Mujeres combatientes en los días de la Gran Revolución de Octubre

Las muje­res que toma­ron par­te en la Gran Revo­lu­ción de Octu­bre, ¿quié­nes fue­ron? ¿Per­so­nas ais­la­das? No, fue­ron muchí­si­mas, dece­nas y cien­tos de miles de heroí­nas sin nom­bre, quie­nes, mar­chan­do codo a codo con los tra­ba­ja­do­res y los cam­pe­si­nos detrás de la ban­de­ra roja y la con­sig­na de los soviets, pasa­ron sobre las rui­nas de la teo­cra­cia zaris­ta hacia un nue­vo futu­ro…

Si se mira hacia atrás en el pasa­do se pue­de ver a estas masas de heroí­nas anó­ni­mas a quie­nes Octu­bre encon­tró vivien­do en ciu­da­des famé­li­cas, en pue­blos empo­bre­ci­dos saquea­dos por la gue­rra… Una bufan­da sobre sus cabe­zas (muy rara­men­te, toda­vía, un pañue­lo rojo), una paño­le­ta gas­ta­da, una cha­que­ta remen­da­da de invierno…

Jóve­nes y ancia­nas, tra­ba­ja­do­ras, cam­pe­si­nas, espo­sas de sol­da­dos y amas de casa de la ciu­dad pobre.

Más rara­men­te, mucho más rara­men­te en esos días, muje­res ofi­ci­nis­tas y pro­fe­sio­na­les, muje­res cul­tas y edu­ca­das. Pero tam­bién había muje­res de la inte­lli­gen­tsia entre las que lle­va­ron la ban­de­ra roja hacia la vic­to­ria de Octu­bre: maes­tras, emplea­das de ofi­ci­na, jóve­nes estu­dian­tes de secun­da­ria y de la uni­ver­si­dad, doc­to­ras. Mar­cha­ron ani­ma­das y desin­te­re­sa­da­men­te, con un pro­pó­si­to. Iban adón­de fue­ran envia­das. ¿Al fren­te? Se ponían una gorra de sol­da­do y se trans­for­ma­ban en com­ba­tien­tes del Ejér­ci­to Rojo1. Si se ponían un bra­za­le­te rojo se pre­ci­pi­ta­ban hacia los pues­tos de pri­me­ros auxi­lios para ayu­dar al Fren­te Rojo con­tra Kerensky2 en Gát­chi­na3 . Tra­ba­ja­ron en las comu­ni­ca­cio­nes del ejér­ci­to. Tra­ba­ja­ban ani­ma­da­men­te, lle­nas del con­ven­ci­mien­to de que algo cru­cial esta­ba ocu­rrien­do, y de que todas somos peque­ños engra­na­jes en la gran maqui­na­ria de la revo­lu­ción.

En los pue­blos, las cam­pe­si­nas (cuyos espo­sos habían sido envia­dos al fren­te) toma­ron las tie­rras de los terra­te­nien­tes y per­si­guie­ron a la aris­to­cra­cia fue­ra de las madri­gue­ras que habían ocu­pa­do duran­te siglos.

Cuan­do se reme­mo­ran los hechos de Octu­bre no se ven ros­tros indi­vi­dua­les, sino masas. Masas sin núme­ro como olas de huma­ni­dad. Pero don­de­quie­ra que se mire se ven hom­bres, en reunio­nes, agru­pa­cio­nes, mani­fes­ta­cio­nes…4

Toda­vía no están segu­ros de qué es exac­ta­men­te lo que quie­ren, qué bus­can, pero saben una cosa: no tole­ra­rán más la gue­rra. Tam­po­co quie­ren más terra­te­nien­tes ni seño­res influ­yen­tes… En el año 1917, el gran océano de la huma­ni­dad empu­ja y se balan­cea, y una gran par­te de ese océano está hecho de muje­res.

Algún día el his­to­ria­dor escri­bi­rá sobre las haza­ñas de estas heroí­nas anó­ni­mas de la revo­lu­ción, que murie­ron en el fren­te, que fue­ron ase­si­na­das por los blan­cos y sopor­ta­ron las incon­ta­bles pri­va­cio­nes de los pri­me­ros años des­pués de la revo­lu­ción, pero con­ti­nua­ron man­te­nien­do en alto la ban­de­ra roja del poder del soviet y el comu­nis­mo.

Es ante estas heroí­nas sin nom­bre, que murie­ron para lograr una nue­va vida para la cla­se tra­ba­ja­do­ra duran­te la Gran Revo­lu­ción de Octu­bre, que la joven repú­bli­ca se incli­na en reco­no­ci­mien­to, mien­tras su joven pue­blo, ani­mo­so y entu­sias­ta, se dis­po­ne a cons­truir las bases del socia­lis­mo.

Sin embar­go, de este océano de cabe­zas feme­ni­nas con paño­le­tas y gorros gas­ta­dos, inevi­ta­ble­men­te emer­ge­rán las figu­ras de esas a quie­nes el his­to­ria­dor dedi­ca­rá par­ti­cu­lar aten­ción cuan­do, den­tro de muchos años, escri­ba sobre la Gran Revo­lu­ción de Octu­bre y su líder Lenin.

Nadejda Konstantinovna Krupskaya

La pri­me­ra figu­ra que se des­ta­ca es la de la fiel com­pa­ñe­ra de Lenin, Nadej­da Kons­tan­ti­nov­na Krups­ka­ya5, lle­van­do su sim­ple ves­ti­do gris y per­ma­ne­cien­do siem­pre en segun­do plano. Entra­ba en una reunión sin que se nota­ra su pre­sen­cia y se ubi­ca­ba detrás de una colum­na, pero veía y oía todo, obser­van­do todo lo que acon­te­cía para poder dar­le más tar­de un infor­me deta­lla­do a Vla­di­mir Ilich, aña­dien­do sus acer­ta­dos comen­ta­rios pro­pios y arro­jan­do luz sobre algu­na sen­si­ble, per­ti­nen­te y útil idea.

En esos días Nadej­da Kons­tan­ti­nov­na no habla­ba en las nume­ro­sas y tumul­tuo­sas asam­bleas en las que la gen­te dis­cu­tía alre­de­dor del gran inte­rro­gan­te: ¿gana­rían los soviets el poder o no? Sin embar­go, tra­ba­ja­ba incan­sa­ble­men­te como mano dere­cha de Vla­di­mir Ilich, a veces hacien­do un bre­ve pero escla­re­ce­dor comen­ta­rio en las asam­bleas del par­ti­do. En los momen­tos de mayo­res difi­cul­ta­des y peli­gros, cuan­do muchos cama­ra­das más fuer­tes se des­co­ra­zo­na­ban y sucum­bían ante la duda, Nadej­da Kons­tan­ti­nov­na siem­pre per­ma­ne­ció igual, total­men­te con­ven­ci­da de la rec­ti­tud de la cau­sa y de su cer­te­ra vic­to­ria. Irra­dia­ba una fe incon­mo­vi­ble, un acé­rri­mo espí­ri­tu se ocul­ta­ba tras una modes­tia poco fre­cuen­te, y siem­pre tenía un efec­to espe­ran­za­dor sobre cual­quier per­so­na que entra­ra en con­tac­to con la com­pa­ñe­ra del gran líder de la Revo­lu­ción de Octu­bre.

Yelena Dimitrievna Stasova

Otra figu­ra emer­ge, otra fiel com­pa­ñe­ra de Vla­di­mir Ilich, una cama­ra­da de armas duran­te los difí­ci­les años del tra­ba­jo clan­des­tino, secre­ta­ria del Comi­té Cen­tral del par­ti­do, Yele­na Dimi­triev­na Sta­so­va6. Una cla­ra, inte­lec­tual, pre­ci­sa y excep­cio­nal capa­ci­dad para el tra­ba­jo; una rara habi­li­dad para indi­car la per­so­na correc­ta para cada tra­ba­jo en con­cre­to. Su alta, escul­tu­ral figu­ra podría ser vis­ta pri­me­ro en el soviet del pala­cio Tavri­chesky7, lue­go en la casa de Kshe­sins­ka­ya8, y final­men­te en el Smolny9. En sus manos sos­tie­ne un cua­derno, mien­tras, a su alre­de­dor, sus cama­ra­das de pren­sa del fren­te, obre­ros, Guar­dias Rojos, obre­ras, miem­bros del par­ti­do y de los soviets, bus­can una pron­ta, cla­ra res­pues­ta o direc­triz.

Sta­so­va tenía varias res­pon­sa­bi­li­da­des impor­tan­tes, pero si un cama­ra­da tenía algún pro­ble­ma o sen­tía angus­tia en aque­llos días tor­men­to­sos, ella siem­pre res­pon­día con una fra­se bre­ve y apa­ren­te­men­te seca, pero ayu­dán­do­le en todo lo que podía. Esta­ba sobre­pa­sa­da de tra­ba­jo, pero siem­pre esta­ba en su pues­to.

Siem­pre en su pues­to pero sin inten­tar des­ta­car. No le gus­ta­ba ser el cen­tro de aten­ción. Sus preo­cu­pa­cio­nes no eran para con ella mis­ma sino para la cau­sa.

Por la noble y que­ri­da cau­sa del comu­nis­mo, Yele­na Sta­so­va sufrió el exi­lio y la pri­sión en las cár­ce­les zaris­tas, y su salud que­dó que­bran­ta­da… En el nom­bre de la cau­sa se vol­vió eva­si­va, tan dura como el ace­ro. Pero hacia los sufri­mien­tos de sus cama­ra­das, des­ple­ga­ba una sen­si­bi­li­dad y recep­ti­vi­dad que solo se encuen­tran en una mujer con un cora­zón cáli­do y noble.

Klavdia Nikolayeva y Konkordia Samoilova

Klav­dia Niko­la­ye­va era una obre­ra de orí­ge­nes muy humil­des. Se unió a los bol­che­vi­ques tem­pra­na­men­te en 1908, en los años de la reac­ción, y había sopor­ta­do el exi­lio y la pri­sión… En 1917 regre­só a Petro­gra­do y se con­vir­tió en el cora­zón de la pri­me­ra revis­ta para las muje­res tra­ba­ja­do­ras, Kom­mu­nist­ka. Era toda­vía joven, lle­na de fue­go e impa­cien­cia. Pero sos­tu­vo la ban­de­ra fir­me­men­te, y con auda­cia decla­ró que las obre­ras, las espo­sas de los sol­da­dos y las cam­pe­si­nas debían ser atraí­das al par­ti­do. ¡Muje­res, al tra­ba­jo! ¡A la defen­sa de los soviets y del comu­nis­mo!

Habla­ba en las reunio­nes, aun ner­vio­sa e inse­gu­ra de sí, pero atraía a otros a seguir­la. Era una de aque­llas per­so­nas que sos­te­nían sobre sus hom­bros todas las difi­cul­ta­des que impli­ca­ba pre­pa­rar el camino para la amplia par­ti­ci­pa­ción masi­va de las muje­res en la revo­lu­ción; una de las que pelea­ron en dos fren­tes, por los soviets y el comu­nis­mo, y al mis­mo tiem­po por la eman­ci­pa­ción de las muje­res. Los nom­bres de Klav­dia Niko­la­ye­va y Kon­kor­dia Samoi­lo­va, que murió del cóle­ra en su pues­to revo­lu­cio­na­rio en 1921, están liga­dos en for­ma indi­so­lu­ble con los pri­me­ros y más difí­ci­les pasos toma­dos por el movi­mien­to de las muje­res tra­ba­ja­do­ras, par­ti­cu­lar­men­te en Petro­gra­do. Kon­kor­dia Samoi­lo­va fue una tra­ba­ja­do­ra del par­ti­do de una gene­ro­si­dad sin pre­ce­den­tes, una mag­ní­fi­ca, metó­di­ca ora­do­ra que sabía cómo ganar los cora­zo­nes de las obre­ras. Las que tra­ba­ja­ron a su lado la recor­da­rán por mucho tiem­po. Era sim­ple en sus moda­les, en su ves­ti­men­ta, seria en la eje­cu­ción de las deci­sio­nes, estric­ta, tan­to con­si­go mis­ma como con los otros.

Inessa Armand

Par­ti­cu­lar­men­te impac­tan­te es la figu­ra de Ines­sa Armand10. Fue encar­ga­da de un tra­ba­jo de par­ti­do muy impor­tan­te en la pre­pa­ra­ción de la Revo­lu­ción de Octu­bre, y con­tri­bu­yó con muchas ideas crea­ti­vas al tra­ba­jo que debía rea­li­zar­se entre las muje­res. Con su femi­ni­dad y gen­ti­le­za de moda­les, Ines­sa Armand era ina­mo­vi­ble en sus con­vic­cio­nes y capaz de defen­der lo que creía correc­to, inclu­so cuan­do se enfren­ta­ba a gran­des opo­nen­tes. Tras la revo­lu­ción, Ines­sa Armand se dedi­có total­men­te a la orga­ni­za­ción del amplio movi­mien­to de muje­res tra­ba­ja­do­ras. La con­fe­ren­cia de dele­ga­das es una de sus crea­cio­nes.

Varvara Nikolayevna Yakovleva

Un enor­me tra­ba­jo fue rea­li­za­do por Var­va­ra Niko­la­yev­na Yako­vle­va11 duran­te los difí­ci­les y deci­si­vos días de la Revo­lu­ción de Octu­bre en Mos­cú. En el cam­po de bata­lla de las barri­ca­das mos­tró una reso­lu­ción dig­na de un líder de cuar­tel del par­ti­do… Varios cama­ra­das dije­ron enton­ces que su reso­lu­ción y fir­me cora­je die­ron valor a las per­so­nas que duda­ban e ins­pi­ra­ron a las que habían per­di­do espe­ran­zas. «¡Ade­lan­te!»: hacia la vic­to­ria.

Muchas otras mujeres

Mien­tras se reme­mo­ra a las muje­res que for­ma­ron par­te de la Gran Revo­lu­ción de Octu­bre, más y más nom­bres y ros­tros salen de la memo­ria como por arte de magia. ¿Podría­mos no hon­rar hoy la memo­ria de Vera Sluts­ka­ya, quien tra­ba­jó desin­te­re­sa­da­men­te en la pre­pa­ra­ción de la revo­lu­ción y fue ase­si­na­da por los cosa­cos en el pri­mer Fren­te Rojo cer­ca de Petro­gra­do?

¿Podría­mos olvi­dar a Yev­ge­nia Bosh, con su tem­pe­ra­men­to apa­sio­na­do, siem­pre lis­to para la bata­lla?

Tam­bién murió en su pues­to revo­lu­cio­na­rio.

¿Podría­mos omi­tir men­cio­nar aquí dos nom­bres cer­ca­na­men­te conec­ta­dos con la vida y la acti­vi­dad de V.I. Lenin, sus dos her­ma­nas y cama­ra­das en armas Anna Ili­nich­na Yeli­za­ro­va12 y Maria Ili­nich­na Ulya­no­va13? ¿Y la cama­ra­da Var­ya, de los talle­res del ferro­ca­rril en Mos­cú, siem­pre vivaz, siem­pre con pri­sa? ¿Y Fyo­do­ro­va, la tra­ba­ja­do­ra tex­til de Petro­gra­do, con su agra­da­ble ros­tro son­rien­te y su teme­ri­dad cuan­do acu­día a luchar en las barri­ca­das?

Es impo­si­ble enu­me­rar­las a todas, ¿y cuán­tas per­ma­ne­cen sin nom­bre? Las heroí­nas de la Revo­lu­ción de Octu­bre fue­ron un ejér­ci­to com­ple­to, y aun­que sus nom­bres pue­dan ser olvi­da­dos, su entre­ga vive en la mis­ma vic­to­ria de esa revo­lu­ción, en todos los logros y ganan­cias que aho­ra dis­fru­tan las muje­res tra­ba­ja­do­ras en la Unión Sovié­ti­ca.

Es un hecho cla­ro e incon­tro­ver­ti­ble que, sin la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res, la Revo­lu­ción de Octu­bre no hubie­se podi­do traer la ban­de­ra roja a la vic­to­ria ¡Glo­ria a las tra­ba­ja­do­ras que mar­cha­ron bajo esa divi­sa roja duran­te la Revo­lu­ción de Octu­bre! ¡Glo­ria a la Revo­lu­ción de Octu­bre que libe­ró a las muje­res!

Pri­me­ra publi­ca­ción: en Zhensky zhur­nal (El Dia­rio de las Muje­res), no. 11, noviem­bre de 1927, pp. 2–3.

  1. El Ejér­ci­to Rojo fue crea­do por el Esta­do obre­ro para la defen­sa de la revo­lu­ción.
  2. Kerensky, Ale­xan­der (1881−1970): social-revo­lu­cio­na­rio ruso. Tras la Revo­lu­ción de Febre­ro fue Minis­tro de Jus­ti­cia, Gue­rra y Mari­na, y des­de julio has­ta la Revo­lu­ción de Octu­bre, jefe del Gobierno Pro­vi­sio­nal. En 1918 huyó al extran­je­ro.
  3. Pala­cio de Gát­chi­na, al sur de Petro­gra­do.
  4. Qui­zá la auto­ra del artícu­lo se refie­ra a que es más visi­ble y recor­da­da la par­ti­ci­pa­ción de los hom­bres en la revo­lu­ción que la de las muje­res (N. de T.).
  5. Nadej­da Krups­ka­ya: nació en San Peters­bur­go en 1869, y mien­tras cur­sa­ba en el Cole­gio de Muje­res se adhi­rió a un círcu­lo mar­xis­ta y for­mó a los obre­ros en las ideas socia­lis­tas. A los 25 años se casó con Lenin. Poco des­pués fue arres­ta­da por sus acti­vi­da­des revo­lu­cio­na­rias y, jun­to con el diri­gen­te bol­che­vi­que, fue envia­da al exi­lio, don­de escri­bió su pri­mer libro, La Mujer Tra­ba­ja­do­ra. Cuan­do la revo­lu­ción se encen­dió en 1905 regre­só a Rusia como secre­ta­ria del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Bol­che­vi­que. En 1914 par­ti­ci­pó de la redac­ción del perió­di­co Rabot­nit­sa (La obre­ra), y en 1915 inte­gró la dele­ga­ción rusa a la III Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal de Muje­res Socia­lis­tas, orga­ni­za­da por Cla­ra Zet­kin, que se pro­nun­ció con­tra la gue­rra impe­ria­lis­ta. Con sus cono­ci­mien­tos sobre edu­ca­ción cola­bo­ró en la Revo­lu­ción Rusa de 1917: ape­nas toma­do el poder, fue nom­bra­da Comi­sa­ria de Edu­ca­ción, un car­go equi­va­len­te al de minis­tro. Des­de allí pro­mul­gó las leyes edu­ca­ti­vas del nue­vo Esta­do obre­ro, pro­pi­ció las cam­pa­ñas de alfa­be­ti­za­ción, puso en pie nume­ro­sas ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les y desa­rro­lló la biblio­te­co­lo­gía.
  6. Yele­na Dimi­triev­na Sta­so­va (1873−1966): se unió a las filas del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta ruso en 1898. Como secre­ta­ria per­so­nal de Lenin, fue exi­lia­da a Libe­ria de 1913 a 1916.
  7. Pala­cio de Táu­ri­de, en Petro­gra­do.
  8. Matil­de Kshe­sins­ka­ya fue una famo­sa bai­la­ri­na aman­te del últi­mo zar. Duran­te la revo­lu­ción, las masas insu­rrec­tas toma­ron su pala­cio.
  9. El Ins­ti­tu­to Smolny era un anti­guo cole­gio aris­to­crá­ti­co de seño­ri­tas trans­for­ma­do en cen­tro de ope­ra­cio­nes de la insu­rrec­ción.
  10. Ines­sa Armand (1875−1920): se une al Par­ti­do Bol­che­vi­que en 1904, emi­gra en 1909 y se con­vier­te en ami­ga per­so­nal de Lenin en el exi­lio. Repre­sen­ta a los bol­che­vi­ques en Bru­se­las en 1914, en Zim­mer­wald y en Kient­hal. A su retorno a Rusia, en 1917, tra­ba­ja en la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta y mue­re en 1920, víc­ti­ma del cóle­ra.
  11. Var­va­ra Niko­la­yev­na Yako­vle­va (1884–1944?): anti­gua mili­tan­te bol­che­vi­que, se unió al par­ti­do en 1904. Duran­te la dis­cu­sión sobre los sin­di­ca­tos (1920−1921) apo­yó a Buja­rin. En 1923 fue una de las fir­man­tes de la Car­ta de los 46; en octu­bre de 1923 apo­yó el pro­gra­ma de demo­cra­ti­za­ción del par­ti­do desa­rro­lla­do por Trotsky. Des­pués del ter­cer jui­cio de Mos­cú, en 1937, fue sen­ten­cia­da a vein­te años de cár­cel. Se supo­ne que fue fusi­la­da en 1941 o 1944.
  12. Anna Ilyi­nich­na Yeli­za­ro­va (1864−1935): miem­bro del con­se­jo edi­to­rial del perió­di­co Rabot­nit­sa (La obre­ra).
  13. Maria Ili­nich­na Ulya­no­va (1878−1937): mili­tan­te bol­che­vi­que, miem­bro del Soviet, tra­ba­jó en Iskra, miem­bro del con­se­jo edi­to­rial de Prav­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: