¿Por qué pue­de exis­tir el poder rojo en China?

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

Situa­ción polí­ti­ca nacional

El actual régi­men de los nue­vos cau­di­llos mili­ta­res del Kuo­min­tang sigue sien­do el de la bur­gue­sía com­pra­do­ra en la ciu­dad y de la cla­se de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos en el cam­po. Es un régi­men que, en lo externo, capi­tu­la ante el impe­ria­lis­mo y, en lo interno, habien­do sus­ti­tui­do a los anti­guos cau­di­llos mili­ta­res por otros nue­vos, some­te a la cla­se obre­ra y al cam­pe­si­na­do a una explo­ta­ción eco­nó­mi­ca y a una opre­sión polí­ti­ca aún más des­pia­da­das que antes. La revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa, que comen­zó en la pro­vin­cia de Kuang­tung, se encon­tra­ba sólo a medio camino cuan­do la bur­gue­sía com­pra­do­ra y la cla­se de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos usur­pa­ron su direc­ción y la des­via­ron de inme­dia­to por el camino de la con­tra­rre­vo­lu­ción. Los obre­ros, cam­pe­si­nos y demás gen­te sen­ci­lla de todo el país, e inclu­so la bur­gue­sía1, siguen bajo la domi­na­ción con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria sin haber obte­ni­do ni la más míni­ma eman­ci­pa­ción polí­ti­ca ni económica. 

Antes de tomar Pekín y Tien­tsín, las cua­tro cama­ri­llas de nue­vos cau­di­llos mili­ta­res del Kuo­min­tang ‑la de Chiang Kai-shek, la de Kuang­sí, la de Feng Yu-siang y la de Yen Si-shan2- for­ma­ban una alian­za tem­po­ral con­tra Chang Tsuo-lin 3. Ape­nas se apo­de­ra­ron de ambas ciu­da­des, la alian­za se rom­pió dan­do paso a una enco­na­da lucha entre las cua­tro cama­ri­llas, y aho­ra se está incu­ban­do una gue­rra entre la cama­ri­lla de Chiang Kai-shek y la de Kuang­sí. Las con­tra­dic­cio­nes y luchas entre las diver­sas cama­ri­llas de cau­di­llos mili­ta­res de Chi­na refle­jan las con­tra­dic­cio­nes y luchas entre las poten­cias impe­ria­lis­tas. Por lo tan­to, mien­tras Chi­na se halle divi­di­da por las poten­cias impe­ria­lis­tas, las diver­sas cama­ri­llas de cau­di­llos mili­ta­res no podrán con­ci­liar­se bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia y todo com­pro­mi­so a que pue­dan lle­gar sólo será tem­po­ral. Un com­pro­mi­so tem­po­ral de hoy entra­ña una gue­rra más exten­sa para mañana. 

Chi­na nece­si­ta con urgen­cia una revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa y esta revo­lu­ción sólo pue­de ser lle­va­da a cabo bajo la direc­ción del pro­le­ta­ria­do. Debi­do a que el pro­le­ta­ria­do no ejer­ció fir­me­men­te su hege­mo­nía en la revo­lu­ción de 1926 – 1927, que des­de Kuang­tung se exten­dió hacia el río Yangtsé, la bur­gue­sía com­pra­do­ra y la cla­se de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos se apo­de­ra­ron de la direc­ción, y la revo­lu­ción fue sus­ti­tui­da por la con­tra­rre­vo­lu­ción. Así, la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa sufrió una derro­ta tran­si­to­ria. Esta derro­ta cons­ti­tu­yó un serio gol­pe para el pro­le­ta­ria­do y el cam­pe­si­na­do chi­nos, y tam­bién un gol­pe para la bur­gue­sía chi­na (pero no para la bur­gue­sía com­pra­do­ra ni para la cla­se de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos). Sin embar­go, en los últi­mos meses, tan­to en el nor­te como en el sur, se han desa­rro­lla­do, bajo la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta y de mane­ra orga­ni­za­da, huel­gas obre­ras en las ciu­da­des e insu­rrec­cio­nes cam­pe­si­nas en las zonas rura­les. El ham­bre y el frío hacen fer­men­tar gran inquie­tud entre los sol­da­dos de los ejér­ci­tos de los cau­di­llos mili­ta­res. Entre­tan­to, inci­ta­da por el gru­po de Wang Ching-wei y Chen Kung-po, la bur­gue­sía des­plie­ga un movi­mien­to refor­mis­ta4 de con­si­de­ra­bles pro­por­cio­nes en las zonas lito­ra­les y a lo lar­go del río Yangtsé. El desa­rro­llo de este movi­mien­to cons­ti­tu­ye un hecho nuevo. 

El con­te­ni­do de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca chi­na, según las direc­ti­vas de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta y del Comi­té Cen­tral de nues­tro Par­ti­do, con­sis­te en derro­car la domi­na­ción en Chi­na del impe­ria­lis­mo y de sus ins­tru­men­tos, los cau­di­llos mili­ta­res, para dar cima a la revo­lu­ción nacio­nal, y en rea­li­zar la revo­lu­ción agra­ria para eli­mi­nar la explo­ta­ción feu­dal de los cam­pe­si­nos por la cla­se terra­te­nien­te. En la prác­ti­ca, este movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio vie­ne cre­cien­do día a día des­de la Matan­za de Chi­nán5 en mayo de 1928. 

Cau­sas del sur­gi­mien­to y la sub­sis­ten­cia del poder rojo en china

El que en un país exis­tan por lar­go tiem­po una o varias peque­ñas zonas bajo el poder rojo, com­ple­ta­men­te cer­ca­das por el régi­men blan­co, es un fenó­meno nun­ca antes cono­ci­do en nin­gún otro país del mun­do. Seme­jan­te fenó­meno insó­li­to no sur­ge sin cau­sas pecu­lia­res; para que pue­da exis­tir y desa­rro­llar­se hacen fal­ta con­di­cio­nes apro­pia­das. 6

  1. No pue­de dar­se en nin­gún país impe­ria­lis­ta ni en nin­gu­na colo­nia direc­ta­men­te domi­na­da por el impe­ria­lis­mo7, sino for­zo­sa­men­te en Chi­na, país semi­co­lo­nial, eco­nó­mi­ca­men­te atra­sa­do y some­ti­do a la domi­na­ción indi­rec­ta del impe­ria­lis­mo. Esto se debe a que este fenó­meno insó­li­to tie­ne que ir acom­pa­ña­do de otro fenó­meno insó­li­to: gue­rras intes­ti­nas en el régi­men blan­co. Uno de los ras­gos pecu­lia­res de la Chi­na semi­co­lo­nial es que, des­de el pri­mer año de la Repú­bli­ca de Chi­na [1912], las dis­tin­tas cama­ri­llas de cau­di­llos mili­ta­res, anti­guos y nue­vos, sos­te­ni­das por el impe­ria­lis­mo y, en el país, por la bur­gue­sía com­pra­do­ra y la cla­se de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos, han veni­do libran­do ince­san­tes gue­rras entre sí. Un fenó­meno como éste no se regis­tra en nin­gún país impe­ria­lis­ta, ni tam­po­co en nin­gu­na colo­nia bajo la domi­na­ción direc­ta del impe­ria­lis­mo; sólo se obser­va en un país como Chi­na, que se halla bajo la domi­na­ción indi­rec­ta del impe­ria­lis­mo. El sur­gi­mien­to de este fenó­meno lo expli­can dos cau­sas: la exis­ten­cia de una eco­no­mía agra­ria local (no una eco­no­mía capi­ta­lis­ta uni­fi­ca­da) y la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de divi­dir y explo­tar a Chi­na esta­ble­cien­do esfe­ras de influen­cia. Las pro­lon­ga­das esci­sio­nes y gue­rras den­tro del régi­men blan­co han crea­do con­di­cio­nes que per­mi­ten el sur­gi­mien­to y la sub­sis­ten­cia, en medio del cer­co del régi­men blan­co, de una o varias peque­ñas zonas rojas, diri­gi­das por el Par­ti­do Comu­nis­ta. El terri­to­rio bajo el régi­men inde­pen­dien­te en los lími­tes entre Junán y Chiang­sí es una de esas nume­ro­sas peque­ñas zonas. En los momen­tos difí­ci­les y crí­ti­cos, algu­nos cama­ra­das sue­len dudar de si pue­de man­te­ner­se el poder rojo, y caen en el pesi­mis­mo. Esto se debe a que no han encon­tra­do la correc­ta expli­ca­ción de por qué ha sur­gi­do y sub­sis­te este poder rojo. Bas­ta com­pren­der que en Chi­na nun­ca cesa­rán las esci­sio­nes y gue­rras den­tro del régi­men blan­co, para que no que­de nin­gu­na duda sobre la posi­bi­li­dad del sur­gi­mien­to, sub­sis­ten­cia y con­ti­nuo desa­rro­llo del poder rojo. 
  2. Las zonas de Chi­na don­de el poder rojo ha sur­gi­do pri­me­ro y ha podi­do sub­sis­tir por lar­go tiem­po, no son aque­llas que que­da­ron al mar­gen de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca, como las pro­vin­cias de Sechuán, Kui­chou, Yun­nán y las del nor­te, sino aqué­llas, como las pro­vin­cias de Junán, Kuang­tung, Jupei y Chiang­sí, don­de las masas de obre­ros, cam­pe­si­nos y sol­da­dos se levan­ta­ron con gran ímpe­tu en el cur­so de la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa de 1926 y 1927. En muchas par­tes de estas pro­vin­cias se orga­ni­za­ron amplia­men­te sin­di­ca­tos y aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, y la cla­se obre­ra y el cam­pe­si­na­do libra­ron nume­ro­sas luchas eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas con­tra la cla­se terra­te­nien­te y la bur­gue­sía. Gra­cias a esto, hubo en la ciu­dad de Can­tón un poder popu­lar, que se man­tu­vo duran­te tres días, y sur­gie­ron regí­me­nes inde­pen­dien­tes de cam­pe­si­nos en Jai­feng y Lufeng, pro­vin­cia de Kuang­tung, en el este y en el sur de la pro­vin­cia de Junán, en los lími­tes entre Junán y Chiang­sí y en Juan­gan, pro­vin­cia de Jupei8. En cuan­to al actual Ejér­ci­to Rojo, se des­pren­dió del Ejer­ci­to Revo­lu­cio­na­rio Nacio­nal, que había reci­bi­do una pre­pa­ra­ción polí­ti­ca demo­crá­ti­ca y la influen­cia de las masas de obre­ros y cam­pe­si­nos. De tro­pa, que no han teni­do nin­gu­na pre­pa­ra­ción polí­ti­ca demo­crá­ti­ca ni han reci­bi­do jamás la influen­cia de los obre­ros y cam­pe­si­nos, tales como las de Yen Si-shan y las de Chang Tsuo-lin, sería impo­si­ble que se des­pren­die­ran aho­ra con­tin­gen­tes para crear un Ejér­ci­to Rojo. 
  3. Que el poder popu­lar en peque­ñas zonas pue­da o no man­te­ner­se por lar­go tiem­po depen­de de si con­ti­núa desa­rro­llán­do­se la situa­ción revo­lu­cio­na­ria en todo el país. Si así ocu­rre, no cabe duda de que las peque­ñas zonas rojas se man­ten­drán por lar­go tiem­po y, más aún, lle­ga­rán inde­fec­ti­ble­men­te a ser una de las nume­ro­sas fuer­zas para la con­quis­ta del poder en todo el país. Si la situa­ción revo­lu­cio­na­ria en todo el país, en lugar de seguir desa­rro­llán­do­se, per­ma­ne­ce esta­cio­na­ria por un perío­do más o menos dila­ta­do, será impo­si­ble la exis­ten­cia pro­lon­ga­da de las peque­ñas zonas rojas. Actual­men­te, la situa­ción revo­lu­cio­na­ria en Chi­na con­ti­núa desa­rro­llán­do­se a medi­da que pro­si­guen las esci­sio­nes y gue­rras en el seno de la bur­gue­sía com­pra­do­ra y la cla­se de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos, así como den­tro de la bur­gue­sía inter­na­cio­nal. Por tan­to, está fue­ra de duda que las peque­ñas zonas rojas no sólo se man­ten­drán por lar­go tiem­po, sino que con­ti­nua­rán exten­dién­do­se, y así se acer­ca­rá cada día más la con­quis­ta del poder en todo el país. 
  4. La exis­ten­cia de un Ejér­ci­to Rojo regu­lar bas­tan­te fuer­te es una con­di­ción indis­pen­sa­ble para la exis­ten­cia del poder rojo. Si con­ta­mos úni­ca­men­te con des­ta­ca­men­tos loca­les de guar­dias rojos9 y care­ce­mos de un Ejér­ci­to Rojo regu­lar, sólo podre­mos hacer fren­te a las “mili­cias casa por casa”, pero no a las tro­pas blan­cas regu­la­res. Así pues, aun cuan­do con­te­mos con una bue­na base de masas obre­ras y cam­pe­si­nas, si no posee­mos fuer­zas regu­la­res bas­tan­te pode­ro­sas, será abso­lu­ta­men­te impo­si­ble crear un régi­men inde­pen­dien­te, y menos toda­vía uno que per­du­re y se desa­rro­lle sin cesar. Por eso, la idea de que “los obre­ros y cam­pe­si­nos esta­blez­can regí­me­nes inde­pen­dien­tes median­te la fuer­za arma­da” es un con­cep­to muy impor­tan­te, que deben asi­mi­lar a fon­do tan­to el Par­ti­do Comu­nis­ta como las masas obre­ras y cam­pe­si­nas de las zonas bajo el régi­men independiente. 
  5. Para que el poder rojo pue­da exis­tir por lar­go tiem­po y desa­rro­llar­se, se requie­re, ade­más de las con­di­cio­nes arri­ba men­cio­na­das, otra con­di­ción impor­tan­te: la orga­ni­za­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta debe ser fuer­te, y su polí­ti­ca, correcta. 

El esta­ble­ci­mien­to del régi­men inde­pen­dien­te en los lími­tes entre Junan y Chiang­si y la derro­ta de agosto

Las esci­sio­nes y gue­rras entre los cau­di­llos mili­ta­res debi­li­tan al régi­men blan­co. De tal mane­ra, el poder rojo ha podi­do sur­gir en peque­ñas zonas apro­ve­chan­do los momen­tos pro­pi­cios. Pero en las gue­rras entre los cau­di­llos mili­ta­res tam­bién hay tre­guas. Cada vez que el régi­men blan­co se esta­bi­li­za tem­po­ral­men­te en una o varias pro­vin­cias, las cla­ses domi­nan­tes de allí inevi­ta­ble­men­te se alían y hacen lo impo­si­ble por des­truir el poder rojo. Y en aque­llos luga­res don­de no se ha cum­pli­do con todas las con­di­cio­nes nece­sa­rias para esta­ble­cer y man­te­ner el poder rojo, éste corre el peli­gro de ser derro­ca­do por el enemi­go. Es por esta razón que muchos regí­me­nes rojos sur­gi­dos en esos momen­tos pro­pi­cios, antes de abril de este año, en luga­res como Can­tón, Jai­feng y Lufeng, los lími­tes entre Junán y Chiang­sí, el sur de Junán, Liling y Juan­gan, fue­ron des­trui­dos uno tras otro por el régi­men blan­co. A par­tir de abril, el régi­men inde­pen­dien­te en los lími­tes entre Junán y Chiang­sí venía creán­do­se jus­ta­men­te en un perío­do de esta­bi­li­dad tem­po­ral de las fuer­zas domi­nan­tes en el sur. Las tro­pas envia­das por las pro­vin­cias de Junán y Chiang­sí para las ope­ra­cio­nes de “ani­qui­la­mien­to” con­tra noso­tros lle­ga­ban gene­ral­men­te a ocho, nue­ve o más regi­mien­tos, e inclu­so a die­cio­cho. Sin embar­go, con una fuer­za infe­rior a cua­tro regi­mien­tos, lucha­mos con­tra el enemi­go duran­te cua­tro lar­gos meses, amplian­do dia­ria­men­te el terri­to­rio bajo nues­tro régi­men inde­pen­dien­te, pro­fun­di­zan­do la revo­lu­ción agra­ria, exten­dien­do los orga­nis­mos del poder popu­lar y engro­san­do las filas del Ejér­ci­to Rojo y de la Guar­dia Roja. Todo esto fue posi­ble gra­cias a que era correc­ta la polí­ti­ca de las orga­ni­za­cio­nes del Par­ti­do Comu­nis­ta (local y en el Ejér­ci­to) en la Región Fron­te­ri­za de Junán-Chiang­sí. La polí­ti­ca del Comi­té Espe­cial de la Región Fron­te­ri­za y del Comi­té del Cuer­po de Ejér­ci­to era enton­ces la siguiente: 

  • luchar resuel­ta­men­te con­tra el enemi­go, esta­ble­cer el poder en el sec­tor cen­tral de la cor­di­lle­ra Luo­siao10 y com­ba­tir la ten­den­cia a la huida; 
  • pro­fun­di­zar la revo­lu­ción agra­ria en las zonas bajo el régi­men independiente;
  • desa­rro­llar las orga­ni­za­cio­nes loca­les del Par­ti­do con la ayu­da de la orga­ni­za­ción del Par­ti­do en el Ejér­ci­to y desa­rro­llar las fuer­zas arma­das loca­les con la ayu­da del ejér­ci­to regular; 
  • con­cen­trar las uni­da­des del Ejér­ci­to Rojo para gol­pear, en el momen­to opor­tuno, al enemi­go que las enfren­ta­ra, y opo­ner­se a la divi­sión de las fuer­zas a fin de evi­tar que fue­sen derro­ta­das por par­tes; y 
  • seguir la polí­ti­ca de avan­zar en olea­das para exten­der el terri­to­rio bajo el régi­men inde­pen­dien­te, y opo­ner­se a la polí­ti­ca de avan­ce temerario. 

Gra­cias a estas tác­ti­cas apro­pia­das, a un terreno favo­ra­ble para nues­tra lucha y a la fal­ta de ple­na coor­di­na­ción entre las tro­pas ata­can­tes que venían de Junán y Chiang­sí, logra­mos una serie de vic­to­rias en los cua­tro meses trans­cu­rri­dos de abril a julio. Aun­que varias veces supe­rior a noso­tros en núme­ro, el enemi­go no con­si­guió des­truir nues­tro régi­men inde­pen­dien­te, ni tam­po­co pudo impe­dir su ince­san­te expan­sión, mien­tras que la influen­cia de nues­tro régi­men inde­pen­dien­te sobre las pro­vin­cias de Junán y Chiang­sí ten­día a cre­cer día a día. La derro­ta de agos­to se debió ente­ra­men­te a que algu­nos cama­ra­das, sin com­pren­der que en ese momen­to las cla­ses domi­nan­tes atra­ve­sa­ban un perío­do de esta­bi­li­dad tem­po­ral, adop­ta­ron una estra­te­gia apro­pia­da para un perío­do de rup­tu­ra polí­ti­ca den­tro de dichas cla­ses y divi­die­ron nues­tras fuer­zas para un avan­ce teme­ra­rio, lo cual las con­du­jo a la derro­ta tan­to en la Región Fron­te­ri­za como en el sur de Junán. Sin tener en cuen­ta la situa­ción del momen­to ni hacer caso de la reso­lu­ción de la reu­nión con­jun­ta del Comi­té Espe­cial, el Comi­té del Cuer­po de Ejér­ci­to y el Comi­té del dis­tri­to de Yung­sin, el cama­ra­da Tu Siu-ching, repre­sen­tan­te del Comi­té Pro­vin­cial de Junán, puso mecá­ni­ca­men­te en eje­cu­ción la orden de este Comi­té y se hizo eco de las opi­nio­nes de los hom­bres del 29º Regi­mien­to del Ejér­ci­to Rojo, que que­rían elu­dir la lucha y vol­ver a su lugar natal. Come­tió así un error muy gra­ve. La situa­ción crea­da por esta derro­ta ha podi­do ser reme­dia­da gra­cias a las medi­das de rec­ti­fi­ca­ción adop­ta­das a par­tir de sep­tiem­bre por el Comi­té Espe­cial y el Comi­té del Cuer­po de Ejército. 

Sig­ni­fi­ca­ción del régi­men inde­pen­dien­te de la región fron­te­ri­za de Junan-Chiang­si para las pro­vin­cias de Junan, Jupei y Chiangsi

La sig­ni­fi­ca­ción del régi­men inde­pen­dien­te esta­ble­ci­do por los obre­ros y cam­pe­si­nos median­te la fuer­za arma­da en los lími­tes entre Junán y Chiang­sí, con Ning­kang como cen­tro, no está en modo alguno con­fi­na­da a los pocos dis­tri­tos de la Región Fron­te­ri­za; este régi­men desem­pe­ña­rá un inmen­so papel en el cur­so de la insu­rrec­ción de los obre­ros y cam­pe­si­nos de Junán, Jupei y Chiang­sí para tomar el poder en estas tres pro­vin­cias. Tareas de extre­ma impor­tan­cia para la orga­ni­za­ción del Par­ti­do en la Región Fron­te­ri­za, rela­cio­na­das con el desa­rro­llo de la insu­rrec­ción en las pro­vin­cias de Junán, Jupei y Chiang­sí, son las siguien­tes: exten­der la influen­cia de la revo­lu­ción agra­ria y del poder popu­lar de la Región Fron­te­ri­za a las par­tes cen­tra­les y del nor­te de las pro­vin­cias de Junán y Chiang­sí, e inclu­so a la pro­vin­cia de Jupei; aumen­tar cons­tan­te­men­te los efec­ti­vos del Ejér­ci­to Rojo y ele­var su cali­dad en el cur­so de la lucha, a fin de capa­ci­tar­lo para cum­plir la misión que le corres­pon­de en la futu­ra insu­rrec­ción gene­ral de las tres pro­vin­cias; aumen­tar la can­ti­dad y ele­var la cali­dad de la fuer­zas arma­das loca­les de los diver­sos dis­tri­tos ‑la Guar­dia Roja y los des­ta­ca­men­tos insu­rrec­cio­na­les de obre­ros y campesinos‑, que son capa­ces aho­ra de com­ba­tir a las “mili­cias casa por casa” y a peque­ñas uni­da­des del ejér­ci­to enemi­go, de modo que en el futu­ro pue­dan defen­der el poder en la Región Fron­te­ri­za; redu­cir paso a paso el gra­do en que el tra­ba­jo local depen­de de la ayu­da del per­so­na del Ejér­ci­to Rojo, de mane­ra que la Región Fron­te­ri­za dis­pon­ga de per­so­nal pro­pio para todo su tra­ba­jo e inclu­so pue­da pro­por­cio­na cua­dros al Ejér­ci­to Rojo y a nue­vos terri­to­rios bajo el régi­men independiente. 

Pro­ble­mas económicos

En medio del cer­co de las fuer­zas blan­cas, la esca­sez de artícu­lo de pri­me­ra nece­si­dad y de dine­ro en efec­ti­vo den­tro del ejér­ci­to y entre la pobla­ción civil ha lle­ga­do a ser un pro­ble­ma suma­men­te serio. Duran­te el año trans­cu­rri­do, a cau­sa del her­mé­ti­co blo­queo enemi­go, artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad corno sal, telas y medi­ca­men­to han sido siem­pre muy esca­sos y caros en el terri­to­rio bajo el régi­men inde­pen­dien­te de la Región Fron­te­ri­za, situa­ción que ha traí­do inse­gu­ri­dad, en oca­sio­nes muy gra­ve, a la vida de las masas obre­ras, cam­pe­si­nas y de la peque­ña bur­gue­sía11, así como de los sol­da­dos del Ejér­ci­to Rojo. El Ejér­ci­to Rojo tie­ne que com­ba­tir y, al mis­mo tiem­po, pro­cu­rar­se pro­vi­sio­nes. Le fal­tan inclu­so fon­dos para cubrir la ración ali­men­ti­cia dia­ria de cin­co fenes por per­so­na, asig­na­da apar­te de los cerea­les. La ali­men­ta­ción es insu­fi­cien­te, muchos caen enfer­mos y para los heri­dos hos­pi­ta­li­za­dos la situa­ción es aún peor. Natu­ral­men­te, difi­cul­ta­des como éstas son inevi­ta­bles antes de la toma del Poder en todo el país. Sin embar­go, es de apre­mian­te nece­si­dad supe­rar­las en cier­ta medi­da, para mejo­rar aun­que sea un poco las con­di­cio­nes de vida y, sobre todo, ase­gu­rar abas­te­ci­mien­tos rela­ti­va­men­te sufi­cien­tes al Ejér­ci­to Rojo. A menos que la orga­ni­za­ción del Par­ti­do en la Región Fron­te­ri­za encuen­tre una solu­ción ade­cua­da a los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, el régi­men inde­pen­dien­te tro­pe­za­rá con gran­des difi­cul­ta­des en caso de que se pro­lon­gue por algún tiem­po la esta­bi­li­dad de las fuer­zas enemi­gas. La bús­que­da de una solu­ción ade­cua­da a estos pro­ble­mas eco­nó­mi­cos mere­ce de ver­dad la aten­ción de todos los miem­bros del Partido. 

El pro­ble­ma de las bases de apo­yo militares

La orga­ni­za­ción del Par­ti­do en la Región Fron­te­ri­za tie­ne ade­más otra tarea: la con­so­li­da­ción de las dos bases de apo­yo mili­ta­res en las zonas de Wuching12 y Chiu­lung. La zona mon­ta­ño­sa de Wuching, en los lími­tes entre los dis­tri­tos de Yung­sin, Ling­sien, Ning­kang y Sui­chuan, y la zona mon­ta­ño­sa de Chiu­lung, en los lími­tes entre los dis­tri­tos de Yung­sin, Ning­kang, Cha­ling y Lien­jua, ofre­cen ven­ta­jas topo­grá­fi­cas. Estas dos zonas, par­ti­cu­lar­men­te Wuching, don­de con­ta­mos con el res­pal­do del pue­blo y con un terreno de muy difí­cil acce­so, son impor­tan­tes bases de apo­yo mili­ta­res no sólo para la Región Fron­te­ri­za en el momen­to actual, sino tam­bién para la futu­ra insu­rrec­ción en las pro­vin­cias de Junán, Jupei y Chiang­sí. Los medios para con­so­li­dar estas bases de apo­yo son: pri­me­ro, cons­truir defen­sas sóli­das; segun­do, acu­mu­lar una reser­va sufi­cien­te de pro­vi­sio­nes y, ter­ce­ro, esta­ble­cer hos­pi­ta­les del Ejér­ci­to Rojo rela­ti­va­men­te bue­nos. La orga­ni­za­ción del Par­ti­do en la Región Fron­te­ri­za debe esfor­zar­se por cum­plir efi­caz­men­te estas tres tareas. 

Mao Zedong

5 de octu­bre de 1928

  1. Mao Tse-tung se refie­re aquí a la bur­gue­sía nacio­nal. Para una expli­ca­ción deta­lla­da de la dife­ren­cia entre la bur­gue­sía nacio­nal y la gran bur­gue­sía com­pra­do­ra, véan­se sus obras Sobre la tác­ti­ca de la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo japo­nés (diciem­bre de 1935), en el pre­sen­te tomo, y La revo­lu­ción chi­na y el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na (diciem­bre de 1939), Obras Esco­gi­das de Mao Zedong, tomo II. 
  2. La cama­ri­lla de Chiang Kai-shek, la de Kuang­sí (enca­be­za­da por los cau­di­llos mili­ta­res Li Tsung-yen y Pai Chung-si), la de Feng Yu-siang y la de Yen Si-shan (cau­di­llo mili­tar de Shan­sí) lucha­ron alia­das con­tra Chang Tsuo-lin, y se apo­de­ra­ron de Pekín y Tien­tsín en junio de 1928.
  3. Jefe de la cama­ri­lla de cau­di­llos mili­ta­res de Feng­tien (hoy pro­vin­cia de Liao­ning). Lle­gó a ser el más pode­ro­so cau­di­llo mili­tar del nor­te de Chi­na des­pués de derro­tar en 1924 a Wu Pei-fu en la segun­da gue­rra entre las cama­ri­llas de Chi­li y Feng­tien. En 1926, en alian­za con Wu Pei-fu, se apo­de­ró de Pekín. En junio de 1928, cuan­do se reti­ra­ba de Pekín hacia el nor­des­te, los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses, a quie­nes había ser­vi­do de ins­tru­men­to, lo liqui­da­ron hacien­do explo­tar una bom­ba en su camino.
  4. Este movi­mien­to refor­mis­ta sur­gió des­pués de que los inva­so­res japo­ne­ses ocu­pa­ron Chi­nán el 3 de mayo de 1928 y de que Chiang Kai-shek entró abier­ta y des­ca­ra­da­men­te en com­po­nen­das con Japón. Den­tro de la bur­gue­sía nacio­nal, que apo­yó el gol­pe de Esta­do con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio de 1927, había un sec­tor que, movi­do por sus pro­pios intere­ses, fue for­man­do una opo­si­ción al régi­men de Chiang Kai-shek. El gru­po con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio de arri­bis­tas inte­gra­do por Wang Ching-wei, Chen Kung-po y otros actuó enton­ces en este movi­mien­to y for­mó den­tro del Kuo­min­tang la fac­ción de los “reor­ga­ni­za­do­res”.
  5. En 1928, con el apo­yo del impe­ria­lis­mo inglés y nor­te­ame­ri­cano, Chiang Kai-shek avan­zó hacia el nor­te para ata­car a Chang Tsuo-lin. A fin de impe­dir que Ingla­te­rra y los Esta­dos Uni­dos exten­die­sen su influen­cia hacia el nor­te, el impe­ria­lis­mo japo­nés envió tro­pas a tomar Chi­nán, capi­tal de la pro­vin­cia de Shan­tung y cor­tar la línea ferro­via­ria Tien­tsín-Pukou. El 3 de mayo, las tro­pas inva­so­ras japo­ne­sas masa­cra­ron allí a gran núme­ro de chi­nos. Este suce­so se cono­ce como la Matan­za de Chinán. 
  6. La for­ma de orga­ni­za­ción del poder rojo en Chi­na se ase­me­ja­ba a la del poder sovié­ti­co. El soviet, con­se­jo de repre­sen­tan­tes, es una ins­ti­tu­ción polí­ti­ca crea­da por la cla­se obre­ra de Rusia duran­te la Revo­lu­ción de 1905. Basán­do­se en la teo­ría mar­xis­ta, Lenin y Sta­lin lle­ga­ron a la con­clu­sión de que la repú­bli­ca sovié­ti­ca era la for­ma más apro­pia­da de orga­ni­za­ción polí­ti­co-social para el perío­do de tran­si­ción del capi­ta­lis­mo al socia­lis­mo. En 1917, la Revo­lu­ción Socia­lis­ta de Octu­bre en Rusia, bajo la direc­ción del Par­ti­do bol­che­vi­que de Lenin y Sta­lin, esta­ble­ció por vez pri­me­ra en el mun­do una Repú­bli­ca Socia­lis­ta Sovié­ti­ca, una dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. En Chi­na, des­pués de la derro­ta de la revo­lu­ción en 1927, el con­se­jo de repre­sen­tan­tes fue adop­ta­do como for­ma del poder popu­lar en los levan­ta­mien­tos revo­lu­cio­na­rios de masas que se rea­li­za­ron en diver­sos luga­res bajo la direc­ción de las orga­ni­za­cio­nes del par­ti­do enca­be­za­das por el cama­ra­da Mao Zedong. Sin embar­go, en esa eta­pa de la revo­lu­ción chi­na, el poder era, por su carác­ter, una dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca popu­lar diri­gi­da por el pro­le­ta­ria­do y esta­ble­ci­da en el cur­so de la revo­lu­ción de nue­va demo­cra­cia, anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­feu­dal, y era dife­ren­te del poder en la Unión Sovié­ti­ca: la dic­ta­du­ra del proletariado.
  7. Duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, muchas colo­nias de Orien­te, que esta­ban domi­na­das por los impe­ria­lis­tas ingle­ses, nor­te­ame­ri­ca­nos, fran­ce­ses y holan­de­ses, fue­ron ocu­pa­das por los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses. Bajo la direc­ción de sus res­pec­ti­vos Par­ti­dos Comu­nis­tas, las masas de obre­ros, cam­pe­si­nos y peque­ño­bur­gue­ses urba­nos y ele­men­tos de la bur­gue­sía nacio­nal de dichas colo­nias, apro­ve­chan­do las con­tra­dic­cio­nes entre los impe­ria­lis­tas ingle­ses, nor­te­ame­ri­ca­nos, fran­ce­ses y holan­de­ses, por una par­te, y los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses, por la otra, orga­ni­za­ron un amplio fren­te úni­co con­tra la agre­sión fas­cis­ta, esta­ble­cie­ron bases de apo­yo anti­ja­po­ne­sas y sos­tu­vie­ron una dura gue­rra de gue­rri­llas con­tra el Japón. De este modo, empe­zó a cam­biar la situa­ción polí­ti­ca exis­ten­te antes de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Cuan­do el impe­ria­lis­mo japo­nés fue expul­sa­do al tér­mino de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos, ingle­ses, fran­ce­ses y holan­de­ses inten­ta­ron res­tau­rar su domi­na­ción colo­nial, pero los pue­blos de esas colo­nias, que habían crea­do fuer­zas arma­das bas­tan­te pode­ro­sas duran­te la gue­rra anti­ja­po­ne­sa, se nega­ron a vol­ver a la vie­ja for­ma de vida. Ade­más, gra­cias al for­ta­le­ci­mien­to del pode­río de la Unión Sovié­ti­ca, a la derro­ta o debi­li­ta­mien­to en la gue­rra de todas las poten­cias impe­ria­lis­tas, con excep­ción de los Esta­dos Uni­dos, y par­ti­cu­lar­men­te, a la vic­to­ria de la revo­lu­ción chi­na, que rom­pió el fren­te impe­ria­lis­ta en Chi­na, todo el sis­te­ma impe­ria­lis­ta mun­dial fue seria­men­te sacu­di­do. Así se hizo posi­ble que, más o menos como en Chi­na, los pue­blos de las colo­nias de Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na, o al menos algu­nos de ellos, man­tu­vie­ran duran­te lar­go tiem­po bases de apo­yo revo­lu­cio­na­rias de diver­sa mag­ni­tud y regí­me­nes revo­lu­cio­na­rios, per­se­ve­ra­ran en una pro­lon­ga­da gue­rra revo­lu­cio­na­ria uti­li­zan­do el cam­po para rodear las ciu­da­des, y avan­za­ran gra­dual­men­te hacia la toma de las ciu­da­des y la con­quis­ta de la vic­to­ria a esca­la nacio­nal. A la luz de estas nue­vas cir­cuns­tan­cias, se ha modi­fi­ca­do la apre­cia­ción que hizo el cama­ra­da Mao Zedong en 1928 sobre el pro­ble­ma del esta­ble­ci­mien­to de regí­me­nes inde­pen­dien­tes en las colo­nias bajo la domi­na­ción direc­ta del imperialismo. 
  8. Se refie­re a los pri­me­ros con­tra­ata­ques que el pue­blo, bajo la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta, lan­zó en diver­sos luga­res con­tra las fuer­zas de la con­tra­rre­vo­lu­ción lue­go de que Chiang Kai-shek y Wang Ching-wei trai­cio­na­ran uno des­pués del otro a la revo­lu­ción en 1927. El 11 de diciem­bre de 1927, en Can­tón, los obre­ros y los sol­da­dos revo­lu­cio­na­rios rea­li­za­ron uni­dos un levan­ta­mien­to y esta­ble­cie­ron el poder popu­lar. Libra­ron encar­ni­za­dos com­ba­tes con las tro­pas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias direc­ta­men­te res­pal­da­das por el impe­ria­lis­mo, pero el levan­ta­mien­to popu­lar fra­ca­só por­que la dis­pa­ri­dad de fuer­zas era dema­sia­do gran­de. De 1923 a 1925, los cam­pe­si­nos de la región de Jai­feng y Lufeng, en la cos­ta orien­tal de la pro­vin­cia de Kuang­tung, desa­rro­lla­ron bajo la direc­ción del cama­ra­da Peng Pai, miem­bro del Par­ti­do Comu­nis­ta, un pode­ro­so movi­mien­to, que con­tri­bu­yó gran­de­men­te a la vic­to­ria del Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio Nacio­nal de Can­tón en sus dos expe­di­cio­nes al este con­tra la cama­ri­lla con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de Chen Chiung-ming. Des­pués que Chiang Kai-shek trai­cio­nó a la revo­lu­ción el 12 de abril de 1927, los cam­pe­si­nos de la región de Jai­feng y Lufeng se suble­va­ron tres veces, en abril, sep­tiem­bre y octu­bre, y esta­ble­cie­ron allí un régi­men revo­lu­cio­na­rio, que se sos­tu­vo has­ta abril de 1928. En el Este de la pro­vin­cia de Junán, los cam­pe­si­nos insu­rrec­tos ocu­pa­ron en sep­tiem­bre de 1927 una zona que abar­ca­ba Liu­yang, Ping­chiang, Liling y Chu­chou. Entre­tan­to, en el nor­des­te de la pro­vin­cia de Jupei, dece­nas de miles de cam­pe­si­nos rea­li­za­ron un levan­ta­mien­to arma­do en Siao­kan, Macheng y Juan­gan, y ocu­pa­ron la capi­tal del dis­tri­to de Juan­gan duran­te más de trein­ta días. En el Sur de Junán, los cam­pe­si­nos insu­rrec­tos de Yichang, Chen­chou, Lei­yang, Yung­sing y Tsi­sing esta­ble­cie­ron en enero de 1928 un régi­men revo­lu­cio­na­rio, que duró tres meses. 
  9. Fuer­zas arma­das de las masas en las bases de apo­yo revo­lu­cio­na­rias. Sus inte­gran­tes no se apar­ta­ban de la producción.
  10. Gran cor­di­lle­ra que corre a lo lar­go de los lími­tes entre las pro­vin­cias de Chiang­sí y Junán. Las mon­ta­ñas Ching­kang se encuen­tran en su sec­tor central.
  11. Con el tér­mino peque­ña bur­gue­sía, el cama­ra­da Mao Tse-tung desig­na aquí a los arte­sa­nos, peque­ños comer­cian­tes, pro­fe­sio­na­les diver­sos e inte­lec­tua­les de ori­gen peque­ño-bur­gués, sin incluir a los cam­pe­si­nos. En Chi­na, ellos vivían prin­ci­pal­men­te en las ciu­da­des, pero en el cam­po había tam­bién un núme­ro con­si­de­ra­ble. Véa­se Aná­li­sis de las cla­ses de la socie­dad chi­na, en el pre­sen­te tomo. 
  12. Se refie­re a la región de las mon­ta­ñas Ching­kang, que com­pren­de Taching, Siao­ching, Shang­ching, Chung­ching y Sia­ching, y se encuen­tra entre cua­tro dis­tri­tos: Yung­sin, Ning­kang y Sui­chuan, en el oes­te de Chiang­sí, y Ling­sien, en el este de Junán. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *