El fascismo italiano

¿Qué es el fascismo?

Al tra­tar del fas­cis­mo, lo pri­me­ro que se impo­ne es pre­ci­sar la sig­ni­fi­ca­ción del voca­blo. Con fre­cuen­cia, es erró­nea­men­te con­si­de­ra­do como fas­cis­ta todo gobierno bur­gués que pres­cin­de, como tal, de las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas y se dis­tin­gue por su polí­ti­ca repre­si­va. Si esta apre­cia­ción fue­se jus­ta, habría que con­si­de­rar como fas­cis­tas, por ejem­plo, al zaris­mo ruso, la dic­ta­du­ra de Por­fi­rio Díaz en Méji­co antes de la gue­rra, la dic­ta­du­ra que rei­na en Yugos­la­via o la de pri­mo de Rive­ra, que aca­ba de hun­dir­se tan poco glo­rio­sa­men­te en Espa­ña. Es evi­den­te que la apli­ca­ción de méto­dos dic­ta­to­ria­les y repre­si­vos no cons­ti­tu­ye el úni­co ras­go carac­te­rís­ti­co del fas­cis­mo.

Inten­ta­re­mos resu­mir, en una for­ma con­ci­sa, las cau­sas y las pecu­lia­ri­da­des de este movi­mien­to.

A nues­tro jui­cio, sus cau­sas fun­da­men­ta­les son las siguien­tes:

  1. el desen­can­to pro­du­ci­do por los resul­ta­dos de la gue­rra;
  2. la incon­sis­ten­cia de las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas y la nece­si­dad de con­so­li­dar­las por medios dic­ta­to­ria­les;
  3. la ame­na­za o el fra­ca­so de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria;
  4. la exis­ten­cia de un gran núme­ro de ele­men­tos socia­les déclas­sés;
  5. el des­con­ten­to y la desilu­sión de la peque­ña bur­gue­sía

¿Cuá­les son los ras­gos carac­te­rís­ti­cos del movi­mien­to?

  1. el pro­pó­si­to deci­di­do de con­so­li­dar el pre­do­mi­nio del gran capi­tal;
  2. el aban­dono y menos­pre­cio de las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas y su sus­ti­tu­ción por méto­dos neta­men­te dic­ta­to­ria­les;
  3. la repre­sión encar­ni­za­da con­tra el pro­le­ta­ria­do (des­truc­ción de las orga­ni­za­cio­nes obre­ras por recur­sos ple­be­yos, según la acer­ta­da expre­sión de Trotsky, medi­das de extre­ma vio­len­cia, sin dete­ner­se ante la des­truc­ción físi­ca, con­tra los mili­tan­tes obre­ros, supre­sión de las mejo­ras con­quis­ta­das para la cla­se tra­ba­ja­do­ra, esta­ble­ci­mien­to de un régi­men de escla­vi­tud en las fabri­cas, etc.);
  4. la uti­li­za­ción, como base del movi­mien­to, de la peque­ña bur­gue­sía urba­na y rural y de los ele­men­tos déclas­sés (espe­cial­men­te de los ex-ofi­cia­les del ejér­ci­to regre­sa­dos del fren­te);
  5. una polí­ti­ca exte­rior de expan­sión impe­ria­lis­ta

Este aná­li­sis esque­má­ti­co no se basa en con­si­de­ra­cio­nes aprio­rís­ti­cas, como los jui­cios del Sr. Cam­bó, sino en el estu­dio de la expe­rien­cia del movi­mien­to fas­cis­ta no solo en Ita­lia, sino tam­bién en Ale­ma­nia, Polo­nia, Aus­tria, Che­cos­lo­va­quia, etc. El examen más deta­lla­do del fas­cis­mo ita­liano nos demos­tra­rá la jus­te­za de nues­tro aná­li­sis.

Orígenes del fascismo italiano

Según hemos obser­va­do ante­rior­men­te, el señor Cam­bó no con­si­de­ra la gue­rra como una de las cau­sas deter­mi­nan­tes de las dic­ta­du­ras. No nos es posi­ble com­ba­tir este cri­te­rio opo­nien­do, nues­tros argu­men­tos a los de nues­tro pre­opi­nan­te, por la sen­ci­lla razón de que no apor­ta nin­guno, limi­tán­do­se, con su lige­re­za habi­tual, a for­mu­lar una des­nu­da afir­ma­ción sin apo­yar­la en hechos con­cre­tos. Aho­ra bien: el aná­li­sis de estos hechos nos con­du­ce a la con­clu­sión de que el movi­mien­to fas­cis­ta, cul­mi­nan­te en la toma del poder en 1922, y la ins­tau­ra­ción de un régi­men típi­co de dic­ta­du­ra bur­gue­sa des­ca­ra­da, es un pro­duc­to direc­to de la gue­rra.

Una ojea­da a la situa­ción eco­nó­mi­ca ita­lia­na de ante­gue­rra ha de demos­trár­nos­lo.

El capi­ta­lis­mo ita­liano es joven. Como hace notar el pro­fe­sor E. Var­ga1, la eco­no­mía ita­lia­na ofre­cía, en las pos­tri­me­rías del siglo XIX, un carác­ter agra­rio-feu­dal que con­ser­van toda­vía las regio­nes meri­dio­na­les. Ita­lia care­ce de mate­rias pri­mas (car­bón, petró­leo, algo­dón, meta­les, etc.), cir­cuns­tan­cia que aca­rrea­ba su depen­den­cia de otros paí­ses. El exce­so de mano de obra, deter­mi­na­do por la extra­or­di­na­ria den­si­dad de pobla­ción (130 habi­tan­tes por kiló­me­tro cua­dra­do), com­pen­sa en cier­to modo esta cir­cuns­tan­cia nega­ti­va, faci­li­tan­do el desa­rro­llo de la indus­tria a base de sala­rios bajos.

La indus­tria pre­do­mi­nan­te era la lige­ra o de trans­for­ma­ción, espe­cial­men­te la tex­til y la del auto­mó­vil.

La indus­tria pesa­da esta­ba poco desa­rro­lla­da, tra­ba­ja­ba como la lige­ra —a excep­ción del sec­tor tex­til de la seda— con mate­rias pri­mas impor­ta­das, y se sos­te­nía gra­cias a los sub­si­dios y deman­das del Esta­do.

En los paí­ses don­de el papel de la indus­tria pesa­da es pre­do­mi­nan­te, esta lle­va a remol­que y sojuz­ga, en alian­za con los gran­des ban­cos, las demás indus­trias; adquie­re una influen­cia deci­si­va sobre el Esta­do y le obli­ga a rea­li­zar una polí­ti­ca en armo­nía con sus intere­ses: pedi­dos de una can­ti­dad cre­cien­te de armas y navíos de gue­rra, sumi­sión de colo­nias para la cons­truc­ción de ferro­ca­rri­les, etc., etc. A con­se­cuen­cia de la ende­blez de la indus­tria pesa­da, el capi­ta­lis­mo tenía en Ita­lia poca base eco­nó­mi­ca para una polí­ti­ca agre­si­va de expan­sión.

La con­tra­dic­ción entre la indus­tria lige­ra y la pesa­da, y entre la indus­tria en gene­ral y la agri­cul­tu­ra, pre­sen­ta­ba más acu­sa­do relie­ve que en nin­gu­na otra nación.

Como todo el mun­do sabe, Ita­lia, al esta­llar la gue­rra, for­ma­ba la «Tri­ple Alian­za» con Ale­ma­nia y Aus­tria Hun­gría. Pero esta alian­za, pac­ta­da en 1881 cuan­do Fran­cia se había apo­de­ra­do de Argel y de Túnez, pri­van­do a Ita­lia de las colo­nias hacia las cua­les podía cana­li­zar su exce­so de pobla­ción, care­cía en 1914 de bases eco­nó­mi­cas. La lucha por los mer­ca­dos, la por­fia­da com­pe­ten­cia en los Bal­ca­nes y el Pró­xi­mo Orien­te acer­ca­ban el capi­ta­lis­mo ita­liano a Fran­cia.

Esta fue una de las prin­ci­pa­les razo­nes de la neu­tra­li­dad adop­ta­da por Ita­lia duran­te los pri­me­ros tiem­pos de la gue­rra. Los adver­sa­rios de la inter­ven­ción eran el pro­le­ta­ria­do, la indus­tria tex­til, los gran­des terra­te­nien­tes. El par­ti­do socia­lis­ta ita­liano, que ejer­cía una inmen­sa influen­cia sobre la cla­se obre­ra, había adop­ta­do, con­tra­ria­men­te a los demás par­ti­dos de la II Inter­na­cio­nal, una acti­tud de opo­si­ción a la gue­rra. Aun­que esta acti­tud no fue­ra bas­tan­te con­se­cuen­te des­de el pun­to de vis­ta del mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio, pues­to que no lle­ga­ba a la con­clu­sión lógi­ca de la trans­for­ma­ción de la gue­rra impe­ria­lis­ta en gue­rra civil, cons­ti­tuía un serio obs­tácu­lo para los desig­nios de los inter­ven­cio­nis­tas.

La indus­tria lige­ra, espe­cial­men­te la tex­til, espe­ra­ba más ven­ta­jas de la neu­tra­li­dad que de la inter­ven­ción; esto apar­te, temía que con la gue­rra la indus­tria pesa­da adqui­rie­se una influen­cia pre­do­mi­nan­te. Por esto, esta frac­ción de la bur­gue­sía repre­sen­ta­da polí­ti­ca­men­te por Gio­lit­ti, era deci­di­da­men­te anti-inter­ven­cio­nis­ta.

Los gran­des terra­te­nien­tes eran adver­sa­rios de la inter­ven­ción en la gue­rra, por­que no espe­ra­ban de ella nin­gún pro­ve­cho y por­que veían con malos ojos los pro­gre­sos de la indus­tria pesa­da.

La ten­den­cia neu­tra­lis­ta se veía favo­re­ci­da, ade­más, por una par­te, por el desen­can­to pro­du­ci­do por el fra­ca­so de las aven­tu­ras gue­rre­ras colo­nia­les ante­rio­res y el ejem­plo de los sacri­fi­cios que la gue­rra cos­ta­ba a los paí­ses beli­ge­ran­tes, y, por otra par­te, por la pre­sión de los capi­ta­les ame­ri­cano y ale­mán. Amé­ri­ca, que encon­tró en la gue­rra mucho más tar­de que Ita­lia, sos­te­nía la polí­ti­ca no inter­ven­cio­nis­ta. Ale­ma­nia, que había fija­do su aten­ción en la joven indus­tria ita­lia­na, ejer­cía una gran influen­cia en la eco­no­mía del país por medio de la «Ban­ca Comer­cia­le», en la cual tenía intere­ses con­si­de­ra­bles jun­to con la indus­tria tex­til ita­lia­na. Fran­ces­co Nit­ti, que era y es uno de los repre­sen­tan­tes polí­ti­cos más des­ta­ca­dos de esta últi­ma y de la ten­den­cia ger­ma­nó­fi­la, en su obra L´Europa sen­za pace, des­pués de cons­ta­tar las difi­cul­ta­des que había teni­do que ven­cer la indus­tria ita­lia­na en su evo­lu­ción, como con­se­cuen­cia de las cau­sas que hemos indi­ca­do, decía: «Duran­te el perío­do en que Ita­lia ha per­te­ne­ci­do a la Tri­ple Alian­za ha crea­do casi toda su indus­tria, ha refor­za­do su uni­dad nacio­nal, ha con­so­li­da­do su situa­ción eco­nó­mi­ca».

La ten­den­cia neu­tra­lis­ta con­ta­ba, pues, con una base muy sóli­da.

La ten­den­cia inter­ven­cio­nis­ta era sos­te­ni­da de una par­te por la indus­tria pesa­da del nor­te, ali­men­ta­da por el capi­tal fran­cés y repre­sen­ta­da por la «Ban­ca di Scon­to», que con­fia­ba obte­ner gran­des pro­ve­chos de los pedi­dos de gue­rra, y de otra par­te por la «Enten­te».

Los inter­ven­cio­nis­tas pusie­ron en jue­go todos los resor­tes para incli­nar al país a la inter­ven­ción en la gue­rra. Entre neu­tra­lis­tas e inter­ven­cio­nis­tas se enta­bló una lucha vio­len­ta que no era, en reali­dad, más que una lucha entre dos ten­den­cias del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal: Ale­ma­nia y la «Enten­te». Esta des­ple­gó una acti­vi­dad extra­or­di­na­ria, com­pro perió­di­cos, sub­ven­cio­nó a polí­ti­cos, mani­fes­tó una súbi­ta ter­nu­ra por los pobres pue­blos opri­mi­dos y arre­ba­ta­dos por Aus­tria a la «Ita­lia irre­den­ta», seña­ló los bene­fi­cios que el país ita­liano obten­dría de su inter­ven­ción en la gue­rra.

Era rela­ti­va­men­te fácil ven­cer la resis­ten­cia de los agen­tes ale­ma­nes y ame­ri­ca­nos y la de los gran­des terra­te­nien­tes. Lo era mucho menos ven­cer la del pro­le­ta­ria­do. Era nece­sa­rio bus­car un agen­te entre los medios obre­ros. El impe­ria­lis­mo alia­do lo halló en la per­so­na de Beni­to Mus­so­li­ni, uno de los cau­di­llos influ­yen­tes del par­ti­do socia­lis­ta, en que se había des­ta­ca­do por su furio­sa dema­go­gia y que, en aque­llos días, era direc­tor del Avan­ti. Mus­so­li­ni se pro­nun­ció deci­di­da­men­te por la inter­ven­ción y con­si­guió atraer­se un cier­to núme­ro de mili­tan­tes socia­lis­tas y sin­di­ca­lis­tas. El par­ti­do le expul­só de sus filas. Con dine­ro faci­li­ta­do por el gobierno fran­cés, Mus­so­li­ni fun­dó Il Popo­lo d´Italia — que en sus ini­cios lle­va­ba toda­vía el sub­tí­tu­lo de dia­rio socia­lis­ta —empren­dió una cam­pa­ña de gran ener­gía con­tra la neu­tra­li­dad y empe­zó a crear par­ti­da­rios de la inter­ven­ción y que fue­ron la base del movi­mien­to fas­cis­ta.

Con ayu­da de sus agen­tes, de los sec­to­res de la bur­gue­sía ita­lia­na intere­sa­dos en la gue­rra y de los lugar­te­nien­tes del capi­ta­lis­mo en el movi­mien­to obre­ro, la «Enten­te» obtu­vo la vic­to­ria. El gobierno pre­si­di­do por Gio­lit­ti, que se halla­ba en manos de la indus­tria lige­ra y de los gran­des terra­te­nien­tes, se vio obli­ga­do a dimi­tir, y el 23 de mayo de 1915 Ita­lia decla­ra­ba la gue­rra a Aus­tria-Hun­gría.

Evolución del fascismo italiano

El fas­cis­mo no podía pre­sen­tar­se de gol­pe, cla­ro está, for­mal­men­te, como un movi­mien­to anti­plo­le­ta­rio. Para disi­mu­lar su ver­da­de­ro carác­ter, atraer­se a la cla­se obre­ra y a los ele­men­tos de la peque­ña bur­gue­sía sojuz­ga­dos por el gran capi­tal, duran­te los pri­me­ros años de su exis­ten­cia, prac­ti­ca una agi­ta­ción y una pro­pa­gan­da impú­di­ca­men­te dema­gó­gi­cas, lo que vie­ne a demos­trar has­ta que extre­mo es injus­ta y par­cial la opi­nión del Sr. Cam­bó, según la cual, la dema­go­gia es un ras­go carac­te­rís­ti­co exclu­si­vo del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio del pro­le­ta­ria­do. El fas­cis­mo de la pri­me­ra épo­ca se decla­ra anti­ca­pi­ta­lis­ta y adver­sa­rio del mar­xis­mo y del bol­che­vis­mo, úni­ca­men­te por el espí­ri­tu inter­na­cio­na­lis­ta de estas doc­tri­nas. Es más: duran­te los años 1919 y 1920, que seña­lan el apo­geo del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, los fas­cis­tas no dejan pasar nin­gu­na acción obre­ra, huel­gas, boi­cots o des­ór­de­nes moti­va­dos por la cares­tía de las sub­sis­ten­cias o la ocu­pa­ción de las fábri­cas y de las tie­rras, sin mani­fes­tar su apro­ba­ción. Inclu­so en algu­nos momen­tos se esfuer­zan en demos­trar a los obre­ros que son más deci­di­dos y están dis­pues­tos a ir más lejos que los socia­lis­tas. Mus­so­li­ni y Ros­so­ni decla­ran repe­ti­da­men­te que es pre­ci­so que sean satis­fe­chas las reivin­di­ca­cio­nes de la cla­se obre­ra «para lograr el rena­ci­mien­to del espí­ri­tu ita­liano en sus mani­fes­ta­cio­nes más esplén­di­das»2. Las mul­ti­tu­des de las ciu­da­des y de los cam­pos se lan­za­ron como un alud sobre los cen­tros del capi­ta­lis­mo. «El fas­cis­mo se hará rural —decía uno de los cau­di­llos—, trans­for­ma­rá en legio­nes vin­di­ca­ti­vas y sal­va­do­ras las gene­ra­cio­nes cam­pe­si­nas; será la mar­cha sobre las ciu­da­des con­ta­mi­na­das»3.

Pero a pesar de la agi­ta­ción dema­gó­gi­ca, los pro­gre­sos del fas­cis­mo entre la cla­se obre­ra son tan insig­ni­fi­can­tes que, a prin­ci­pios de 1920, Ces­sa­re Ros­si se ve obli­ga­do a con­fe­sar en Il Popo­lo d´Italia el pres­ti­gio del par­ti­do socia­lis­ta en las masas obre­ras y la inuti­li­dad de con­ti­nuar los esfuer­zos para con­quis­tar­las. «Las masas —dice— no quie­ren beber más agua que la de la cis­ter­na del mar­xis­mo».

Pue­de decir­se que duran­te la gue­rra, la influen­cia del fas­cis­mo es nula, no solo entre los obre­ros, sino tam­bién entre otros ele­men­tos de la socie­dad ita­lia­na que veían que la gue­rra cos­ta­ba sacri­fi­cios enor­mes y no lle­ga­ban las pro­me­ti­das vic­to­rias.

Al ter­mi­nar las hos­ti­li­da­des, Ita­lia se sin­tió decep­cio­na­da y defrau­da­da por los misé­rri­mos resul­ta­dos con­se­gui­dos a cau­sa de la inter­ven­ción, y las cir­cuns­tan­cias no fue­ron para el fas­cis­mo más favo­ra­bles. Por otra par­te, era muy crí­ti­ca la situa­ción eco­nó­mi­ca del país. La pri­me­ra cau­sa de la cri­sis estri­ba­ba en la difi­cul­tad de adap­tar la indus­tria de gue­rra, cuyo desa­rro­llo se había ini­cia­do des­pués de 1915, a las nece­si­da­des de la paz. Otra cir­cuns­tan­cia agra­vó la cri­sis: los indus­tria­les tex­ti­les, que habían colo­ca­do una par­te de sus capi­ta­les en la indus­tria men­cio­na­da, se apre­su­ra­ron a reti­rar­los, pre­vien­do lo que había de acon­te­cer. La quie­bra de gran­des orga­ni­za­cio­nes indus­tria­les, tales como la «Ansal­do» y la «Ban­ca di Scon­to», pro­vo­có la de muchos esta­ble­ci­mien­tos impor­tan­tes. La agri­cul­tu­ra se vio tam­bién empu­ja­da a la cri­sis. Aumen­ta­ron para­le­la­men­te el paro for­zo­so y el enca­re­ci­mien­to de los artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad, como con­se­cuen­cia de una espe­cu­la­ción desen­fre­na­da y de la infla­ción mone­ta­ria.

El movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio se exten­día por toda Ita­lia, y la pujan­za de las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les y del par­ti­do socia­lis­ta, que en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de 1919 obtu­vo el ter­cio de todos los sufra­gios, se hizo for­mi­da­ble. Los par­ti­dos que se habían pro­nun­cia­do a favor de la gue­rra per­die­ron todo cré­di­to. La bur­gue­sía, arras­tra­da por el páni­co, espe­ra­ba angus­tio­sa su últi­ma hora. Estas cir­cuns­tan­cias eran las menos pro­pi­cias para fomen­tar los pro­gre­sos del fas­cis­mo. Mus­so­li­ni con­ta­ba con núcleos poco impor­tan­tes, cons­ti­tui­dos prin­ci­pal­men­te por ele­men­tos declas­sés y ex-ofi­cia­les del ejér­ci­to. Al empren­der en 1919 la reor­ga­ni­za­ción de los fas­cios, ela­bo­ró un pro­gra­ma des­ti­na­do a con­quis­tar las masas de la peque­ña bur­gue­sía, que más tar­de cons­ti­tui­rán la base del movi­mien­to y le darán el triun­fo. El pro­gra­ma alu­di­do, de un acen­dra­do carác­ter dema­gó­gi­co, ofre­ce un vivo inte­rés. He aquí sus pun­tos prin­ci­pa­les: exten­sión del sufra­gio uni­ver­sal a las muje­res, sis­te­ma pro­por­cio­nal, supre­sión del sena­do, con­vo­ca­to­ria de una asam­blea cons­ti­tu­yen­te lla­ma­da a resol­ver la cues­tión de la for­ma de gobierno4, supre­sión del ejér­ci­to per­ma­nen­te y crea­ción de una mili­cia popu­lar, sala­rio míni­mo para los obre­ros, segu­ro obli­ga­to­rio para los casos de paro for­zo­so y de enfer­me­dad, par­ti­ci­pa­ción de los obre­ros en los bene­fi­cios, admi­sión de la huel­ga en la medi­da que «no resul­te noci­va para la pro­duc­ción nacio­nal», supre­sión de las fun­cio­nes eco­nó­mi­cas del Esta­do, con­fis­ca­ción de los bene­fi­cios de gue­rra y de las pro­pie­da­des de la Igle­sia, cesión de la tie­rra «al que la tra­ba­ja», nacio­na­li­za­ción de las fábri­cas de armas, etc., etc.

Este pro­gra­ma osten­ta­ba el sello incon­fun­di­ble de las aspi­ra­cio­nes de la psi­co­lo­gía de los ele­men­tos socia­les de que que­ría se expre­sión. Estos ele­men­tos que habían ido a la gue­rra con entu­sias­mo y habían hecho gran­des sacri­fi­cios, no podían com­pren­der que, des­pués de la vic­to­ria, exis­tie­se un esta­do de espí­ri­tu pro­pio de la derro­ta, y eran adver­sa­rios de capi­ta­lis­mo que lo some­tía a su yugo, y de los socia­lis­tas cuya posi­ción inter­na­cio­na­lis­ta y anti­bé­li­ca no podían com­par­tir. El pro­gra­ma había sido ela­bo­ra­do con extra­or­di­na­rio sen­ti­do polí­ti­co. La fina­li­dad era dar una res­pues­ta a las aspi­ra­cio­nes de las gran­des masas de la peque­ña bur­gue­sía, que vaci­la­ban entre la gran bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do, y pre­sen­tar­se como el intér­pre­te de los intere­ses y anhe­los de todo el pue­blo. La polí­ti­ca del Par­ti­do Socia­lis­ta, orien­ta­da exclu­si­va­men­te hacia los intere­ses del pro­le­ta­ria­do indus­trial y pro­fun­da­men­te erró­nea en el cam­po, don­de no tenía en cuen­ta la par­ti­cu­lar psi­co­lo­gía de los ele­men­tos agrí­co­las, cons­ti­tuía el mejor auxi­lio de los fas­cis­tas.

Sin embar­go, mien­tras el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio seguía avan­zan­do impe­tuo­sa­men­te, los pro­gre­sos del fas­cis­mo eran poco con­si­de­ra­bles. La ola revo­lu­cio­na­ria alcan­za su mayor altu­ra el mes de sep­tiem­bre de 1920, con la ocu­pa­ción de las fábri­cas. En aquel momen­to con­cu­rrían todas las con­di­cio­nes obje­ti­vas para la toma del poder por el pro­le­ta­ria­do; pero los diri­gen­tes del Par­ti­do Socia­lis­ta y de la Con­fe­de­ra­ción Gene­ral del Tra­ba­jo, por moti­vos que no pode­mos exa­mi­nar aquí, en lugar de deri­var el movi­mien­to hacia su lógi­ca con­se­cuen­cia, que era el ata­que deci­si­vo con­tra el Esta­do bur­gués, efec­tua­ron una reti­ra­da igno­mi­nio­sa. El refor­mis­mo demos­tró, una vez más, que es el mejor auxi­liar de la bur­gue­sía. Los obre­ros, decep­cio­na­dos, se metie­ron en casa. La revo­lu­ción fue estran­gu­la­da y el fas­cis­mo halló, por fin, el terreno abo­na­do para su expan­sión.

La mag­ní­fi­ca oca­sión que se había pre­sen­ta­do al pro­le­ta­ria­do ita­liano para con­quis­tar el poder no fue apro­ve­cha­da. La cla­se obre­ra fue ven­ci­da sin enta­blar el com­ba­te deci­si­vo. Des­de aquel momen­to que­da­ba tra­za­do su des­tino: la con­tra­ofen­si­va bur­gue­sa y la sub­si­guien­te vic­to­ria del fas­cis­mo eran inevi­ta­bles. Al dis­cu­tir­se en julio de 1923 la nue­va ley elec­to­ral, Mus­so­li­ni podía decir, con razón, diri­gién­do­se a los cau­di­llos refor­mis­tas: «No supis­teis apro­ve­cha­ros de una situa­ción revo­lu­cio­na­ria de esas que no se repi­ten en la his­to­ria; sopor­tad aho­ra las con­se­cuen­cias».

La con­tra­ofen­si­va bur­gue­sa se desa­rro­lló en dos sen­ti­dos: en el del ata­que a las mejo­ras con­se­gui­das por los obre­ros y en un fran­co y decla­ra­do apo­yo al fas­cis­mo. Los patro­nos redu­je­ron los sala­rios, des­pi­die­ron a los obre­ros más cons­cien­tes, o que se habían dis­tin­gui­do por su acti­tud revo­lu­cio­na­ria, sub­ven­cio­na­ron mag­ní­fi­ca­men­te las orga­ni­za­cio­nes fas­cis­tas, les sumi­nis­tra­ron armas y les pro­cu­ra­ron las adhe­sio­nes de milla­res de ofi­cia­les del ejér­ci­to, hijos de bur­gue­ses o de gran­des terra­te­nien­tes. Con la ayu­da mate­rial de la bur­gue­sía, la com­pli­ci­dad del gobierno, que hacía la vis­ta gor­da ente el arma­men­to de los fas­cis­tas, y las con­di­cio­nes obje­ti­vas crea­das por la derro­ta pro­le­ta­ria y los erro­res tác­ti­cos de los socia­lis­tas, el fas­cis­mo tuvo la posi­bi­li­dad de for­ta­le­cer sus orga­ni­za­cio­nes y de empren­der una ofen­si­va rápi­da y furio­sa con­tra el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio.

No nos deten­dre­mos en des­cri­bir las eta­pas de la acción fas­cis­ta —seña­la­das por actos, sis­te­má­ti­ca­men­te orga­ni­za­dos, de una cruel­dad y una vio­len­cia inau­di­tas— has­ta el gol­pe de Esta­do de 1922. Con­sig­ne­mos úni­ca­men­te, para demos­trar los pro­gre­sos ful­mi­nan­tes del movi­mien­to, que el fas­cis­mo, en el momen­to en que cele­bra­ba su pri­mer Con­gre­so en Bolo­nia, el mes de octu­bre de 1919, com­ba­te con 56 orga­ni­za­cio­nes y 17.000 aso­cia­dos, el mes de diciem­bre de 1920 tenía, res­pec­ti­va­men­te, 800, y más 100.000, y a media­dos de 1922 el núme­ro de sus adhe­ri­dos pasa­ba de 300.000.

Sería gra­ve error supo­ner que el éxi­to del fas­cis­mo se debió de modo exclu­si­vo a la vio­len­cia sis­te­má­ti­ca y orga­ni­za­da, sos­te­ni­da direc­ta­men­te por la bur­gue­sía e indi­rec­ta­men­te por el gobierno. Este error fue com­par­ti­do por los socia­lis­tas ita­lia­nos, que con­si­de­ra­ron a los fas­cis­tas sim­ple­men­te como ban­di­dos lo que tra­jo como con­se­cuen­cia una tác­ti­ca pro­fun­da­men­te erró­nea. Tal como pre­co­ni­za­ban los comu­nis­tas, era pre­ci­so luchar con­tra los fas­cis­tas, orga­ni­zan­do la resis­ten­cia arma­da; pero era pre­ci­so al mis­mo tiem­po y usan­do una tác­ti­ca hábil, evi­tar que con­quis­ta­sen ideo­ló­gi­ca­men­te con­si­de­ra­bles sec­to­res de la pobla­ción, que has­ta enton­ces habían sim­pa­ti­za­do con el socia­lis­mo o habían man­te­ni­do fren­te a él una acti­tud neu­tral. La vio­len­cia no es efi­caz más que cuan­do se apo­ya en un movi­mien­to de mul­ti­tu­des y res­pon­de a con­di­cio­nes his­tó­ri­cas favo­ra­bles. Que el fas­cis­mo era un movi­mien­to de mul­ti­tu­des —hoy casi ha deja­do de ser­lo en gran par­te— es un hecho que se olvi­da con fre­cuen­cia y que indu­ce a fun­da­men­ta­les erro­res de apre­cia­ción. Este es el ras­go carac­te­rís­ti­co que lo dis­tin­gue de dic­ta­du­ras de otro tipo, que erró­nea­men­te sue­len cali­fi­car­se de fas­cis­tas.

Si no fue­se así, no exis­ti­ría razón nin­gu­na para que el fas­cis­mo, en lugar de triun­far en 1922, no hubie­se triun­fa­do antes de la ocu­pa­ción de las fábri­cas.

De estas cau­sas, la más impor­tan­te fue, ¿es pre­ci­so decir­lo?, la reti­ra­da del pro­le­ta­ria­do en el momen­to más favo­ra­ble para adue­ñar­se del poder. La cla­se obre­ra no fue a engro­sar las filas del fas­cis­mo, pero había per­di­do la con­fian­za en sí mis­ma y, con ella, la capa­ci­dad de resis­ten­cia y el espí­ri­tu com­ba­ti­vo. La huel­ga gene­ral del 30 de julio de 1922, mal orga­ni­za­da, cons­cien­te­men­te sabo­tea­da por los diri­gen­tes refor­mis­tas de la Con­fe­de­ra­ción Gene­ral del Tra­ba­jo, fue la últi­ma chis­pa del fue­go que abra­só al pro­le­ta­ria­do de Ita­lia duran­te aque­llos años.

En estas cir­cuns­tan­cias no le fue difí­cil al fas­cis­mo ganar para su cau­sa las gran­des masas de la peque­ña bur­gue­sía rural y ciu­da­da­na. Como ya sabe­mos, la peque­ña bur­gue­sía vaci­la siem­pre entre el capi­ta­lis­mo y el pro­le­ta­ria­do. La cri­sis eco­nó­mi­ca de la pos­gue­rra le creó una situa­ción más deses­pe­ra­da toda­vía, a con­se­cuen­cia de su mala orga­ni­za­ción, que la de los obre­ros, ya que éstos tenían una capa­ci­dad de resis­ten­cia mucho más con­si­de­ra­ble.

Los peque­ños bur­gue­ses, que has­ta enton­ces habían halla­do una posi­ción más o menos con­for­ta­ble en el régi­men capi­ta­lis­ta, per­die­ron la con­fian­za en la bur­gue­sía y la depo­si­ta­ron en el socia­lis­mo, con la espe­ran­za de que obten­drían de este últi­mo lo que antes con­fia­ron obte­ner de la gue­rra o de los par­ti­dos bur­gue­ses. El par­ti­do socia­lis­ta podía jus­ti­fi­car estas espe­ran­zas y satis­fa­cer las aspi­ra­cio­nes de la peque­ña bur­gue­sía empren­dien­do sin vaci­lar la lucha con­tra el Esta­do capi­ta­lis­ta y derri­bán­do­lo.

Pero, en lugar de lle­var al pro­le­ta­ria­do y con él a todas las cla­ses que sufrían las con­se­cuen­cias del yugo capi­ta­lis­ta has­ta la vic­to­ria, el Par­ti­do Socia­lis­ta las con­du­jo a la derro­ta. La peque­ña bur­gue­sía, incons­cien­te, como de cos­tum­bre, vaci­ló, y el fas­cis­mo supo apro­ve­char­se, pre­sen­tán­do­se ante aque­llas masas como el repre­sen­tan­te de los intere­ses de toda la nación, de todo el pue­blo; les pro­me­tió un nue­vo Esta­do, una «Gran Ita­lia»; les sedu­jo con las pers­pec­ti­vas de un repar­to de car­gos lucra­ti­vos que el Par­ti­do Socia­lis­ta ya no les podía pro­por­cio­nar; les des­lum­bró con un «hom­bre nue­vo», sal­va­dor del país, y logró con­ver­tir­las en ins­tru­men­to de la con­tra­rre­vo­lu­ción, en car­ne de cañón al ser­vi­cio de la bur­gue­sía. Ya hemos vis­to en otro lugar de este libro la habi­li­dad des­ple­ga­da por Mus­so­li­ni para crear­se esta base fir­me del triun­fo.

Estas fue­ron las cir­cuns­tan­cias más seña­la­das que favo­re­cie­ron el desa­rro­llo del fas­cis­mo y su con­quis­ta del poder el mes de octu­bre de 1922.

El fascismo en el poder

Con­quis­ta­do el poder, no tar­dó el fas­cis­mo en mani­fes­tar su ver­da­de­ro carác­ter. No había veni­do cier­ta­men­te a luchar con­tra el gran capi­ta­lis­mo —como ima­gi­na­ban, inge­nuas, las masas de la peque­ña bur­gue­sía—, sino a defen­der­lo por enci­ma de todo. Nada que­da­ba en pie de la pro­pa­gan­da dema­gó­gi­ca de la pri­me­ra épo­ca. No fue supri­mi­do el ejer­ci­to per­ma­nen­te, y el meca­nis­mo de repre­sión del Esta­do fue refor­za­do con la crea­ción de la mili­cia fas­cis­ta y el aumen­to mons­truo­so de las fuer­zas de poli­cía; en lugar de la con­fis­ca­ción de los bene­fi­cios de gue­rra, se con­ce­die­ron fabu­lo­sas sub­ven­cio­nes a empre­sas tales como la «Ansal­do», que había que­bra­do como ya sabe­mos; las car­gas fis­ca­les, en for­ma de impues­tos direc­tos e indi­rec­tos, caye­ron sobre los obre­ros y los cam­pe­si­nos pobres; se redu­je­ron los sala­rios, las pen­sio­nes a los fun­cio­na­rios y a los invá­li­dos de la gue­rra; fue abo­li­da la ley de alqui­le­res, que ponía freno a la codi­cia de los pro­pie­ta­rios, aumen­tó el paro for­zo­so, etc., etc.

A par­tir de 1922 el fas­cis­mo ha ido acen­tuan­do su polí­ti­ca des­ca­ra­da­men­te favo­ra­ble a los intere­ses del gran capi­tal, encu­bier­to por fra­ses pom­po­sas y una mez­qui­na teo­ría cuyos prin­ci­pios bási­cos son la pri­ma­cía de la idea de patria y la cola­bo­ra­ción de todos los ele­men­tos del inte­rés de la «nación» (es decir, de la gran bur­gue­sía).

El carác­ter de este estu­dio, que nos impo­ne cier­tas limi­ta­cio­nes, nos impi­de dete­ner­nos en el aná­li­sis deta­lla­do de la polí­ti­ca del fas­cis­mo duran­te los sie­te años y medio que lle­va de gobierno. Por este moti­vo nos limi­ta­re­mos a comen­tar bre­ve­men­te, para no des­viar­nos dema­sia­do de la fina­li­dad esen­cial­men­te polé­mi­ca de este libro, los prin­ci­pa­les jui­cios expues­tos acer­ca de este pun­to por el señor Cam­bó.

Como ya hemos vis­to, el autor de Las Dic­ta­du­ras pre­sen­ta el fas­cis­mo como un atre­vi­do inten­to de bus­car nue­vas for­mu­las (p. 52). Si por nue­vas for­mu­las sobre­en­tien­de nues­tro autor nue­vos tér­mi­nos con­ven­cio­na­les para exor­nar con fra­ses bri­llan­tes el con­te­ni­do ver­da­de­ro de la polí­ti­ca fas­cis­ta — la defen­sa de los intere­ses de la gran bur­gue­sía por todos los medios lega­les o extra­le­ga­les -, esta­mos de acuer­do. Y si es así, no se pue­de hablar, como habla con reite­ra­ción nues­tro pre­opi­nan­te, de la revo­lu­ción fas­cis­ta, por­que las revo­lu­cio­nes no bus­can nue­vas for­mu­las, sino que des­tru­yen las bases eco­nó­mi­cas y socia­les del régi­men exis­ten­te para crear otras nue­vas. La for­mu­la no es ante­rior, sino pos­te­rior a la revo­lu­ción.

El ras­go carac­te­rís­ti­co fun­da­men­tal del fas­cis­mo es el des­pre­cio abso­lu­to de la demo­cra­cia5, y en ese sen­ti­do, nada ha inven­ta­do. Mus­so­li­ni ha teni­do pre­de­ce­so­res que, en este terreno, nada tie­nen que envi­diar­le. La úni­ca inno­va­ción intro­du­ci­da por el duce ha con­sis­ti­do en bar­ni­zar su bru­ta­li­dad anti­de­mo­crá­ti­ca con una pseu­do-ideo­lo­gía en la cual se hallan for­mu­las tales como la de que «la liber­tad no es sólo un dere­cho, sino un deber», y que ofre­cen sor­pren­den­te ana­lo­gía con las diva­ga­cio­nes del señor Cam­bó acer­ca de la demo­cra­cia-dere­cho y la demo­ra­cia-deber. En esen­cia, la ideo­lo­gía mus­so­li­nia­na no con­tie­ne nada nue­vo.

¿Qué ha dicho de nue­vo Mus­so­li­ni — pre­gun­ta un escri­tor ruso6 ‑que no se haya oído ya de los labios del inglés Bes­con­field o del oscu­ran­tis­ta ruso Pobe­do­nótsev? Todos ellos recha­za­ban indig­na­dos el mate­ria­lis­mo, la lucha de cla­ses, el ateís­mo; todos ellos eran «idea­lis­tas» puros, patrio­tas y cre­yen­tes pro­fun­dos. Si los fas­cis­tas ita­lia­nos, en com­pa­ra­ción, pue­den vana­glo­riar­se de méri­tos par­ti­cu­la­res en lo que ata­ñe a la lucha con­tra el movi­mien­to obre­ro, y si en esta esfe­ra han dicho algo nue­vo, ha sido úni­ca­men­te en el terreno del terror blan­co orga­ni­za­do des­de el Esta­do.

Nin­guno de los gober­nan­tes reac­cio­na­rios de Euro­pa: Bes­con­field, Bis­marck, Poin­ca­ré, Cris­pi7, ha aspi­ra­do a gober­nar sin opo­si­ción. Has­ta 1925 el duce se esfor­zó tam­bién en obte­ner la cola­bo­ra­ción de los demás par­ti­dos, y no solo en el par­la­men­to, sino tam­bién en el mis­mo poder. Dota­do de bas­tan­te inte­li­gen­cia polí­ti­ca para no igno­rar que, en reali­dad, la lucha esta­ba enta­bla­da entre dos frac­cio­nes de la bur­gue­sía: una deci­di­da y otra vaci­lan­te, y que, en el fon­do, entre el fas­cis­mo y los par­ti­dos demo­crá­ti­cos exis­tía una iden­ti­fi­ca­ción com­ple­ta en lo refe­ren­te a la intan­gi­bi­li­dad del régi­men capi­ta­lis­ta, se mos­tra­ba dis­pues­to a hacer­les a estos últi­mos cier­tas con­ce­sio­nes. Si los par­ti­dos de opo­si­ción bur­gue­sa fra­ca­sa­ron rui­do­sa­men­te en un inten­to de resis­ten­cia que, como hace notar con acier­to el señor Cam­bó, lle­gó a su apo­geo des­pués del vilí­si­mo ase­si­na­to de Mateot­ti, fue por­que las gran­des masas popu­la­res, que pre­ten­dían repre­sen­tar, no los sos­tu­vie­ron. Har­to sabía Mus­so­li­ni que la opo­si­ción no se apo­ya­ba en aque­llas masas, y por esto, con nota­ble habi­li­dad, cuan­do se con­ven­ció de que podía pres­cin­dir de la cola­bo­ra­ción opo­si­cio­nis­ta sin peli­gro para el régi­men fas­cis­ta, des­pués de man­te­ner una acti­tud con­ci­lia­do­ra en los momen­tos en que era mayor la con­mo­ción, ases­tó el gol­pe de gra­cia a sus enemi­gos polí­ti­cos.

Por estas cau­sas, y no por las razo­nes pura­men­te sub­je­ti­vas que adu­ce el autor de Las Dic­ta­du­ras (pp. 112 y 113), vió­se el duce impe­li­do a ins­ti­tuir el mono­po­lio del par­ti­do fas­cis­ta. «A par­tir de aquel momen­to — dice Cambó‑, apli­can­do la for­mu­la de Lenin, todo el poder pasó a todo el fas­cis­mo» (p. 114). Reser­ván­do­nos para más ade­lan­te expo­ner las dife­ren­cias esen­cia­les exis­ten­tes entre la con­cep­ción fas­cis­ta y la con­cep­ción comu­nis­ta, no pode­mos dejar de con­sig­nar aquí lo absur­do de seme­jan­te com­pa­ra­ción. La for­mu­la de Lenin no era «todo el poder al comu­nis­mo», sino «todo el poder a los soviets»; es decir, no a las orga­ni­za­cio­nes del par­ti­do, sino a las de todas las masas de tra­ba­ja­do­res del cam­po y de la ciu­dad, orga­ni­za­cio­nes for­ja­das por estas mis­mas masas en el fue­go de la revo­lu­ción.

Una vez exa­mi­na­da la evo­lu­ción del fas­cis­mo en el poder, des­de la fór­mu­la de cola­bo­ra­ción con los demás par­ti­dos has­ta el mono­po­lio abso­lu­to, nos res­ta dar una ojea­da a los dos aspec­tos fun­da­men­ta­les de la actua­ción del Gobierno de Mus­so­li­ni: la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y la polí­ti­ca social.

¿Cuál ha sido, según el señor Cam­bó, la polí­ti­ca fas­cis­ta en el pri­me­ro de estos dos aspec­tos? Vale la pena repro­du­cir ínte­gra­men­te el párra­fo que, en su libro, dedi­ca a esta cues­tión:

En el régi­men de vida eco­nó­mi­ca, el fas­cis­mo ha segui­do, tan­to antes como des­pués de 1928, una direc­ción abso­lu­ta­men­te opues­ta a la de Rusia y a la de otras dic­ta­du­ras, espe­cial­men­te la de Espa­ña. No sola­men­te ha res­pe­ta­do el cam­po de acción de la ini­cia­ti­va pri­va­da, sino que lo ha ensan­cha­do, y la acción cons­tan­te del gobierno — de un gobierno omni­po­ten­te- no la ha con­tra­ria­do nun­ca; antes bien, todas sus inten­cio­nes han sido enca­mi­na­das a esti­mu­lar­la: ni un mono­po­lio, ni una ayu­da del Esta­do a una empre­sa en com­pe­ten­cia con otras, ni una res­tric­ción al desen­vol­vi­mien­to de las indus­trias, ni una limi­ta­ción a la libre con­cu­rren­cia inte­rior, ni un obs­tácu­lo a la entra­da de capi­ta­les exte­rio­res. Para la Ita­lia fas­cis­ta no sería jus­ta la fra­se de un dele­ga­do ofi­cial bol­che­vi­que: «¿El bol­che­vis­mo? Nada extra­or­di­na­rio para uste­des: el día que se implan­ta­ra aquí verían como, en el orden eco­nó­mi­co, no le que­da­ría nada por hacer» (pp. 116 y 117).

Es sor­pren­den­te que el señor Cam­bó que, con una jus­ti­cia que aho­ra no que­re­mos aqui­la­tar, goza de fama de eco­no­mis­ta y finan­cie­ro, al exa­mi­nar la polí­ti­ca del gobierno fas­cis­ta en su aspec­to fun­da­men­tal sal­ga del paso con unas cuan­tas afir­ma­cio­nes escue­tas, sin apo­yo en un aná­li­sis obje­ti­vo. El tema es intere­san­te y es de lamen­tar que las limi­ta­cio­nes que nos hemos impues­to nos pri­ven de dedi­car­le toda la aten­ción que mere­ce.

En este terreno, tam­po­co el fas­cis­mo ita­liano ha inven­ta­do nada; se ha limi­ta­do a man­te­ner­se fiel a su esen­cia bur­gue­sa, prac­ti­can­do la polí­ti­ca clá­si­ca libe­ral — a des­pe­cho de los anate­mas ful­mi­na­dos con­tra el liberalismo‑, con­sis­ten­te en «res­pe­tar el cam­po de la ini­cia­ti­va pri­va­da» o, para decir­lo en otros tér­mi­nos, en no opo­ner obs­tácu­lo al libre desen­vol­vi­mien­to del capi­ta­lis­mo indus­trial. Ya en un dis­cur­so pro­nun­cia­do el 18 de mar­zo de 1923, en el Segun­do Con­gre­so de la Cáma­ra de Comer­cio Inter­na­cio­nal, cele­bra­do en Roma, Mus­so­li­ni pro­cla­ma­ba la reso­lu­ción de su gobierno de obrar de acuer­do con esta polí­ti­ca de no inter­ven­ción y de «renun­cia por el Esta­do a las fun­cio­nes eco­nó­mi­cas, para las cua­les no es com­pe­ten­te»8.

Pero polí­ti­ca de no inter­ven­ción no quie­re decir polí­ti­ca de inhi­bi­ción. El gobierno fas­cis­ta no se limi­ta a «dejar a la ini­cia­ti­va pri­va­da su libre jue­go»9, sino que la fomen­ta valién­do­se de una polí­ti­ca de inter­ven­ción direc­ta. Borrar de una plu­ma­da 300 millo­nes de liras de impues­tos que habían de pagar los capi­ta­lis­tas ita­lia­nos o hacer un rega­lo de 400 millo­nes a la Ansal­do —dos de los pri­me­ros actos rea­li­za­dos en el terreno eco­nó­mi­co por Mus­so­li­ni— no cree­mos que pue­da ser juz­ga­do como una prue­ba de inhi­bi­ción.

El gobierno fas­cis­ta, con ayu­da de un sis­te­ma fis­cal ins­pi­ra­do en el pro­pó­si­to con­cre­to y defi­ni­do de favo­re­cer los intere­ses del gran capi­tal, ha pro­te­gi­do efi­caz­men­te el pro­ce­so de con­cen­tra­ción de la indus­tria, de la agri­cul­tu­ra, del comer­cio y de los ban­cos, que duran­te estos últi­mos años ha dado un gran paso de avan­ce, y ha expro­pia­do a milla­res de indus­tria­les medios y modes­tos y cam­pe­si­nos. Intere­sa­do, como la plu­to­cra­cia a quien repre­sen­ta, en el desa­rro­llo indus­trial del país, no tie­ne nada de sor­pren­den­te —si se con­si­de­ra la insu­fi­cien­cia de recur­sos en el inte­rior para ace­le­rar la indus­tria­li­za­ción— que no haya opues­to, como hace notar el autor de Las Dic­ta­du­ras, «ni una res­tric­ción al desen­vol­vi­mien­to de las indus­trias, ni una limi­ta­ción a la libre con­cu­rren­cia inte­rior, ni un obs­tácu­lo a la entra­da de capi­ta­les exte­rio­res» (p. 117).

Des­de la ini­cia­ción de su ges­tión acuer­da el Gobierno de Mus­so­li­ni una serie de medi­das enca­mi­na­das a desa­rro­llar el capi­ta­lis­mo indí­ge­na y favo­re­cer la pene­tra­ción de capi­ta­les extran­je­ros median­te la abo­li­ción de los cre­ci­dos impues­tos que ante­rior­men­te gra­vi­ta­ban sobre ellos. Por otra par­te, la polí­ti­ca de infla­ción pro­vo­có duran­te los años 1924 y 1925 un rela­ti­vo pro­gre­so indus­trial. Pero la refor­ma más sig­ni­fi­ca­ti­va rea­li­za­da en este terreno es la ins­ti­tui­da por el Decre­to del 29 de mar­zo de 1923. En Ita­lia exis­te un con­sor­cio pri­va­do cuya fina­li­dad es sos­te­ner en el alza debi­da, el cur­so de los valo­res indus­tria­les. Este con­sor­cio goza­ba, antes del gol­pe de Esta­do fas­cis­ta, de un cré­di­to limi­ta­do. A vir­tud del alu­di­do Decre­to, Mus­so­li­ni orde­nó la supre­sión de todas las limi­ta­cio­nes a que has­ta enton­ces se veía suje­to el cré­di­to del Esta­do a ese con­sor­cio. Si se tie­nen en cuen­ta la des­va­lo­ri­za­ción de la lira en aque­lla épo­ca y las extra­or­di­na­rias pro­por­cio­nes adqui­ri­das por la infla­ción, se habrá de coin­ci­dir for­zo­sa­men­te con la opi­nión expre­sa­da por un eco­no­mis­ta ita­liano, según el cual esta refor­ma que «ponía a dis­po­si­ción de la plu­to­cra­cia ita­lia­na —a cuen­ta de la cla­se media y la peque­ña bur­gue­sía— casi todos los exce­den­tes del Teso­ro, pone al des­cu­bier­to, en com­ple­ta des­nu­dez el “carác­ter de cla­se” del pro­gra­ma polí­ti­co —finan­cie­ro del fas­cis­mo ita­liano»10.

La polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del Gobierno de Mus­so­li­ni pue­de, pues, resu­mir­se así: no inter­ven­ción cuan­do esta pue­de cons­ti­tuir un obs­tácu­lo a los intere­ses del gran capi­tal, e inter­ven­ción enér­gi­ca con tal de esti­mu­lar el desa­rro­llo inde­pen­dien­te del gran capi­tal.

La expe­rien­cia ita­lia­na ha veni­do a demos­trar una vez más que el Esta­do es siem­pre un ins­tru­men­to pues­to al ser­vi­cio de una cla­se deter­mi­na­da, que el Esta­do neu­tro, situa­do al mar­gen de las cla­ses, no exis­te ni ha exis­ti­do nun­ca.

El señor Cam­bó que, gra­cias al carác­ter esque­má­ti­co de su expo­si­ción, nos pri­va del pla­cer de admi­rar su habi­li­dad en demos­trar­nos el carác­ter neu­tro del Esta­do ita­liano, com­pa­ra la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del fas­cis­mo con la de la Rusa sovié­ti­ca y la de la Espa­ña de la Dic­ta­du­ra. Es de lamen­tar que tam­bién en este caso, haya nues­tro autor con­si­de­ra­do posi­ble salir del paso con una sim­ple afir­ma­ción. Exa­mi­né­mos­la bre­ve­men­te.

Que «en el régi­men de la vida eco­nó­mi­ca, el fas­cis­mo ha segui­do… una direc­ción abso­lu­ta­men­te opues­ta a la de Rusia» (p. 116), es una ver­dad axio­má­ti­ca. Pero, la opo­si­ción no con­sis­te fun­da­men­tal­men­te en que en Ita­lia se prac­ti­que una polí­ti­ca de no inter­ven­ción y en Rusia una polí­ti­ca inter­ven­cio­nis­ta, sino en que la del Esta­do fas­cis­ta tie­ne como fina­li­dad con­so­li­dar el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, y la de la Repú­bli­ca Sovié­ti­ca arran­car­lo de cua­jo, lo cual cons­ti­tu­ye «dos gran­des dife­ren­cias», como se dice humo­rís­ti­ca­men­te en Rusia. El carác­ter anta­gó­ni­co de las dos fina­li­da­des per­se­gui­das por estos dos regí­me­nes habría de excluir­los de toda com­pa­ra­ción en el sen­ti­do que la esta­ble­ce el autor de Las Dic­ta­du­ras. Pero, como si con esto no bas­ta­se, nues­tro pre­opi­nan­te cie­rra su jui­cio suma­rio sobre la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del fas­cis­mo con una fra­se atri­bui­da a un «dele­ga­do ofi­cial bol­che­vi­que», tan absur­da, que pone­mos en duda su auten­ti­ci­dad, a menos que el alu­di­do «dele­ga­do ofi­cial» se hubie­se bur­la­do de su inter­lo­cu­tor.

¿Qué al bol­che­vis­mo no le que­da­ría nada que hacer, en el orden eco­nó­mi­co, el día en que se implan­ta­se en Espa­ña? (por­que es indu­da­ble que la alu­sión se refie­re a nues­tro país). La afir­ma­ción es tan absur­da que tener que reba­tir­la cons­ti­tu­ye, en cier­to modo, una ofen­sa al lec­tor. El prin­ci­pio esen­cial de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del bol­che­vis­mo es la expro­pia­ción de la bur­gue­sía y de los gran­des pro­pie­ta­rios agra­rios. Si en este aspec­to no le que­da­se al bol­che­vis­mo nada por hacer equi­val­dría a tan­to como decir que el Gobierno de Pri­mo de Rive­ra había ya efec­tua­do esta expro­pia­ción. Y rece­la­mos que no fue, pre­ci­sa­men­te, esta fina­li­dad la del gol­pe de Esta­do rea­li­za­do por el gene­ral.

¿Cuál fue, en reali­dad, la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de la dic­ta­du­ra espa­ño­la? Una polí­ti­ca incons­tan­te, incier­ta, dubi­ta­ti­va, como era —y sigue sien­do— nues­tra eco­no­mía; como era —y sigue sien­do— nues­tra situa­ción polí­ti­ca.

Naci­da en un país que se halla en esta­do de per­ma­nen­te cri­sis eco­nó­mi­ca —resul­ta­do del esca­so desa­rro­llo de la indus­tria, de su retra­so téc­ni­co, de la fal­ta de mer­ca­dos exte­rio­res, del pau­pe­ris­mo que res­trin­ge el mer­ca­do inte­rior, así como de la for­ma ante­di­lu­via­na de expor­ta­ción de agri­cul­tu­ra—, es un país en el cual la bur­gue­sía indus­trial es toda­vía débil, y se halla en con­tra­dic­ción con un sis­te­ma de pro­pie­dad agra­ria en que ocu­pa impor­tan­te lugar el lati­fun­dio, en un país en don­de pre­do­mi­na la eco­no­mía peque­ño-bur­gue­sa y no exis­te nin­gún par­ti­do polí­ti­co de cla­se orga­ni­za­do sóli­da­men­te, la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de la dic­ta­du­ra, bien que pues­ta natu­ral­men­te al ser­vi­cio de las cla­ses pri­vi­le­gia­das no podía dejar de ser abun­dan­te en con­tra­dic­cio­nes. Por ello, a una polí­ti­ca estric­ta­men­te pro­tec­cio­nis­ta, suce­dían medi­das favo­ra­bles a la impor­ta­ción de pro­duc­tos extran­je­ros o a la intro­mi­sión de cier­tos gru­pos del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal. La dic­ta­du­ra, sin apo­yo en nin­gu­na base más o menos fir­me, la bus­ca­ba ora en unos ele­men­tos ora en otros, aun­que fue­se a cuen­ta de fomen­tar el pro­ce­so de des­com­po­si­ción de la eco­no­mía espa­ño­la. Este jue­go no podía durar, y esta fue una de las cau­sas fun­da­men­ta­les de la caí­da de la dic­ta­du­ra.

Pero vol­va­mos a la obra del fas­cis­mo ita­liano des­de el poder para exa­mi­nar bre­ve­men­te su polí­ti­ca social, a la que el señor Cam­bó dedi­ca mucha más aten­ción que a la eco­nó­mi­ca.

La polí­ti­ca social del gobierno fas­cis­ta está natu­ral­men­te, con­di­cio­na­da por la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y, por con­si­guien­te, subor­di­na­da a la fina­li­dad esen­cial del régi­men: ser­vir los intere­ses del gran capi­tal. En este sen­ti­do, que es el que ofre­ce ver­da­de­ra impor­tan­cia, la polí­ti­ca social del fas­cis­mo, con­tra­ria­men­te a lo que pre­ten­de el señor Cam­bó, no ha hecho «tan­teos y evo­lu­cio­nes», sino que ha segui­do una línea rec­ta. Como de cos­tum­bre, se ha inten­ta­do velar su ver­da­de­ro carác­ter bajo la hoja­ras­ca retó­ri­ca y la dema­go­gia más impú­di­ca. El fas­cis­mo ha impues­to a la cla­se obre­ra los más gran­des sacri­fi­cios, no en nom­bre, ni que decir tie­ne, de los intere­ses de la bur­gue­sía, sino en los de la «nación» y la «pro­duc­ción». ¿Gobierno anti­obre­ro? No, fir­ma­ban y siguen afir­man­do los fas­cis­tas; Gobierno ita­liano, gobierno al mar­gen de las cla­ses, que subor­di­na los intere­ses par­ti­cu­la­res a los supe­rio­res del Esta­do. «Nin­gún pri­vi­le­gio a la bur­gue­sía —decla­ra­ba Mus­so­li­ni en su pri­mer dis­cur­so en el Par­la­men­to, des­pués del gol­pe de Esta­do—; nin­gún pri­vi­le­gio a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras; tute­la de todos los intere­ses que armo­ni­cen con los de la pro­duc­ción y los nacio­na­les». «En el sis­te­ma fas­cis­ta —decía el 22 de junio de 1926— los obre­ros ya no son explo­ta­dos, son unos cola­bo­ra­do­res de la pro­duc­ción».

Sin embar­go, no pue­de a veces Mus­so­li­ni con­te­ner cier­tas expre­sio­nes de sin­ce­ri­dad y así, el 9 de junio de 1923, decla­ra­ba abier­ta­men­te al sena­do que el fas­cis­mo era un movi­mien­to «anti­so­cia­lis­ta y, por tan­to, anti­obre­ro».

No les era pre­ci­sa a los obre­ros para su con­ven­ci­mien­to esta decla­ra­ción del duce. La vio­len­cia con­tra el movi­mien­to obre­ro, la des­truc­ción de orga­ni­za­cio­nes crea­das como fru­to de déca­das de esfuer­zos y com­ba­tes, el régi­men de terror esta­ble­ci­do en las fabri­cas, los aten­ta­dos per­ma­nen­tes y sis­te­má­ti­cos a la situa­ción mate­rial y jurí­di­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra han sido para esta más elo­cuen­tes que toda la infla­ma fra­seo­lo­gía de los fas­cis­tas.

Los sin­di­ca­tos, gra­cias al sis­te­ma cor­po­ra­ti­vo, se han con­ver­ti­do en un engra­na­je más de la máqui­na esta­tal bur­gue­sa. Los con­tra­tos colec­ti­vos de tra­ba­jo, esti­pu­la­dos inme­dia­ta­men­te des­pués de la pro­cla­ma­ción de la famo­sa Car­ta del Tra­ba­jo, que pro­vo­có la jus­ti­fi­ca­da admi­ra­ción de la bur­gue­sía y de los socia­lis­tas refor­mis­tas de todos los paí­ses, esta­ble­cie­ron la reduc­ción de un 20 por cien­to de los sala­rios de dos millo­nes de obre­ros, reduc­ción par­ti­cu­lar­men­te sen­si­ble por el hecho de que en Ita­lia, inclu­so en los momen­tos de mayor pujan­za del movi­mien­to obre­ro, los jor­na­les han sido siem­pre muy infe­rio­res al míni­mo vital nece­sa­rio. Ade­más, uno de los pri­me­ros resul­ta­dos de la lla­ma­da refor­ma cor­po­ra­ti­va fue el licen­cia­mien­to de 51.000 ferro­via­rios y 32.000 obre­ros de otras cate­go­rías. Sume­mos a esto que la jor­na­da de tra­ba­jo de nue­ve horas es un fenó­meno nor­mal, y la de diez un fenó­meno muy corrien­te. La úni­ca dis­po­si­ción apa­ren­te­men­te favo­ra­ble a los tra­ba­ja­do­res ha sido la intro­duc­ción del Segu­ro social obli­ga­to­rio. No hay que decir que la pren­sa fas­cis­ta creó un gran albo­ro­to en torno a esta refor­ma, efec­tua­da, en reali­dad, a expen­sas de los obre­ros, pues­to que el fon­do del Segu­ro está cons­ti­tui­do en un 50 por cien­to por las coti­za­cio­nes de estos últi­mos.

Cree­mos sufi­cien­tes estos datos para dar idea del ver­da­de­ro sen­ti­do de la polí­ti­ca social del fas­cis­mo ita­liano.

Lo úni­co que de esta polí­ti­ca mere­ce la aten­ción del señor Cam­bó es lo rea­li­za­do en el pac­to de las fun­cio­nes, estruc­tu­ra y dere­chos de los sin­di­ca­tos fas­cis­tas, con­ce­dien­do, como de cos­tum­bre, una impor­tan­cia exclu­si­va a las dis­po­si­cio­nes de orden pura­men­te for­mal. No con­ce­de más que una impor­tan­cia secun­da­ria a las reduc­cio­nes de sala­rios, que con­si­de­ra «indis­pen­sa­bles para un ajus­te de pre­cios». Ni siquie­ra alu­de a la jor­na­da de tra­ba­jo. Estas cues­tio­nes deben pare­cer­le míni­mas a un hom­bre que sien­te un inte­rés tan «espi­ri­tual» por las finan­zas. En su expo­si­ción, por otra par­te extre­ma­da­men­te con­fu­sa, no halla­réis ni una sola indi­ca­ción des­ti­na­da a escla­re­cer la orien­ta­ción fun­da­men­tal del fas­cis­mo en la esfe­ra polí­ti­ca. Si bus­cáis un jui­cio con­cre­to acer­ca de esta últi­ma no seréis afor­tu­na­dos, aun­que una rica expe­rien­cia añe­ja sumi­nis­tre todos los ele­men­tos nece­sa­rios para for­mar opi­nión. No quie­re esto decir, natu­ral­men­te, que el señor Cam­bó no se la haya for­mu­la­do, pero fiel a su pro­ce­di­mien­to, tien­de siem­pre a velar­la. «Hoy, de hecho —dice—, están supri­mi­dos en Ita­lia los con­flic­tos socia­les, como lo están en Rusia, y las ven­ta­jas que a la eco­no­mía ita­lia­na ha repor­ta­do la des­apa­ri­ción de huel­gas y lock-outs son inne­ga­bles».

Lo que para el lea­der regio­na­lis­ta tie­ne aquí impor­tan­cia es des­ta­car el hecho de que, en Ita­lia, bajo el régi­men fas­cis­ta, hayan des­apa­re­ci­do, según él, las huel­gas, lo cual cons­ti­tu­ye uno de los argu­men­tos siem­pre a pun­to de ser uti­li­za­dos a favor de la dic­ta­du­ra. Las reser­vas acer­ca de la dura­ción de estas ven­ta­jas, y sobre los resul­ta­dos que pue­dan tener en «una men­gua en el esfuer­zo indi­vi­dual, así de patro­nos como de obre­ros», tie­nen un valor pura­men­te secun­da­rio y están des­ti­na­das a ate­nuar el carác­ter dema­sia­do cate­gó­ri­co de la afir­ma­ción, por­que con­vie­ne no olvi­dar que el autor se pre­sen­ta exte­rior­men­te como adver­sa­rio de la dic­ta­du­ra.

¿Es pre­ci­so, por otra par­te, hacer notar, una vez más, el absur­do de com­pa­rar Ita­lia con Rusia? En Rusia están, de hecho, supri­mi­dos los con­flic­tos socia­les o, para hablar con más pro­pie­dad, los con­flic­tos entre patro­nos y obre­ros, por la razón sen­ci­lla de que la cla­se patro­nal exis­te en pro­por­cio­nes tan míni­mas, tie­ne un peso espe­cí­fi­co tan insig­ni­fi­can­te en la eco­no­mía del país que no vale ni la pena de men­cio­nar­la. Y así y todo, no pue­de afir­mar­se que los con­flic­tos hayan des­apa­re­ci­do defi­ni­ti­va­men­te. En las con­ta­dí­si­mas empre­sas pri­va­das exis­ten­tes, se ha pro­du­ci­do, duran­te estos últi­mos años, más de una huel­ga, con la par­ti­cu­la­ri­dad de que en Ita­lia, en caso de huel­ga, todo el apar­to del Esta­do y de las cor­po­ra­cio­nes —tér­mino que, dicho sea de paso para des­truir una de las habi­tua­les con­fu­sio­nes del señor Cam­bó, es sinó­ni­mo de «sin­di­ca­tos»— son incon­di­cio­nal­men­te pues­tos al ser­vi­cio de los patro­nos; en Rusia el Esta­do y los sin­di­ca­tos son los ins­tru­men­tos más efi­ca­ces de que se vale la cla­se obre­ra para luchar con­tra el patro­na­to. Hare­mos cons­tar final­men­te que si, a con­se­cuen­cia del terror fas­cis­ta y del fra­ca­so del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, el núme­ro de huel­gas es menos con­si­de­ra­ble en Ita­lia que antes del gol­pe de Esta­do de las «cami­sas negras», no es exac­to que no se pro­duz­ca nin­gún con­flic­to social. «El deseo de los fas­cis­tas de supri­mir las huel­gas —dice un escri­tor ale­mán fas­cis­ta11— no ha sig­ni­fi­ca­do su supre­sión».

En efec­to, la explo­ta­ción durí­si­ma de que son víc­ti­mas los obre­ros ita­lia­nos a con­se­cuen­cia de la «bien­he­cho­ra» (para los patro­nos), «polí­ti­ca nacio­nal» del gobierno fas­cis­ta pro­vo­ca con fre­cuen­cia agi­ta­cio­nes y huel­gas. Así, por ejem­plo, a media­dos de 1927 entra­ron en movi­mien­to con­tra la anun­cia­da dis­mi­nu­ción de los sala­rios en un 20 por cien­to, no menos de 400 mil obre­ros12.

El gobierno sofo­có el movi­mien­to adop­tan­do seve­rí­si­mas medi­das de repre­sión, pero el secre­ta­rio gene­ral del par­ti­do fas­cis­ta, Augus­to Tura­ti, vió­se obli­ga­do a enviar, el mes de octu­bre, una cir­cu­lar a los pre­fec­tos en la que acon­se­ja­ba a los indus­tria­les sus­pen­der la segun­da reduc­ción de sala­rios en un 10 por cien­to ya anun­cia­da. Duran­te los años 1928 y 1929 las pro­por­cio­nes del movi­mien­to han sido menos con­si­de­ra­bles, como con­se­cuen­cia de la repre­sión que debi­li­ta al pro­le­ta­ria­do y de la polí­ti­ca más pru­den­te de la CGT13, que ha pre­fe­ri­do, en el perío­do actual, con­sa­grar prin­ci­pal­men­te sus fuer­zas a un tra­ba­jo de orga­ni­za­ción para pre­pa­rar nue­vos ata­ques con mayo­res garan­tías de éxi­to.

Uno de los hechos más carac­te­rís­ti­cos de este movi­mien­to fue el de su reper­cu­sión en las pro­pias filas de los sin­di­ca­tos fas­cis­tas. El hecho tie­ne una expli­ca­ción sen­ci­llí­si­ma, pero que vale la pena exa­mi­nar.

Los sin­di­ca­tos fas­cis­tas no han sido nun­ca popu­la­res entre el pro­le­ta­ria­do que, a pesar de las decep­cio­nes sufri­das y de las terri­bles repre­sio­nes de que ha sido víc­ti­ma duran­te estos últi­mos años, no ha per­di­do su sen­ti­mien­to de cla­se y espe­ra ansio­sa­men­te la hora de la revan­cha. El fas­cis­mo ha emplea­do, para con­quis­tar­lo, todos los medios. Pero todos inú­til­men­te. La cla­se obre­ra no con­si­de­ra ni con­si­de­ra­rá nun­ca a las cor­po­ra­cio­nes como orga­ni­za­cio­nes pro­pias.

Krúps­kaia cuen­ta en sus Memo­rias que Lenin, duran­te los sie­te años de la negra repre­sión que suce­die­ron a la revo­lu­ción de 1905, cuan­do todas las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias habían sido des­trui­das y el par­ti­do esta­ba des­mem­bra­do, gus­ta­ba de repe­tir una can­ción patrió­ti­ca alsa­cia­na, que decía así:

Vous avez pris l’Alsace et la Lorrai­ne 
 Mais mal­gé vous nous res­te­rons fran­cais; 
 Vous avez pu ger­ma­ni­ser nos plai­nes, 
 Mais notre coeur ne l’aurez jamais!
14

Habéis des­trui­do nues­tras orga­ni­za­cio­nes —podrán decir hoy los obre­ros ita­lia­nos— pero per­ma­ne­ce­re­mos fie­les a nues­tra cla­se; habéis podi­do ins­cri­bir­nos en los sin­di­ca­tos fas­cis­tas; pero jamás posee­réis nues­tro cora­zón.

La fuer­za numé­ri­ca de los sin­di­ca­tos fas­cis­tas es com­ple­ta­men­te fic­ti­cia. No es cier­to, como afir­ma el señor Cam­bó, que los obre­ros «tra­ta­ron de ingre­sar en ellos, com­pro­me­tién­do­se a obe­de­cer lo acor­da­do». A excep­ción de algu­nas cate­go­rías, poco nume­ro­sas, de obre­ros no cali­fi­ca­dos (peo­nes, pana­de­ros, etc.), los tra­ba­ja­do­res no han ingre­sa­do nun­ca en unos pseu­do-sin­di­ca­tos, que no son más que uno de los engra­na­jes de la máqui­na esta­tal bur­gue­sa, si no han sido a ello obli­ga­dos por el man­ga­ne­llo, o como resul­ta­do de su adhe­sión mecá­ni­ca median­te el des­cuen­to del impor­te de las cuo­tas efec­tua­do por los patro­nos al pagar los sala­rios. En aque­llos luga­res don­de no se han pues­to en prác­ti­ca los pro­ce­di­mien­tos coer­ci­ti­vos, ha sido insig­ni­fi­can­te el núme­ro de obre­ros ingre­sa­dos en los sin­di­ca­tos. Aho­ra bien, a pesar de las leyes de excep­ción y del terror, no han podi­do evi­tar los fas­cis­tas la fer­men­ta­ción de las masas regi­men­ta­das por la fuer­za de sus cor­po­ra­cio­nes y has­ta en cier­to núme­ro de casos la pujan­za del movi­mien­to ha obli­ga­do a los direc­to­res de las orga­ni­za­cio­nes alu­di­das a poner­se de su par­te para no per­der su con­tac­to con las masas.

La inquie­tud pro­du­ci­da por este hecho obli­gó al par­ti­do a diri­gir una cir­cu­lar espe­cial a los direc­to­res de los sin­di­ca­tos fas­cis­tas dicién­do­les que «ante todo han de ser fas­cis­tas y des­pués obre­ros o capi­ta­lis­tas». A su vez, el gobierno res­trin­gía las atri­bu­cio­nes, ya har­to limi­ta­das, de los sin­di­ca­tos crean­do el lla­ma­do Esta­do cor­po­ra­ti­vo.

La cau­sa, inme­dia­ta de esta refor­ma fue, pues, la pre­sión de las masas obre­ras, deter­mi­na­da por las con­tra­dic­cio­nes de cla­se que las medi­das de repre­sión son inca­pa­ces de borrar y no, como pre­ten­de el autor de Las Dic­ta­du­ras una lucha abier­ta entre el gobierno y la Con­fe­de­ra­ción Nacio­nal de Cor­po­ra­cio­nes Fas­cis­tas. Ros­so­ni y sus lugar­te­nien­tes no habían renun­cia­do en lo más míni­mo a su pro­pó­si­to de subor­di­nar la acción de las cor­po­ra­cio­nes a los intere­ses de la bur­gue­sía; pero, des­de la base, des­de las orga­ni­za­cio­nes loca­les, se veían des­bor­da­dos por la cla­se obre­ra. Acon­te­ció con cier­tos sin­di­ca­tos fas­cis­tas algo seme­jan­te a lo que suce­dió en Rusia con las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les poli­cía­cas de Zubá­tov y Gapón, que crea­das para con­te­ner y des­viar, los avan­ces del movi­mien­to obre­ro vié­ron­se obli­ga­das, bajo la pre­sión de la masa obre­ra, a decla­rar huel­gas, si no que­rían per­der sus adhe­ri­dos.

Resu­mien­do: bajo el pabe­llón de la «defen­sa de los intere­ses de la pro­duc­ción y del Esta­do», el gobierno fas­cis­ta prac­ti­ca una polí­ti­ca social exclu­si­va­men­te favo­ra­ble a los patro­nos, y que se mani­fies­ta por leyes de excep­ción con­tra las orga­ni­za­cio­nes de la cla­se obre­ra, por la reduc­ción de los sala­rios, la pro­lon­ga­ción de la jor­na­da de tra­ba­jo, la supre­sión de todas las mejo­ras con­quis­ta­das por el pro­le­ta­ria­do. Los sin­di­ca­tos fas­cis­tas no son más que orga­nis­mos del Esta­do pues­tos al ser­vi­cio de la bur­gue­sía y con­tra los cua­les la cla­se obre­ra man­tie­ne una irre­duc­ti­ble acti­tud e hos­ti­li­dad. A pesar de sus esfuer­zos y del terror, el fas­cis­mo no ha con­se­gui­do evi­tar que las con­tra­dic­cio­nes de cla­se se mani­fies­ten; el des­con­ten­to del pro­le­ta­ria­do, fru­to de una explo­ta­ción y de un régi­men de repre­sión durí­si­mos, pro­vo­ca a menu­do movi­mien­tos de pro­tes­ta que los direc­to­res de las cor­po­ra­cio­nes fas­cis­tas son impo­ten­tes para con­te­ner y que en muchos casos se ven obli­ga­dos a seguir.

El porvenir del fascismo italiano

Unas bre­ves con­clu­sio­nes, para dar fin a este capí­tu­lo, acer­ca de las pers­pec­ti­vas del fas­cis­mo ita­liano, a pro­pó­si­to de las cua­les ha pre­fe­ri­do el señor Cam­bó guar­dar un pru­den­te silen­cio.

La eco­no­mía ita­lia­na atra­vie­sa una pro­fun­da cri­sis. El défi­cit de la balan­za comer­cial fue de 7.500.000.000 de liras el año 1928, y de 5.000.000.000 los sie­te pri­me­ros meses de 1929. El núme­ro de quie­bras aumen­ta cons­tan­te­men­te: el año pasa­do alcan­zó un tér­mino medio de mil por mes. En enero del mis­mo año fue­ron 69.271 las letras pro­tes­ta­das, y 72.551 en el mes de junio.

En este esta­do de cri­sis gene­ral que, con un inter­va­lo de rela­ti­va pros­pe­ri­dad de la indus­tria en 1924–1925, a cau­sa de la infla­ción, dura ya des­de hace muchos años, un peque­ño gru­po de capi­ta­lis­tas, situa­dos en el vér­ti­ce del apar­to eco­nó­mi­co y que uti­li­zan del Esta­do, son los úni­cos que se apro­ve­chan de la situa­ción, obte­nien­do ele­va­dos bene­fi­cios en detri­men­to de todas las demás cate­go­rías socia­les.

Las cau­sas per­ma­nen­tes o, por decir­lo así, orgá­ni­cas de la cri­sis son la fal­ta de mate­rias pri­mas, a que ya hemos alu­di­do, la con­tra­dic­ción de intere­ses exis­ten­tes entre la agri­cul­tu­ra y la indus­tria en gene­ral, de una par­te, y de otra, entre la indus­tria lige­ra y la pesa­da.

Como la de los demás paí­ses, la bur­gue­sía ita­lia­na ha inten­ta­do salir de la cri­sis valién­do­se de la racio­na­li­za­ción, de la reba­ja de los sala­rios, de la pro­lon­ga­ción de la jor­na­da de tra­ba­jo y de la supre­sión de todas las mejo­ras eco­nó­mi­cas y jurí­di­cas con­quis­ta­das por la cla­se obre­ra. Pero esta polí­ti­ca —como ya hemos dicho en el capí­tu­lo pri­me­ro— con refe­ren­cia a todos los paí­ses, si bien ha aumen­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te la capa­ci­dad pro­duc­to­ra de la indus­tria, ha redu­ci­do las posi­bi­li­da­des adqui­si­ti­vas de la cla­se obre­ra, ha aumen­ta­do enor­me­men­te el ejer­ci­to de los sin tra­ba­jo, y por con­si­guien­te ha crea­do un des­equi­li­brio entre el desa­rro­llo del apar­to indus­trial y las exi­gen­cias del mer­ca­do.

La úni­ca sali­da podría hallar­se en una polí­ti­ca de expan­sión, pero el capi­ta­lis­mo ita­liano tro­pie­za en este camino con serios obs­tácu­los. La encar­ni­za­da lucha de las poten­cias impe­ria­lis­tas por la con­quis­ta de los mer­ca­dos hace extre­ma­da­men­te difí­cil no solo la obten­ción de otros nue­vos, sino la con­ser­va­ción de los que ya posee la bur­gue­sía ita­lia­na. Por otra par­te, la reva­lo­ri­za­ción de la lira —una de las «gran­des refor­mas» de Mus­so­li­ni— dis­mi­nu­ye las posi­bi­li­da­des de com­pe­ten­cia de la indus­tria ita­lia­na en los mer­ca­dos exte­rio­res.

Que­da otro camino: el de la polí­ti­ca de expan­sión agre­si­va median­te la acción mili­tar. Duran­te algún tiem­po el gobierno fas­cis­ta se ha orien­ta­do en este sen­ti­do. Todo el mun­do recuer­da los infla­ma­dos dis­cur­sos del duce a favor de la recons­ti­tu­ción del Impe­rio romano, de la crea­ción de la Gran Ita­lia. La pro­tec­ción deci­di­da del Esta­do a las indus­trias de gue­rra y a los ban­cos direc­ta­men­te liga­dos a ellas indi­can que, has­ta un perio­do muy recien­te, el gobierno fas­cis­ta se pro­pu­so no apar­tar­se de este camino. Pero esa ten­den­cia pier­de cada día más terreno. El mili­ta­ris­mo cues­ta muy caro; los dis­pen­dios en con­cep­to de sos­te­ni­mien­to del ejér­ci­to y de la poli­cía repre­sen­tan más de una ter­ce­ra par­te del pre­su­pues­to (sie­te mil millo­nes de liras). Por otra par­te, las aven­tu­ras colo­nia­les de Ita­lia han dado más bien resul­ta­dos nega­ti­vos, que no han com­pen­sa­do, ni mucho menos, los sacri­fi­cios rea­li­za­dos, cir­cuns­tan­cia que no es la más indi­ca­da para favo­re­cer la popu­la­ri­dad de la gue­rra.

Por todos estos moti­vos, duran­te estos últi­mos tiem­pos se obser­va una acen­tua­da ten­den­cia a bus­car la solu­ción de la cri­sis en inten­si­fi­car la expro­pia­ción de las cla­ses medias y la explo­ta­ción del pro­le­ta­ria­do.

La cri­sis eco­nó­mi­ca reper­cu­te, cla­ro está, en la vida polí­ti­ca y espe­cial­men­te en las filas del par­ti­do fas­cis­ta. Es com­pren­si­ble. La polí­ti­ca del gobierno, favo­ra­ble al gran capi­tal, empeo­ra­rá no solo la situa­ción de la cla­se obre­ra, sino tam­bién la de la peque­ña bur­gue­sía, que empie­za a mani­fes­tar osten­si­ble­men­te su des­con­ten­to.

Las con­tra­dic­cio­nes entre la peque­ña y la gran bur­gue­sía, entre los indus­tria­les y los agra­rios, se exte­rio­ri­zan has­ta tal pun­to en el seno del par­ti­do, que con fre­cuen­cia ofre­cen los carac­te­res de una lucha abier­ta: crí­ti­cas de la direc­ción, revuel­tas con­tra ella, insu­mi­sión a las órde­nes supe­rio­res. El gobierno inten­ta evi­tar que la cri­sis apa­rez­ca en la super­fi­cie valién­do­se de medios repre­si­vos (rele­vo cons­tan­te de car­gos, expul­sio­nes del par­ti­do, etc.) y reno­van­do sus esfuer­zos para la cons­ti­tu­ción de un blo­que de todas las cla­ses pri­vi­le­gia­das. Pero no pue­den con­te­ner­se eter­na­men­te las con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas entre el capi­ta­lis­mo y el pro­le­ta­ria­do y aún en el seno mis­mo de la bur­gue­sía.

Lo que ya des­de aho­ra pue­de afir­mar­se de modo cate­gó­ri­co es que si los pro­gre­sos en el terreno de la esta­bi­li­za­ción capi­ta­lis­ta no van acom­pa­ña­dos del mejo­ra­mien­to de la situa­ción de la peque­ña bur­gue­sía, el fas­cis­mo con­ta­rá con la hos­ti­li­dad de esta; hecho de capi­tal impor­tan­cia, pues­to que, como sabe­mos, la base del fas­cis­mo ha sido has­ta aho­ra la peque­ña bur­gue­sía urba­na y rural.

En estos últi­mos tiem­pos, el des­con­ten­to ha reves­ti­do en el cam­po for­mas ame­na­za­do­ras. En Sul­mo­ne, en la región Emi­lia, se han regis­tra­do ver­da­de­ras insu­rrec­cio­nes de cam­pe­si­nos. En Faen­za se libró un com­ba­te que duró más de cua­tro horas. Por lo que ata­ñe a los obre­ros, que han man­te­ni­do inva­ria­ble su acti­tud deci­di­da­men­te adver­sa al fas­cis­mo, el des­con­ten­to va adqui­rien­do tam­bién un carác­ter inquie­tan­te para el gobierno: las mani­fes­ta­cio­nes tur­bu­len­tas de los sin tra­ba­jo en Géno­va y en diver­sas loca­li­da­des del Véne­to, los rui­do­sos inci­den­tes en varias fábri­cas, espe­cial­men­te en la Fiat de Turín, han cons­ti­tui­do sín­to­mas no menos ame­na­zan­tes. Seña­le­mos, final­men­te, dos hechos sobre­ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­vos y no menos lle­nos de peli­gros para el fas­cis­mo: duran­te estos últi­mos meses se han dado reite­ra­dos casos de nega­ti­va de los miem­bros de la mili­cia a inter­ve­nir con­tra los movi­mien­tos de pro­tes­ta, y la juven­tud fas­cis­ta de las fabri­cas se ha soli­da­ri­za­do más de una vez con los obre­ros en lucha con­tra el patrono.

Sería un error con­si­de­rar todas estas cir­cuns­tan­cias como sín­to­mas de una caí­da inmi­nen­te del régi­men fas­cis­ta. El capi­ta­lis­mo dis­po­ne aún de vas­tas posi­bi­li­da­des de manio­bra para ir sor­tean­do las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, y el régi­men fas­cis­ta se apo­ya en una sóli­da orga­ni­za­ción de par­ti­do en un poten­te meca­nis­mo de repre­sión.

Pero, en defi­ni­ti­va, la cri­sis eco­nó­mi­ca no podrá ser resuel­ta por el gobierno fas­cis­ta ni por nin­gún gobierno bur­gués, por­que no hay fuer­za huma­na capaz de borrar las con­tra­dic­cio­nes exis­ten­tes y por­que no es más que una mani­fes­ta­ción de la cri­sis gene­ral del capi­ta­lis­mo. Todo per­mi­te afir­mar que la cri­sis no solo no será supe­ra­da, sino que, con posi­bles inter­va­los de reac­ción tem­po­ral, se irá agra­van­do.

Para ate­nuar sus con­se­cuen­cias, el fas­cis­mo, aun­que ten­ga su base en la peque­ña bur­gue­sía, no podrá orien­tar­se más que en el sen­ti­do de acen­tuar su polí­ti­ca favo­ra­ble a los intere­ses del gran capi­tal, por­que la peque­ña bur­gue­sía no ha rea­li­za­do, ni podrá rea­li­zar nun­ca, una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca pro­pia. Ello empeo­ra­rá la situa­ción de esta cla­se, ten­drá una reper­cu­sión pro­fun­da en las filas del par­ti­do fas­cis­ta, tam­ba­lean­do su base, y esti­mu­la­rá el desa­rro­llo del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio.

Es impo­si­ble fijar actual­men­te al fas­cis­mo un tér­mino de dura­ción y deter­mi­nar de un modo con­cre­to cuál será el desen­la­ce inme­dia­to de la cri­sis. Depen­de­rá estric­ta­men­te de la corre­la­ción de fuer­zas exis­ten­tes en el momen­to crí­ti­co y del gra­do de orga­ni­za­ción e ini­cia­ti­va de las fuer­zas sus­cep­ti­bles de desem­pe­ñar un papel deci­si­vo. Lo úni­co que pode­mos hacer, basán­do­nos en los datos pre­ci­sos que hoy cono­ce­mos, es sub­ra­yar la ten­den­cia gene­ral de los acon­te­ci­mien­tos.

La bur­gue­sía ita­lia­na segui­rá sopor­tan­do el expe­ri­men­to fas­cis­ta en la medi­da en que este la garan­ti­ce con­tra el peli­gro de una revo­lu­ción pro­le­ta­ria. El día en que dude de la posi­bi­li­dad de esta garan­tía, esta­rá deci­di­da la suer­te del fas­cis­mo. En tal momen­to crí­ti­co, el retorno de Ita­lia a un régi­men cons­ti­tu­cio­nal y par­la­men­ta­rio no está des­con­ta­do. Muy al con­tra­rio, la bur­gue­sía bus­ca­rá en él el medio de con­ser­var su pre­do­mi­nio, de sal­var el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, des­lum­bran­do con el espe­jue­lo de la demo­cra­cia a las masas peque­ño-bur­gue­sas, cuyo peso espe­cí­fi­co tie­ne en Ita­lia tan enor­me impor­tan­cia. Lo que no esta­mos aho­ra en con­di­cio­nes de poder afir­mar es si con­se­gui­rá sus pro­pó­si­tos. Si en aquel momen­to el pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio ha logra­do orga­ni­zar­se sóli­da­men­te, si cuen­ta con un par­ti­do bien dis­ci­pli­na­do y cohe­ren­te, si ha exten­di­do su influen­cia a la mayo­ría de la pobla­ción explo­ta­da y mues­tra la ini­cia­ti­va nece­sa­ria para entrar en acción en el momen­to pre­ci­so, fra­ca­sa­rá el expe­ri­men­to de demo­cra­cia bur­gue­sa y la cri­sis ita­lia­na halla­rá el camino de su ver­da­de­ra solu­ción: el derrum­ba­mien­to de la bur­gue­sía y la ins­tau­ra­ción de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. Si, por el con­tra­rio, la cla­se obre­ra se halla debi­li­ta­da o su van­guar­dia no se com­por­ta a la altu­ra de su misión, el expe­ri­men­to demo­crá­ti­co bur­gués pue­de triun­far tran­si­to­ria­men­te y man­te­ner­se has­ta el momen­to inevi­ta­ble en que dirán la últi­ma pala­bra los úni­cos que his­tó­ri­ca­men­te están lla­ma­dos a decir­la: las masas explo­ta­das de las ciu­da­des y los cam­pos.

Andreu Nin

1930

  1. El camino del capi­ta­lis­mo ita­liano, en Sta­to Ope­raio, Octu­bre 1927.
  2. Cita­do por el difun­to Mateot­ti en su folle­to: Il fas­cis­mo della pri­ma épo­ca.
  3. Pie­ro Bol­zo: Il dado git­ta­to, Flo­ren­cia, 1921. p. 124.
  4. El fas­cis­mo tuvo un carác­ter repu­bli­cano casi has­ta el momen­to del gol­pe de Esta­do de 1922. ¡La gue­rra o la repú­bli­ca!, cla­ma­ba Mus­so­li­ni duran­te su cam­pa­ña inter­ven­cio­nis­ta.
  5. Al pre­sen­tar­se por pri­me­ra vez ante el par­la­men­to, el 16 de noviem­bre de 1922, Mus­so­li­ni empe­za­ba su dis­cur­so en los siguien­tes tér­mi­nos: «el acto que cum­plo hoy en esta Cáma­ra es un acto de defe­ren­cia ante voso­tros y por el cual no os pido mani­fes­ta­ción algu­na de gra­ti­tud». Y el 27 del mis­mo mes, al con­tes­tar los dis­cur­sos pro­nun­cia­dos con moti­vo de la decla­ra­ción minis­te­rial, aña­día: «¿Quién me impe­día cerrar el par­la­men­to? ¿Quién me impe­día pro­cla­mar una dic­ta­du­ra de dos, tres o más per­so­nas? ¿Quién podía resis­tir­me, quién podía resis­tir un movi­mien­to que no es de 300.000 bole­ti­nes elec­to­ra­les, sino de 300.000 fusi­les? Nadie».
  6. H. San­do­mirs­ki: Teo­ría y prác­ti­ca del fas­cis­mo euro­peo. Mos­cú 1929, p. 81.
  7. El anar­co­sin­di­ca­lis­ta ita­liano Arman­do Borf­hi, en su libro L´Italia fra due Cris­pi (Paris, 1925), cali­fi­ca a Mus­so­li­ni de «cari­ca­tu­ra de Fran­ces­co Cris­pi».
  8. Beni­to Mus­so­li­ni: La nuo­va polí­ti­ca dell´Italia. Dis­cor­si e dic­tria­raz­zio­ni. Milán, 1923. p. 91.
  9. Mus­so­li­ni: obra cita­da.
  10. Cita­do por San­dor­mis­ki. Obra cita­da, p. 88.
  11. Manardt: Der Fas­chis­mur Mun­chen, 1925.
  12. Sobre la lucha eco­nó­mi­ca de la cla­se obre­ra ita­lia­na duran­te estos últi­mos años con­tie­ne datos muy intere­san­tes el folle­to Lázio­ne dei sin­di­ca­te di clas­se sot­to il terro­re fas­cis­ta publi­ca­do a prin­ci­pios de este año por la CGT
  13. Con­vie­ne recor­dar que la CGT aban­do­na­da igno­mi­nio­sa­men­te por sus diri­gen­tes refor­mis­tas, se halla actual­men­te en manos de los ele­men­tos revo­lu­cio­na­rios.
  14. «Habéis toma­do Alsa­cia y Lore­na. Pero, a pesar vues­tro, segui­re­mos sien­do fran­ce­ses, habéis podi­do ger­ma­ni­zar nues­tras lla­nu­ras, pero jamás obten­dréis nues­tro cora­zón.»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: