Infor­me sobre una inves­ti­ga­ción del movi­mien­to cam­pe­sino en Junan

[next­pa­ge title=«La impor­tan­cia del pro­ble­ma campesino»]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

La impor­tan­cia del pro­ble­ma campesino

En mi recien­te via­je a Junán1, he inves­ti­ga­do sobre el terreno la situa­ción de cin­co dis­tri­tos2: Siang­tan, Siang­siang, Jengshan, Liling y Changshá. Duran­te trein­ta y dos días, del 4 de enero al 5 de febre­ro, en las aldeas y capi­ta­les de dis­tri­to, reu­ní en con­fe­ren­cias de inves­ti­ga­ción a cam­pe­si­nos con expe­rien­cia y cama­ra­das dedi­ca­dos al movi­mien­to cam­pe­sino y escu­ché aten­ta­men­te sus infor­ma­cio­nes, lo que me per­mi­tió reco­ger abun­dan­te mate­rial. Muchos de los cómos y por­qués del movi­mien­to cam­pe­sino resul­ta­ron ser exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que yo había oído decir a los shenshi en Jan­kou y Changshá. Vi y oí muchas cosas sor­pren­den­tes, de las que has­ta ese momen­to no esta­ba ente­ra­do. Creo que cosas seme­jan­tes ocu­rren tam­bién en muchos otros luga­res. Hay que poner tér­mino inme­dia­ta­men­te a todo comen­ta­rio con­tra el movi­mien­to cam­pe­sino y corre­gir cuan­to antes todas las medi­das erró­neas que res­pec­to a él han toma­do las auto­ri­da­des revo­lu­cio­na­rias. Sólo así se pue­de con­tri­buir al desa­rro­llo futu­ro de la revo­lu­ción. Pues el actual ascen­so del movi­mien­to cam­pe­sino es un acon­te­ci­mien­to gran­dio­so. Den­tro de poco, cen­te­na­res de millo­nes de cam­pe­si­nos en las pro­vin­cias del cen­tro, el sur y el nor­te de Chi­na se levan­ta­rán como una tem­pes­tad, un hura­cán, con una fuer­za tan impe­tuo­sa y vio­len­ta que nada, por pode­ro­so que sea, los podrá con­te­ner. Rom­pe­rán todas las tra­bas y se lan­za­rán por el camino de la libe­ra­ción. Sepul­ta­rán a todos los impe­ria­lis­tas, cau­di­llos mili­ta­res, fun­cio­na­rios corrup­tos, dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos. Todos los par­ti­dos y cama­ra­das revo­lu­cio­na­rios serán some­ti­dos a prue­ba ante los cam­pe­si­nos y ten­drán que deci­dir a qué lado colo­car­se. ¿Poner­se al fren­te de ellos y diri­gir­los? ¿Que­dar­se a su zaga ges­ti­cu­lan­do y cri­ti­cán­do­los? ¿Salir­les al paso y com­ba­tir­los? Cada chino es libre de optar entre estas tres alter­na­ti­vas, sólo que los acon­te­ci­mien­tos le obli­ga­rán a ele­gir rápidamente.

[next­pa­ge title=»¡Organizarse!»]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

¡Orga­ni­zar­se!

Por lo que res­pec­ta a los dis­tri­tos del cen­tro y del Sur de Junán, don­de el movi­mien­to cam­pe­sino ha toma­do fuer­za, el desa­rro­llo de éste se pue­de divi­dir, a gran­des ras­gos, en dos perío­dos. El pri­me­ro, com­pren­di­do entre enero y sep­tiem­bre del año pasa­do, fue un perío­do de orga­ni­za­ción. Den­tro de ese perío­do, los meses de enero a junio cons­ti­tu­ye­ron una fase de acti­vi­dad clan­des­ti­na y los de julio a sep­tiem­bre, cuan­do el ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio expul­só a Chao Jeng-ti3, una fase de acti­vi­dad abier­ta. En ese perío­do, las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas no con­ta­ban con más de tres­cien­tos o cua­tro­cien­tos mil miem­bros, las masas bajo su direc­ción inme­dia­ta suma­ban poco más de un millón de per­so­nas, ape­nas si había lucha en el cam­po, y, por con­si­guien­te, en los demás sec­to­res de la pobla­ción casi no se cri­ti­ca­ba a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas. Debi­do a que sus miem­bros ser­vían como guías, explo­ra­do­res o car­ga­do­res para el ejér­ci­to de la Expe­di­ción al nor­te, ocu­rría inclu­so que ofi­cia­les de este ejér­ci­to habla­ban en tér­mi­nos favo­ra­bles de esas aso­cia­cio­nes. El segun­do perío­do, com­pren­di­do entre octu­bre del año pasa­do y enero de este año, fue un perío­do de acción revo­lu­cio­na­ria. El núme­ro de miem­bros de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas aumen­tó ver­ti­gi­no­sa­men­te a los dos millo­nes, y las masas bajo su direc­ción inme­dia­ta ascen­die­ron a diez millo­nes. Ya que los cam­pe­si­nos, al ingre­sar en las aso­cia­cio­nes, gene­ral­men­te ins­cri­ben sólo un nom­bre por fami­lia, a los dos millo­nes de miem­bros corres­pon­de una masa de unos diez millo­nes. Casi la mitad de los cam­pe­si­nos de Junán ya están orga­ni­za­dos. Y en dis­tri­tos como Siang­tan, Siang­siang, Liu­yang, Changshá, Liling, Ning­siang, Ping­chiang, Siang­yin, Jengshan, Jeng­yang, Lei­yang, Chen­sien y Anjua, casi todos los cam­pe­si­nos han ingre­sa­do en aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas o se encuen­tran bajo su direc­ción. Con­tan­do con orga­ni­za­cio­nes tan amplias, los cam­pe­si­nos entra­ron inme­dia­ta­men­te en acción y, en el tér­mino de cua­tro meses, rea­li­za­ron en el cam­po una gran revo­lu­ción nun­ca vis­ta en la historia. 

[next­pa­ge title=»¡Abajo los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos! ¡Todo el poder a las aso­cia­cio­nes campesinas! »]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

¡Aba­jo los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos! ¡Todo el poder a las aso­cia­cio­nes campesinas! 

Los cam­pe­si­nos diri­gen su ata­que prin­ci­pal con­tra los dés­po­tas loca­les, shenshi mal­va­dos y terra­te­nien­tes sin ley, y de paso ata­can las ideas e ins­ti­tu­cio­nes patriar­ca­les, a los fun­cio­na­rios corrup­tos de la ciu­dad y las malas cos­tum­bres en el cam­po. Por su poten­cia y su ímpe­tu, este ata­que es como una tem­pes­tad; quie­nes se incli­nan ante él sobre­vi­ven, y quie­nes le opo­nen resis­ten­cia sucum­ben. Como resul­ta­do, los pri­vi­le­gios mile­na­rios de los terra­te­nien­tes feu­da­les caen hechos añi­cos, y toda su dig­ni­dad y arro­gan­cia son arras­tra­das por el sue­lo. Derro­ca­do el poder de los terra­te­nien­tes, las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas han pasa­do a ser los úni­cos órga­nos de poder, y se ha hecho reali­dad la con­sig­na de «¡Todo el poder a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas!». Las aso­cia­cio­nes son con­sul­ta­das has­ta por peque­ñe­ces tales como una dispu­ta entre mari­do y mujer. Nin­gún asun­to se arre­gla sin la pre­sen­cia de la gen­te de la aso­cia­ción. Todo en el cam­po está prác­ti­ca­men­te bajo el dic­ta­do de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, que efec­ti­va­men­te «cum­plen lo que dicen». A los que están fue­ra, sólo se les per­mi­te hablar bien de las aso­cia­cio­nes, y no se les deja decir nada malo de ellas. Los dés­po­tas loca­les, shenshi mal­va­dos y terra­te­nien­tes sin ley están pri­va­dos de todo dere­cho a hablar, y nin­guno se atre­ve siquie­ra a mur­mu­rar media pala­bra en con­tra. Ante el pode­río de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos más impor­tan­tes han hui­do a Shanghai; los de segun­da cate­go­ría, a Jan­kou; los de ter­ce­ra, a Changshá; los de cuar­ta, a la capi­ta­les de dis­tri­to, y los de quin­ta cate­go­ría para aba­jo han teni­do que ren­dir­se en las aldeas a las aso­cia­cio­nes campesinas. 

«Aquí tie­nen diez yua­nes; por favor, déjen­me entrar en la aso­cia­ción», implo­ra el shenshi mal­va­do de poca mon­ta. «¡Mal­di­ta la fal­ta que nos hace tu cochino dine­ro!», le repli­can los campesinos.

Muchos terra­te­nien­tes media­nos y peque­ños, cam­pe­si­nos ricos y has­ta cam­pe­si­nos medios que antes se opo­nían a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, aho­ra tra­tan en vano de ingre­sar en ellas. En los diver­so luga­res que visi­té, encon­tré a menu­do gen­te así, que me supli­ca­ba: «Por favor, señor miem­bro de comi­té, usted que vie­ne de la capi­tal pro­vin­cial, ¡res­pon­da por mí!».

En tiem­pos de la dinas­tía Ching, las auto­ri­da­des loca­les tenían para el cen­so dos regis­tros: el regu­lar y «el otro»; el pri­me­ro para la gen­te de bien y el segun­do para los ban­di­dos, ladro­nes y demás; ele­men­tos noci­vos. Y aho­ra, en algu­nos luga­res, los cam­pe­si­nos se valen de esto para inti­mi­dar a los que en un comien­zo esta­ban en con­tra de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, dicien­do: «¡A ins­cri­bir­los en el otro registro!». 

Teme­ro­sas de ver­se ins­cri­tas en el «otro regis­tro», esas per­so­nas hacen todos los esfuer­zos ima­gi­na­bles por ingre­sar en las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, y no se tran­qui­li­zan has­ta que ven sus nom­bres ano­ta­dos en el regis­tro de los miem­bros. Pero, como a menu­do reci­ben el recha­zo cate­gó­ri­co de las aso­cia­cio­nes, viven cons­tan­te­men­te con el alma en un hilo. Vien­do cerra­das las puer­tas de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, se sien­ten como parias, o, según se dice en el cam­po, «meros tras­tos». En una pala­bra, las lla­ma­das «pan­di­llas de cam­pe­si­nos», que hace cua­tro meses eran des­pre­cia­das, se han con­ver­ti­da aho­ra en ins­ti­tu­cio­nes suma­men­te hono­ra­bles. Todos los que en el pasa­do se pos­tra­ban ante el poder de los shenshi lo hacen aho­ra ante el poder de los cam­pe­si­nos. No hay quien no reco­noz­ca que el mes de octu­bre del año pasa­do mar­ca la fron­te­ra entre dos mundos. 

[next­pa­ge title=»«¡Muy mal!» y «¡Muy bien!»»]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

«¡Muy mal!» y «¡Muy bien!»

La rebe­lión de los cam­pe­si­nos ha tur­ba­do el dul­ce sue­ño de los shenshi. En cuan­to las noti­cias del cam­po alcan­za­ron a las ciu­da­des, levan­ta­ron un tre­men­do albo­ro­to entre los shenshi de allí. Lle­ga­do a Changshá, me encon­tré con toda cla­se de gen­te y oí muchos comen­ta­rios calle­je­ros. Des­de las capas socia­les medias para arri­ba has­ta el ala dere­cha del Kuo­min­tang, no hay nadie que no resu­ma todo lo suce­di­do en una sola expre­sión: «¡Muy mal!». Bajo el impac­to de la atmós­fe­ra crea­da en toda la ciu­dad por los rumo­res de los que gri­tan «¡Muy mal!», inclu­so per­so­nas bas­tan­te revo­lu­cio­na­rias, cerran­do los ojos e ima­gi­nán­do­se lo que pasa en el cam­po, se sien­ten des­mo­ra­li­za­das e inca­pa­ces de negar que aque­llo va «mal». Inclu­so gen­te muy pro­gre­sis­ta se limi­ta a decir: «Aun­que va mal, resul­ta inevi­ta­ble en el cur­so de la revo­lu­ción». En resu­men, a nadie le pare­ce posi­ble negar rotun­da­men­te la pala­bra «mal». Pero, como que­da dicho más arri­ba, la reali­dad es que las gran­des masas cam­pe­si­nas se han alza­do para cum­plir su misión his­tó­ri­ca, que las fuer­zas demo­crá­ti­cas del cam­po se han levan­ta­do para derri­bar a las fuer­zas feu­da­les rura­les. La cla­se patriar­co-feu­dal de los dés­po­tas loca­les, shenshi mal­va­dos y terra­te­nien­tes sin ley, cons­ti­tu­ye la base de la auto­cra­cia mile­na­ria y es la pie­dra angu­lar de los impe­ria­lis­tas, cau­di­llos mili­ta­res y fun­cio­na­rios corrup­tos. Derri­bar a estas fuer­zas feu­da­les es el ver­da­de­ro obje­ti­vo de la revo­lu­ción nacio­nal. En unos pocos meses, los cam­pe­si­nos han rea­li­za­do lo que el Dr. Sun Yat-sen qui­so pero no logró cum­plir en los cua­ren­ta años que con­sa­gró a la revo­lu­ción nacio­nal. Esta es una proeza extra­or­di­na­ria nun­ca rea­li­za­da, ni en cua­ren­ta años ni en mile­nios. Está muy bien. No está «mal» en abso­lu­to, ni mucho menos «muy mal». A todas luces, «muy mal» es la teo­ría que, en defen­sa de los intere­ses de los terra­te­nien­tes, com­ba­te el levan­ta­mien­to de los cam­pe­si­nos; es evi­den­te­men­te la teo­ría de la cla­se terra­te­nien­te que pro­cu­ra man­te­ner el vie­jo orden feu­dal e impe­dir el esta­ble­ci­mien­to de un nue­vo orden demo­crá­ti­co, es mani­fies­ta­men­te una teo­ría con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria. Nin­gún cama­ra­da revo­lu­cio­na­rio debe hacer­se eco de tal dis­pa­ra­te. Quien ten­ga arrai­ga­das con­cep­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y vaya algu­na vez al cam­po y vea lo que allí suce­de, segu­ro que se sen­ti­rá más ale­gre de lo que nun­ca ha esta­do. Millo­nes de escla­vos, los cam­pe­si­nos, están derri­ban­do a sus enemi­gos, los devo­ra­do­res de hom­bres. Lo que hacen los cam­pe­si­nos es per­fec­ta­men­te jus­to, y ¡lo hacen muy bien! «Muy bien» es la teo­ría de los cam­pe­si­nos y de los demás revo­lu­cio­na­rios. Todos los cama­ra­das revo­lu­cio­na­rios deben com­pren­der que la revo­lu­ción nacio­nal exi­ge una gran trans­for­ma­ción en el cam­po. La Revo­lu­ción de 19114 no lle­vó a cabo esta trans­for­ma­ción, y por eso fra­ca­só. Aho­ra sí que se está pro­du­cien­do esta trans­for­ma­ción, la cual cons­ti­tu­ye un impor­tan­te fac­tor para dar cima a la revo­lu­ción. Todos los cama­ra­das revo­lu­cio­na­rios deben apo­yar esta trans­for­ma­ción; de lo con­tra­rio, esta­rán adop­tan­do la posi­ción de la contrarrevolución. 

[next­pa­ge title=«Los lla­ma­dos «exce­sos»»]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

Los lla­ma­dos «exce­sos»

Hay otros que opi­nan: «Cier­to que las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­na son nece­sa­rias, pero están come­tien­do dema­sia­dos exce­sos». Así razo­nan los que man­tie­nen una posi­ción inter­me­dia. Pero, ¿qué ocu­rre en reali­dad? Es ver­dad que en las aldeas los cam­pe­si­nos «se han des­man­da­do» has­ta cier­to pun­to. Las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, que gozan de auto­ri­dad supre­ma, no dejan ni abrir la boca a los terra­te­nien­tes y redu­cen a pol­vo su pres­ti­gio. Todo esto vie­ne a ser como si des­pués de derri­bar­los por tie­rra les pusie­ran el pie enci­ma. Los cam­pe­si­nos ame­na­zan a los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­do dicien­do: «¡Te vamos a ano­tar en el otro regis­tro!». Les impo­nen mul­tas, los car­gan de con­tri­bu­cio­nes y des­tru­yen sus palan­queen. Irrum­pen en masa en las casas de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos que se opo­nen a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, degüe­llan su cer­dos y con­su­men sus cerea­les. Se per­mi­ten inclu­so arre­lla­nar­se un momen­to en los lujo­sos lechos de sus hijas y nue­ras. A la menor pro­vo­ca­ción, efec­túan arres­tos, colo­can cucu­ru­chos de papel a los arres­ta­dos y los hacen des­fi­lar por las aldeas, dicién­do­les: «¡Aho­ra sí que nos vas a cono­cer bien, shenshi mal­va­do!». Hacien­do cuan­to les vie­ne en gana y vol­vien­do todo patas arri­ba, han crea­do una espe­cie de terror en el cam­po. Eso es lo que algu­nos lla­man come­ter «exce­sos», «sobre­pa­sar los lími­tes jus­tos al corre­gir un error», «come­ter actos abu­si­vos». Tales opi­nio­nes pare­cen razo­na­bles, pero en reali­dad son tam­bién erró­neas. En pri­mer lugar, son los pro­pios dés­po­tas loca­les, shenshi mal­va­dos y terra­te­nien­tes sin ley quie­nes han for­za­do a los cam­pe­si­nos a actuar así. Por siglos, se han apro­ve­cha­do de su poder para tira­ni­zar y piso­tear a los cam­pe­si­nos; de ahí que éstos hayan reac­cio­na­do tan enér­gi­ca­men­te. Las rebe­lio­nes más vio­len­tas y los des­ór­de­nes más gra­ves han teni­do lugar inva­ria­ble­men­te allí don­de los dés­po­tas loca­les, shenshi mal­va­dos y terra­te­nien­tes sin ley habían per­pe­tra­do los peo­res ultra­jes. La mira­da de los cam­pe­si­nos es pene­tran­te. Se dan per­fec­ta cuen­ta de quién es malo y quién no lo es, quién es el peor y quién no es tan per­ver­so, quién mere­ce seve­ro cas­ti­go y quién tra­to cle­men­te, y muy rara vez el cas­ti­go no corres­pon­de al cri­men. En segun­do lugar, hacer la revo­lu­ción no es ofre­cer un ban­que­te, ni escri­bir una obra, ni pin­tar un cua­dro o hacer un bor­da­do; no pue­de ser tan ele­gan­te, tan tran­qui­la y deli­ca­da, tan apa­ci­ble, ama­ble, cor­tés, mode­ra­da y mag­ná­ni­ma. Una revo­lu­ción es una insu­rrec­ción, es un acto de vio­len­cia median­te el cual una cla­se derro­ca a otra. La revo­lu­ción en el cam­po es una revo­lu­ción median­te la cual el cam­pe­si­na­do derro­ca el poder de la cla­se terra­te­nien­te feu­dal. Sin recu­rrir a la máxi­ma fuer­za, el cam­pe­si­na­do jamás logra­ría derro­car el poder de los terra­te­nien­tes, pro­fun­da­men­te arrai­ga­do a tra­vés de los mile­nios. El cam­po nece­si­ta de un pode­ro­so auge revo­lu­cio­na­rio, pues sólo éste pue­de agi­tar a los millo­nes y millo­nes de cam­pe­si­nos y con­ver­tir­los en una gran fuer­za. Los «exce­sos» arri­ba men­cio­na­dos son pre­ci­sa­men­te pro­duc­to de la fuer­za de los cam­pe­si­nos des­per­ta­da por el pode­ro­so auge revo­lu­cio­na­rio en las zonas rura­les. Estos «exce­sos» son suma­men­te nece­sa­rios en el segun­do perío­do del movi­mien­to cam­pe­sino, el de acción revo­lu­cio­na­ria. En este perío­do, es impres­cin­di­ble impo­ner la auto­ri­dad abso­lu­ta de los cam­pe­si­nos, prohi­bir toda crí­ti­ca malé­vo­la a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, derro­car todo el poder de los shenshi, derri­bar­los por tie­rra e, inclu­so, poner­les el pie enci­ma. Los lla­ma­dos «exce­sos» en este segun­do perío­do tie­nen todos un sig­ni­fi­ca­do revo­lu­cio­na­rio. Para decir­lo con toda fran­que­za, en todas las aldeas se nece­si­ta un bre­ve perío­do de terror. De lo con­tra­rio, resul­ta abso­lu­ta­men­te impo­si­ble aplas­tar las acti­vi­da­des de los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios en el cam­po y derro­car el poder de los shenshi. Para corre­gir un error, hay que sobre­pa­sar los lími­tes jus­tos; de otra mane­ra, el error no será corre­gi­do5. Los que cri­ti­can los «exce­sos» apa­ren­te­men­te se dife­ren­cian de los que gri­tan «¡Muy mal!», pero en el fon­do unos y otros com­par­ten el mis­mo pun­to de vis­ta y sos­tie­nen la mis­ma teo­ría de los terra­te­nien­tes, que defien­den los intere­ses de las cla­ses pri­vi­le­gia­das. No pode­mos dejar de com­ba­tir resuel­ta­men­te esta teo­ría, que obs­ta­cu­li­za el ascen­so del movi­mien­to cam­pe­sino y, por con­si­guien­te, soca­va la revolución. 

[next­pa­ge title=«El lla­ma­do «movi­mien­to de la chusma»»]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

El lla­ma­do «movi­mien­to de la chusma»

El ala dere­cha del Kuo­min­tang afir­ma: «El movi­mien­to cam­pe­sino es un movi­mien­to de la chus­ma, de cam­pe­si­nos holgazanes».

Comen­ta­rios como éste se oyen con fre­cuen­cia en Changshá. Fui al cam­po y oí decir a los shenshi: «Está bien crear aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, pero los que aho­ra tra­ba­jan en ellas no sir­ven, ¡hay que reem­pla­zar­los!». En nada difie­re esta opi­nión de lo que dice el ala dere­cha del Kuo­min­tang. Tan­to los shenshi como el ala dere­cha de Kuo­min­tang dicen que está bien orga­ni­zar el movi­mien­to cam­pe­sino (como éste ha sur­gi­do ya, nadie se atre­ve a decir lo con­tra­rio), pero que la gen­te que lo diri­ge es inca­paz. Sien­ten par­ti­cu­lar odio hacia los encar­ga­dos de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas de base, y los til­dan de «chus­ma». En suma, todos los que en otros tiem­pos eran des­pre­cia­dos y arro­ja­dos al barro y piso­tea­dos por los shenshi y que no tenían un lugar en la socie­dad ni dere­cho a opi­nar, aho­ra han levan­ta­do la cabe­za. No sólo han levan­ta­do la cabe­za, sino que han toma­do el poder. Aho­ra son los due­ños de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas de los can­to­nes (el nivel más bajo) a las que han trans­for­ma­do en una fuer­za terri­ble. Levan­tan sus áspe­ras y enne­gre­ci­das manos y las ponen sobre la cabe­za de los shenshi. Atan a los shenshi mal­va­dos, les colo­can cucu­ru­chos de papel y los hacen des­fi­lar por las aldeas tirán­do­los de una soga (a esto se lla­ma en Siang­tanSiang­siang «hacer des­fi­lar por los pobla­dos» y en Liling «hacer des­fi­lar por los cam­pos»). A dia­rio macha­can los oídos de los shenshi con sus agrias e impla­ca­bles acu­sa­cio­nes. Los cam­pe­si­nos dic­tan órde­nes y lo diri­gen todo. Los que eran infe­rio­res a todos están aho­ra por enci­ma de todos, y por eso se afir­ma que «el mun­do se ha vuel­to patas arriba».

[next­pa­ge title=«La van­guar­dia de la revolución»]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

La van­guar­dia de la revolución

De dos enfo­ques opues­tos sobre una cosa o una per­so­na se deri­van dos apre­cia­cio­nes opues­tas. Bue­nos ejem­plos son apre­cia­cio­nes como «¡muy mal!» y «¡muy bien!», «chus­ma» y «van­guar­dia de la revolución».

Se ha seña­la­do más arri­ba que los cam­pe­si­nos han lle­va­do a cabo una obra revo­lu­cio­na­ria nun­ca antes rea­li­za­da y que han cum­pli­da una impor­tan­te labor para la revo­lu­ción nacio­nal. Pero ¿es que en esta gran obra revo­lu­cio­na­ria, en esta impor­tan­te labor revo­lu­cio­na­ria, han toma­do par­te todos los cam­pe­si­nos? No. Hay tres cate­go­rías de cam­pe­si­nos: ricos, medios y pobres. Como viven en dife­ren­tes con­di­cio­nes, tie­nen dife­ren­tes opi­nio­nes acer­ca de la revolución.

Duran­te el pri­mer perío­do, lo que los cam­pe­si­nos ricos habían oído decir era que el ejér­ci­to de la Expe­di­ción al Nor­te había sufri­do una aplas­tan­te derro­ta en Chiang­sí, y Chiang Kai-shek había sido heri­do en una pier­na6 y había regre­sa­do en avión a Kuang­tung7, que Wu Pei-fu8 había recu­pe­ra­do la ciu­dad de Yue­chou, y que las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas de nin­gún modo podrían man­te­ner­se por mucho tiem­po y los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo9 jamás pros­pe­ra­rían, pues nun­ca se había vis­to nada pare­ci­do. Y cuan­do un encar­ga­do (gene­ral­men­te uno de la «chus­ma») de la aso­cia­ción cam­pe­si­na can­to­nal se pre­sen­ta­ba, regis­tro en mano, en casa de un cam­pe­sino rico y le decía: «Le invi­ta­mos a afi­liar­se a la aso­cia­ción cam­pe­si­na», ¿qué le res­pon­día éste? Si se tra­ta­ba de un cam­pe­sino rico que tenía una acti­tud rela­ti­va­men­te bue­na, res­pon­día: «¿Aso­cia­ción cam­pe­si­na? He vivi­do aquí dece­nas de años tra­ba­jan­do mi tierra,y nun­ca he vis­to nada como eso, sin embar­go no me ha fal­ta­do qué echar a la olla. Mi con­se­jo es que no sigan en esto». Si se tra­ta­ba de un cam­pe­sino rico que adop­ta­ba una acti­tud fran­ca­men­te hos­til, res­pon­día: «¡Aso­cia­ción cam­pe­si­na! ¡La aso­cia­ción de los futu­ros deca­pi­ta­dos! ¡No metan a la gen­te en líos!». Pero, cosa asom­bro­sa, las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas lle­van ya varios meses de exis­ten­cia y has­ta han osa­do enfren­tar a los shenshi. Han dete­ni­do a los shenshi de las vecin­da­des que se nega­ban a entre­gar sus pipas de opio y los han hecho des­fi­lar por las aldeas. En las capi­ta­les de algu­nos dis­tri­tos, inclu­so se ha ajus­ti­cia­do a shenshi impor­tan­tes, entre ellos Yen Yung-chiu, de Siang­tan, y Yang Chi-tse, de Ning­siang. Para el ani­ver­sa­rio de la Revo­lu­ción de Octu­bre, el mitin anti­bri­tá­ni­co y las gran­des cele­bra­cio­nes de la vic­to­ria de la Expe­di­ción al Nor­te, unos diez mil cam­pe­si­nos por can­tón rea­li­za­ron mani­fes­ta­cio­nes de masas en impo­nen­tes colum­nas, lle­van­do ban­de­ras de todos tama­ños así como sus pér­ti­gas y aza­do­nes. Fue enton­ces cuan­do los cam­pe­si­nos ricos empe­za­ron a sen­tir­se per­ple­jos y alar­ma­dos. En las gran­des cele­bra­cio­nes de la vic­to­ria de la Expe­di­ción al Nor­te, se ente­ra­ron de que Chiu­chiang había sido toma­da, que Chiang Kai-shek no había sido heri­do en la pier­na y que en reali­dad Wu Pei-fu había sido derro­ta­do. Lo que es más, vie­ron cla­ra­men­te escri­tas en los «anun­cios rojos y ver­des» (car­te­les) con­sig­nas como «¡Wan­sui10 los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo!», «¡Wan­sui las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas!», «¡Wan­sui los cam­pe­si­nos!». «¿Cómo?», se pre­gun­ta­ron los cam­pe­si­nos ricos, muy per­ple­jos y alar­ma­dos, «¿los cam­pe­si­nos, wan­sui? ¿Es posi­ble que a esta gen­te se le diga wan­sui?». Fue así como las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas se sin­tie­ron due­ñas de la situa­ción. La gen­te de las aso­cia­cio­nes se puso a decir a los cam­pe­si­nos ricos: «¡Les apun­ta­re­mos en el otro regis­tro!» o «¡Den­tro de un mes, la cuo­ta de ingre­so será de diez yua­nes por per­so­na!». Sólo ante esta situa­ción, comen­za­ron los cam­pe­si­nos ricos a ingre­sar, poco a poco, en las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas11; algu­nos paga­ron por su ingre­so medio yuan o un yuan (en tan­to que la cuo­ta regu­lar no pasa­ba de cien wen12) y otros con­si­guie­ron ser admi­ti­dos sólo des­pués de haber logra­do que alguien inter­ce­die­ra en su favor. Pero aún que­da un buen núme­ro de recal­ci­tran­tes que has­ta aho­ra no han ingre­sa­do en las aso­cia­cio­nes. Al ingre­sar, los cam­pe­si­nos ricos ins­cri­ben gene­ral­men­te el nom­bre de un anciano de sesen­ta o seten­ta años de su fami­lia, por­que viven en cons­tan­te temor al «reclu­ta­mien­to». Des­pués de su ingre­so tam­po­co mues­tran inte­rés por rea­li­zar nin­gún tra­ba­jo para las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas. Per­ma­ne­cen siem­pre inactivos.

¿Y los cam­pe­si­nos medios? Su acti­tud es vaci­lan­te. Pien­san que la revo­lu­ción no les trae­rá mayo­res ven­ta­jas. Tie­nen arroz en sus ollas y nadie va a lla­mar a sus puer­tas en ple­na noche para recla­mar­les el pago de tal o cual deu­da. Juz­gan­do tam­bién las cosas según hayan exis­ti­do o no, se pre­gun­tan con el ceño frun­ci­do: «¿Podrá sos­te­ner­se la aso­cia­ción cam­pe­si­na?». «¿Pros­pe­ra­rán los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo?». Su con­clu­sión es: «¡Poco pro­ba­ble!». Se figu­ran que todo depen­de de la volun­tad celes­tial y pien­san: «¿Una aso­cia­ción cam­pe­si­na? Pero ¿quién sabe si esto agra­da­rá al Cie­lo?». En el pri­mer perío­do, cuan­do la gen­te de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas se pre­sen­ta­ba con el regis­tro en casa de los cam­pe­si­nos medios y les decía: «Les invi­ta­mos a ingre­sar en la aso­cia­ción cam­pe­si­na», ellos les con­tes­ta­ban: «¡No corre pri­sa!». Y no comen­za­ron a ingre­sar has­ta el segun­do perío­do, cuan­do las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas ya habían adqui­ri­do gran fuer­za. Den­tro de ellas se com­por­tan mejor que los cam­pe­si­nos ricos, pero por el momen­to no se mues­tran muy entu­sias­tas y pre­fie­ren con­ti­nuar a la expec­ta­ti­va. Es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio que las aso­cia­cio­nes pro­cu­ren el ingre­so de los cam­pe­si­nos medios y hagan más tra­ba­jo de escla­re­ci­mien­to entre ellos. 

Los cam­pe­si­nos pobres siem­pre han sido la fuer­za prin­ci­pal en la ardua lucha en el cam­po. Tan­to en la fase de acti­vi­dad clan­des­ti­na como en la de acti­vi­dad abier­ta, siem­pre han lucha­do con ener­gía. Son ellos los más dis­pues­tos a acep­tar la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta. Son enemi­gos jura­dos de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos y, sin la menor vaci­la­ción, asal­tan sus for­ta­le­zas. Dicen a los cam­pe­si­nos ricos: «Ya hace mucho que ingre­sa­mos en la aso­cia­ción cam­pe­si­na. ¿Por qué uste­des siguen vaci­lan­do?». Y los cam­pe­si­nos ricos les res­pon­den en tono bur­lón: «No tie­nen uste­des ni una teja enci­ma de la cabe­za, ni una pul­ga­da de tie­rra bajo los pies. ¡No van a ingre­sar en la aso­cia­ción cam­pe­si­na!». En efec­to, los cam­pe­si­nos pobres nada temen per­der. Muchos de ellos lite­ral­men­te «no tie­nen ni una teja enci­ma de la cabe­za, ni una pul­ga­da de tie­rra bajo los pies». ¿Qué les pue­de impe­dir afi­liar­se a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas? De acuer­do con la inves­ti­ga­ción rea­li­za­da en el dis­tri­to de Changshá, los cam­pe­si­nos pobres cons­ti­tu­yen el seten­ta por cien­to de la pobla­ción rural; los cam­pe­si­nos medios, el vein­te por cien­to; los terra­te­nien­tes y los cam­pe­si­nos ricos, el diez por cien­to. Este seten­ta por cien­to de la pobla­ción rural, los cam­pe­si­nos pobres, se divi­de, a su vez, en dos gru­pos: los indi­gen­tes13 y los rela­ti­va­men­te indi­gen­tes14. Los pri­me­ros cons­ti­tu­yen el vein­te por cien­to de la pobla­ción rural; son los que no poseen nada en abso­lu­to, es decir, los que no tie­nen ni tie­rra, ni fon­dos, ni medio alguno de sub­sis­ten­cia, y se ven obli­ga­dos a aban­do­nar sus hoga­res para enro­lar­se en el ejér­ci­to, tra­ba­jar de peo­nes con­tra­ta­dos o men­di­gar por los cami­nos. Los del segun­do gru­po cons­ti­tu­yen el cin­cuen­ta por cien­to de la pobla­ción rural; son los par­cial­men­te des­po­seí­dos, los que tie­nen un poco de tie­rra y algu­nos fon­dos, pero no alcan­zan a comer con lo que ganan y para quie­nes el año ente­ro trans­cu­rre en medio de la angus­tia y el tra­ba­jo ago­bia­dor; entre ellos figu­ran los obre­ros arte­sa­nos, los arren­da­ta­rios (excep­to los arren­da­ta­rios ricos) y los cam­pe­si­nos semi­pro­pie­ta­rios. La inmen­sa masa de los cam­pe­si­nos pobres, que repre­sen­ta el seten­ta por cien­to de la pobla­ción rural, es la colum­na ver­te­bral de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, la van­guar­dia en la lucha por el derro­ca­mien­to de las fuer­zas feu­da­les y los glo­rio­sos pio­ne­ros en el cum­pli­mien­to de la gran­dio­sa tarea revo­lu­cio­na­ria, que duran­te tan­tos años ha esta­do sin rea­li­zar. De no ser por la cla­se de los cam­pe­si­nos pobres (la «chus­ma», como les lla­man los shenshi), habría sido impo­si­ble crear la actual situa­ción revo­lu­cio­na­ria en el cam­po y no se podría derro­car a los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos y dar cima a la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca. Por ser los más revo­lu­cio­na­rios, los cam­pe­si­nos pobres han con­quis­ta­do la direc­ción de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas. Duran­te el pri­me­ro y el segun­do perío­dos, casi todos los pre­si­den­tes y miem­bros de los comi­tés de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas al nivel más bajo han sido cam­pe­si­nos pobres (de los encar­ga­dos de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas can­to­na­les en el dis­tri­to de Jengshan, un cin­cuen­ta por cien­to son cam­pe­si­nos indi­gen­tes; un cua­ren­ta por cien­to, cam­pe­si­nos rela­ti­va­men­te indi­gen­tes, y un diez por cien­to, inte­lec­tua­les pobres). Esta direc­ción de los cam­pe­si­nos pobres es abso­lu­ta­men­te nece­sa­ria. Sin los cam­pe­si­nos pobres, no hay revo­lu­ción. Negar su papel es negar la revo­lu­ción. Ata­car­los es ata­car a la revo­lu­ción. Ellos nun­ca se han equi­vo­ca­do en su orien­ta­ción revo­lu­cio­na­ria fun­da­men­tal. Han des­pres­ti­gia­do a los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos. Los han derri­ba­do a todos, gran­des y peque­ños, y les han pues­to el pie enci­ma. Sus nume­ro­sos actos en el perío­do de acción revo­lu­cio­na­ria, cali­fi­ca­dos de «exce­sos», han sido jus­ta­men­te lo que la revo­lu­ción nece­si­ta­ba. Algu­nas auto­ri­da­des, direc­cio­nes del Kuo­min­tang y aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas a nivel de dis­tri­to en Junán han come­ti­do una serie de erro­res. A peti­ción de los terra­te­nien­tes, inclu­so han envia­do sol­da­dos a dete­ner a encar­ga­dos de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas de nive­les infe­rio­res. Un con­si­de­ra­ble núme­ro de pre­si­den­tes y miem­bros de los comi­tés de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas can­to­na­les han sido encar­ce­la­dos en Jengshan y Siang­siang. Este es un error suma­men­te gra­ve, que esti­mu­la la arro­gan­cia de los reac­cio­na­rios. Para juz­gar si es o no un error bas­ta con ver cuán jubi­lo­sos se ponen los terra­te­nien­tes sin ley y cómo se espe­sa la atmós­fe­ra reac­cio­na­ria allí don­de se detie­ne al pre­si­den­te o a miem­bros del cam­pe­si­na­do. Debe­mos com­ba­tir todas las calum­nias con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias tales como «movi­mien­to de la chus­ma» y «movi­mien­to de cam­pe­si­nos hol­ga­za­nes» y, en par­ti­cu­lar, cui­dar de no rea­li­zar accio­nes erró­neas que ayu­den a los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos en sus ata­ques a la cla­se de los cam­pe­si­nos pobres. Aun­que entre los cam­pe­si­nos pobres que ocu­pan pues­tos diri­gen­tes en las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, algu­nos tenían efec­ti­va­men­te defec­tos, la mayo­ría de ellos ya se han corre­gi­do. Estos mis­mos­res­pon­sa­bles están prohi­bien­do enér­gi­ca­men­te los jue­gos de azar y liqui­dan­do el ban­do­le­ris­mo. Allí don­de la aso­cia­ción cam­pe­si­na es pode­ro­sa, los jue­gos de azar han sido prohi­bi­dos y han des­apa­re­ci­do total­men­te, y el ban­do­le­ris­mo se ha eli­mi­na­do. En algu­nos luga­res, es real­men­te cier­to que nadie se guar­da lo que encuen­tra en el camino y que no se atran­can las puer­tas por la noche. De acuer­do con la inves­ti­ga­ción efec­tua­da en Jengshan, el ochen­ta y cin­co por cien­to de los cam­pe­si­nos pobres que ocu­pan pues­tos diri­gen­tes han hecho gran­des pro­gre­sos, han pro­ba­do ser capa­ces y enér­gi­cos en su tra­ba­jo; sólo el cin­co por cien­to res­tan­te tie­nen toda­vía uno que otro mal hábi­to. A estos últi­mos se les pue­de lla­mar, a lo sumo, «una mino­ría de ele­men­tos poco sanos», pero es abso­lu­ta­men­te inad­mi­si­ble til­dar­los de «chus­ma» a todos en blo­que, hacien­do coro a los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos. El pro­ble­ma de la «mino­ría de ele­men­tos poco sanos» sólo pue­de resol­ver­se, bajo la con­sig­na de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas de for­ta­le­cer la dis­ci­pli­na, por medio de la pro­pa­gan­da entre las masas, la edu­ca­ción de dicha mino­ría y el refor­za­mien­to de la dis­ci­pli­na en las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas; en nin­gún caso se pue­de enviar arbi­tra­ria­men­te sol­da­dos a arres­tar gen­te, pues así se menos­ca­ba el pres­ti­gio de la cla­se de los cam­pe­si­nos pobres y se da alas a la arro­gan­cia de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos. Este pun­to requie­re par­ti­cu­lar atención.

[next­pa­ge title=«Catorce gran­des conquistas»]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

Cator­ce gran­des conquistas

En gene­ral, los que cen­su­ran a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas dicen que éstas han hecho muchas cosas malas. Ya he seña­la­do más arri­ba que los gol­pes ases­ta­dos por los cam­pe­si­nos a los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos son accio­nes com­ple­ta­men­te revo­lu­cio­na­rias y nada hay en ellas de cen­su­ra­ble. Son muchas las cosas que han hecho los cam­pe­si­nos, y a fin de res­pon­der a los ata­ques, debe­mos exa­mi­nar deta­lla­da­men­te todas sus accio­nes, una a una, y ver qué han hecho en reali­dad. He resu­mi­do y cla­si­fi­ca­do sus acti­vi­da­des de los últi­mos meses; bajo la direc­ción de sus aso­cia­cio­nes, los cam­pe­si­nos han logra­do, en total, las siguien­tes cator­ce gran­des conquistas: 

Orga­ni­za­ción de los cam­pe­si­nos en aso­cia­cio­nes campesinas

Esta es la pri­me­ra gran con­quis­ta de los cam­pe­si­nos. A este res­pec­to, ocu­pan el pri­mer lugar dis­tri­tos como Siang­tan, Siang­siang y Jengshan, don­de casi todos los cam­pe­si­nos están orga­ni­za­dos y ape­nas exis­te algún «rin­cón per­di­do» en el que no se hayan pues­to en movi­mien­to. El segun­do lugar lo ocu­pan dis­tri­tos como Yiyang y Jua­yung, don­de la mayo­ría de los cam­pe­si­nos están orga­ni­za­dos, pero un núme­ro redu­ci­do aún no lo están. Vie­nen en ter­cer lugar dis­tri­tos como Cheng­pu y Lin­gling, don­de sólo una mino­ría de los cam­pe­si­nos están orga­ni­za­dos mien­tras que la mayo­ría toda­vía no lo están. La par­te occi­den­tal de Junán ocu­pa el cuar­to lugar; a esta región, que se encuen­tra bajo el con­trol de Yuan Tsu-ming15, no ha lle­ga­do aún la pro­pa­gan­da sobre la aso­cia­ción cam­pe­si­na y, en muchos de sus dis­tri­tos, los cam­pe­si­nos no están en abso­lu­to orga­ni­za­dos. En gene­ral, los dis­tri­tos de la par­te cen­tral de Junán, con Changshá como cen­tro, son los más avan­za­dos; los de la par­te meri­dio­nal vie­nen en segun­do lugar y en la par­te occi­den­tal ape­nas empie­zan a orga­ni­zar­se. Según los datos reco­pi­la­dos en noviem­bre del año pasa­do por la Aso­cia­ción Cam­pe­si­na Pro­vin­cial de Junán, en 37 de los 75 dis­tri­tos de la pro­vin­cia se habían crea­do orga­ni­za­cio­nes con un total de 1.367.727 afi­lia­dos. De ellos, alre­de­dor de un millón se orga­ni­za­ron en octu­bre y noviem­bre del año pasa­do, cuan­do esta­ba en pleno ascen­so el pode­río de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, en tan­to que has­ta sep­tiem­bre el núme­ro de miem­bros no pasa­ba de tres­cien­tos o cua­tro­cien­tos mil. En diciem­bre y enero, el movi­mien­to cam­pe­sino con­ti­nuó su vigo­ro­so cre­ci­mien­to. Has­ta fina­les de enero, el núme­ro total de afi­lia­dos de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas había alcan­za­do por lo menos a los dos millo­nes. Como una fami­lia hace ins­cri­bir en gene­ral un solo nom­bre al ingre­sar en la aso­cia­ción cam­pe­si­na y cada fami­lia cons­ta en pro­me­dio de cin­co indi­vi­duos, las masas bajo la influen­cia de las aso­cia­cio­nes deben haber lle­ga­do a unos diez millo­nes de per­so­nas. Este ace­le­ra­do y sor­pren­den­te cre­ci­mien­to expli­ca por qué los dés­po­tas loca­les, shenshi mal­va­dos y fun­cio­na­rios corrup­tos han sido ais­la­dos, por qué la socie­dad con­tem­pla con estu­por que el mun­do actual es com­ple­ta­men­te dife­ren­te al del pasa­do y por qué se ha rea­li­za­do una gran revo­lu­ción en el cam­po. Esta es la pri­me­ra de las gran­des con­quis­tas alcan­za­das por los cam­pe­si­nos bajo la direc­ción de sus asociaciones. 

Gol­pes polí­ti­cos a los terratenientes

La pri­me­ra acción de los cam­pe­si­nos des­pués de esta­ble­cer su orga­ni­za­ción, con­sis­te en redu­cir a pol­vo el pres­ti­gio y auto­ri­dad polí­ti­cos de la cla­se terra­te­nien­te, sobre todo de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos, es decir, en derro­car el poder de los terra­te­nien­tes y esta­ble­cer el poder de los cam­pe­si­nos en la socie­dad rural. Esta lucha es suma­men­te seria y vital. Es la lucha cen­tral en el segun­do perío­do, el de acción revo­lu­cio­na­ria. Sin la vic­to­ria en esta lucha, es abso­lu­ta­men­te impo­si­ble la vic­to­ria en la lucha eco­nó­mi­ca por la reduc­ción de los arrien­dos y los intere­ses, por la obten­ción de tie­rras y otros medios de pro­duc­ción, etc. En muchos luga­res de Junán, como en los dis­tri­tos de Siang­siang, Jengshan y Siang­tan, el poder de los terra­te­nien­tes ha sido com­ple­ta­men­te derro­ca­do y se ha implan­ta­do un úni­co poder: el de los cam­pe­si­nos; natu­ral­men­te, allí se ha resuel­to el pro­ble­ma del poder. Sin embar­go, en Liling y algu­nos otros dis­tri­tos hay toda­vía luga­res (por ejem­plo los sec­to­res oes­te y sur de Liling) don­de el poder de los terra­te­nien­tes, aun­que apa­ren­te­men­te infe­rior al de los cam­pe­si­nos, en reali­dad se le está opo­nien­do subrep­ti­cia­men­te, debi­do a que allí la lucha polí­ti­ca no ha sido sufi­cien­te­men­te agu­da. No se pue­de afir­mar toda­vía que en esos luga­res los cam­pe­si­nos hayan alcan­za­do la vic­to­ria polí­ti­ca; tie­nen que lle­var ade­lan­te la lucha polí­ti­ca con redo­bla­da ener­gía has­ta aplas­tar por com­ple­to el poder de los terra­te­nien­tes. Los méto­dos emplea­dos por los cam­pe­si­nos para ases­tar gol­pes polí­ti­cos a los terra­te­nien­tes son, en resu­men, los siguientes: 

  • Revi­sión de las cuen­tas. En la admi­nis­tra­ción de los fon­dos públi­cos loca­les, los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos, en la mayo­ría de los casos, han come­ti­do des­fal­cos y adul­te­ra­do las cuen­tas. Aho­ra los cam­pe­si­nos, sir­vién­do­se de la revi­sión de las cuen­tas, han derri­ba­do a muchos dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos. En nume­ro­sos luga­res se han crea­do comi­sio­nes revi­so­ras con el exclu­si­vo obje­to de ajus­tar cuen­tas con los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos, quie­nes tiem­blan ante su sola pre­sen­cia. La cam­pa­ña por la revi­sión de las cuen­tas ha toma­do gran ampli­tud en todos los dis­tri­tos don­de el movi­mien­to cam­pe­sino se ha desa­rro­lla­do; su impor­tan­cia estri­ba, más que en recu­pe­rar el dine­ro mal­ver­sa­do, en poner al des­cu­bier­to los crí­me­nes de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos y derri­bar­los de su posi­ción polí­ti­ca y social.
  • Mul­tas. Por deli­tos tales como los abu­sos e irre­gu­la­ri­da­des des­cu­bier­tos duran­te la revi­sión de las cuen­tas, los actos de cruel­dad con­tra los cam­pe­si­nos en el pasa­do, las acti­vi­da­des de zapa con­tra las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas en el pre­sen­te, las infrac­cio­nes a la prohi­bi­ción de los jue­gos de azar y la nega­ti­va a entre­gar las pipas de opio, los cam­pe­si­nos impo­nen mul­tas: ese dés­po­ta local debe pagar esta suma, aquel shenshi mal­va­do, tal otra. Las mul­tas van des­de algu­nas dece­nas has­ta varios miles de yua­nes. Des­de lue­go, los que han sido mul­ta­dos por los cam­pe­si­nos que­dan com­ple­ta­men­te desacreditados.
  • Impo­si­ción de con­tri­bu­cio­nes. A los terra­te­nien­tes codi­cio­sos y des­al­ma­dos, se les exi­gen con­tri­bu­cio­nes en dine­ro, que se des­ti­nan a soco­rrer a los nece­si­ta­dos, a orga­ni­zar coope­ra­ti­vas y cajas de cré­di­to cam­pe­sino o a cubrir otras nece­si­da­des. La con­tri­bu­ción en dine­ro es igual­men­te una for­ma de cas­ti­go, sólo que más sua­ve que la mul­ta. Para evi­tar­se pro­ble­mas, no son pocos los terra­te­nien­tes que por su pro­pia ini­cia­ti­va dan con­tri­bu­cio­nes a las aso­cia­cio­nes campesinas.
  • Pro­tes­tas. Cuan­do alguien per­ju­di­ca, de pala­bra o en los hechos, a la aso­cia­ción cam­pe­si­na y el deli­to no es muy gra­ve, se reúne un gru­po de cam­pe­si­nos e irrum­pe en casa del ofen­sor para pro­tes­tar ante él, aun­que no con mucho rigor. La per­so­na gene­ral­men­te se libra fir­man­do un com­pro­mi­so de «cesar y desis­tir», en el cual pro­me­te explí­ci­ta­men­te que no vol­ve­rá a per­ju­di­car ni de pala­bra ni en los hechos el pres­ti­gio de la aso­cia­ción campesina.
  • Mani­fes­ta­cio­nes masi­vas. Ocu­rre a menu­do que los cam­pe­si­nos orga­ni­zan mani­fes­ta­cio­nes de masas con­tra un dés­po­ta local o shenshi mal­va­do, abier­ta­men­te enemi­go de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas. Los mani­fes­tan­tes comen en su casa y, como es natu­ral, sacri­fi­can cer­dos y con­su­men cerea­les. Hace poco, en Machia­je, dis­tri­to de Siang­tan, una mul­ti­tud de quin­ce mil per­so­nas rea­li­za­ron una visi­ta puni­ti­va de este tipo a seis fami­lias de shenshi mal­va­dos; se que­da­ron allí duran­te cua­tro días y dego­lla­ron más de 130 cer­dos. Estas mani­fes­ta­cio­nes ter­mi­nan, por lo gene­ral, con la impo­si­ción de una multa.
  • Des­fi­les con cucu­ru­chos de papel por las aldeas. Esta prác­ti­ca es muy fre­cuen­te en todas par­tes. A los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos les ponen cucu­ru­chos de papel con ins­crip­cio­nes como: «dés­po­ta local fulano de tal» o «shenshi mal­va­do men­gano de cual». Ama­rra­dos con una cuer­da, se les hace des­fi­lar en medio de gran­des mul­ti­tu­des. A veces, se baten gongs y se agi­tan ban­de­ras para lla­mar la aten­ción de la gen­te. Esta for­ma de cas­ti­go, más que nin­gu­na otra, hace tem­blar a los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos. El que ha sido cas­ti­ga­do así, aun­que sea una sola vez, que­da com­ple­ta­men­te des­acre­di­ta­do y ya no pue­de vol­ver a levan­tar la cabe­za. Por eso, los ricos gene­ral­men­te pre­fie­ren pagar una mul­ta a que les pon­gan cucu­ru­chos de papel. Pero si los cam­pe­si­nos insis­ten, han de lle­var­los, quié­ran­lo o no. Cier­ta aso­cia­ción cam­pe­si­na can­to­nal, muy inge­nio­sa, arres­tó a un shenshi mal­va­do y decla­ró que ese mis­mo día le pon­dría el cucu­ru­cho de papel. El shenshi mal­va­do pali­de­ció de espan­to. Pero lue­go la aso­cia­ción cam­pe­si­na deci­dió no ponér­se­lo ese día, con­si­de­ran­do que si así lo hacía, el shenshi mal­va­do podía, acep­tan­do su suer­te, per­der el mie­do al cas­ti­go, y que era mejor dejar­lo irse a casa y ponér­se­lo cual­quier otro día. Sin saber cuán­do le colo­ca­rían el cucu­ru­cho de papel, el shenshi mal­va­do vivía día tras día en cons­tan­te sus­pen­so sin poder per­ma­ne­cer sen­ta­do ni dor­mir tranquilo.
  • Reclu­sión en la cár­cel dis­tri­tal. Es un cas­ti­go más seve­ro que poner cucu­ru­chos de papel. Arres­ta­do un dés­po­ta local o shenshi mal­va­do, se le envía a la cár­cel dis­tri­tal y se encar­ga al jefe de dis­tri­to que lo sen­ten­cie. Hoy los que ocu­pan las cár­ce­les ya no son los mis­mos que antes. En el pasa­do eran los shenshi quie­nes envia­ban a los cam­pe­si­nos a la cár­cel; aho­ra ocu­rre a la inversa.
  • «Des­tie­rros». La inten­ción de los cam­pe­si­nos no es des­te­rrar a los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos noto­rios por sus crí­me­nes, pero sí arres­tar­los o eje­cu­tar­los. Estos huyen por temor a ser dete­ni­dos o eje­cu­ta­dos. En los dis­tri­tos don­de el movi­mien­to cam­pe­sino se ha desa­rro­lla­do con fuer­za, casi todos los prin­ci­pa­les dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos han hui­do, lo cual equi­va­le al des­tie­rro. De ellos, los de pri­me­ra cate­go­ría han hui­do a Shanghai; los de segun­da, a Jan­kou; los de ter­ce­ra, a Changshá, y los de cuar­ta, a las capi­ta­les de dis­tri­to. De todos estos fugi­ti­vos, los que se encuen­tran más segu­ros son los refu­gia­dos en Shanghai. Algu­nos de los que huye­ron a Jan­kou, por ejem­plo, tres shenshi mal­va­dos del dis­tri­to de Jua­yung, han ter­mi­na­do sien­do dete­ni­dos y lle­va­dos de vuel­ta. Aque­llos que se han refu­gia­do en Changshá corren aún mayor peli­gro de ser aprehen­di­dos en cual­quier momen­to por cote­rrá­neos suyos que estu­dian en esa capi­tal pro­vin­cial. En esta ciu­dad vi con mis pro­pios ojos cómo los estu­dian­tes dete­nían a dos de ellos. Aque­llos que han hui­do a las capi­ta­les de dis­tri­to ya son de cuar­ta cate­go­ría, y es fácil que los des­cu­bran los cam­pe­si­nos, cuyos ojos y oídos son innu­me­ra­bles. Las difi­cul­ta­des finan­cie­ras del gobierno pro­vin­cial de Junán fue­ron atri­bui­das por las auto­ri­da­des corres­pon­dien­tes al hecho de que los cam­pe­si­nos habían «des­te­rra­do» a los ricos, lo que hacía difí­cil la recau­da­ción de dine­ro. Esto da una idea de has­ta qué pun­to no se tole­ra en sus pro­pias aldeas a los dés­po­tas loca­les y shenshi malvados.
  • Fusi­la­mien­tos. Este cas­ti­go se reser­va a los peo­res dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos y lo impo­nen los cam­pe­si­nos jun­to con otros sec­to­res de la pobla­ción. Por ejem­plo, a ins­tan­cias de los cam­pe­si­nos y otros sec­to­res de la pobla­ción, las auto­ri­da­des fusi­la­ron a Yang Chi-tse, de Ning­siang, a Chou Chia-kan, de Yue­yang, a Fu Tao-nan y Sun Po-chu, de Jua­yung. En el caso de Yen Yung chiu, de Siang­tan, fue­ron los cam­pe­si­nos y otros sec­to­res de la pobla­ción los que obli­ga­ron al jefe del dis­tri­to a que acep­ta­ra sacar­lo de la cár­cel, y los mis­mos cam­pe­si­nos lo fusi­la­ron. Liu Chao, de Ning­siang, fue muer­to a gol­pes por los pro­pios cam­pe­si­nos. Actual­men­te, Peng Chi-fan, de Liling, y Chou Tien-che y Tsao Yun, de Yiyang, espe­ran la sen­ten­cia a muer­te del «tri­bu­nal espe­cial para juz­gar a los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos». La eje­cu­ción de un dés­po­ta local o un shenshi mal­va­do de tan­ta impor­tan­cia reper­cu­te en todo el dis­tri­to y con­tri­bu­ye muy efi­caz­men­te a la extir­pa­ción de los males rema­nen­tes del feu­da­lis­mo. En cada dis­tri­to hay por lo menos varios dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos de esa impor­tan­cia y en algu­nos dis­tri­tos se cuen­tan has­ta por dece­nas. El úni­co medio efi­caz para aplas­tar a la reac­ción es ajus­ti­ciar en cada dis­tri­to por lo menos a unos cuan­tos dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos cul­pa­bles de los más odio­sos crí­me­nes. Cuan­do los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos tenían todo su poder, ase­si­na­ban a los cam­pe­si­nos sin pes­ta­ñear. En el pobla­do de Sin­kang, dis­tri­to de Changshá, Je Mai-chan, jefe de los cuer­pos de defen­sa, duran­te los diez años que ejer­ció sus fun­cio­nes, fue per­so­nal­men­te res­pon­sa­ble del ase­si­na­to de cer­ca de mil cam­pe­si­nos menes­te­ro­sos, lo que des­cri­bía eufe­mís­ti­ca­men­te como «ajus­ti­cia­mien­to de ban­di­dos». En Siang­tan, mi dis­tri­to natal, los jefes de los cuer­pos de defen­sa del pobla­do de Yin­tien, Tang Ch n‑yen y Luo Shu-lin, en los cator­ce años trans­cu­rri­dos des­de 1913, ase­si­na­ron a más de cin­cuen­ta per­so­nas y ente­rra­ron vivas a cua­tro. Las pri­me­ras víc­ti­mas fue­ron dos men­di­gos abso­lu­ta­men­te ino­cen­tes. Tang Ch n‑yen dijo: «¡Empe­ce­mos por matar a un par de men­di­gos!», y así per­die­ron la vida dos per­so­nas. Tal era la cruel­dad de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos en otros tiem­pos, tal era el terror blan­co que implan­ta­ron en el cam­po, y aho­ra que los cam­pe­si­nos se han levan­ta­do y han fusi­la­do a unos cuan­tos y han crea­do un poco de terror para aplas­tar a los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, ¿qué razón hay para decir que no debe­rían actuar así?

Gol­pes eco­nó­mi­cos a los terratenientes

  • Prohi­bi­ción de la sali­da de los cerea­les, del alza de su pre­cio y de su aca­pa­ra­mien­to para la espe­cu­la­ción. Este es uno de los gran­des acon­te­ci­mien­tos de los últi­mos meses en la lucha eco­nó­mi­ca de los cam­pe­si­nos de Junán. Des­de octu­bre del año pasa­do, los cam­pe­si­nos pobres han impe­di­do la sali­da de los cerea­les de los terra­te­nien­tes y cam­pe­si­nos ricos y han prohi­bi­do el alza de su pre­cio y su aca­pa­ra­mien­to con fines espe­cu­la­ti­vos. Con ello han alcan­za­do ple­na­men­te sus obje­ti­vos: está total­men­te con­tro­la­da la fuga de los cerea­les, su pre­cio ha baja­do con­si­de­ra­ble­men­te y ha des­apa­re­ci­do su aca­pa­ra­mien­to especulativo.
  • Prohi­bi­ción del alza de los arrien­dos y los depó­si­tos de garan­tía; pro­pa­gan­da en favor de su reba­ja. En julio y agos­to del año pasa­do, cuan­do las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas eran aún débi­les, los terra­te­nien­tes, siguien­do su vie­ja prác­ti­ca de máxi­ma explo­ta­ción, noti­fi­ca­ron uno tras otro a los arren­da­ta­rios que aumen­ta­rían sin fal­ta los arrien­dos y los depó­si­tos de garan­tía. Pero hacia octu­bre, cuan­do la fuer­za de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas había cre­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te y los cam­pe­si­nos se pro­nun­cia­ban uná­ni­me­men­te en con­tra del alza de los arrien­dos y los depó­si­tos de garan­tía, los terra­te­nien­tes no se atre­vie­ron a musi­tar pala­bra sobre el alza. A par­tir de noviem­bre, gana­da ya la supre­ma­cía sobre los terra­te­nien­tes, los cam­pe­si­nos, en un nue­vo paso ade­lan­te, rea­li­zan pro­pa­gan­da por la reba­ja de los arrien­dos y los depó­si­tos de garan­tía. Dicen: «Lás­ti­ma que nues­tra aso­cia­ción no hubie­ra sido lo bas­tan­te fuer­te cuan­do paga­mos los arrien­dos el oto­ño pasa­do, si no, los habría­mos reba­ja­do enton­ces». Aho­ra, los cam­pe­si­nos están rea­li­zan­do una amplia cam­pa­ña de pro­pa­gan­da por la reduc­ción de los arrien­dos que deben pagar el oto­ño pró­xi­mo; por su par­te, los terra­te­nien­tes andan pre­gun­tan­do sobre cómo ha de efec­tuar­se la reduc­ción. En cuan­to a la reduc­ción de los depó­si­tos de garan­tía, ya está en mar­cha en Jengshan y otros distritos.
  • Prohi­bi­ción de la can­ce­la­ción de los arren­da­mien­tos. Toda­vía en julio y agos­to del año pasa­do hubo muchos casos en que los terra­te­nien­tes qui­ta­ban la tie­rra a algu­nos arren­da­ta­rios para dár­se­la a otros. Pero a par­tir de octu­bre, nadie se ha atre­vi­do a hacer­lo. Aho­ra ya no hay ni que hablar de esta prác­ti­ca. El úni­co pro­ble­ma que exis­te en cier­ta medi­da es si un terra­te­nien­te pue­de o no can­ce­lar un arren­da­mien­to para cul­ti­var la tie­rra por sí mis­mo. En algu­nos luga­res, los cam­pe­si­nos no per­mi­ten esto tam­po­co. En otros, lo per­mi­ten, pero sur­ge enton­ces la cues­tión de la des­ocu­pa­ción de los arren­da­ta­rios. A este pro­ble­ma no se le ha encon­tra­do toda­vía una solu­ción uniforme.
  • Reduc­ción de los intere­ses. Se han redu­ci­do los intere­ses sobre los prés­ta­mos en todo el dis­tri­to de Anjua; tam­bién han habi­do reduc­cio­nes en otros dis­tri­tos. Sin embar­go, allí don­de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas son pode­ro­sas, los terra­te­nien­tes sus­pen­den com­ple­ta­men­te los prés­ta­mos, teme­ro­sos de que «los bie­nes sean comu­ni­za­dos»; en las aldeas ya casi no se con­ce­den prés­ta­mos. Actual­men­te, la reduc­ción de los intere­ses sobre los prés­ta­mos se limi­ta a las anti­guas deu­das No sólo se han redu­ci­do los intere­ses sino que inclu­so se ha prohi­bi­do a los acree­do­res urgir la devo­lu­ción de las sumas pres­ta­das. El cam­pe­sino pobre dice: «No me repro­che. La cose­cha es mala. ¡Le paga­ré el año que viene!».

Derro­ca­mien­to del poder feu­dal de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos. des­truc­ción de los órga­nos de poder en los tu y los tuan

16

Los anti­guos órga­nos de poder en los tu (terri­to­rios) y los tuan (can­to­nes), sobre todo a nivel del tu, que es inme­dia­ta­men­te infe­rior al dis­tri­to, se halla­ban casi exclu­si­va­men­te en manos de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos. En el tu, tenían bajo su juris­dic­ción entre diez mil y cin­cuen­ta o sesen­ta mil habi­tan­tes. Tenían fuer­zas arma­das pro­pias, como los cuer­pos de defen­sa; facul­tad para esta­ble­cer impues­tos por su pro­pia cuen­ta, como por ejem­plo, el impues­to por mu de tie­rra17, y facul­ta­des judi­cia­les pro­pias, como la de dete­ner, encar­ce­lar, inte­rro­gar y cas­ti­gar a su anto­jo a los cam­pe­si­nos. Los shenshi mal­va­dos que mane­ja­ban esos orga­nis­mos eran prác­ti­ca­men­te monar­cas del cam­po. Para los cam­pe­si­nos con­ta­ban menos el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, los tuchn18 o los jefes de dis­tri­to que estos monar­cas del cam­po; eran éstos sus ver­da­de­ros «amos»; bas­ta­ba un leve carras­peo de uno de tales «amos» para que el cam­pe­sino com­pren­die­se que debía poner­se en guar­dia. Pero como resul­ta­do de la actual rebe­lión en el cam­po, ha sido derri­ba­da en todas par­tes la auto­ri­dad de los terra­te­nien­tes, y con ello, lógi­ca­men­te se han des­mo­ro­na­do los órga­nos admi­nis­tra­ti­vos rura­les en manos de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos. Los jefes de tu y de tuan se han escon­di­do y no se atre­ven ni a aso­mar la pun­ta de la nariz; des­car­gan todos los asun­tos loca­les sobre la aso­cia­ción cam­pe­si­na. Des­pa­chan a la gen­te diciendo: 

– ¡Yo no me meto en cami­sa de once varas! 

Cuan­do en una con­ver­sa­ción se refie­ren a esos jefes, los cam­pe­si­nos comen­tan con ira: 

– ¿Esos tipos? ¡Están terminados! 

Y esa expre­sión «están ter­mi­na­dos» des­cri­be fiel­men­te la situa­ción de los anti­guos órga­nos admi­nis­tra­ti­vos rura­les en los luga­res por don­de ha pasa­do la tor­men­ta de la revolución. 

Derro­ca­mien­to de las fuer­zas arma­das de los terra­te­nien­tes y crea­cion de las fuer­zas arma­das de los campesinos

En Junán, las fuer­zas arma­das de la cla­se terra­te­nien­te son rela­ti­va­men­te redu­ci­das en la par­te cen­tro, pero más nume­ro­sas en el Oes­te y en el Sur. Un pro­me­dio de unos seis­cien­tos fusi­les por dis­tri­to, hace un total de cua­ren­ta y cin­co mil para los seten­ta y cin­co dis­tri­tos; en reali­dad, pue­de haber más. En el cen­tro y en el Sur de Junán, don­de el movi­mien­to cam­pe­sino se ha desa­rro­lla­do bien y los cam­pe­si­nos se han levan­ta­do con tal ímpe­tu que la cla­se terra­te­nien­te no ha podi­do opo­ner­les resis­ten­cia, la mayor par­te de sus fuer­zas arma­das se han ren­di­do a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas y se han pues­to de par­te del cam­pe­si­na­do, como por ejem­plo, en los dis­tri­tos de Ning­siang, Ping­chiang, Liu­yang, Changshá, Liling, Siang­tan, Siang­siang, Anjua, Jengshan y Jeng­yang. Una peque­ña par­te de esas fuer­zas, en algu­nos dis­tri­tos como Pao­ching, toma una posi­ción neu­tral, pero tien­de a capi­tu­lar. Otra peque­ña par­te, en dis­tri­tos como Yichang, Lin­wu y Chia­je, se man­tie­ne hos­til hacia las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, pero los cam­pe­si­nos la están ata­can­do y pro­ba­ble­men­te la liqui­da­rán den­tro de poco. Las fuer­zas arma­das arre­ba­ta­das a los terra­te­nien­tes reac­cio­na­rios son todas reor­ga­ni­za­das como «uni­da­des per­ma­nen­tes de las mili­cias de casa por casa»19, bajo la auto­ri­dad de los nue­vos orga­nis­mos rura­les de admi­nis­tra­ción autó­no­ma, que son órga­nos de poder del cam­pe­si­na­do. La asi­mi­la­ción de estas anti­guas fuer­zas arma­das es una de las for­mas en que los cam­pe­si­nos crean las suyas pro­pias. Otra for­ma, nue­va, es la orga­ni­za­ción de des­ta­ca­men­tos arma­dos de picas, bajo la direc­ción de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas. La pica es una vara lar­ga con una pun­ta de hie­rro de dos filos; sola­men­te en el dis­tri­to de Siang­siang, se cuen­ta con cien mil de estas armas. En otros dis­tri­tos, como por ejem­plo, Siang­tan, Jengshan, Liling y Changshá, su núme­ro osci­la entre las seten­ta mil y las ochen­ta mil, cin­cuen­ta mil y sesen­ta mil o trein­ta mil y cua­ren­ta mil, res­pec­ti­va­men­te. En todos los dis­tri­tos don­de exis­te el movi­mien­to cam­pe­sino, estos des­ta­ca­men­tos cre­cen rápi­da­men­te. Los cam­pe­si­nos arma­dos de picas for­man «uni­da­des irre­gu­la­res de las mili­cias de casa por casa». Estos enor­mes des­ta­ca­men­tos arma­dos de picas son más pode­ro­sos que las vie­jas fuer­zas antes men­cio­na­das y cons­ti­tu­yen una fuer­za arma­da recién naci­da, ante cuya sola vis­ta tiem­blan los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos. Las auto­ri­da­des revo­lu­cio­na­rias de Junán deben pro­cu­rar que la orga­ni­za­ción de estas fuer­zas arma­das se haga efec­ti­va­men­te exten­si­va a los más de vein­te millo­nes de cam­pe­si­nos de los seten­ta y cin­co dis­tri­tos de la pro­vin­cia, que cada cam­pe­sino, joven o de media­na edad, ten­ga una pica, y no deben impo­ner nin­gu­na res­tric­ción a estos des­ta­ca­men­tos como si fue­ran algo temi­ble. ¡Quien se asus­te de estos des­ta­ca­men­tos es un ver­da­de­ro cobar­de! Sólo se asus­tan los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos, pero nin­gún revo­lu­cio­na­rio debe tener­les miedo.

Derro­ca­mien­to del poder del señor jefe de dis­tri­to y de sus alguaciles

No se pue­de depu­rar la admi­nis­tra­ción de dis­tri­to a menos que los cam­pe­si­nos se alcen. Así lo ha demos­tra­do ya el caso del dis­tri­to de Jai­feng, pro­vin­cia de Kuang­tung, y así lo demues­tra aho­ra, en for­ma aún más evi­den­te, el ejem­plo de Junán. En un dis­tri­to don­de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos deten­tan el poder, quien­quie­ra que lle­gue a ocu­par el car­go de jefe de dis­tri­to es casi inva­ria­ble­men­te un fun­cio­na­rio corrup­to. En los dis­tri­tos don­de ya se han alza­do los cam­pe­si­nos, la admi­nis­tra­ción es ínte­gra, sean quie­nes fue­ren los jefes de dis­tri­to. En los que yo he reco­rri­do, éstos tie­nen que con­sul­tar­lo todo de ante­mano con las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas. En los que el poder de los cam­pe­si­nos es par­ti­cu­lar­men­te fuer­te, la pala­bra de la aso­cia­ción cam­pe­si­na está dota­da de fuer­za mági­ca. Si la aso­cia­ción exi­ge el arres­to de un dés­po­ta local o un shenshi mal­va­do por la maña­na, el jefe de dis­tri­to no se atre­ve a pos­ter­gar­lo has­ta el medio­día; si exi­ge que lo haga al medio­día, no se atre­ve a dejar­lo para la tar­de. Cuan­do el poder cam­pe­sino ape­nas comen­za­ba a hacer­se sen­tir en el cam­po, los jefes de dis­tri­to actua­ban en con­tu­ber­nio con los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos en con­tra de los cam­pe­si­nos. Cuan­do el poder de los cam­pe­si­nos cre­ció has­ta igua­lar al de los terra­te­nien­tes, los jefes de dis­tri­to tra­ta­ron de com­pla­cer tan­to a éstos como a aqué­llos, acep­tan­do algu­nas pro­po­si­cio­nes de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas y recha­zan­do otras. Al afir­mar más arri­ba que la pala­bra de la aso­cia­ción cam­pe­si­na está dota­da de fuer­za mági­ca, me refie­ro a la épo­ca en que el poder de los terra­te­nien­tes ya ha sido total­men­te derro­ca­do por el de los cam­pe­si­nos. Actual­men­te, la situa­ción polí­ti­ca en dis­tri­tos como Siang­siang, Siang­tan, Liling y Jengshan es la siguiente: 

  1. Todas las deci­sio­nes se toman en un con­se­jo con­jun­to del jefe de dis­tri­to y los repre­sen­tan­tes de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias de masas. El con­se­jo es con­vo­ca­do por el jefe de dis­tri­to y se reúne en las ofi­ci­nas de la admi­nis­tra­ción de dis­tri­to. En algu­nos dis­tri­tos se deno­mi­na «con­se­jo con­jun­to de la admi­nis­tra­ción local y las orga­ni­za­cio­nes de masas» y, en otros, «con­se­jo de asun­tos de dis­tri­to». En estos con­se­jos par­ti­ci­pan, ade­más del jefe de dis­tri­to, los repre­sen­tan­tes de las siguien­tes orga­ni­za­cio­nes a nivel de dis­tri­to: la aso­cia­ción cam­pe­si­na, la fede­ra­ción sin­di­cal, la aso­cia­ción de comer­cian­tes, la unión de muje­res, la unión de maes­tros y emplea­dos de los cen­tros de ense­ñan­za, la unión estu­dian­til y la direc­ción del Kuo­min­tang20. En estas reunio­nes, el jefe de dis­tri­to es influi­do por las opi­nio­nes de los repre­sen­tan­tes de las orga­ni­za­cio­nes de masas y siem­pre se some­te a su volun­tad. Por tan­to, la adop­ción de un sis­te­ma demo­crá­ti­co de comi­tés en la admi­nis­tra­ción de dis­tri­to no repre­sen­ta­rá nin­gún pro­ble­ma en Junán. Los actua­les órga­nos de poder a nivel de dis­tri­to ya son bas­tan­te demo­crá­ti­cos en su for­ma y en su esen­cia. Y esta situa­ción ha sur­gi­do en el cur­so de los últi­mos dos o tres meses, es decir, des­pués de que los cam­pe­si­nos se suble­va­ron en todo el cam­po y derri­ba­ron el poder de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos. Los jefes de dis­tri­to no comen­za­ron a hala­gar a las orga­ni­za­cio­nes de masas has­ta que vie­ron que sus anti­guos sopor­tes se habían des­plo­ma­do y que si no halla­ban otros nue­vos no podrían man­te­ner­se en sus pues­tos; esto ha con­du­ci­do a la situa­ción arri­ba expuesta.
  2. El asis­ten­te judi­cial no tie­ne casos que aten­der. El sis­te­ma judi­cial de Junán está toda­vía orga­ni­za­do de tal mane­ra que el jefe de dis­tri­to se ocu­pa tam­bién de admi­nis­trar la jus­ti­cia y el asis­ten­te judi­cial le ayu­da a ins­truir los pro­ce­sos. Para enri­que­cer­se, los jefes de dis­tri­to y sus subal­ter­nos recu­rrían a toda cla­se de arbi­tra­rie­da­des en la recau­da­ción de impues­tos y con­tri­bu­cio­nes, en el engan­che de reclu­tas y en la con­se­cu­ción de pro­vi­sio­nes para las fuer­zas arma­das, así como a la extor­sión y a la pre­va­ri­ca­ción en los jui­cios civi­les o cri­mi­na­les. Esto últi­mo cons­ti­tuía la más regu­lar y segu­ra fuen­te de sus ingre­sos. En los últi­mos meses, con la caí­da de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos, han des­apa­re­ci­do los pica­plei­tos. Lo que es más, todos los pro­ble­mas gran­des y peque­ños de los cam­pe­si­nos se solu­cio­nan aho­ra en las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas de los dife­ren­tes nive­les. Así, el asis­ten­te judi­cial de la admi­nis­tra­ción de dis­tri­to se ha que­da­do prác­ti­ca­men­te sin nada que hacer. El de Siang­siang me dijo: «Cuan­do no había aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, lle­ga­ban dia­ria­men­te a las ofi­ci­nas de la admi­nis­tra­ción de dis­tri­to un pro­me­dio de sesen­ta plei­tos civi­les o cri­mi­na­les; aho­ra se reci­ben sola­men­te cua­tro o cin­co por día». De tal mane­ra, los jefes de dis­tri­to y sus subal­ter­nos no tie­nen más reme­dio que que­dar­se con los bol­si­llos vacíos.
  3. Los guar­dias arma­dos, poli­cías y algua­ci­les andan escon­di­dos y no se atre­ven a ir a las aldeas a extor­sio­nar. En otro tiem­po, los aldea­nos temían a la gen­te de la ciu­dad; aho­ra suce­de lo con­tra­rio. En par­ti­cu­lar, esa infa­me jau­ría de poli­cías, guar­dias arma­dos y algua­ci­les, man­te­ni­dos por las auto­ri­da­des de dis­tri­to, tie­nen mie­do de ir a las aldeas, y si lo hacen, ya no se atre­ven a extor­sio­nar a nadie. Tiem­blan de espan­to ape­nas ven las picas de los campesinos.

Derro­ca­mien­to de la auto­ri­dad de clan (auto­ri­dad de los tem­plos ances­tra­les y de los jefes de clan), la auto­ri­dad reli­gio­sa (auto­ri­dad del dios pro­tec­tor de la ciu­dad y de las divi­ni­da­des loca­les) y la auto­ri­dad marital

En Chi­na, los hom­bres viven domi­na­dos gene­ral­men­te por tres sis­te­mas de auto­ri­dad: 1) el sis­te­ma esta­tal (la auto­ri­dad polí­ti­ca), estruc­tu­ra­do en órga­nos de poder a nivel nacio­nal, pro­vin­cial, de dis­tri­to y can­to­nal; 2) el sis­te­ma de clan (la auto­ri­dad de clan), que com­pren­de des­de los tem­plos ances­tra­les del clan y del lina­je has­ta los jefes de fami­lia, y 3) el sis­te­ma sobre­na­tu­ral (la auto­ri­dad reli­gio­sa) cons­ti­tui­do en su con­jun­to por las fuer­zas sub­te­rrá­neas: el rey de los infier­nos, el dios pro­tec­tor de la ciu­dad y las divi­ni­da­des loca­les, y por las fuer­zas celes­tia­les: dio­ses y divi­ni­da­des, des­de el Empe­ra­dor de los Cie­los has­ta los más diver­sos espí­ri­tus. En cuan­to a las muje­res, ade­más de estar some­ti­das a estos tres sis­te­mas de auto­ri­dad, se encuen­tran domi­na­das por los hom­bres (la auto­ri­dad mari­tal). Estas cua­tro for­mas de auto­ri­dad ‑polí­ti­ca, de clan, reli­gio­sa y mari­tal- encar­nan la ideo­lo­gía y el sis­te­ma feu­do-patriar­ca­les en su con­jun­to y son cua­tro grue­sas sogas que man­tie­nen ama­rra­do al pue­blo chino, y en par­ti­cu­lar al cam­pe­si­na­do. Se ha des­cri­to más arri­ba cómo los cam­pe­si­nos derro­can la auto­ri­dad polí­ti­ca de los terra­te­nien­tes en el cam­po, que cons­ti­tu­ye el pilar de los demás sis­te­mas de auto­ri­dad. Con el derro­ca­mien­to de la auto­ri­dad polí­ti­ca de los terra­te­nien­tes, comien­zan a tam­ba­lear la auto­ri­dad de clan, la reli­gio­sa y la mari­tal. Allí don­de la aso­cia­ción cam­pe­si­na es pode­ro­sa, los jefes del clan y los que admi­nis­tran el dine­ro del tem­plo ances­tral ya no se atre­ven a opri­mir a los miem­bros de menor jerar­quía del clan ni a des­fal­car el dine­ro del tem­plo. Los peo­res de ellos han sido derro­ca­dos como dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos. Ya no se atre­ven a infli­gir los crue­les cas­ti­gos cor­po­ra­les o penas capi­ta­les que antes apli­ca­ban en los tem­plos ances­tra­les, tales como apa­lear a la gen­te, ahor­car­la o ente­rrar­la viva. Se ha roto la vie­ja cos­tum­bre que prohi­bía a las muje­res y a los pobres par­ti­ci­par en los ban­que­tes del tem­plo ances­tral. En Pai­kuo, dis­tri­to de Jengshan, las muje­res irrum­pie­ron en el tem­plo, aco­mo­da­ron sus posa­de­ras en los asien­tos y se pusie­ron a comer y a beber, mien­tras los «vene­ra­bles» patriar­cas del clan no tuvie­ron más reme­dio que dejar­les hacer a su anto­jo. En otro lugar, don­de los cam­pe­si­nos pobres esta­ban exclui­dos de tales ban­que­tes, un gru­po de ellos irrum­pie­ron en el tem­plo y bebie­ron y comie­ron has­ta har­tar­se, en tan­to que los dés­po­tas loca­les, shenshi mal­va­dos y otros seño­res de lar­gas ves­ti­du­ras, ate­rra­dos, pusie­ron pies en pol­vo­ro­sa. A la par del desa­rro­llo del movi­mien­to cam­pe­sino, tam­ba­lea en todas par­tes la auto­ri­dad reli­gio­sa. En muchos luga­res, las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas han ocu­pa­do y uti­li­zan como sede los tem­plos de los dio­ses. En todas par­tes pro­pug­nan la incau­ta­ción de los bie­nes de los tem­plos a fin de crear escue­las para los cam­pe­si­nos y cubrir los gas­tos de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, y lla­man a esos ingre­sos «ren­tas públi­cas pro­ce­den­tes de la supers­ti­ción». En Liling, está de moda la prohi­bi­ción de las prác­ti­cas supers­ti­cio­sas y la des­truc­ción de ído­los. En los terri­to­rios del nor­te de dicho dis­tri­to, los cam­pe­si­nos prohí­ben las pro­ce­sio­nes reli­gio­sas de casa en casa con el dios del clan. En el tem­plo de Fupo­ling, en Lukou, había muchos ído­los, pero como la direc­ción terri­to­rial del Kuo­min­tang no tenía sufi­cien­te espa­cio para ins­ta­lar­se, todos esos ído­los, gran­des y peque­ños, fue­ron amon­to­na­dos en un rin­cón, sin que los cam­pe­si­nos obje­ta­ran nada. Des­de enton­ces, rara vez se prac­ti­can sacri­fi­cios a los dio­ses, ritos reli­gio­sos y ofren­da de lám­pa­ras, cuan­do mue­re alguien en una fami­lia. El ini­cia­dor de esto, Sun Siao-shan, pre­si­den­te de la aso­cia­ción cam­pe­si­na, se ha gran­jea­do el pro­fun­do odio de los sacer­do­tes taoís­tas de la loca­li­dad. En el con­ven­to de mon­jas de Lung­feng, del III Terri­to­rio del nor­te, los cam­pe­si­nos y los maes­tros pri­ma­rios con­vir­tie­ron los ído­los en leña que usa­ron para coci­nar car­ne. En el monas­te­rio de Tung­fu, en el sec­tor sur, más de trein­ta ído­los fue­ron que­ma­dos por estu­dian­tes y cam­pe­si­nos y sólo se sal­va­ron dos peque­ñas imá­ge­nes del «Señor Pao» que les arre­ba­tó un vie­jo cam­pe­sino dicien­do: «¡No come­tan un peca­do!». En los luga­res don­de pre­do­mi­na el poder de los cam­pe­si­nos, sólo los cam­pe­si­nos vie­jos siguen cre­yen­do en los dio­ses; los jóve­nes y los de media­na edad han per­di­do la fe. Y como las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas se encuen­tran en manos de estos últi­mos, en todos esos luga­res se lle­va a cabo el derro­ca­mien­to de la auto­ri­dad reli­gio­sa y la erra­di­ca­ción de las supers­ti­cio­nes. En lo que con­cier­ne a la auto­ri­dad mari­tal, siem­pre ha sido rela­ti­va­men­te débil en las fami­lias de los cam­pe­si­nos pobres por­que las muje­res de estas fami­lias, por nece­si­dad eco­nó­mi­ca, tie­nen que par­ti­ci­par en el tra­ba­jo físi­co en mayor medi­da que las muje­res de las cla­ses aco­mo­da­das y, por con­si­guien­te, tie­nen mayor dere­cho a hablar y a deci­dir en los asun­tos fami­lia­res. Duran­te los últi­mos años, con la cre­cien­te rui­na de la eco­no­mía rural, se ha mina­do la base de la domi­na­ción del hom­bre sobre la mujer. Y recien­te­men­te, con el sur­ti­mien­to del movi­mien­to cam­pe­sino, las muje­res han comen­za­do en muchos luga­res a orga­ni­zar unio­nes de muje­res cam­pe­si­nas; ha lle­ga­do para ellas la hora de levan­tar la cabe­za, y la auto­ri­dad mari­tal es sacu­di­da día a día. En una pala­bra, con el cre­ci­mien­to del poder de los cam­pe­si­nos, están tam­ba­lean­do la ideo­lo­gía y el sis­te­ma feu­do-patriar­ca­les en su con­jun­to. Pero en el perío­do actual, los esfuer­zos de los cam­pe­si­nos se con­cen­tran en la des­truc­ción de la auto­ri­dad polí­ti­ca de los terra­te­nien­tes. Allí don­de ésta ya se ha des­trui­do com­ple­ta­men­te, los cam­pe­si­nos empie­zan su ata­que con­tra la auto­ri­dad de clan, la auto­ri­dad reli­gio­sa y la domi­na­ción del hom­bre sobre la mujer. Sin embar­go, este ata­que está aún en sus comien­zos, pues no se podrá aca­bar por com­ple­to con estos tres males has­ta que los cam­pe­si­nos hayan alcan­za­do la vic­to­ria com­ple­ta en la lucha eco­nó­mi­ca. Por lo tan­to, en la actua­li­dad, deber­nos orien­tar a los cam­pe­si­nos a dedi­car sus máxi­mos esfuer­zos a la lucha polí­ti­ca por el derro­ca­mien­to defi­ni­ti­vo del poder de los terra­te­nien­tes. Y lue­go, hay que ini­ciar sin demo­ra la lucha eco­nó­mi­ca para resol­ver en for­ma radi­cal el pro­ble­ma de la tie­rra y otros pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de los cam­pe­si­nos pobres. En cuan­to al sis­te­ma de clan, las supers­ti­cio­nes y la des­igual­dad entre el hom­bre y la mujer, su eli­mi­na­ción será con­se­cuen­cia natu­ral de la vic­to­ria en las luchas polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Si se hacen dema­sia­dos esfuer­zos para abo­lir for­za­da y pre­ma­tu­ra­men­te estas cosas, los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos se val­drán de ello como pre­tex­to para difun­dir, con el pro­pó­si­to de soca­var el movi­mien­to cam­pe­sino, con­sig­nas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias tales como «las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas no res­pe­tan a los ante­pa­sa­dos», «blas­fe­man con­tra los dio­ses y des­tru­yen la reli­gión» y «abo­gan por comu­ni­car a las muje­res». Ejem­plos son los recien­tes casos de Siang­siang, pro­vin­cia de Junán, y de Yang­sin, pro­vin­cia de Jupei, don­de los terra­te­nien­tes explo­ta­ron la opo­si­ción de algu­nos cam­pe­si­nos a la des­truc­ción de los ído­los. Son los pro­pios cam­pe­si­nos quie­nes ins­ta­la­ron los ído­los y ellos, cuan­do lle­gue el momen­to, los tira­rán con sus pro­pias manos; no es nece­sa­rio que otros lo hagan en su nom­bre antes de tiem­po. La polí­ti­ca de pro­pa­gan­da del Par­ti­do Comu­nis­ta a este res­pec­to debe ser «ten­sar el arco pero no dis­pa­rar la fle­cha, indi­can­do sola­men­te la pos­tu­ra» 21. A los pro­pios cam­pe­si­nos les corres­pon­de tirar los ído­los y derri­bar los tem­plos de las vír­ge­nes már­ti­res y los pór­ti­cos con­me­mo­ra­ti­vos en honor de las viu­das cas­tas y fie­les; es erró­neo que otros lo hagan por ellos. 

En el cam­po, tam­bién tuve oca­sión de hacer pro­pa­gan­da entre los cam­pe­si­nos con­tra las supers­ti­cio­nes. Dije entonces:

Si usted cree en los Ocho Carac­te­res22, es que espe­ra bue­na suer­te. Si cree en la geo­man­cia23, es por­que espe­ra bene­fi­ciar­se con la ubi­ca­ción de las tum­bas de sus ante­pa­sa­dos. Este año, en unos pocos meses, los dés­po­tas loca­les, shenshi mal­va­dos y fun­cio­na­rios corrup­tos han sido todos derro­ca­dos. ¿Es posi­ble que has­ta hace unos pocos meses a todos ellos la suer­te les son­rie­ra aún y la bue­na ubi­ca­ción de las tum­bas de sus ante­pa­sa­dos les fue­ra toda­vía pro­pi­cia, pero que de repen­te, en los últi­mos meses, la suer­te les haya vuel­to la espal­da y las tum­bas de sus ante­pa­sa­dos hayan deja­do de favo­re­cer­los? Los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos se bur­lan de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas en estos tér­mi­nos: «¡Qué curio­so! Hoy el mun­do es un mun­do de miem­bros de comi­tés. ¡Fíja­te, no pue­des ir ni a la letri­na sin que te tro­pie­ces con alguno de ellos!». Y efec­ti­va­men­te, en la ciu­dad y el cam­po, en los sin­di­ca­tos y las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, en el Kuo­min­tang y el Par­ti­do Comu­nis­ta, en todos ellos, sin excep­ción, hay miem­bros de comi­tés eje­cu­ti­vos. El mun­do es de ver­dad un mun­do de miem­bros de comi­tés. Pero ¿se debe esto a los Ocho Carac­te­res y a la ubi­ca­ción de las tum­bas de los ante­pa­sa­dos? ¡Qué extra­ño! ¡De súbi­to se han vuel­to pro­pi­cios los Ocho Carac­te­res de todos los mise­ra­bles del cam­po! ¡Y las tum­bas de sus ante­pa­sa­dos han comen­za­do de repen­te a favo­re­cer­los! ¿Y los dio­ses? Vené­ren­los tan­to como quie­ran. Pero si sólo tuvie­ran al Señor Kuan24 y a la Dio­sa de la Mise­ri­cor­dia, y no a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, ¿habrían podi­do derro­car a los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos? Esos dio­ses y dio­sas dan lás­ti­ma. Uste­des los han veni­do vene­ran­do des­de hace siglos, ¡pero nin­guno de ellos ha derro­ca­do, en bien de uste­des, ni a un solo dés­po­ta local, ni a un solo shenshi mal­va­do! Aho­ra uste­des quie­ren que se les reba­jen el arrien­do. Per­mí­tan­me hacer­les una pre­gun­ta: ¿Cómo pien­san con­se­guir­lo? ¿Cre­yen­do en los dio­ses o cre­yen­do en las aso­cia­cio­nes campesinas?

Mis pala­bras hicie­ron esta­llar en car­ca­ja­das a los campesinos.

Difu­sión de la pro­pa­gan­da política

Aun si se hubie­ran crea­do diez mil escue­las de cien­cias jurí­di­cas y polí­ti­cas, ¿habría sido posi­ble dar en tan poco tiem­po una edu­ca­ción polí­ti­ca a todo el mun­do, hom­bres y muje­res, niños y vie­jos, has­ta en las aldeas más remo­tas y los rin­co­nes más olvi­da­dos del cam­po, como lo han hecho aho­ra las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas? Creo que no. «¡Aba­jo el impe­ria­lis­mo!», «¡Aba­jo los cau­di­llos mili­ta­res!», «¡Aba­jo los fun­cio­na­rios corrup­tos!» y «¡Aba­jo los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos!». Estas con­sig­nas polí­ti­cas vue­lan sin alas hacia jóve­nes, adul­tos, vie­jos, muje­res y niños de las innu­me­ra­bles aldeas, pene­tran en sus men­tes y des­de den­tro aflo­ran a sus labios. Si usted se detie­ne a mirar un gru­po de niños jugan­do, y ve que uno de ellos se enfa­da con otro, se encien­de su mira­da, patea y agi­ta el puño, enton­ces podrá oír en segui­da este gri­to pene­tran­te: «¡Aba­jo el imperialismo!». 

En la zona de Siang­tan, cuan­do los niños que pas­to­rean los bue­yes se ponen a jugar a la gue­rra, uno de ellos hace de Tang Sheng-chi, y el otro, de Ye Kai-sin25. Poco des­pués, uno resul­ta derro­ta­do y el otro lo per­si­gue. El per­se­gui­dor es Tang Sheng-chi, y el per­se­gui­do, Ye Kai-sin. Casi todos los niños de los pue­blos saben, por supues­to, can­tar la can­ción «¡Aba­jo las poten­cias impe­ria­lis­tas!», y aho­ra la can­tan inclu­so muchos niños del campo. 

Hay tam­bién cam­pe­si­nos que saben reci­tar de memo­ria el tes­ta­men­to del Dr. Sun Yat-sen. De él extraen tér­mi­nos tales como «liber­tad», «igual­dad», «Tres Prin­ci­pios del Pue­blo» y «tra­ta­dos des­igua­les», y los apli­can, aun­que de mane­ra bas­tan­te tos­ca, en su vida coti­dia­na. Cier­ta vez un indi­vi­duo con aspec­to de shenshi y un cam­pe­sino se encon­tra­ron en un sen­de­ro. Dán­do­se aires de impor­tan­cia, el pri­me­ro negó el paso al segun­do. Eno­ja­do, el cam­pe­sino le gri­tó: «¡Dés­po­ta local! ¡shenshi mal­va­do! ¿No cono­ces los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo?». Los hor­te­la­nos de los subur­bios de Changshá sufrían cons­tan­te­men­te los vejá­me­nes de la poli­cía cuan­do lle­va­ban sus legum­bres a la ciu­dad. Pero aho­ra han encon­tra­do un arma: los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo. Cuan­do un poli­cía inju­ria o gol­pea a un cam­pe­sino que ven­de legum­bres, éste se defien­de invo­can­do inme­dia­ta­men­te los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo y deja al poli­cía sin saber qué con­tes­tar. Cier­ta vez que en Siang­tan se pro­du­jo una dis­cor­dia entre una aso­cia­ción cam­pe­si­na de terri­to­rio y otra de can­tón, el pre­si­den­te de esta últi­ma decla­ró: «¡Nos opo­ne­mos a los tra­ta­dos des­igua­les que nos quie­re impo­ner la aso­cia­ción cam­pe­si­na de territorio!».

La difu­sión de la pro­pa­gan­da polí­ti­ca en todo el cam­po hay que acre­di­tar­la ente­ra­men­te al Par­ti­do Comu­nis­ta y a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas. Car­te­les, dibu­jos y dis­cur­sos de fácil com­pren­sión han pro­du­ci­do entre los cam­pe­si­nos un efec­to tan amplio y rápi­do, que es como si cada uno hubie­ra pasa­do por una escue­la polí­ti­ca. Según las infor­ma­cio­nes de los cama­ra­das dedi­ca­dos al tra­ba­jo rural, se hizo una pro­pa­gan­da polí­ti­ca muy amplia con oca­sión de tres cam­pa­ñas de masas: las mani­fes­ta­cio­nes anti­bri­tá­ni­cas; la con­me­mo­ra­ción de la Revo­lu­ción de Octu­bre y las gran­des cele­bra­cio­nes de la vic­to­ria de la Expe­di­ción del Nor­te. En esas opor­tu­ni­da­des, allí don­de exis­tían aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas se hizo una amplia pro­pa­gan­da polí­ti­ca, que puso en movi­mien­to a todo el cam­po y dio enor­mes resul­ta­dos. De aho­ra en ade­lan­te, ha de pres­tar­se aten­ción a apro­ve­char todas las opor­tu­ni­da­des para dar a las con­sig­nas sen­ci­llas arri­ba men­cio­na­das un con­te­ni­do cada vez más rico y un sen­ti­do cada vez más claro. 

Prohi­bi­cio­nes campesinas

Des­de el momen­to en que las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, bajo la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta, implan­ta­ron su auto­ri­dad en el cam­po, los cam­pe­si­nos comen­za­ron a prohi­bir o res­trin­gir todo lo que les dis­gus­ta­ba. Las tres cosas más estric­ta­men­te prohi­bi­das son: los jue­gos de fichas y nai­pes, los otros jue­gos de azar y el opio. 

  • Los jue­gos de fichas y nai­pes. Don­de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas son pode­ro­sas, el mah-jong, el domi­nó y los jue­gos de nai­pes están total­men­te prohibidos.

La aso­cia­ción cam­pe­si­na del XIV Terri­to­rio de Siang­siang hizo que­mar dos canas­tas lle­nas de fichas de mah-jong.

Quien vaya al cam­po, com­pro­ba­rá que ya no se prac­ti­ca nin­gún jue­go de fichas y nai­pes; al que infrin­ge esta prohi­bi­ción se le cas­ti­ga inme­dia­ta­men­te sin el menor miramiento.

  • Los otros jue­gos de azar. Aho­ra, los mis­mos anti­guos «juga­do­res empe­der­ni­dos» están prohi­bien­do los jue­gos de azar; en los luga­res don­de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas son pode­ro­sas, estos vicios, al igual que los jue­gos de fichas y nai­pes, han des­apa­re­ci­do por completo.
  • El opio. Su prohi­bi­ción es extre­ma­da­men­te rigu­ro­sa. Cuan­do las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas orde­nan la entre­ga de las pipas de opio, nadie se atre­ve a des­obe­de­cer. En Liling, a un shenshi mal­va­do que no había entre­ga­do su pipa se le hizo des­fi­lar por la aldea.

La cam­pa­ña de los cam­pe­si­nos por «des­ar­mar a los fuma­do­res de opio», en nada cede, por su impe­tuo­si­dad, al desar­me de las tro­pas de Wu Pei-fu y de Sun Chuan-fang26 por el ejér­ci­to de la Expe­di­ción al Nor­te. Los «wan­sui» (así es corno los shenshi mal­va­dos lla­man en mofa a los cam­pe­si­nos) han des­ar­ma­do a los vene­ra­bles padres de un buen núme­ro de ofi­cia­les del ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio, ancia­nos ya envi­cia­dos y que no pue­den vivir sin su pipa. Los wan­sui han prohi­bi­do no sólo sem­brar la ador­mi­de­ra y fumar el opio, sino tam­bién su trá­fi­co. Gran­des par­ti­das del opio envia­do de Kui­chou a Chiang­sí, a tra­vés de los dis­tri­tos de Pao­ching, Siang­siang, You­sien y Liling, han sido inter­cep­ta­das y que­ma­das. Esto ha afec­ta­do los ingre­sos del gobierno. Final­men­te, toman­do en con­si­de­ra­ción la nece­si­dad del ejér­ci­to de obte­ner fon­dos para la Expe­di­ción al Nor­te, la Aso­cia­ción Cam­pe­si­na Pro­vin­cial ha dado orden a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas de base de «pos­ter­gar tem­po­ral­men­te la prohi­bi­ción del trá­fi­co del opio». Pero esto ha pro­vo­ca­do gran des­con­ten­to entre los campesinos. 

Apar­te de estas tres cosas, hay muchas más que han sido prohi­bi­das o res­trin­gi­das por los cam­pe­si­nos; cita­re­mos algu­nos ejemplos: 

  • El tam­bor de flo­res. Son repre­sen­ta­cio­nes tea­tra­les inde­cen­tes; están prohi­bi­das en muchos lugares.
  • Los palan­qui­nes. En muchos dis­tri­tos, par­ti­cu­lar­men­te en Siang­siang, ha habi­do casos de des­truc­ción de palan­qui­nes. Los cam­pe­si­nos, que odian pro­fun­da­men­te a los que via­jan en palan­qui­nes, están siem­pre dis­pues­tos a des­truir­los, pero las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas se lo impi­den. La gen­te que tra­ba­ja en las aso­cia­cio­nes expli­ca a los cam­pe­si­nos: «Des­tru­yen­do los palan­qui­nes no hacen uste­des más que aho­rrar­les dine­ro a los ricos y con­de­nar a la des­ocu­pa­ción a los por­tea­do­res. ¿No creen que esto per­ju­di­ca a los nues­tros?». Com­pren­di­do el asun­to, los cam­pe­si­nos han idea­do otro medio para cas­ti­gar a los ricos: han ele­va­do con­si­de­ra­ble­men­te la tari­fa de los porteadores.
  • Ela­bo­ra­ción de alcoho­les y de azú­car. En todas par­tes se ha prohi­bi­do el uso de cerea­les para fabri­car alcoho­les y azú­car, lo que ha pro­vo­ca­do ince­san­tes que­jas entre los due­ños de des­ti­le­rías y refi­ne­rías. En Futien­pu, dis­tri­to de Jengshan, no se prohí­be la ela­bo­ra­ción de alcohol, pero se ha fija­do un pre­cio de ven­ta tan bajo que los fabri­can­tes de bebi­das alcohó­li­cas, no tenien­do pers­pec­ti­vas de ganan­cias, se han vis­to obli­ga­dos a inte­rrum­pir su negocio.
  • Cría de cer­dos. Se ha limi­ta­do el núme­ro de cer­dos que pue­de criar cada fami­lia, ya que los cer­dos con­su­men grano.
  • Cría de galli­nas y patos. En Siang­siang se ha prohi­bi­do la cría de galli­nas y patos, pero las muje­res se opo­nen a ello. En Yang­tang, dis­tri­to de Jengshan, no se per­mi­te tener más de tres galli­nas o patos por fami­lia, y en Futien­pu, no más de cin­co. En muchos luga­res, la cría de patos está abso­lu­ta­men­te prohi­bi­da, pues los patos no sólo se comen el grano, sino que ade­más des­tru­yen los bro­tes de arroz, hacien­do así más daño que las gallinas.
  • Fes­ti­nes. En todas par­tes están prohi­bi­dos los fes­ti­nes sun­tuo­sos. En Shaoshan, dis­tri­to de Siang­tan, se ha deter­mi­na­do que no se pue­de ser­vir a los invi­ta­dos más que tres cla­ses de car­nes: de pollo, de pes­ca­do y de cer­do. Está prohi­bi­do ser­vir pla­tos pre­pa­ra­dos con bro­tes de bam­bú, algas o talla­ri­nes de len­te­jas. En Jengshan, se ha resuel­to que el núme­ro de pla­tos ser­vi­dos en un ban­que­te no pue­de pasar de ocho. En el III Terri­to­rio del este del dis­tri­to de Liling, se per­mi­te ser­vir sola­men­te cin­co pla­tos; en el II Terri­to­rio del nor­te, tres pla­tos de car­ne y tres de legum­bres; en el III Terri­to­rio del oes­te, están prohi­bi­dos los ban­que­tes de Año Nue­vo Lunar. En Siang­siang, están prohi­bi­dos los «ban­que­tes con rollos de hue­vo y car­ne», que en modo alguno son sun­tuo­sos. Cier­ta vez que una fami­lia del II Terri­to­rio de Siang­siang ofre­ció un «ban­que­te con rollos de hue­vo y car­ne» con moti­vo de la boda de un hijo, un gru­po de cam­pe­si­nos, al ver vio­la­da la prohi­bi­ción, irrum­pió en la casa y des­ba­ra­tó la fies­ta. En el pobla­do de Chia­mo, dis­tri­to de Siang­siang, se abs­tie­nen de todo pla­to refi­na­do y en los sacri­fi­cios a los ante­pa­sa­dos no se ofre­cen más que frutas.
  • Los bue­yes. Son con­si­de­ra­dos un teso­ro por los cam­pe­si­nos. El dicho «quien mata un buey en esta vida será buey en la otra» equi­va­le prác­ti­ca­men­te a un dog­ma reli­gio­so; por lo tan­to, no se pue­de matar bue­yes. Antes de que exis­tie­ra el poder de los cam­pe­si­nos, éstos sólo podían recu­rrir al tabú reli­gio­so para opo­ner­se a la matan­za del gana­do bovino y no tenían fuer­za real para prohi­bir­la. Des­de que sur­gie­ron, las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas han hecho exten­si­va su juris­dic­ción al gana­do bovino y han prohi­bi­do su matan­za en la ciu­dad. De las seis car­ni­ce­rías de la capi­tal de Siang­tan, cin­co están aho­ra cerra­das y la res­tan­te no sacri­fi­ca más que bue­yes enfer­mos o inú­ti­les. En todo el dis­tri­to de Jengshan está ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­da la matan­za del gana­do bovino. Un cam­pe­sino cuyo buey se que­bró una pata, no se atre­vió a matar­lo sin antes con­sul­tar a la aso­cia­ción cam­pe­si­na. Cuan­do la Cáma­ra de Comer­cio de Chu­chou come­tió la impru­den­cia de hacer dego­llar un buey, los cam­pe­si­nos fue­ron a la ciu­dad y exi­gie­ron res­pon­sa­bi­li­da­des a esa enti­dad, la cual, ade­más de pagar una mul­ta, tuvo que que­mar tri­qui­tra­ques a modo de desagravio.
  • El vaga­bun­deo. Una reso­lu­ción apro­ba­da en Liling prohí­be pedir limos­na tocan­do el tam­bor en cele­bra­ción de la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra, o ben­di­cien­do a los due­ños de casa, o bien can­tan­do al son del Lien­jua. En otros dis­tri­tos, ya nadie prac­ti­ca este tipo de men­di­ci­dad, sea por­que ha sido prohi­bi­da o por­que ha des­apa­re­ci­do por sí sola. Los «men­di­gos chan­ta­jis­tas» o «vaga­bun­dos», que solían con­du­cir­se en for­ma muy agre­si­va, aho­ra han teni­do que some­ter­se a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas. En Shaoshan, dis­tri­to de Siang­tan, los vaga­bun­dos, que uti­li­za­ban el tem­plo del dios de la llu­via como refu­gio habi­tual, no temían a nadie, pero se mar­cha­ron fur­ti­va­men­te des­pués de que sur­gie­ron las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas. En el mis­mo dis­tri­to, la aso­cia­ción cam­pe­si­na can­to­nal de Juti detu­vo a tres vaga­bun­dos y los obli­gó a aca­rrear arci­lla para cocer ladri­llos. Tam­bién se han adop­ta­do reso­lu­cio­nes prohi­bien­do la one­ro­sa cos­tum­bre de hacer visi­tas y rega­los para el Año Nue­vo Lunar.

Ade­más, en dife­ren­tes luga­res se han dic­ta­do muchas otras prohi­bi­cio­nes de menor impor­tan­cia: en Liling, por ejem­plo, se ha prohi­bi­do efec­tuar pro­ce­sio­nes de casa en casa con el dios del clan, ofren­dar comes­ti­bles refi­na­dos, que­mar ves­ti­dos y mone­da de papel el Día de los Difun­tos y pegar car­te­les de la suer­te para el Año Nue­vo Lunar. En Kushui, dis­tri­to de Siang­siang, se ha prohi­bi­do has­ta fumar las pipas de agua. En el II Terri­to­rio, se ha prohi­bi­do que­mar tri­qui­tra­ques y petar­dos de tri­ple car­ga; en el pri­mer caso, la mul­ta es de 1,20 yuan y, en el segun­do, de 2,40 yua­nes. En los VII y XX terri­to­rios han sido prohi­bi­dos los ritos reli­gio­sos para los difun­tos, y en el XVIII Terri­to­rio, los pre­sen­tes fune­ra­rios en dine­ro. Las cosas como éstas son tan­tas que resul­ta impo­si­ble enu­me­rar­las todas, y se las pue­de lla­mar en gene­ral prohi­bi­cio­nes campesinas. 

Estas prohi­bi­cio­nes revis­ten gran impor­tan­cia en dos aspec­tos. Pri­me­ro, repre­sen­tan una rebe­lión con­tra las malas cos­tum­bres socia­les, como los jue­gos de fichas y nai­pes, los otros jue­gos de azar y el opio, cos­tum­bres naci­das del corrup­to medio polí­ti­co de la cla­se terra­te­nien­te y que son barri­das a la caí­da del poder de esta cla­se. Segun­do, cons­ti­tu­yen una for­ma de auto­de­fen­sa con­tra la explo­ta­ción por los nego­cian­tes de las ciu­da­des, como ocu­rre con la prohi­bi­ción de fes­ti­nes, de ofren­das de comes­ti­bles refi­na­dos, etc. Como los pre­cios de los artícu­los indus­tria­les son suma­men­te altos y los de los pro­duc­tos agrí­co­las suma­men­te bajos, y como los cam­pe­si­nos sufren enor­mes pri­va­cio­nes y son explo­ta­dos sin pie­dad por los comer­cian­tes, para defen­der­se tie­nen que esti­mu­lar la aus­te­ri­dad. En cuan­to a la prohi­bi­ción de la sali­da de los cerea­les antes men­cio­na­da, se la impo­ne para evi­tar toda alza de su pre­cio, pues a los cam­pe­si­nos pobres no les alcan­zan sus pro­pios cerea­les para ali­men­tar­se y se ven obli­ga­dos a com­prar­los en el mer­ca­do. Todo esto se debe a la mise­ria de los cam­pe­si­nos y a la con­tra­dic­ción entre la ciu­dad y el cam­po, y en modo alguno sig­ni­fi­ca que los cam­pe­si­nos recha­cen los artícu­los indus­tria­les y el comer­cio con la ciu­dad prac­ti­can­do la así lla­ma­da doc­tri­na de la civi­li­za­ción orien­tal27. En defen­sa de sus intere­ses eco­nó­mi­cos, los cam­pe­si­nos tie­nen que orga­ni­zar coope­ra­ti­vas de con­su­mo para la com­pra en común de las mer­can­cías. Tam­bién es nece­sa­rio que el gobierno ayu­de a las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas a crear coope­ra­ti­vas de cré­di­to (de prés­ta­mo). Enton­ces, natu­ral­men­te, los cam­pe­si­nos no ten­drán que recu­rrir a la prohi­bi­ción de la sali­da de los cerea­les para impe­dir el alza de su pre­cio; tam­po­co ten­drán que recha­zar, como medio de auto­de­fen­sa eco­nó­mi­ca, la entra­da en el cam­po de algu­nos artícu­los industriales. 

Eli­mi­na­ción del bandolerismo

En mi opi­nión, nin­gún gober­nan­te de nin­gu­na dinas­tía, des­de Yu, Tang, Wen y Wu has­ta los empe­ra­do­res de la dinas­tía Ching y los pre­si­den­tes de la Repú­bli­ca, ha teni­do tan­to poder para eli­mi­nar el ban­do­le­ris­mo como el que tie­nen hoy las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas. Don­de éstas son fuer­tes, no que­da ni ras­tro de ban­di­dos. Es sor­pren­den­te que en muchos sitios hayan des­apa­re­ci­do has­ta los ladro­nes de legum­bres. En algu­nos luga­res ais­la­dos toda­vía que­dan algu­nos rate­ros, pero el ban­do­le­ris­mo ha des­apa­re­ci­do por com­ple­to en todos los dis­tri­tos que reco­rrí, inclu­so en aqué­llos antes infes­ta­dos de ban­di­dos. Esto se expli­ca por las siguien­tes razones:

  1. Los ban­di­dos no tie­nen dón­de escon­der­se, pues por todas par­tes, en mon­ta­ñas y valles, se encuen­tran los miem­bros de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas que, a la pri­me­ra lla­ma­da, acu­den por cen­te­na­res arma­dos de picas y palos.
  2. Con el desa­rro­llo del movi­mien­to cam­pe­sino, el pre­cio del arroz ha baja­do ‑en la pri­ma­ve­ra pasa­da, un dan28 de arroz (sin des­cas­ca­ri­llar) valía seis yua­nes, pero ya para el invierno, cos­ta­ba sólo dos yua­nes– y así el pro­ble­ma de la ali­men­ta­ción de la pobla­ción se ha hecho menos gra­ve que antes.
  3. Los miem­bros de las socie­da­des secre­tas29 han ingre­sa­do en las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas y a tra­vés de ellas pue­den demos­trar abier­ta y legal­men­te su valen­tía y des­car­gar su ren­cor, de mane­ra que las orga­ni­za­cio­nes secre­tas «mon­ta­ña», «tem­plo», «altar» y «agua»30 ya no tie­nen razón de ser. Matan­do cer­dos y ove­jas de la cla­se de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos e impo­nién­do­les fuer­tes con­tri­bu­cio­nes y mul­tas, tie­nen sufi­cien­tes opor­tu­ni­da­des para dar sali­da a su cóle­ra con­tra sus opresores.
  4. Los ejér­ci­tos han reclu­ta­do gran núme­ro de sol­da­dos, y muchos «mal­he­cho­res» se han alis­ta­do. Así pues, la pla­ga del ban­do­le­ris­mo se ha extin­gui­do con el ascen­so del movi­mien­to cam­pe­sino. En este sen­ti­do, inclu­so los shenshi y los ricos aprue­ban las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas. Dicen: «¿Las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas? Para ser jus­tos, tam­bién tie­nen algo de bueno.»

Con la prohi­bi­ción de los jue­gos de fichas y nai­pes, los otros jue­gos de azar y el opio, y con la eli­mi­na­ción del ban­do­le­ris­mo, las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas se han gana­do la sim­pa­tía de la gen­te en general. 

Abo­li­ción de los impues­tos exorbitantes

Mien­tras el país no sea uni­fi­ca­do y no sean derro­ca­das las fuer­zas del impe­ria­lis­mo y de los cau­di­llos mili­ta­res, no habrá mane­ra de libe­rar a los cam­pe­si­nos de la pesa­da car­ga de los impues­tos y las con­tri­bu­cio­nes del gobierno o, en tér­mi­nos más explí­ci­tos, de la car­ga de los gas­tos de gue­rra del ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio. Sin embar­go, con el sur­gi­mien­to y desa­rro­llo del movi­mien­to cam­pe­sino y la caí­da de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos, se han abo­li­do o, al menos, redu­ci­do, los impues­tos exor­bi­tan­tes (como el impues­to por mu de tie­rra) que car­ga­ron a los cam­pe­si­nos los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos cuan­do la admi­nis­tra­ción rural esta­ba en sus manos. Esto tam­bién debe con­tar­se entre los méri­tos de las aso­cia­cio­nes campesinas. 

El movi­mien­to por la educación

En Chi­na han teni­do acce­so a la edu­ca­ción sólo los terra­te­nien­tes, y no los cam­pe­si­nos. Pero la cul­tu­ra de los terra­te­nien­tes ha sido crea­da por los cam­pe­si­nos, pues todo lo que la cons­ti­tu­ye no es sino san­gre y sudor de cam­pe­sino. El noven­ta por cien­to de la pobla­ción de Chi­na no ha reci­bi­do nin­gu­na edu­ca­ción, y de ese sec­tor la abru­ma­do­ra mayo­ría son cam­pe­si­nos. Con la caí­da del poder de los terra­te­nien­tes en el cam­po, comen­zó el movi­mien­to de los cam­pe­si­nos por la edu­ca­ción. Vea­mos con qué entu­sias­mo los cam­pe­si­nos, que siem­pre detes­ta­ron las escue­las, abren aho­ra escue­las noc­tur­nas. Ellos nun­ca mira­ron con bue­nos ojos las «escue­las al esti­lo extran­je­ro». En mis años de estu­dian­te, cuan­do vol­vía a mi aldea y era tes­ti­go de la opo­si­ción a esas escue­las, com­par­tía la opi­nión de los «estu­dian­tes y maes­tros al esti­lo extran­je­ro» y me ponía de par­te de esas escue­las, pen­san­do que los cam­pe­si­nos, en todo caso, esta­ban más o menos equi­vo­ca­dos. En 1925, cuan­do era ya comu­nis­ta y tenía una con­cep­ción mar­xis­ta, pasé seis meses en el cam­po y lle­gué a com­pren­der que yo había sido el equi­vo­ca­do y que la razón la tenían los cam­pe­si­nos. Los tex­tos que se usa­ban en las escue­las pri­ma­rias rura­les habla­ban úni­ca­men­te de las cosas de la ciu­dad y no res­pon­dían a las nece­si­da­des del cam­po. Ade­más, los maes­tros de escue­la pri­ma­ria tenían una acti­tud muy mala hacia los cam­pe­si­nos y, en lugar de ayu­dar­los, se gana­ban su anti­pa­tía. Por eso los cam­pe­si­nos pre­fe­rían la ense­ñan­za al esti­lo anti­guo (que ellos lla­ma­ban «cla­ses chi­nas») a las escue­las moder­nas (que cali­fi­ca­ban de «cla­ses extran­je­ras»), y les gus­ta­ban los maes­tros al esti­lo anti­guo y no los de las escue­las pri­ma­rias. Aho­ra esta­ble­cen por todas par­tes escue­las noc­tur­nas, a las que deno­mi­nan escue­las cam­pe­si­nas. Algu­nas ya han abier­to, otras se están pre­pa­ran­do; hay un pro­me­dio de una escue­la por can­tón. Los cam­pe­si­nos ponen gran entu­sias­mo en la crea­ción de estas escue­las, y a ellas son las úni­cas a las que con­si­de­ran como pro­pias. Los recur­sos para las escue­las noc­tur­nas vie­nen de «las ren­tas públi­cas pro­ce­den­tes de la supers­ti­ción», de los dine­ros de los tem­plos ances­tra­les y de otros fon­dos y pro­pie­da­des públi­cos ocio­sos. Las ofi­ci­nas de dis­tri­to de edu­ca­ción se pro­po­nían usar ese dine­ro para esta­ble­cer escue­las públi­cas, es decir, «escue­las al esti­lo extran­je­ro» no ade­cua­das a las nece­si­da­des de los cam­pe­si­nos, mien­tras éstos que­rían des­ti­nar­lo a crear sus pro­pias escue­las. El resul­ta­do de la dispu­ta fue que el dine­ro se dis­tri­bu­yó entre ambas par­tes, y en algu­nos luga­res se ha entre­ga­do todo a los cam­pe­si­nos. El desa­rro­llo del movi­mien­to cam­pe­sino ha dado por resul­ta­do una rápi­da ele­va­ción del nivel cul­tu­ral del cam­pe­si­na­do. No está lejano el día en que se verán sur­gir dece­nas de miles de escue­las en las aldeas de toda la pro­vin­cia; eso será muy dife­ren­te de la vana char­la­ta­ne­ría de los inte­lec­tua­les y de los lla­ma­dos «peda­go­gos» en torno a la «edu­ca­ción uni­ver­sal», que, a pesar de toda su alha­ra­ca, jamás ha pasa­do de ser una fra­se hueca. 

El movi­mien­to cooperativo

Los cam­pe­si­nos tie­nen real nece­si­dad de coope­ra­ti­vas, sobre todo de coope­ra­ti­vas de con­su­mo, de com­pra y de cré­di­to. Cuan­do com­pran artícu­los, los explo­tan los comer­cian­tes; cuan­do ven­den sus pro­duc­tos agrí­co­las, los esta­fan los comer­cian­tes; cuan­do piden dine­ro o arroz pres­ta­do, los explo­tan los usu­re­ros. Y están ansio­sos de encon­trar una solu­ción a estos tres pro­ble­mas. Duran­te las ope­ra­cio­nes mili­ta­res en el valle del río Yangtsé, el invierno pasa­do, cuan­do las rutas comer­cia­les que­da­ron cor­ta­das y el pre­cio de la sal subió mucho en Junán, nume­ro­sos cam­pe­si­nos orga­ni­za­ron coope­ra­ti­vas para la com­pra de sal. Cuan­do los terra­te­nien­tes sus­pen­die­ron los prés­ta­mos, en muchos luga­res los cam­pe­si­nos, nece­si­ta­dos de dine­ro, inten­ta­ron orga­ni­zar cajas de cré­di­to. El gran pro­ble­ma es la fal­ta de esta­tu­tos de orga­ni­za­ción mode­lo y deta­lla­dos. Orga­ni­za­das espon­tá­nea­men­te por los pro­pios cam­pe­si­nos, estas coope­ra­ti­vas con fre­cuen­cia no se ajus­tan a los prin­ci­pios que las rigen, por lo cual los cama­ra­das que tra­ba­jan entre los cam­pe­si­nos recla­man con insis­ten­cia esos esta­tu­tos. Si el movi­mien­to coope­ra­ti­vo cuen­ta con una orien­ta­ción ade­cua­da, podrá desa­rro­llar­se por todas par­tes para­le­la­men­te a las aso­cia­cio­nes campesinas. 

Repa­ra­cion de cami­nos y diques

Este es otro logro de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas. Antes del sur­gi­mien­to de éstas, los cami­nos rura­les se encon­tra­ban en pési­mo esta­do. Sin dine­ro era impo­si­ble repa­rar­los y como los ricos se nega­ban a dar, no había más reme­dio que dejar­los en mal esta­do. Si se hacían algu­nas repa­ra­cio­nes, era a títu­lo de obra de cari­dad; se reco­lec­ta­ban unas mone­das entre las fami­lias que «desea­ban ganar méri­tos para el otro mun­do» y se cons­truían algu­nos cami­nos estre­chos y malos. En cuan­to apa­re­cie­ron las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, emi­tie­ron dis­po­si­cio­nes espe­ci­fi­can­do las anchu­ras: tres, cin­co, sie­te o diez chi31, según las nece­si­da­des de las dife­ren­tes vías y die­ron a los terra­te­nien­tes que vivían a lado y lado de los cami­nos la orden de encar­gar­se cada uno de deter­mi­na­do tra­mo. Una vez dic­ta­da la orden, ¿quién podría atre­ver­se a des­obe­de­cer? Pron­to apa­re­cie­ron nume­ro­sos cami­nos bue­nos. Y esto no es obra de la cari­dad, sino de la coac­ción, mas un poco de coac­ción de este tipo no es en abso­lu­to algo malo. Lo mis­mo suce­día con los diques. Los impla­ca­bles terra­te­nien­tes no pen­sa­ban sino en expo­liar al máxi­mo a los arren­da­ta­rios y no que­rían gas­tar ni un cén­ti­mo en la repa­ra­ción de diques; deja­ban que se seca­ran los estan­ques y que los arren­da­ta­rios se murie­ran de ham­bre, sin impor­tar­les nada fue­ra del cobro de la ren­ta. Aho­ra que hay aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, se pue­de orde­nar sin con­tem­pla­cio­nes a los terra­te­nien­tes que repa­ren los diques. Cuan­do un terra­te­nien­te se nie­ga a hacer­lo, la aso­cia­ción cam­pe­si­na le dice afa­ble­men­te: «Muy bien, ya que no quie­res hacer la repa­ra­ción, con­tri­bu­ye en grano: un dou por jor­na­da». Como eso sería un mal nego­cio, los terra­te­nien­tes se apre­su­ran a repa­rar­los por su cuen­ta. Es así como han sido repa­ra­dos muchos de los diques que se encon­tra­ban en mal estado.

Las cator­ce con­quis­tas arri­ba men­cio­na­das han sido logra­das por los cam­pe­si­nos bajo la direc­ción de las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas. Qui­sie­ra que el lec­tor refle­xio­na­ra y dije­ra si algu­na de ellas es mala en su espí­ri­tu fun­da­men­tal y en su sig­ni­fi­ca­ción revo­lu­cio­na­ria. Los úni­cos que las con­si­de­ran malas, creo yo, son los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos. Resul­ta har­to curio­so que des­de Nan­chang32 haya sali­do la noti­cia de que Chiang Kai-shek, Chang Ching-chiang33 y otros caba­lle­ros des­aprue­ban sobre­ma­ne­ra las acti­vi­da­des de los cam­pe­si­nos de Junán. Com­par­ten su opi­nión los diri­gen­tes de dere­cha de Junán, Liu Yue-chi34 y com­pa­ñía. Todos ellos han dicho: «¡Pero si se ha vuel­to todo rojo!» Y yo pien­so: ¡Qué que­da­ría de la revo­lu­ción nacio­nal sin este poqui­to de rojo! Hablan a dia­rio de «des­per­tar a las masas popu­la­res», pero se mue­ren de mie­do ape­nas éstas se levan­tan. ¿En qué se dife­ren­cia esto del amor del Señor Ye por los dra­go­nes35?

Mao Zedong

Mar­zo de 1927

  1. La pro­vin­cia de Junán era en esa épo­ca el cen­tro del movi­mien­to cam­pe­sino en China.
  2. La divi­sión admi­nis­tra­ti­va de Chi­na era: pro­vin­cia, dis­tri­to, terri­to­rio y can­tón (pobla­do). El can­tón era la menor de las divi­sio­nes admi­nis­tra­ti­vas y abar­ca­ba varias aldeas. 
  3. Gober­na­dor de Junán en aquel tiem­po y agen­te de los cau­di­llos mili­ta­res del Nor­te. En 1926 fue derro­ca­do por el ejér­ci­to de la Expe­di­ción al Norte. 
  4. La Revo­lu­ción de 1911 derro­có el régi­men auto­crá­ti­co de la dinas­tía Ching. El 10 de octu­bre de ese año, inci­ta­da por las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias de la bur­gue­sía y de la peque­ña bur­gue­sía, una par­te del Nue­vo Ejér­ci­to de la dinas­tía Ching empren­dió un levan­ta­mien­to en Wuchang, pro­vin­cia de Jupei, al que siguie­ron suce­si­vos levan­ta­mien­tos en otras pro­vin­cias, y muy pron­to la domi­na­ción de la dinas­tía Ching se vino aba­jo. El 1 de enero de 1912 se fun­dó en Nan­kín el Gobierno Pro­vi­sio­nal de la Repú­bli­ca de Chi­na y Sun Yat-sen fue ele­gi­do Pre­si­den­te Pro­vi­sio­nal. La Revo­lu­ción triun­fó gra­cias a la alian­za de la bur­gue­sía con los cam­pe­si­nos, los obre­ros y la peque­ña bur­gue­sía urba­na. Sin embar­go, debi­do a que el gru­po diri­gen­te de la Revo­lu­ción tenía un carác­ter con­ci­lia­dor y, en lugar de dar bene­fi­cios reales a los cam­pe­si­nos, cedió ante la pre­sión del impe­ria­lis­mo y de las fuer­zas feu­da­les el Poder cayó final­men­te en manos de Yuan Shi-kai, cau­di­llo mili­tar del Nor­te y así fra­ca­só la Revolución.
  5. La anti­gua expre­sión chi­na «sobre­pa­sar los lími­tes jus­tos al corre­gir un error» antes era cita­da con fre­cuen­cia para poner tra­bas a las acti­vi­da­des de la gen­te úni­ca­men­te se per­mi­tían refor­mas den­tro de los lími­tes del orden esta­ble­ci­do en tan­to que se prohi­bía todo acto diri­gi­do a des­truir por com­ple­to el vie­jo orden. Se con­si­de­ra­ban «jus­tas» las accio­nes den­tro de dichos lími­tes, en tan­to que las orien­ta­das a la com­ple­ta des­truc­ción del vie­jo orden eran des­cri­tas como «sobre­pa­sar los lími­tes jus­tos». Ésta es tam­bién una teo­ría pro­pia de los refor­mis­tas y de los opor­tu­nis­tas den­tro de las filas revo­lu­cio­na­rias. El cama­ra­da Mao Zedong refu­ta aquí esta teo­ría refor­mis­ta. Su fra­se: «Para corre­gir un error, hay que sobre­pa­sa los lími­tes jus­tos; de otra mane­ra, el error no será corre­gi­do» sig­ni­fi­ca que para ter­mi­nar con el vie­jo orden feu­dal hay que emplear méto­dos revo­lu­cio­na­rios de masas y no méto­dos revi­sio­nis­tas, méto­dos reformistas.
  6. Duran­te el invierno de 1926 y la pri­ma­ve­ra de 1917, cuan­do el ejér­ci­to de la Expe­di­ción al nor­te alcan­zó la cuen­ca del río Yangtsé, Chiang Kai-shek aún no se había reve­la­do com­ple­ta­men­te como con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio y las masas cam­pe­si­nas toda­vía lo con­si­de­ra­ban revo­lu­cio­na­rio. Los terra­te­nien­tes y los cam­pe­si­nos ricos, por su par­te, esta­ban des­con­ten­tos con él y hacían correr el rumor de que el ejér­ci­to de la Expe­di­ción al Nor­te había sufri­do derro­tas y que Chiang Kai-shek había sido heri­do en una pier­na. Chiang Kai-shek se des­en­mas­ca­ró com­ple­ta­men­te como con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio cuan­do efec­tuó el 11 de abril de 1927 el gol­pe de Esta­do con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio en Shanghai y otros luga­res, masa­cran­do a los obre­ros, repri­mien­do a los cam­pe­si­nos y ata­can­do al Par­ti­do Comu­nis­ta. A par­tir de ese momen­to, los terra­te­nien­tes y los cam­pe­si­nos ricos cam­bia­ron de acti­tud y comen­za­ron a apoyarlo.
  7. La pro­vin­cia de Kuang­tung fue la pri­me­ra base de la revo­lu­ción duran­te el perío­do de la Pri­me­ra Gue­rra Civil Revo­lu­cio­na­ria (1924−1927).
  8. Uno de los expo­nen­tes más noto­rios de los cau­di­llos mili­ta­res del nor­te. Jun­to con Tsao Kun, quien se hizo famo­so por su frau­du­len­ta elec­ción a la pre­si­den­cia en 1923, per­te­ne­cía a la cama­ri­lla de Chi­li de los cau­di­llos mili­ta­res de nor­te. Apo­yó a Tsao Kun para jefe de esta cama­ri­lla. Se los cono­cía como «Tsao Wu». Des­pués de haber derro­ta­do en 1920 a tuan Chi-yui, cau­di­llo mili­tar de la cama­ri­lla de Anjui, Wu Pei-fu se ase­gu­ró el con­trol del gobierno de los cau­di­llos mili­ta­res del Nor­te en Pekín, como agen­te del impe­ria­lis­mo anglo-nor­te­ame­ri­cano. Fue él quien hizo masa­crar el 7 de febre­ro de 1923 a los ferro­via­rios de la línea Pekín-Jan­kou, que se habían decla­ra­do en huel­ga. En 1924, fue derro­ta­do en su gue­rra con Chang Tsuo-lin (cono­ci­da común­men­te como la «gue­rra entre las cama­ri­llas de Chi­li y Feng­tien») y, en con­se­cuen­cia, fue des­po­ja­do del poder en Pekín. Pero, en 1926, ins­ti­ga­do por los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses e ingle­ses, se alió con Chang Tsuo-lin, y así retor­nó al poder. Wu Pei-fu fue el pri­mer enemi­go derro­ta­do por el ejér­ci­to de la Expe­di­ción al Nor­te, cuan­do éste ini­ció su mar­cha des­de Kuang­tung en 1926.
  9. Los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo son los prin­ci­pios y el pro­gra­ma enun­cia­dos por Sun Yat-sen para la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa en Chi­na sobre las cues­tio­nes del nacio­na­lis­mo, la demo­cra­cia y la vida del pue­blo. En 1924, en el Mani­fies­to del I Con­gre­so Nacio­nal del Kuo­min­tang, Sun Yat-sen rein­ter­pre­tó los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo, enten­dien­do el nacio­na­lis­mo como opo­si­ción al impe­ria­lis­mo y expre­san­do acti­vo apo­yo al movi­mien­to obre­ro y cam­pe­sino. Así, los vie­jos Tres Prin­ci­pios del Pue­blo se con­vir­tie­ron en los nue­vos, que entra­ñan las Tres Gran­des Polí­ti­cas: alian­za con Rusia, alian­za con el Par­ti­do Comu­nis­ta y ayu­da a los cam­pe­si­nos y obre­ros. Los nue­vos Tres Prin­ci­pios del Pue­blo pro­por­cio­na­ron la base polí­ti­ca para la coope­ra­ción entre el Par­ti­do Comu­nis­ta y el Kuo­min­tang duran­te el perío­do de la Pri­me­ra Gue­rra Civil Revo­lu­cio­na­ria. Véa­se Sobre la nue­va demo­cra­cia, Obras Esco­gi­das de Mao Zedong, tomo II.
  10. Wan­sui sig­ni­fi­ca lite­ral­men­te «diez mil años». En la épo­ca feu­dal, esta expre­sión era uti­li­za­da como for­ma de tra­to para diri­gir­se a los empe­ra­do­res. Aho­ra sólo se emplea como excla­ma­ción en el sen­ti­do de «¡Viva!».
  11. No se debía haber per­mi­ti­do que los cam­pe­si­nos ricos ingre­sa­ran en las aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas; esto no lo sabían aún las masas cam­pe­si­nas en 1927.
  12. Un yuan, la uni­dad mone­ta­ria, equi­va­lía a 100 fenes. Las dos eran mone­das de pla­ta. El wen era una mone­da frac­cio­na­ria de cobre. Debi­do a sus dife­ren­tes coti­za­cio­nes en dis­tin­tos luga­res y perío­dos, resul­ta impo­si­ble deter­mi­nar una tasa de cam­bio úni­ca entre el wen y el fen. En aque­lla épo­ca, en Junán, un fen equi­va­lía a 60 wen.
  13. Aquí el cama­ra­da Mao Zedong se refie­re a los asa­la­ria­dos agrí­co­las (pro­le­ta­rios del cam­po) y a los lum­pem­pro­le­ta­rios del campo.
  14. Aquí el cama­ra­da Mao Zedong se refie­re a los semi­pro­le­ta­rios del campo.
  15. Cau­di­llo mili­tar de la pro­vin­cia de Kui­chou, que en ese enton­ces ocu­pa­ba la par­te occi­den­tal de Junán.
  16. En Junán, tu corres­pon­día a terri­to­rio y tuan a can­tón. Los vie­jos órga­nos admi­nis­tra­ti­vos de los tu y de los tuan eran ins­tru­men­tos de los terra­te­nien­tes para domi­nar a los campesinos.
  17. El régi­men de los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos explo­ta­ba cruel­men­te a los cam­pe­si­nos car­gán­do­les un impues­to por mu de tie­rra, ade­más de los impues­tos terri­to­ria­les corrientes.
  18. El tuchn era el gober­na­dor mili­tar de una pro­vin­cia desig­na­do por el régi­men de los cau­di­llos mili­ta­res del nor­te. Reu­nía en sus manos el poder polí­ti­co y mili­tar de la pro­vin­cia, y era un vir­tual dic­ta­dor. En con­fa­bu­la­ción con los impe­ria­lis­tas, man­te­nía un régi­men feu­do-mili­tar en su territorio. 
  19. Tipo de orga­ni­za­ción arma­da en el cam­po. La cali­fi­ca­ción de «casa por casa» sig­ni­fi­ca que cada fami­lia cam­pe­si­na, casi sin excep­ción, había de par­ti­ci­par en estas mili­cias. Des­pués de la derro­ta de la revo­lu­ción en 1927, en muchos luga­res estas mili­cias caye­ron en manos de los terra­te­nien­tes y se trans­for­ma­ron en orga­ni­za­cio­nes arma­das contrarrevolucionarias.
  20. En esa épo­ca, muchas de las direc­cio­nes de dis­tri­to del Kuo­min­tang, bajo lide­raz­go del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang, esta­ble­ci­do en Wuján apli­ca­ban las Tres Gran­des Polí­ti­cas de Sun Yat-sen: alian­za con Rusia, alian­za con el Par­ti­do Comu­nis­ta y ayu­da a los cam­pe­si­nos y obre­ros, y cons­ti­tuían órga­nos de la alian­za revo­lu­cio­na­ria de los comu­nis­tas, el ala izquier­da del Kuo­min­tang y otros revolucionarios. 
  21. Fra­se saca­da del Men­cio. Su sig­ni­fi­ca­ción es la siguien­te: Al ense­ñar su arte un gran maes­tro de tiro al arco sólo ten­sa el arco, pero no suel­ta la fle­cha, aun­que dé la impre­sión de que está a pun­to de dis­pa­rar­la. Aquí el autor emplea esta fra­se para indi­car que los comu­nis­tas deben pri­me­ro guiar a los cam­pe­si­nos en la obten­ción de ple­na con­cien­cia polí­ti­ca y des­pués dejar que éstos, por pro­pia ini­cia­ti­va volun­ta­ria­men­te, dese­chen las creen­cias supers­ti­cio­sas y otras malas cos­tum­bres y hábi­tos, y no deben dic­tar­les órde­nes ni hacer las cosas en vez de ellos. 
  22. Prác­ti­ca supers­ti­cio­sa chi­na para pro­nos­ti­car la suer­te según la hora, el día, el mes y el año del naci­mien­to de las personas.
  23. Creen­cia supers­ti­cio­sa según la cual la ubi­ca­ción de las tum­bas de los ante­pa­sa­dos influ­ye en la for­tu­na de los des­cen­dien­tes. El geo­mán­ti­co pre­ten­de ser capaz de decir si un lugar deter­mi­na­do y sus alre­de­do­res son propicios. 
  24. El Señor Kuan (Kuan Yu, 160 – 219), gue­rre­ro de la épo­ca de los Tres Rei­nos, era vene­ra­do tra­di­cio­nal­men­te como un dios. 
  25. Tang Sheng-chi fue un gene­ral que com­ba­tió al lado de la revo­lu­ción duran­te la Expe­di­ción al Nor­te y Ye Kai-sin, un gene­ral secuaz de los cau­di­llos mili­ta­res del Nor­te, que luchó con­tra la revolución. 
  26. Cau­di­llo mili­tar que en esa épo­ca gober­na­ba las pro­vin­cias de Chiang­sú, Che­chiang, Fuchién, Chiang­sí y Anjui. Fue el ver­du­go que repri­mió las insu­rrec­cio­nes de los obre­ros de Shanghai. En el invierno de 1926, sus fuer­zas prin­ci­pa­les fue­ron aplas­ta­das por el ejér­ci­to de la Expe­di­ción al Nor­te en Nan­chang y Chiu­chian pro­vin­cia de Chiangsí. 
  27. Doc­tri­na reac­cio­na­ria par­ti­da­ria de con­ser­var el atra­sa­do modo de pro­duc­ción agrí­co­la y la cul­tu­ra feu­dal del Orien­te, y opues­ta a la civi­li­za­ción cien­tí­fi­ca moderna.
  28. Medi­da de peso chi­na que en esa épo­ca equi­va­lía a unos 60 kilogramos. 
  29. Con rela­ción a las socie­da­des secre­tas, véa­se Aná­li­sis de las cla­ses de socie­dad chi­na.
  30. «Mon­ta­ña», «tem­plo», «altar», «agua», eran pala­bras usa­das para deno­mi­na a algu­nas de las sec­tas de las socie­da­des secre­tas primitivas. 
  31. Medi­da de lon­gi­tud chi­na que equi­va­le a un ter­cio de metro. 
  32. Cuan­do Nan­chang fue toma­da por el ejér­ci­to de la Expe­di­ción al Nor­te en noviem­bre de 1926, Chiang Kai-shek apro­ve­chó la oca­sión para esta­ble­cer allí su cuar­tel gene­ral. Agru­pó en torno suyo a los ele­men­tos del ala dere­cha del Kuo­min­tang y a algu­nos poli­ti­cas­tros de los cau­di­llos mili­ta­res del nor­te, se con­fa­bu­ló con los impe­ria­lis­tas y fra­guó su com­plot con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio para enfren­tar­se Wuján, en ese enton­ces, cen­tro de la revo­lu­ción. Final­men­te, el 12 de abril de 1927 trai­cio­nan­do a la revo­lu­ción, Chiang Kai-shek dio un gol­pe de Esta­do en Shanghai y per­pe­tró una espan­to­sa masacre. 
  33. Uno de los jefes del ala dere­cha del Kuo­min­tang y miem­bro del «trust o cere­bros» de Chiang Kai-shek. 
  34. Cabe­ci­lla de la Socie­dad de Izquier­da, impor­tan­te orga­ni­za­ción anti­co­mu­nis­ta de enton­ces en Junán. 
  35. En el libro de Liu Siang (77−6 a.n.e.) escri­to en tiem­pos de la dinas­tía Jan, se narra la siguien­te his­to­ria: «Al Señor Ye le gus­ta­ban mucho los dra­go­nes; sus armas, sus ins­tru­men­tos y las escul­tu­ras que orna­ban su pala­cio, tenían todos for­ma de dra­gón. Ente­ra­do de ello, un dra­gón de ver­dad des­cen­dió del cie­lo y fue a echar un vis­ta­zo por la ven­ta­na del Señor Ye, pero su cola se des­li­zó por la puer­ta. Al ver al dra­gón, el Señor Ye echó a correr aban­do­nán­do­lo todo, blan­co de terror y como alu­ci­na­do. Era que al Señor Ye no le gus­ta­ban los dra­go­nes, sino sola­men­te lo que tuvie­ra for­ma de dra­gón». El cama­ra­da Mao Zedong uti­li­za aquí este símil para mos­trar que Chiang Kai-shek y sus con­gé­ne­res tenían siem­pre a flor de labios la pala­bra revo­lu­ción, pero, en reali­dad, temían y com­ba­tían la revolución.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *