­mas de esta cons­truc­ción. Los depar­ta­men­tos eco­nó­mi­cos de los gobier­nos loca­les no están aún bien orga­ni­za­dos; algu­nos de ellos ni siquie­ra tie­nen direc­to­res, en tan­to que en otros se ha nom­bra­do a gen­te incom­pe­ten­te con el úni­co obje­to de lle­nar vacan­tes. La for­ma­ción de las coope­ra­ti­vas se encuen­tra toda­vía en su eta­pa ini­cial, y el tra­ba­jo de regu­la­ción del abas­te­ci­mien­to de víve­res ha comen­za­do sólo en algu­nos luga­res. No se ha rea­li­za­do entre las gran­des masas nin­gu­na pro­pa­gan­da acer­ca de la tarea de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca (aun­que esta pro­pa­gan­da es muy urgen­te), ni se ha crea­do entre ellas un ambien­te de entu­sias­mo por esta tarea. Todo esto se debe a que no se apre­cia la impor­tan­cia de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca. A tra­vés de las dis­cu­sio­nes que uste­des sos­ten­gan en esta con­fe­ren­cia y de los infor­mes que pre­sen­ten al regre­sar a sus pues­tos, tene­mos que crear un ambien­te de entu­sias­mo por la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca entre todo el per­so­nal del gobierno y entre las gran­des masas de obre­ros y cam­pe­si­nos. Es pre­ci­so hacer com­pren­der a todo el mun­do la impor­tan­cia que tie­ne la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca para la gue­rra revo­lu­cio­na­ria, a fin de que todos se esfuer­cen por pro­mo­ver la sus­crip­ción de bonos del Emprés­ti­to Públi­co para la Cons­truc­ción Eco­nó­mi­ca, desa­rro­llen el movi­mien­to coope­ra­ti­vo y esta­blez­can en todas par­tes gra­ne­ros públi­cos y depó­si­tos de víve­res en pre­ven­ción del ham­bre. Cada dis­tri­to debe ins­ta­lar un sub­de­par­ta­men­to de regu­la­ción del abas­te­ci­mien­to de víve­res, con sucur­sa­les en terri­to­rios y mer­ca­dos de impor­tan­cia. Por una par­te, den­tro de las zonas rojas debe­mos tras­la­dar el grano de los luga­res que ten­gan exce­den­tes a aque­llos don­de haya esca­sez, para evi­tar que se acu­mu­le en algu­nos sitios mien­tras no se pue­da adqui­rir en otros y que su pre­cio sea dema­sia­do bajo en unos luga­res y dema­sia­do alto en otros. Por otra par­te, debe­mos expor­tar de mane­ra pla­ni­fi­ca­da (y no en can­ti­da­des ili­mi­ta­das) exce­den­tes de grano, evi­tan­do así la explo­ta­ción por par­te de inter­me­dia­rios ines­cru­pu­lo­sos, y com­prar artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad en las zonas blan­cas. Todos debe­mos esfor­zar­nos por desa­rro­llar la agri­cul­tu­ra y la indus­tria arte­sa­na, fabri­car más ape­ros agrí­co­las y pro­du­cir mayor can­ti­dad de cal, a fin de ase­gu­rar una mejor cose­cha para el pró­xi­mo año; y debe­mos res­ta­ble­cer el anti­guo nivel de la pro­duc­ción de tungs­teno, made­ra, alcan­for, papel, taba­co, telas de lino, hon­gos secos, esen­cia de men­ta y otros pro­duc­tos loca­les, y ven­der­los en gran­des can­ti­da­des en las zonas blan­cas.

A juz­gar por su volu­men, los cerea­les ocu­pan el pri­mer lugar entre nues­tros prin­ci­pa­les artícu­los de expor­ta­ción. Todos los años se expor­tan unos tres millo­nes de dan de arroz sin des­cas­ca­ri­llar ‑un pro­me­dio de un dan por per­so­na en una pobla­ción de tres millo­nes de habi­tan­tes- a cam­bio de artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad. Con segu­ri­dad, la cifra real no pue­de ser infe­rior a la seña­la­da. Pero, ¿quién se ocu­pa de este nego­cio? Úni­ca­men­te los comer­cian­tes, que explo­tan cruel­men­te al pue­blo en estas tran­sac­cio­nes. El año pasa­do los cam­pe­si­nos de los dis­tri­tos de Wanan y Tai­je ven­die­ron a los comer­cian­tes arroz sin des­cas­ca­ri­llar a cin­cuen­ta fenes el dan, y éstos lo envia­ron a Kan­chou don­de lo reven­die­ron a cua­tro yua­nes el dan, ganan­do sie­te veces más de lo que les había cos­ta­do. Tome­mos otro ejem­plo. Cada año nues­tros tres millo­nes de habi­tan­tes con­su­men sal por valor de unos nue­ve millo­nes de yua­nes y nece­si­tan telas por un valor apro­xi­ma­do de seis millo­nes. Sobra decir que este nego­cio de la sal y las telas, cuyo mon­to total ascien­de a quin­ce millo­nes de yua­nes, ha esta­do ente­ra­men­te en manos de los comer­cian­tes y que noso­tros nun­ca nos hemos ocu­pa­do de ello. La explo­ta­ción por par­te de estos inter­me­dia­rios ha sido real­men­te enor­me. Por ejem­plo, com­pran sal en Mei­sien a razón de sie­te jin por un yuan y la ven­den en nues­tras zonas a doce liang2 por un yuan. ¿No es ésta una terri­ble explo­ta­ción? No pode­mos seguir des­aten­dien­do este esta­do de cosas y en ade­lan­te debe­mos ocu­par­nos noso­tros mis­mos de este comer­cio. Nues­tro Depar­ta­men­to de Comer­cio Exte­rior tie­ne que hacer gran­des esfuer­zos en ese sen­ti­do.

¿Cómo uti­li­zar los tres millo­nes de yua­nes pro­ve­nien­tes del Emprés­ti­to Públi­co para la Cons­truc­ción Eco­nó­mi­ca? Pen­sa­mos emplear­los así: un millón será des­ti­na­do a los gas­tos mili­ta­res del Ejér­ci­to Rojo, y dos millo­nes serán pres­ta­dos como capi­tal a las coope­ra­ti­vas, al Depar­ta­men­to de Regu­la­ción del Abas­te­ci­mien­to de Víve­res y al Depar­ta­men­to de Comer­cio Exte­rior. De esta últi­ma can­ti­dad, una gran par­te se uti­li­za­rá para desa­rro­llar nues­tro comer­cio con las regio­nes exte­rio­res, y el res­to, para fomen­tar la pro­duc­ción. Nues­tro obje­ti­vo con­sis­te no sólo en desa­rro­llar la pro­duc­ción, sino tam­bién en ven­der nues­tros pro­duc­tos a pre­cios jus­tos en las zonas blan­cas y com­prar allí sal y telas a pre­cios bajos para su dis­tri­bu­ción entre las masas popu­la­res, rom­pien­do de esta mane­ra el blo­queo del enemi­go y con­tra­rres­tan­do la explo­ta­ción de los comer­cian­tes. Debe­mos desa­rro­llar cada día más la eco­no­mía del pue­blo, mejo­rar en gran medi­da las con­di­cio­nes de vida de las masas e incre­men­tar de for­ma sus­tan­cial la ren­ta públi­ca, echan­do así una sóli­da base mate­rial para la gue­rra revo­lu­cio­na­ria y la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca.

Ésta es una gran tarea, una gran lucha de cla­ses. Pero debe­mos pre­gun­tar­nos: ¿Pue­de cum­plir­se esta tarea en medio de una enco­na­da gue­rra? Creo que sí. No habla­mos de ten­der una línea ferro­via­ria a Lung­yen ni, por el momen­to, de cons­truir una carre­te­ra a Kan­chou. No deci­mos que se deba hacer de la ven­ta del grano un mono­po­lio abso­lu­to, ni que el comer­cio de la sal y las telas, eva­lua­do en quin­ce millo­nes de yua­nes, deba ser mane­ja­do ente­ra­men­te por el gobierno, con exclu­sión de los comer­cian­tes. No es eso lo que deci­mos ni lo que tra­ta­mos de hacer. Lo que deci­mos y tra­ta­mos de hacer es desa­rro­llar la agri­cul­tu­ra y la indus­tria arte­sa­na, expor­tar grano y tungs­teno e impor­tar sal y telas, comen­zan­do por el momen­to con un fon­do de dos millo­nes de yua­nes más el dine­ro inver­ti­do por las masas. ¿Es ésta una obra que no deba­mos empren­der, que no poda­mos empren­der ni rea­li­zar? Ya hemos comen­za­do ese tra­ba­jo y logra­do algu­nos éxi­tos. La cose­cha de oto­ño de este año ha sido de un 20 a un 25 por cien­to mayor que la del año pasa­do, superan­do el aumen­to pre­vis­to de un 20 por cien­to. En el terreno de la indus­tria arte­sa­na, la pro­duc­ción de ape­ros agrí­co­las y de cal está en pro­ce­so de recu­pe­ra­ción, y la de tungs­teno ha comen­za­do a reha­cer­se. La pro­duc­ción de taba­co, papel y made­ra tam­bién empie­za a reani­mar­se lige­ra­men­te. En la regu­la­ción del abas­te­ci­mien­to de víve­res se han logra­do muchos éxi­tos este año. Se ha ini­cia­do cier­to tra­ba­jo en la impor­ta­ción de sal. En estos logros basa­mos nues­tra fir­me con­vic­ción de que pode­mos hacer mayo­res pro­gre­sos en el futu­ro. ¿No es evi­den­te­men­te erró­neo decir que la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca es impo­si­ble aho­ra y que sólo será posi­ble des­pués del tér­mino de la gue­rra?

Por tan­to resul­ta cla­ro que en la eta­pa actual, la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca debe girar en torno a nues­tra tarea cen­tral: la gue­rra revo­lu­cio­na­ria. Actual­men­te, la gue­rra revo­lu­cio­na­ria es nues­tra tarea cen­tral, y la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca sir­ve a esta tarea, gira en torno suyo y está subor­di­na­da a ella. Es igual­men­te erró­neo con­si­de­rar la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca como el cen­tro de todas nues­tras tareas actua­les y des­cui­dar por ello la gue­rra revo­lu­cio­na­ria, o rea­li­zar la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca des­vin­cu­lán­do­la de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria. Sólo cuan­do la gue­rra civil haya ter­mi­na­do, se podrá y debe­rá con­si­de­rar la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca como el cen­tro de todas nues­tras tareas. Es pura ilu­sión inten­tar rea­li­zar, en el cur­so de la gue­rra civil, una cons­truc­ción eco­nó­mi­ca pro­pia de tiem­pos de paz, nece­sa­ria y posi­ble sólo en el futu­ro y no en el pre­sen­te. Las tareas actua­les son las que la gue­rra exi­ge con urgen­cia. Cada una de ellas debe ser­vir a la gue­rra y nin­gu­na es empre­sa de tiem­pos de paz sepa­ra­da de la gue­rra. Si algún cama­ra­da abri­ga la idea de rea­li­zar la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca des­vin­cu­lán­do­la de la gue­rra, debe corre­gir en segui­da este pun­to de vis­ta erró­neo.

Sin un esti­lo de direc­ción correc­to y méto­dos de tra­ba­jo correc­tos será impo­si­ble desa­rro­llar con rapi­dez la cam­pa­ña en el fren­te eco­nó­mi­co. Éste es tam­bién un pro­ble­ma impor­tan­te que hay que resol­ver en esta con­fe­ren­cia. Por­que los cama­ra­das aquí pre­sen­tes no sólo ten­drán mucho tra­ba­jo que rea­li­zar tan pron­to como regre­sen, sino que ade­más debe­rán diri­gir a un gran núme­ro de per­so­nas con quie­nes tra­ba­ja­rán. Esto con­cier­ne en par­ti­cu­lar a los cama­ra­das que tra­ba­jan a nive­les de can­tón y muni­ci­pio, así como a los que tra­ba­jan en coope­ra­ti­vas, en depar­ta­men­tos de víve­res y de comer­cio y en ofi­ci­nas de com­pras; tan­to unos como otros se dedi­can per­so­nal­men­te al tra­ba­jo prác­ti­co de movi­li­zar a las masas para que orga­ni­cen coope­ra­ti­vas, de regu­lar el abas­te­ci­mien­to de víve­res y trans­por­tar­los y de admi­nis­trar nues­tro comer­cio con las regio­nes exte­rio­res. Si su esti­lo de direc­ción es erró­neo y si no adop­tan méto­dos de tra­ba­jo correc­tos y efi­ca­ces, su tra­ba­jo se verá inme­dia­ta­men­te afec­ta­do, y no podre­mos obte­ner el apo­yo de las gran­des masas para nues­tras dis­tin­tas tareas, ni cum­plir por com­ple­to, en el oto­ño e invierno de este año y en la pri­ma­ve­ra y verano del que vie­ne, el plan del Gobierno Cen­tral para la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca. Por lo tan­to, qui­sie­ra lla­mar la aten­ción de nues­tros cama­ra­das sobre los siguien­tes pun­tos:

Pri­me­ro. Movi­li­zar a las masas a tra­vés de los dis­tin­tos medios orga­ni­za­ti­vos. En pri­mer lugar, los cama­ra­das de las pre­si­den­cias y de los depar­ta­men­tos eco­nó­mi­cos y finan­cie­ros de los gobier­nos a todos los nive­les deben poner sis­te­má­ti­ca­men­te en su orden del día y exa­mi­nar, super­vi­sar y veri­fi­car el tra­ba­jo rela­ti­vo a la colo­ca­ción de bonos del emprés­ti­to públi­co, a la for­ma­ción de coope­ra­ti­vas, a la regu­la­ción del abas­te­ci­mien­to de víve­res y al fomen­to de la pro­duc­ción y del comer­cio. En segun­do lugar, es pre­ci­so poner en movi­mien­to a las orga­ni­za­cio­nes de masas, prin­ci­pal­men­te a los sin­di­ca­tos y a las ligas de cam­pe­si­nos pobres. Los sin­di­ca­tos deben movi­li­zar a todos sus afi­lia­dos para que se incor­po­ren a la lucha en el fren­te eco­nó­mi­co. Las ligas de cam­pe­si­nos pobres cons­ti­tu­yen una pode­ro­sa base para movi­li­zar a las masas en la crea­ción de coope­ra­ti­vas y en la sus­crip­ción de bonos del emprés­ti­to públi­co; los gobier­nos terri­to­ria­les y can­to­na­les deben diri­gir vigo­ro­sa­men­te a las ligas. Ade­más, tene­mos que hacer pro­pa­gan­da en favor de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca por medio de reunio­nes que se cele­bren en aldeas o en casas, expo­nien­do con cla­ri­dad la rela­ción que exis­te entre la gue­rra revo­lu­cio­na­ria y la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca y expli­can­do en tér­mi­nos muy con­cre­tos cómo mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de las masas y aumen­tar nues­tra capa­ci­dad de com­ba­te. Es pre­ci­so lla­mar a las masas a sus­cri­bir bonos del emprés­ti­to públi­co, desa­rro­llar las coope­ra­ti­vas, regu­lar el abas­te­ci­mien­to de víve­res, con­so­li­dar las finan­zas y fomen­tar el comer­cio; es pre­ci­so lla­mar­las a luchar por estas con­sig­nas y ele­var su entu­sias­mo. No podre­mos alcan­zar nues­tros obje­ti­vos si no movi­li­za­mos a las masas ni hace­mos pro­pa­gan­da entre ellas por los medios orga­ni­za­ti­vos arri­ba men­cio­na­dos, es decir, si las pre­si­den­cias y los depar­ta­men­tos eco­nó­mi­cos y finan­cie­ros de los gobier­nos a todos los nive­les no se preo­cu­pan seria­men­te de exa­mi­nar y veri­fi­car el tra­ba­jo de cons­truc­ción eco­nó­mi­ca, si no ponen en movi­mien­to a las orga­ni­za­cio­nes de masas ni cele­bran míti­nes de masas para hacer pro­pa­gan­da.

Segun­do. Los méto­dos de movi­li­za­ción de las masas no deben ser buro­crá­ti­cos. La direc­ción buro­crá­ti­ca es inad­mi­si­ble en la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca, lo mis­mo que en cual­quier otra labor revo­lu­cio­na­ria. Es pre­ci­so arro­jar al basu­re­ro el buro­cra­tis­mo, ese gran mal que todo cama­ra­da detes­ta. Los méto­dos que todos los cama­ra­das deben pre­fe­rir son los que intere­san a las masas, es decir, aque­llos que son acep­ta­dos gus­to­sa­men­te por los obre­ros y cam­pe­si­nos. Una de las mani­fes­ta­cio­nes del buro­cra­tis­mo es el rela­ja­mien­to en el tra­ba­jo debi­do a la indi­fe­ren­cia o a la negli­gen­cia. Debe­mos sos­te­ner una seve­ra lucha con­tra este fenó­meno. Otra mani­fes­ta­ción es el auto­ri­ta­ris­mo. Apa­ren­te­men­te, los que prac­ti­can el auto­ri­ta­ris­mo no mues­tran nin­gún rela­ja­mien­to en su tra­ba­jo, y dan la impre­sión de que tra­ba­jan con entu­sias­mo. Pero, en reali­dad, es impo­si­ble desa­rro­llar con éxi­to las coope­ra­ti­vas median­te méto­dos auto­ri­ta­rios, y aun­que éstas parez­can haber­se desa­rro­lla­do momen­tá­nea­men­te, no podrán con­so­li­dar­se. En con­se­cuen­cia, que­da­rán des­acre­di­ta­das y su desa­rro­llo se verá obs­ta­cu­li­za­do. Pro­mo­ver la sus­crip­ción de bonos del emprés­ti­to públi­co en for­ma auto­ri­ta­ria e impo­ner las cuo­tas de mane­ra arbi­tra­ria sin preo­cu­par­se de si las masas com­pren­den para qué es el emprés­ti­to, ni de cuán­tos bonos pue­den sus­cri­bir, trae­rá como resul­ta­do su des­con­ten­to y hará impo­si­ble una bue­na sus­crip­ción de bonos. Debe­mos recha­zar el auto­ri­ta­ris­mo; lo que nece­si­ta­mos es hacer una vigo­ro­sa pro­pa­gan­da para con­ven­cer a las masas y, tenien­do en cuen­ta las cir­cuns­tan­cias con­cre­tas y reales y mani­fies­tos deseos de las masas, desa­rro­llar las coope­ra­ti­vas, pro­mo­ver la sus­crip­ción de bonos del emprés­ti­to públi­co y rea­li­zar todo el tra­ba­jo de movi­li­za­ción en el terreno eco­nó­mi­co.

Ter­ce­ro. Se requie­re un gran núme­ro de cua­dros para des­ple­gar la cam­pa­ña de cons­truc­ción eco­nó­mi­ca. No se tra­ta de algu­nas dece­nas o cen­te­na­res, sino de miles y dece­nas de miles de per­so­nas a quie­nes hay que orga­ni­zar, adies­trar y des­ti­nar al fren­te de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca. Ellos serán los man­dos en el fren­te eco­nó­mi­co y las gran­des masas popu­la­res, los com­ba­tien­tes. La gen­te se que­ja a menu­do de la esca­sez de cua­dros. Pero, ¿exis­te real­men­te esca­sez de cua­dros, cama­ra­das? De las masas que se han tem­pla­do en las luchas agra­rias y eco­nó­mi­cas y en la gue­rra revo­lu­cio­na­ria, han sur­gi­do innu­me­ra­bles cua­dros. ¿Cómo pode­mos decir que exis­te esca­sez de cua­dros? Aban­do­nen ese pun­to de vis­ta erró­neo y encon­tra­rán cua­dros a su alre­de­dor.

Cuar­to. En la actua­li­dad, la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca es inse­pa­ra­ble no sólo de la tarea gene­ral, la gue­rra, sino tam­bién de las demás tareas. Sólo desa­rro­llan­do en pro­fun­di­dad la cam­pa­ña de veri­fi­ca­ción de la dis­tri­bu­ción de la tie­rra3, será posi­ble eli­mi­nar por com­ple­to la pro­pie­dad feu­dal y semi­feu­dal de la mis­ma, ele­var el entu­sias­mo de los cam­pe­si­nos por la pro­duc­ción e incor­po­rar rápi­da­men­te a las gran­des masas cam­pe­si­nas al fren­te de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca. Sólo apli­can­do resuel­ta­men­te la Ley del Tra­ba­jo, será posi­ble mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de los obre­ros y hacer­los par­ti­ci­par en for­ma acti­va y rápi­da en la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca, refor­zan­do así su direc­ción sobre los cam­pe­si­nos. Sólo diri­gien­do en for­ma correc­ta las elec­cio­nes y la cam­pa­ña de denun­cia4, la que se desa­rro­lla simul­tá­nea­men­te con la cam­pa­ña de veri­fi­ca­ción de la dis­tri­bu­ción de la tie­rra, será posi­ble for­ta­le­cer nues­tros orga­nis­mos guber­na­men­ta­les, de modo que nues­tro gobierno pue­da diri­gir con mayor vigor la gue­rra revo­lu­cio­na­ria y todo nues­tro tra­ba­jo, inclui­do el tra­ba­jo eco­nó­mi­co. La ele­va­ción del nivel polí­ti­co y cul­tu­ral de las masas por medio del tra­ba­jo cul­tu­ral y edu­ca­cio­nal es asi­mis­mo de suma impor­tan­cia para el desa­rro­llo de la eco­no­mía. Sobra decir que el engro­sa­mien­to de las filas del Ejér­ci­to Rojo no debe ser des­cui­da­do ni un solo día. Está cla­ro para todos que sin las vic­to­rias del Ejér­ci­to Rojo sería aún más estre­cho el blo­queo eco­nó­mi­co del enemi­go. Por otra par­te, el desa­rro­llo de la eco­no­mía y el mejo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida de las masas cons­ti­tui­rán, sin duda algu­na, una gran ayu­da para el cre­ci­mien­to del Ejér­ci­to Rojo y ani­ma­rán a las gran­des masas popu­la­res a mar­char con entu­sias­mo al fren­te. En una pala­bra, si cum­pli­mos todas las tareas arri­ba men­cio­na­das, inclu­yen­do la nue­va e impor­tan­tí­si­ma tarea de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca, y si las pone­mos todas al ser­vi­cio de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria, ésta se verá coro­na­da indu­da­ble­men­te con nues­tra vic­to­ria.

Mao Zedong
20 de agos­to de 1933

  1. De 1930 a 1934, las tro­pas de Chiang Kai-shek lan­za­ron cin­co ofen­si­vas de gran­des pro­por­cio­nes, lla­ma­das cam­pa­ñas de «cer­co y ani­qui­la­mien­to», con­tra las zonas rojas cuyo cen­tro era la ciu­dad de Yui­chín, pro­vin­cia de Chiang­sí. La quin­ta de esas cam­pa­ñas se ini­ció en octu­bre de 1933, pero Chiang Kai-shek la había veni­do pre­pa­ran­do acti­va­men­te des­de el verano de ese mis­mo año.
  2. 16 liang = 1 jin = 0,5 kilo.
  3. Esta cam­pa­ña se lle­vó a cabo en las zonas rojas des­pués de la refor­ma agra­ria para com­pro­bar si la tie­rra había sido dis­tri­bui­da en for­ma jus­ta.
  4. Fue una cam­pa­ña demo­crá­ti­ca en la que se esti­mu­ló a las gran­des masas popu­la­res a denun­ciar las accio­nes repro­ba­bles de fun­cio­na­rios del gobierno demo­crá­ti­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *