Muje­res com­ba­tien­tes en los días de la Gran Revo­lu­ción de Octu­bre

Las muje­res que toma­ron par­te en la Gran Revo­lu­ción de Octu­bre, ¿quié­nes fue­ron? ¿Per­so­nas ais­la­das? No, fue­ron muchí­si­mas, dece­nas y cien­tos de miles de heroí­nas sin nom­bre, quie­nes, mar­chan­do codo a codo con los tra­ba­ja­do­res y los cam­pe­si­nos detrás de la ban­de­ra roja y la con­sig­na de los soviets, pasa­ron sobre las rui­nas de la teo­cra­cia zaris­ta hacia un nue­vo futu­ro…

Si se mira hacia atrás en el pasa­do se pue­de ver a estas masas de heroí­nas anó­ni­mas a quie­nes Octu­bre encon­tró vivien­do en ciu­da­des famé­li­cas, en pue­blos empo­bre­ci­dos saquea­dos por la gue­rra… Una bufan­da sobre sus cabe­zas (muy rara­men­te, toda­vía, un pañue­lo rojo), una paño­le­ta gas­ta­da, una cha­que­ta remen­da­da de invierno…

Jóve­nes y ancia­nas, tra­ba­ja­do­ras, cam­pe­si­nas, espo­sas de sol­da­dos y amas de casa de la ciu­dad pobre.

Más rara­men­te, mucho más rara­men­te en esos días, muje­res ofi­ci­nis­tas y pro­fe­sio­na­les, muje­res cul­tas y edu­ca­das. Pero tam­bién había muje­res de la inte­lli­gen­tsia entre las que lle­va­ron la ban­de­ra roja hacia la vic­to­ria de Octu­bre: maes­tras, emplea­das de ofi­ci­na, jóve­nes estu­dian­tes de secun­da­ria y de la uni­ver­si­dad, doc­to­ras. Mar­cha­ron ani­ma­das y desin­te­re­sa­da­men­te, con un pro­pó­si­to. Iban adón­de fue­ran envia­das. ¿Al fren­te? Se ponían una gorra de sol­da­do y se trans­for­ma­ban en com­ba­tien­tes del Ejér­ci­to Rojo1. Si se ponían un bra­za­le­te rojo se pre­ci­pi­ta­ban hacia los pues­tos de pri­me­ros auxi­lios para ayu­dar al Fren­te Rojo con­tra Kerensky2 en Gát­chi­na3 . Tra­ba­ja­ron en las comu­ni­ca­cio­nes del ejér­ci­to. Tra­ba­ja­ban ani­ma­da­men­te, lle­nas del con­ven­ci­mien­to de que algo cru­cial esta­ba ocu­rrien­do, y de que todas somos peque­ños engra­na­jes en la gran maqui­na­ria de la revo­lu­ción.

En los pue­blos, las cam­pe­si­nas (cuyos espo­sos habían sido envia­dos al fren­te) toma­ron las tie­rras de los terra­te­nien­tes y per­si­guie­ron a la aris­to­cra­cia fue­ra de las madri­gue­ras que habían ocu­pa­do duran­te siglos.

Cuan­do se reme­mo­ran los hechos de Octu­bre no se ven ros­tros indi­vi­dua­les, sino masas. Masas sin núme­ro como olas de huma­ni­dad. Pero don­de­quie­ra que se mire se ven hom­bres, en reunio­nes, agru­pa­cio­nes, mani­fes­ta­cio­nes…4

Toda­vía no están segu­ros de qué es exac­ta­men­te lo que quie­ren, qué bus­can, pero saben una cosa: no tole­ra­rán más la gue­rra. Tam­po­co quie­ren más terra­te­nien­tes ni seño­res influ­yen­tes… En el año 1917, el gran océano de la huma­ni­dad empu­ja y se balan­cea, y una gran par­te de ese océano está hecho de muje­res.

Algún día el his­to­ria­dor escri­bi­rá sobre las haza­ñas de estas heroí­nas anó­ni­mas de la revo­lu­ción, que murie­ron en el fren­te, que fue­ron ase­si­na­das por los blan­cos y sopor­ta­ron las incon­ta­bles pri­va­cio­nes de los pri­me­ros años des­pués de la revo­lu­ción, pero con­ti­nua­ron man­te­nien­do en alto la ban­de­ra roja del poder del soviet y el comu­nis­mo.

Es ante estas heroí­nas sin nom­bre, que murie­ron para lograr una nue­va vida para la cla­se tra­ba­ja­do­ra duran­te la Gran Revo­lu­ción de Octu­bre, que la joven repú­bli­ca se incli­na en reco­no­ci­mien­to, mien­tras su joven pue­blo, ani­mo­so y entu­sias­ta, se dis­po­ne a cons­truir las bases del socia­lis­mo.

Sin embar­go, de este océano de cabe­zas feme­ni­nas con paño­le­tas y gorros gas­ta­dos, inevi­ta­ble­men­te emer­ge­rán las figu­ras de esas a quie­nes el his­to­ria­dor dedi­ca­rá par­ti­cu­lar aten­ción cuan­do, den­tro de muchos años, escri­ba sobre la Gran Revo­lu­ción de Octu­bre y su líder Lenin.

Nadej­da Kons­tan­ti­nov­na Krups­ka­ya

La pri­me­ra figu­ra que se des­ta­ca es la de la fiel com­pa­ñe­ra de Lenin, Nadej­da Kons­tan­ti­nov­na Krups­ka­ya5, lle­van­do su sim­ple ves­ti­do gris y per­ma­ne­cien­do siem­pre en segun­do plano. Entra­ba en una reu­nión sin que se nota­ra su pre­sen­cia y se ubi­ca­ba detrás de una colum­na, pero veía y oía todo, obser­van­do todo lo que acon­te­cía para poder dar­le más tar­de un infor­me deta­lla­do a Vla­di­mir Ilich, aña­dien­do sus acer­ta­dos comen­ta­rios pro­pios y arro­jan­do luz sobre algu­na sen­si­ble, per­ti­nen­te y útil idea.

En esos días Nadej­da Kons­tan­ti­nov­na no habla­ba en las nume­ro­sas y tumul­tuo­sas asam­bleas en las que la gen­te dis­cu­tía alre­de­dor del gran inte­rro­gan­te: ¿gana­rían los soviets el poder o no? Sin embar­go, tra­ba­ja­ba incan­sa­ble­men­te como mano dere­cha de Vla­di­mir Ilich, a veces hacien­do un bre­ve pero escla­re­ce­dor comen­ta­rio en las asam­bleas del par­ti­do. En los momen­tos de mayo­res difi­cul­ta­des y peli­gros, cuan­do muchos cama­ra­das más fuer­tes se des­co­ra­zo­na­ban y sucum­bían ante la duda, Nadej­da Kons­tan­ti­nov­na siem­pre per­ma­ne­ció igual, total­men­te con­ven­ci­da de la rec­ti­tud de la cau­sa y de su cer­te­ra vic­to­ria. Irra­dia­ba una fe incon­mo­vi­ble, un acé­rri­mo espí­ri­tu se ocul­ta­ba tras una modes­tia poco fre­cuen­te, y siem­pre tenía un efec­to espe­ran­za­dor sobre cual­quier per­so­na que entra­ra en con­tac­to con la com­pa­ñe­ra del gran líder de la Revo­lu­ción de Octu­bre.

Yele­na Dimi­triev­na Sta­so­va

Otra figu­ra emer­ge, otra fiel com­pa­ñe­ra de Vla­di­mir Ilich, una cama­ra­da de armas duran­te los difí­ci­les años del tra­ba­jo clan­des­tino, secre­ta­ria del Comi­té Cen­tral del par­ti­do, Yele­na Dimi­triev­na Sta­so­va6. Una cla­ra, inte­lec­tual, pre­ci­sa y excep­cio­nal capa­ci­dad para el tra­ba­jo; una rara habi­li­dad para indi­car la per­so­na correc­ta para cada tra­ba­jo en con­cre­to. Su alta, escul­tu­ral figu­ra podría ser vis­ta pri­me­ro en el soviet del pala­cio Tavri­chesky7, lue­go en la casa de Kshe­sins­ka­ya8, y final­men­te en el Smolny9. En sus manos sos­tie­ne un cua­derno, mien­tras, a su alre­de­dor, sus cama­ra­das de pren­sa del fren­te, obre­ros, Guar­dias Rojos, obre­ras, miem­bros del par­ti­do y de los soviets, bus­can una pron­ta, cla­ra res­pues­ta o direc­triz.

Sta­so­va tenía varias res­pon­sa­bi­li­da­des impor­tan­tes, pero si un cama­ra­da tenía algún pro­ble­ma o sen­tía angus­tia en aque­llos días tor­men­to­sos, ella siem­pre res­pon­día con una fra­se bre­ve y apa­ren­te­men­te seca, pero ayu­dán­do­le en todo lo que podía. Esta­ba sobre­pa­sa­da de tra­ba­jo, pero siem­pre esta­ba en su pues­to.

Siem­pre en su pues­to pero sin inten­tar des­ta­car. No le gus­ta­ba ser el cen­tro de aten­ción. Sus preo­cu­pa­cio­nes no eran para con ella mis­ma sino para la cau­sa.

Por la noble y que­ri­da cau­sa del comu­nis­mo, Yele­na Sta­so­va sufrió el exi­lio y la pri­sión en las cár­ce­les zaris­tas, y su salud que­dó que­bran­ta­da… En el nom­bre de la cau­sa se vol­vió eva­si­va, tan dura como el ace­ro. Pero hacia los sufri­mien­tos de sus cama­ra­das, des­ple­ga­ba una sen­si­bi­li­dad y recep­ti­vi­dad que solo se encuen­tran en una mujer con un cora­zón cáli­do y noble.

Klav­dia Niko­la­ye­va y Kon­kor­dia Samoi­lo­va

Klav­dia Niko­la­ye­va era una obre­ra de orí­ge­nes muy humil­des. Se unió a los bol­che­vi­ques tem­pra­na­men­te en 1908, en los años de la reac­ción, y había sopor­ta­do el exi­lio y la pri­sión… En 1917 regre­só a Petro­gra­do y se con­vir­tió en el cora­zón de la pri­me­ra revis­ta para las muje­res tra­ba­ja­do­ras, Kom­mu­nist­ka. Era toda­vía joven, lle­na de fue­go e impa­cien­cia. Pero sos­tu­vo la ban­de­ra fir­me­men­te, y con auda­cia decla­ró que las obre­ras, las espo­sas de los sol­da­dos y las cam­pe­si­nas debían ser atraí­das al par­ti­do. ¡Muje­res, al tra­ba­jo! ¡A la defen­sa de los soviets y del comu­nis­mo!

Habla­ba en las reunio­nes, aun ner­vio­sa e inse­gu­ra de sí, pero atraía a otros a seguir­la. Era una de aque­llas per­so­nas que sos­te­nían sobre sus hom­bros todas las difi­cul­ta­des que impli­ca­ba pre­pa­rar el camino para la amplia par­ti­ci­pa­ción masi­va de las muje­res en la revo­lu­ción; una de las que pelea­ron en dos fren­tes, por los soviets y el comu­nis­mo, y al mis­mo tiem­po por la eman­ci­pa­ción de las muje­res. Los nom­bres de Klav­dia Niko­la­ye­va y Kon­kor­dia Samoi­lo­va, que murió del cóle­ra en su pues­to revo­lu­cio­na­rio en 1921, están liga­dos en for­ma indi­so­lu­ble con los pri­me­ros y más difí­ci­les pasos toma­dos por el movi­mien­to de las muje­res tra­ba­ja­do­ras, par­ti­cu­lar­men­te en Petro­gra­do. Kon­kor­dia Samoi­lo­va fue una tra­ba­ja­do­ra del par­ti­do de una gene­ro­si­dad sin pre­ce­den­tes, una mag­ní­fi­ca, metó­di­ca ora­do­ra que sabía cómo ganar los cora­zo­nes de las obre­ras. Las que tra­ba­ja­ron a su lado la recor­da­rán por mucho tiem­po. Era sim­ple en sus moda­les, en su ves­ti­men­ta, seria en la eje­cu­ción de las deci­sio­nes, estric­ta, tan­to con­si­go mis­ma como con los otros.

Ines­sa Armand

Par­ti­cu­lar­men­te impac­tan­te es la figu­ra de Ines­sa Armand10. Fue encar­ga­da de un tra­ba­jo de par­ti­do muy impor­tan­te en la pre­pa­ra­ción de la Revo­lu­ción de Octu­bre, y con­tri­bu­yó con muchas ideas crea­ti­vas al tra­ba­jo que debía rea­li­zar­se entre las muje­res. Con su femi­ni­dad y gen­ti­le­za de moda­les, Ines­sa Armand era ina­mo­vi­ble en sus con­vic­cio­nes y capaz de defen­der lo que creía correc­to, inclu­so cuan­do se enfren­ta­ba a gran­des opo­nen­tes. Tras la revo­lu­ción, Ines­sa Armand se dedi­có total­men­te a la orga­ni­za­ción del amplio movi­mien­to de muje­res tra­ba­ja­do­ras. La con­fe­ren­cia de dele­ga­das es una de sus crea­cio­nes.

Var­va­ra Niko­la­yev­na Yako­vle­va

Un enor­me tra­ba­jo fue rea­li­za­do por Var­va­ra Niko­la­yev­na Yako­vle­va11 duran­te los difí­ci­les y deci­si­vos días de la Revo­lu­ción de Octu­bre en Mos­cú. En el cam­po de bata­lla de las barri­ca­das mos­tró una reso­lu­ción dig­na de un líder de cuar­tel del par­ti­do… Varios cama­ra­das dije­ron enton­ces que su reso­lu­ción y fir­me cora­je die­ron valor a las per­so­nas que duda­ban e ins­pi­ra­ron a las que habían per­di­do espe­ran­zas. «¡Ade­lan­te!»: hacia la vic­to­ria.

Muchas otras muje­res

Mien­tras se reme­mo­ra a las muje­res que for­ma­ron par­te de la Gran Revo­lu­ción de Octu­bre, más y más nom­bres y ros­tros salen de la memo­ria como por arte de magia. ¿Podría­mos no hon­rar hoy la memo­ria de Vera Sluts­ka­ya, quien tra­ba­jó desin­te­re­sa­da­men­te en la pre­pa­ra­ción de la revo­lu­ción y fue ase­si­na­da por los cosa­cos en el pri­mer Fren­te Rojo cer­ca de Petro­gra­do?

¿Podría­mos olvi­dar a Yev­ge­nia Bosh, con su tem­pe­ra­men­to apa­sio­na­do, siem­pre lis­to para la bata­lla?

Tam­bién murió en su pues­to revo­lu­cio­na­rio.

¿Podría­mos omi­tir men­cio­nar aquí dos nom­bres cer­ca­na­men­te conec­ta­dos con la vida y la acti­vi­dad de V.I. Lenin, sus dos her­ma­nas y cama­ra­das en armas Anna Ili­nich­na Yeli­za­ro­va12 y Maria Ili­nich­na Ulya­no­va13? ¿Y la cama­ra­da Var­ya, de los talle­res del ferro­ca­rril en Mos­cú, siem­pre vivaz, siem­pre con pri­sa? ¿Y Fyo­do­ro­va, la tra­ba­ja­do­ra tex­til de Petro­gra­do, con su agra­da­ble ros­tro son­rien­te y su teme­ri­dad cuan­do acu­día a luchar en las barri­ca­das?

Es impo­si­ble enu­me­rar­las a todas, ¿y cuán­tas per­ma­ne­cen sin nom­bre? Las heroí­nas de la Revo­lu­ción de Octu­bre fue­ron un ejér­ci­to com­ple­to, y aun­que sus nom­bres pue­dan ser olvi­da­dos, su entre­ga vive en la mis­ma vic­to­ria de esa revo­lu­ción, en todos los logros y ganan­cias que aho­ra dis­fru­tan las muje­res tra­ba­ja­do­ras en la Unión Sovié­ti­ca.

Es un hecho cla­ro e incon­tro­ver­ti­ble que, sin la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res, la Revo­lu­ción de Octu­bre no hubie­se podi­do traer la ban­de­ra roja a la vic­to­ria ¡Glo­ria a las tra­ba­ja­do­ras que mar­cha­ron bajo esa divi­sa roja duran­te la Revo­lu­ción de Octu­bre! ¡Glo­ria a la Revo­lu­ción de Octu­bre que libe­ró a las muje­res!

Pri­me­ra publi­ca­ción: en Zhensky zhur­nal (El Dia­rio de las Muje­res), no. 11, noviem­bre de 1927, pp. 2 – 3.

  1. El Ejér­ci­to Rojo fue crea­do por el Esta­do obre­ro para la defen­sa de la revo­lu­ción.
  2. Kerensky, Ale­xan­der (1881−1970): social-revo­lu­cio­na­rio ruso. Tras la Revo­lu­ción de Febre­ro fue Minis­tro de Jus­ti­cia, Gue­rra y Mari­na, y des­de julio has­ta la Revo­lu­ción de Octu­bre, jefe del Gobierno Pro­vi­sio­nal. En 1918 huyó al extran­je­ro.
  3. Pala­cio de Gát­chi­na, al sur de Petro­gra­do.
  4. Qui­zá la auto­ra del artícu­lo se refie­ra a que es más visi­ble y recor­da­da la par­ti­ci­pa­ción de los hom­bres en la revo­lu­ción que la de las muje­res (N. de T.).
  5. Nadej­da Krups­ka­ya: nació en San Peters­bur­go en 1869, y mien­tras cur­sa­ba en el Cole­gio de Muje­res se adhi­rió a un círcu­lo mar­xis­ta y for­mó a los obre­ros en las ideas socia­lis­tas. A los 25 años se casó con Lenin. Poco des­pués fue arres­ta­da por sus acti­vi­da­des revo­lu­cio­na­rias y, jun­to con el diri­gen­te bol­che­vi­que, fue envia­da al exi­lio, don­de escri­bió su pri­mer libro, La Mujer Tra­ba­ja­do­ra. Cuan­do la revo­lu­ción se encen­dió en 1905 regre­só a Rusia como secre­ta­ria del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Bol­che­vi­que. En 1914 par­ti­ci­pó de la redac­ción del perió­di­co Rabot­nit­sa (La obre­ra), y en 1915 inte­gró la dele­ga­ción rusa a la III Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal de Muje­res Socia­lis­tas, orga­ni­za­da por Cla­ra Zet­kin, que se pro­nun­ció con­tra la gue­rra impe­ria­lis­ta. Con sus cono­ci­mien­tos sobre edu­ca­ción cola­bo­ró en la Revo­lu­ción Rusa de 1917: ape­nas toma­do el poder, fue nom­bra­da Comi­sa­ria de Edu­ca­ción, un car­go equi­va­len­te al de minis­tro. Des­de allí pro­mul­gó las leyes edu­ca­ti­vas del nue­vo Esta­do obre­ro, pro­pi­ció las cam­pa­ñas de alfa­be­ti­za­ción, puso en pie nume­ro­sas ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les y desa­rro­lló la biblio­te­co­lo­gía.
  6. Yele­na Dimi­triev­na Sta­so­va (1873−1966): se unió a las filas del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta ruso en 1898. Como secre­ta­ria per­so­nal de Lenin, fue exi­lia­da a Libe­ria de 1913 a 1916.
  7. Pala­cio de Táu­ri­de, en Petro­gra­do.
  8. Matil­de Kshe­sins­ka­ya fue una famo­sa bai­la­ri­na aman­te del últi­mo zar. Duran­te la revo­lu­ción, las masas insu­rrec­tas toma­ron su pala­cio.
  9. El Ins­ti­tu­to Smolny era un anti­guo cole­gio aris­to­crá­ti­co de seño­ri­tas trans­for­ma­do en cen­tro de ope­ra­cio­nes de la insu­rrec­ción.
  10. Ines­sa Armand (1875−1920): se une al Par­ti­do Bol­che­vi­que en 1904, emi­gra en 1909 y se con­vier­te en ami­ga per­so­nal de Lenin en el exi­lio. Repre­sen­ta a los bol­che­vi­ques en Bru­se­las en 1914, en Zim­mer­wald y en Kienthal. A su retorno a Rusia, en 1917, tra­ba­ja en la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta y mue­re en 1920, víc­ti­ma del cóle­ra.
  11. Var­va­ra Niko­la­yev­na Yako­vle­va (1884 – 1944?): anti­gua mili­tan­te bol­che­vi­que, se unió al par­ti­do en 1904. Duran­te la dis­cu­sión sobre los sin­di­ca­tos (1920−1921) apo­yó a Buja­rin. En 1923 fue una de las fir­man­tes de la Car­ta de los 46; en octu­bre de 1923 apo­yó el pro­gra­ma de demo­cra­ti­za­ción del par­ti­do desa­rro­lla­do por Trotsky. Des­pués del ter­cer jui­cio de Mos­cú, en 1937, fue sen­ten­cia­da a vein­te años de cár­cel. Se supo­ne que fue fusi­la­da en 1941 o 1944.
  12. Anna Ilyi­nich­na Yeli­za­ro­va (1864−1935): miem­bro del con­se­jo edi­to­rial del perió­di­co Rabot­nit­sa (La obre­ra).
  13. Maria Ili­nich­na Ulya­no­va (1878−1937): mili­tan­te bol­che­vi­que, miem­bro del Soviet, tra­ba­jó en Iskra, miem­bro del con­se­jo edi­to­rial de Prav­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *