Aná­li­sis de las cla­ses de la socie­dad china

¿Quié­nes son nues­tros enemi­gos y quié­nes nues­tros ami­gos? Esta es una cues­tión de impor­tan­cia pri­mor­dial para la revo­lu­ción. Si todas las ante­rio­res luchas revo­lu­cio­na­rias de Chi­na sólo obtu­vie­ron exiguos resul­ta­dos, fue esen­cial­men­te por­que los revo­lu­cio­na­rios no supie­ron unir­se con los autén­ti­cos ami­gos para ata­car a los ver­da­de­ros enemi­gos. Un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio es el guía de las masas, y no hay revo­lu­ción que no fra­ca­se cuan­do ese par­ti­do las con­du­ce por un camino erró­neo. A fin de con­quis­tar con segu­ri­dad la vic­to­ria en la revo­lu­ción y no con­du­cir a las masas por un camino erró­neo, tene­mos que cui­dar por unir­nos con nues­tros autén­ti­cos ami­gos para ata­car a nues­tros ver­da­de­ros enemi­gos. Y para dis­tin­guir a los autén­ti­cos ami­gos de los ver­da­de­ros enemi­gos, tene­mos que hacer un aná­li­sis gene­ral de la con­di­ción eco­nó­mi­ca de las diver­sas cla­ses de la socie­dad chi­na y de sus res­pec­ti­vas acti­tu­des hacia la revolución.

¿Cuál es la situa­ción de cada una de las cla­ses de la socie­dad china?

La cla­se terra­te­nien­te y la bur­gue­sía com­pra­do­ra1. En Chi­na, país semi­co­lo­nial y eco­nó­mi­ca­men­te atra­sa­do, la cla­se terra­te­nien­te y la bur­gue­sía com­pra­do­ra son ver­da­de­ros apén­di­ces de la bur­gue­sía inter­na­cio­nal, y su exis­ten­cia y desa­rro­llo depen­den del impe­ria­lis­mo. Estas cla­ses repre­sen­tan las rela­cio­nes de pro­duc­ción más atra­sa­das y reac­cio­na­rias de Chi­na e impi­den el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas del país. Su exis­ten­cia es abso­lu­ta­men­te incom­pa­ti­ble con los obje­ti­vos de la revo­lu­ción chi­na. En par­ti­cu­lar, la cla­se de los gran­des terra­te­nien­tes y la gran bur­gue­sía com­pra­do­ra se colo­ca siem­pre del lado del impe­ria­lis­mo y cons­ti­tu­yen un gru­po extre­ma­da­men­te con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio. Sus repre­sen­tan­tes polí­ti­cos son los esta­tis­tas2 y el ala dere­cha del Kuo­min­tang.

La bur­gue­sía media. Esta cla­se repre­sen­ta las rela­cio­nes de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas en la ciu­dad y el cam­po de Chi­na. La bur­gue­sía media, por la que enten­de­mos prin­ci­pal­men­te a la bur­gue­sía nacio­nal3 tie­ne una acti­tud con­tra­dic­to­ria hacia la revo­lu­ción chi­na: sien­te la nece­si­dad de la revo­lu­ción y favo­re­ce el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio con­tra el impe­ria­lis­mo y los cau­di­llos mili­ta­res cuan­do pade­ce los gol­pes del capi­tal extran­je­ro y la opre­sión de los cau­di­llos mili­ta­res pero des­con­fía de la revo­lu­ción cuan­do sien­te que, con la valien­te impe­tuo­sa par­ti­ci­pa­ción del pro­le­ta­ria­do del país y el acti­vo apo­yo del pro­le­ta­ria­do inter­na­cio­nal, la revo­lu­ción ame­na­za su espe­ran­za de alcan­zar la con­di­ción de gran bur­gue­sía. En lo polí­ti­co aspi­ra esta­ble­cer un Esta­do domi­na­do por una sola cla­se: la bur­gue­sía nacio­nal. Uno que dice ser ver­da­de­ro dis­cí­pu­lo de Tai Chi-tao4 decla­ró en el Chen Pao5 de Pekín: Levan­tad el bra­zo izquier­do para aplas­tar a los impe­ria­lis­tas y el dere­cho para aplas­tar a los comu­nis­tas. Estas pala­bras expre­san el dile­ma y el temor de la bur­gue­sía nacio­nal. Esta cla­se se opo­ne a que el Prin­ci­pio de la Vida del Pue­blo del Kuo­min­tang sea inter­pre­ta­do según la teo­ría de la lucha de cla­ses, a que el Kuo­min­tang se alíe con Rusia y admi­ta en su seno comu­nis­tas6 y ele­men­tos de izquier­da. Pero su inten­to de esta­ble­cer un Esta­do domi­na­do por la bur­gue­sía nacio­nal es abso­lu­ta­men­te irrea­li­za­ble, debi­do a que la actual situa­ción mun­dial se carac­te­ri­za por el hecho de que las dos gran­des fuer­zas, la revo­lu­ción y la con­tra­rre­vo­lu­ción, se enfren­tan en la lucha final. Cada una de ellas ha levan­ta­do una gran ban­de­ra: una es la ban­de­ra roja de la revo­lu­ción, que enar­bo­la la III Inter­na­cio­nal, lla­man­do a unir­se en torno suyo a todas las cla­ses opri­mi­das del mun­do; la otra es la ban­de­ra blan­ca de la con­tra­rre­vo­lu­ción, que enar­bo­la la Socie­dad de las Nacio­nes, lla­man­do a unir­se en torno suyo a todos los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios de la tie­rra. Inevi­ta­ble­men­te, se pro­du­ci­rá pron­to una divi­sión den­tro de las cla­ses inter­me­dias: algu­nos sec­to­res se incli­na­rán hacia la izquier­da para unir­se a la revo­lu­ción, y otros, hacia la dere­cha para sumar­se a la con­tra­rre­vo­lu­ción. Para estas cla­ses no hay posi­bi­li­dad algu­na de per­ma­ne­cer inde­pen­dien­tes. Por eso, la idea con­ce­bi­da por la bur­gue­sía media chi­na de una revo­lu­ción inde­pen­dien­te en la que esta cla­se desem­pe­ña­ría el papel prin­ci­pal, no es más que una ilusión.

La peque­ña bur­gue­sía. A ella per­te­ne­cen los cam­pe­si­nos pro­pie­ta­rios7, los arte­sa­nos pro­pie­ta­rios de talle­res, las capas infe­rio­res de la inte­lec­tua­li­dad ‑estu­dian­tes, maes­tros de ense­ñan­za pri­ma­ria y secun­da­ria, fun­cio­na­rios subal­ter­nos, ofi­ci­nis­tas, tin­te­ri­llos- y los peque­ños comer­cian­tes. Tan­to por su núme­ro como por su natu­ra­le­za de cla­se, la peque­ña bur­gue­sía mere­ce seria aten­ción. Los cam­pe­si­nos pro­pie­ta­rios y los arte­sa­nos pro­pie­ta­rios de talle­res se dedi­can a la pro­duc­ción en peque­ña esca­la. Aun­que las dife­ren­tes capas de la peque­ña bur­gue­sía tie­nen todas las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas pro­pias de esta cla­se, se divi­den en tres sec­to­res. El pri­me­ro com­pren­de a los que dis­po­nen de algún exce­den­te en dine­ro o en grano, es decir, aque­llos que por su tra­ba­jo manual o inte­lec­tual reci­ben cada año ingre­sos supe­rio­res a sus gas­tos de manu­ten­ción. Movi­das por el vehe­men­te deseo de enri­que­cer­se, esas per­so­nas rin­den devo­to cul­to al Maris­cal Chao8; si bien no se hacen ilu­sio­nes de ama­sar gran­des for­tu­nas, anhe­lan inva­ria­ble­men­te tre­par a la posi­ción de la bur­gue­sía media. Cuan­do ven el res­pe­tuo­so tra­to que reci­ben los peque­ños rica­cho­nes, la boca se les hace agua. Son gen­te de poco carác­ter, temen a las auto­ri­da­des y sien­ten tam­bién cier­to temor a la revo­lu­ción. Por su con­di­ción eco­nó­mi­ca tan cer­ca­na a la de la bur­gue­sía media, dan mucho cré­di­to a la pro­pa­gan­da de ésta y des­con­fían de la revo­lu­ción. Este sec­tor es una mino­ría den­tro de la peque­ña bur­gue­sía y cons­ti­tu­ye su ala dere­cha. El segun­do sec­tor está com­pues­to de los que en lo fun­da­men­tal se man­tie­nen con sus pro­pios medios eco­nó­mi­cos. Son muy dife­ren­tes de los inte­gran­tes del pri­mer sec­tor. Tam­bién desean enri­que­cer­se, pero el Maris­cal Chao no se lo per­mi­ti­rá jamás. Ade­más, en los últi­mos años, víc­ti­mas de la opre­sión y explo­ta­ción del impe­ria­lis­mo, de los cau­di­llos mili­ta­res, de los terra­te­nien­tes feu­da­les y de la gran bur­gue­sía com­pra­do­ra, han lle­ga­do a sen­tir que el mun­do ya no es lo que era. Se dan cuen­ta de que, tra­ba­jan­do como antes, no pue­den ase­gu­rar su sub­sis­ten­cia. Para ganar­se la vida, tie­nen que pro­lon­gar su jor­na­da de tra­ba­jo, levan­tán­do­se más tem­prano y acos­tán­do­se más tar­de, y redo­blar su cui­da­do en el tra­ba­jo. Se vuel­ven enton­ces un tan­to insul­tan­tes y cali­fi­can a los extran­je­ros de demo­nios extran­je­ros, a los cau­di­llos mili­ta­res de gene­ra­les ban­di­dos, y a los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos9 de ricos des­al­ma­dos. En cuan­to al movi­mien­to con­tra los impe­ria­lis­tas y los cau­di­llos mili­ta­res, sólo dudan de su éxi­to (por­que los extran­je­ros y los cau­di­llos mili­ta­res les pare­cen muy pode­ro­sos), e inde­ci­sos de par­ti­ci­par en él, pre­fie­ren man­te­ner­se neu­tra­les, pero de nin­gu­na mane­ra se opo­nen a la revo­lu­ción. Este sec­tor es muy nume­ro­so y repre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te la mitad de la peque­ña bur­gue­sía. El ter­cer sec­tor com­pren­de a aque­llos cuyo nivel de vida va en des­cen­so. Muchos de ellos, per­te­ne­cien­tes a fami­lias que fue­ron aco­mo­da­das, están pasan­do gra­dual­men­te de una situa­ción en que a duras penas logran man­te­ner­se a una vida más y más pre­ca­ria. Al hacer el balan­ce de fin de año, excla­man ate­rra­dos: ¡Cómo! ¡Un nue­vo défi­cit! Ya que han vivi­do días mejo­res y que su situa­ción se agra­va de año en año, sus deu­das cre­cen y su exis­ten­cia se hace cada vez más mise­ra­ble, el solo pen­sar en su por­ve­nir les da esca­lo­fríos. Esas gen­tes sufren inten­sa pena a cau­sa del fuer­te con­tras­te que exis­te entre su vida pasa­da y la pre­sen­te. Ocu­pan un lugar bas­tan­te impor­tan­te en el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, pues cons­ti­tu­yen una masa nume­ro­sa y repre­sen­tan el ala izquier­da de la peque­ña bur­gue­sía. En tiem­pos nor­ma­les, estos tres sec­to­res de la peque­ña bur­gue­sía difie­ren en su acti­tud hacia la revo­lu­ción. Pero en tiem­pos de gue­rra, es decir, cuan­do la revo­lu­ción está en ascen­so y se ve la auro­ra de la vic­to­ria, se unen a la revo­lu­ción no sólo el ala izquier­da sino tam­bién el sec­tor inter­me­dio de la peque­ña bur­gue­sía, y has­ta ele­men­tos de su ala dere­cha se ven obli­ga­dos a seguir la corrien­te de la revo­lu­ción, arras­tra­dos por la gran marea revo­lu­cio­na­ria del pro­le­ta­ria­do y del ala izquier­da de la peque­ña bur­gue­sía. Por la expe­rien­cia del Movi­mien­to del 30 de mayo de 192510 y del movi­mien­to cam­pe­sino en diver­sos luga­res, pode­mos ver que esta afir­ma­ción es correcta.

El semi­pro­le­ta­ria­do. Lo que lla­ma­mos semi­pro­le­ta­ria­do com­pren­de cin­co cate­go­rías: 1) la aplas­tan­te mayo­ría de los cam­pe­si­nos semi­pro­pie­ta­rios11, 2) los cam­pe­si­nos pobres, 3) los peque­ños arte­sa­nos, 4) los depen­dien­tes de comer­cio12 y 5) los ven­de­do­res ambu­lan­tes. La aplas­tan­te mayo­ría de los cam­pe­si­nos semi­pro­pie­ta­rios y los cam­pe­si­nos pobres cons­ti­tu­yen una inmen­sa par­te de las masas rura­les. El pro­ble­ma cam­pe­sino es esen­cial­men­te su pro­ble­ma. Los cam­pe­si­nos semi­pro­pie­ta­rios, cam­pe­si­nos pobres y peque­ños arte­sa­nos se dedi­can a la pro­duc­ción en una esca­la aún más peque­ña que los cam­pe­si­nos pro­pie­ta­rios y arte­sa­nos pro­pie­ta­rios de talle­res. Aun­que tan­to la aplas­tan­te mayo­ría de los cam­pe­si­nos semi­pro­pie­ta­rios como los cam­pe­si­nos pobres per­te­ne­cen al semi­pro­le­ta­ria­do, toda­vía se les pue­de cla­si­fi­car, según su con­di­ción eco­nó­mi­ca, en tres capas: supe­rior, media e infe­rior. Los cam­pe­si­nos semi­pro­pie­ta­rios viven peor que los cam­pe­si­nos pro­pie­ta­rios, por­que cada año les fal­ta apro­xi­ma­da­men­te la mitad del sus­ten­to nece­sa­rio, y tie­nen que com­pen­sar este défi­cit toman­do en arrien­do tie­rras aje­nas, ven­dien­do par­te de su fuer­za de tra­ba­jo o hacien­do peque­ños nego­cios. Entre la pri­ma­ve­ra y el verano, cuan­do la cose­cha pasa­da se ha ago­ta­do y los cul­ti­vos están aún en cier­ne, piden dine­ro pres­ta­do a intere­ses usu­ra­rios y com­pran grano a altos pre­cios. Natu­ral­men­te, lle­van una exis­ten­cia más difí­cil que los cam­pe­si­nos pro­pie­ta­rios, quie­nes no nece­si­tan recu­rrir a la ayu­da de nadie. Pero viven mejor que los cam­pe­si­nos pobres, por­que éstos no poseen tie­rra y sólo obtie­nen por su tra­ba­jo del año la mitad de la cose­cha, o aún menos en cam­bio, los cam­pe­si­nos semi­pro­pie­ta­rios pue­den que­dar­se con toda la cose­cha de su pro­pia tie­rra, aun­que tam­bién obtie­nen sólo la mitad, o aún menos, del pro­duc­to de la tie­rra que toman en arrien­do. Los cam­pe­si­nos semi­pro­pie­ta­rios son, por lo tan­to, más revo­lu­cio­na­rios que los cam­pe­si­nos pro­pie­ta­rios, pero menos que los cam­pe­si­nos pobres. Estos últi­mos son arren­da­ta­rios explo­ta­dos por los terra­te­nien­tes. Pue­den divi­dir­se, a su vez, en dos capas según su con­di­ción eco­nó­mi­ca. Una com­pren­de a los que dis­po­nen de herra­mien­tas de labran­za rela­ti­va­men­te sufi­cien­tes y de cier­tos fon­dos. Estos cam­pe­si­nos pue­den rete­ner la mitad del pro­duc­to de su tra­ba­jo del año. Para cubrir su défi­cit, hacen cul­ti­vos mar­gi­na­les, cogen peces y cama­ro­nes, crían aves y cer­dos o ven­den par­te de su fuer­za de tra­ba­jo, y logran así a duras penas ganar­se la vida. En medio de difi­cul­ta­des y penu­rias, se con­sue­lan con la espe­ran­za de man­te­ner­se mal que bien has­ta el nue­vo año. Viven más peno­sa­men­te que los cam­pe­si­nos semi­pro­pie­ta­rios, pero mejor que la otra capa de cam­pe­si­nos pobres. Son más revo­lu­cio­na­rios que los cam­pe­si­nos semi­pro­pie­ta­rios, pero menos que la otra capa de cam­pe­si­nos pobres. Estos últi­mos no tie­nen herra­mien­tas de labran­za sufi­cien­tes, ni fon­dos; dis­po­nen de esca­sa can­ti­dad de abono y sólo obtie­nen pobres cose­chas, y, por ser muy poco lo que les que­da des­pués de pagar el arrien­do, tie­nen aún mayor nece­si­dad de ven­der par­te de su fuer­za de tra­ba­jo. En los tiem­pos de ham­bre y cala­mi­da­des, men­di­gan en prés­ta­mo a sus parien­tes y ami­gos unos cuan­tos dou o sheng13 de grano para man­te­ner­se siquie­ra por cua­tro o cin­co días; sus deu­das se amon­to­nan como car­gas sobre el lomo del buey. Cons­ti­tu­yen un sec­tor cam­pe­sino que vive en extre­ma mise­ria y son muy sen­si­bles a la pro­pa­gan­da revo­lu­cio­na­ria. Los peque­ños arte­sa­nos son lla­ma­dos semi­pro­le­ta­rios, pues, aun­que poseen algu­nos medios de pro­duc­ción ele­men­ta­les y ejer­cen ofi­cios libres, tam­bién se ven a menu­do obli­ga­dos a ven­der par­te de su fuer­za de tra­ba­jo, y su con­di­ción eco­nó­mi­ca se ase­me­ja más o menos a la de los cam­pe­si­nos pobres. A cau­sa del pesa­do far­do de sus obli­ga­cio­nes fami­lia­res y la dis­pa­ri­dad entre sus ingre­sos y el cos­to de la vida, sien­ten cons­tan­te­men­te el tor­men­to de la pobre­za y el mie­do a la fal­ta de tra­ba­jo; en este aspec­to tam­bién se pare­cen a los cam­pe­si­nos pobres. Los depen­dien­tes son emplea­dos de esta­ble­ci­mien­tos comer­cia­les sus­ten­tan a sus fami­lias con un modes­to suel­do que por lo común sólo es aumen­ta­do una vez en varios años, mien­tras los pre­cios suben cada año. Si por casua­li­dad uno entra en ínti­ma con­ver­sa­ción con ellos, se des­atan en inter­mi­na­bles que­jas. Con una situa­ción a gran­des ras­gos simi­lar a la de los cam­pe­si­nos pobres y peque­ños arte­sa­nos, son muy sen­si­bles a la pro­pa­gan­da revo­lu­cio­na­ria. Los ven­de­do­res ambu­lan­tes, ya sean los que lle­van su mer­can­cía en balan­cín, o los que ins­ta­lan sus pues­tos en las calles, tie­nen un capi­tal insig­ni­fi­can­te, y sus exiguas ganan­cias no les alcan­zan para el sus­ten­to ni el ves­ti­do. Se encuen­tran casi en la mis­ma situa­ción que los cam­pe­si­nos pobres y, al igual que éstos, nece­si­tan una revo­lu­ción que cam­bie el actual esta­do de cosas.

El pro­le­ta­ria­do. El pro­le­ta­ria­do indus­trial moderno ascien­de apro­xi­ma­da­men­te a dos millo­nes. Tan redu­ci­da cifra se expli­ca por el atra­so eco­nó­mi­co de Chi­na. Estos dos millo­nes de obre­ros indus­tria­les están emplea­dos prin­ci­pal­men­te en cin­co sec­to­res: ferro­ca­rri­les, minas, trans­por­te marí­ti­mo, indus­tria tex­til y asti­lle­ros y un gran núme­ro de ellos se hallan bajo el yugo del capi­tal extran­je­ro. Aun­que débil numé­ri­ca­men­te, el pro­le­ta­ria­do indus­trial repre­sen­ta las nue­vas fuer­zas pro­duc­ti­vas de Chi­na, es la cla­se más pro­gre­sis­ta de la Chi­na moder­na y se ha con­ver­ti­do en la fuer­za diri­gen­te del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. Para apre­ciar la impor­tan­te posi­ción del pro­le­ta­ria­do indus­trial en la revo­lu­ción chi­na, bas­ta con ver la fuer­za que ha des­ple­ga­do en las huel­gas de los últi­mos cua­tro años, tales como las de los mari­ne­ros14, de los ferro­via­rios15, de las minas de car­bón de Kai­luan y Chiaotsuo16, la huel­ga de Sha­mien17 y las huel­gas gene­ra­les de Shanghai y Hong­kong18 a raíz del Inci­den­te del 30 de mayo. La pri­me­ra razón por la cual los obre­ros indus­tria­les ocu­pan esta posi­ción es su con­cen­tra­ción. Nin­gún otro sec­tor de la pobla­ción está tan con­cen­tra­do como ellos. La segun­da razón es su baja con­di­ción eco­nó­mi­ca. Pri­va­dos de medios de pro­duc­ción, no poseen más que sus manos, ni tie­nen espe­ran­za algu­na de enri­que­cer­se; ade­más, son víc­ti­mas del más des­pia­da­do tra­to por par­te de los impe­ria­lis­tas, los cau­di­llos mili­ta­res y la bur­gue­sía. A todo esto se debe su gran capa­ci­dad de lucha. Los culíes de las ciu­da­des cons­ti­tu­yen tam­bién una fuer­za que mere­ce seria aten­ción. Son, en su mayo­ría, tra­ba­ja­do­res por­tua­rios y con­duc­to­res de ricksha; entre ellos se cuen­tan tam­bién los poce­ros19 y los barren­de­ros. Nada tie­nen, sal­vo sus manos, y su con­di­ción eco­nó­mi­ca es simi­lar a la del pro­le­ta­ria­do indus­trial, sólo que se hallan menos con­cen­tra­dos y desem­pe­ñan un papel menos impor­tan­te en la pro­duc­ción. La agri­cul­tu­ra capi­ta­lis­ta moder­na está aún poco desa­rro­lla­da en Chi­na. Con el tér­mino pro­le­ta­ria­do rural desig­na­mos a los asa­la­ria­dos agrí­co­las con­tra­ta­dos por año, por mes o por día. Des­pro­vis­tos de tie­rra, de herra­mien­tas de labran­za y de fon­dos, sólo pue­den sub­sis­tir ven­dien­do su fuer­za de tra­ba­jo. De todos los tra­ba­ja­do­res, ellos tie­nen la más lar­ga jor­na­da de tra­ba­jo, reci­ben los más bajos sala­rios y el peor tra­to, y están suje­tos a la mayor inse­gu­ri­dad de empleo. Por ser los que sufren mayo­res pri­va­cio­nes en el cam­po, ocu­pan en el movi­mien­to cam­pe­sino una posi­ción tan impor­tan­te como los cam­pe­si­nos pobres.

Exis­te ade­más un nume­ro­so lum­pem­pro­le­ta­ria­do, com­pues­to de cam­pe­si­nos que han per­di­do su tie­rra y de obre­ros arte­sa­nos sin tra­ba­jo. Lle­van una vida más pre­ca­ria que nin­gún otro sec­tor de la socie­dad. Tie­nen en todo el país sus orga­ni­za­cio­nes secre­tas, que fue­ron en un prin­ci­pio orga­ni­za­cio­nes de ayu­da mutua para la lucha eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, entre ellas, la Socie­dad Tría­de en las pro­vin­cias de Fuchién y Kuang­tung, la Socie­dad de los Her­ma­nos en las pro­vin­cias de Junán, Jupei, Kui­chou y Sechuán, la Socie­dad de la Gran Cimi­ta­rra en las pro­vin­cias de Anjui, Jonán y Shan­tung, la Socie­dad por una Vida Racio­nal en la pro­vin­cia de Chi­li20 y las tres pro­vin­cias del Nor­des­te, y la Ban­da Ver­de en Shanghai y otros luga­res21. Uno de los pro­ble­mas difí­ci­les de Chi­na es cómo tra­tar a esta gen­te. Capaz de luchar con gran cora­je, pero incli­na­da a las accio­nes des­truc­to­ras, pue­de trans­for­mar­se en una fuer­za revo­lu­cio­na­ria si se la con­du­ce de mane­ra apropiada.

De todo lo ante­rior se des­pren­de que son nues­tros enemi­gos todos aque­llos que están con­fa­bu­la­dos con el impe­ria­lis­mo: los cau­di­llos mili­ta­res, los buró­cra­tas, la bur­gue­sía com­pra­do­ra, la cla­se de los gran­des terra­te­nien­tes y el sec­tor reac­cio­na­rio de la inte­lec­tua­li­dad subor­di­na­do a todos ellos. El pro­le­ta­ria­do indus­trial es la fuer­za diri­gen­te de nues­tra revo­lu­ción. Nues­tros ami­gos más cer­ca­nos son todo el semi­pro­le­ta­ria­do y toda la peque­ña bur­gue­sía. En cuan­to a la vaci­lan­te bur­gue­sía media, su ala dere­cha pue­de ser nues­tro enemi­go, y su ala izquier­da, nues­tro ami­go; pero debe­mos man­te­ner­nos cons­tan­te­men­te en guar­dia y no per­mi­tir­le que cree con­fu­sión en nues­tro Frente.

Mao Zedong

Mar­zo de 1926

  1. Des­pués de la inva­sión del impe­ria­lis­mo a Chi­na, los capi­ta­lis­tas extran­je­ros emplea­ban agen­tes chi­nos para lle­var a cabo su agre­sión eco­nó­mi­ca. A estos agen­tes se les lla­ma­ba com­pra­do­res. La bur­gue­sía com­pra­do­ra, inte­gra­da por estos ele­men­tos, era man­te­ni­da por los capi­ta­lis­tas de los paí­ses impe­ria­lis­tas, ser­vía direc­ta­men­te a sus intere­ses y esta­ba uni­da por mil víncu­los a las fuer­zas feu­da­les del país.
  2. Se refie­re a un puña­do de des­ver­gon­za­dos poli­ti­cas­tros fas­cis­tas que en esa épo­ca orga­ni­za­ron la Liga de la Juven­tud Esta­tis­ta de Chi­na, que lue­go cam­bió su nom­bre por el de Par­ti­do de la Juven­tud de Chi­na. Pro­fe­sio­na­les de la con­tra­rre­vo­lu­ción, se dedi­ca­ban a com­ba­tir al Par­ti­do Comu­nis­ta y a la Unión Sovié­ti­ca y esta­ban sub­ven­cio­na­dos por los diver­sos gru­pos reac­cio­na­rios en el Poder y por los imperialistas.
  3. Para una com­pren­sión más amplia del papel desem­pe­ña­do por la bur­gue­sía nacio­nal, véa­se La revo­lu­ción chi­na y el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, cap. II, 4, Obras Esco­gi­das de Mao Zedong, t. II.
  4. Tai Chi-tao ingre­só al Kuo­min­tang en su juven­tud y duran­te algún tiem­po fue socio de Chiang Kai-shek en espe­cu­la­cio­nes bur­sá­ti­les. Des­pués del falle­ci­mien­to de Sun Yat-sen en 1925, se dedi­có a la agi­ta­ción anti­co­mu­nis­ta, pre­pa­ran­do el terreno ideo­ló­gi­co para el gol­pe de Esta­do con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio de Chiang Kai-shek en 1927. Duran­te muchos años fue fiel laca­yo de éste en la con­tra­rre­vo­lu­ción. Deses­pe­ra­do ante el inmi­nen­te derrum­ba­mien­to del régi­men de Chiang Kai-shek, se sui­ci­dó en febre­ro de 1949.
  5. Era el perió­di­co de la Aso­cia­ción para el Estu­dio del Gobierno Cons­ti­tu­cio­nal, uno de los gru­pos polí­ti­cos que apo­ya­ban la domi­na­ción de los cau­di­llos mili­ta­res del Norte.
  6. En 1923, con la ayu­da del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, Sun Yat-sen deci­dió reor­ga­ni­zar el Kuo­min­tang, esta­ble­cer la coope­ra­ción entre el Kuo­min­tang y el Par­ti­do Comu­nis­ta y admi­tir a comu­nis­tas en el Kuo­min­tang. En enero de 1924 con­vo­có en Can­tón el I Con­gre­so Nacio­nal del Kuo­min­tang, en el que for­mu­ló las Tres Gran­des Polí­ti­cas: alian­za con Rusia, alian­za con el Par­ti­do Comu­nis­ta y ayu­da a los cam­pe­si­nos y obre­ros. Par­ti­ci­pa­ron en este Con­gre­so los cama­ra­das Mao Zedonbg, Li Ta-chao, Lin Po-chü, Chü Chiu-pai y otros, quie­nes desem­pe­ña­ron un papel impor­tan­te ayu­dan­do al Kuo­min­tang a tomar el camino de la revo­lu­ción. Algu­nos de estos cama­ra­das fue­ron ele­gi­dos miem­bros del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang, y otros, miem­bros suplentes.
  7. Con el tér­mino cam­pe­si­nos pro­pie­ta­rios el cama­ra­da Mao Zedong desig­na a los cam­pe­si­nos medios.
  8. El Maris­cal Chao (Chao Kung-ming) es el dios de la rique­za según la leyen­da popu­lar china.
  9. Los dés­po­tas loca­les y shenshi mal­va­dos eran los terra­te­nien­tes cam­pe­si­nos ricos, fun­cio­na­rios reti­ra­dos o gen­te acau­da­la­da de la vie­ja socie­dad chi­na que, valién­do­se de su influen­cia y poder, hacían y des­ha­cían en el cam­po o en la ciu­dad. Como repre­sen­tan­tes polí­ti­cos de la cla­se terra­te­nien­te en las loca­li­da­des, con­tro­la­ban el poder local y mane­ja­ban los plei­tos judi­cia­les, se entre­ga­ban a la corrup­ción y a la vida diso­lu­ta, come­tían toda cla­se de fecho­rías y opri­mían cruel­men­te al pueblo.
  10. Se tra­ta de un movi­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta a esca­la nacio­nal en pro­tes­ta con­tra la matan­za de ciu­da­da­nos chi­nos per­pe­tra­da en Shanghai por la poli­cía ingle­sa el 30 de mayo de 1925. En el cur­so de ese mes se habían pro­du­ci­do impor­tan­tes huel­gas en fábri­cas tex­ti­les japo­ne­sas esta­ble­ci­das en Ching­tao y Shanghai las que fue­ron repri­mi­das por los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses y sus laca­yos, los cau­di­llos mili­ta­res del Nor­te. El 15 de mayo, los patro­nes de una fábri­ca tex­til japo­ne­sa en Shanghai ase­si­na­ron a tiros al obre­ro Ku Cheng-jung e hirie­ron a más de diez tra­ba­ja­do­res. El 28 del mis­mo mes, ocho obre­ros fue­ron ase­si­na­dos por el gobierno reac­cio­na­rio en Ching­tao. El 30 de mayo, más de dos mil estu­dian­tes de Shanghai hicie­ron agi­ta­ción en las con­ce­sio­nes extran­je­ras en soli­da­ri­dad con los obre­ros en huel­ga y por la recu­pe­ra­ción de las con­ce­sio­nes extran­je­ras. Fren­te al cuar­tel gene­ral de la poli­cía de la con­ce­sión ingle­sa, se reu­nie­ron más de diez mil per­so­nas que gri­ta­ban: ¡Aba­jo el impe­ria­lis­mo!, ¡Que se una todo el pue­blo chino! y otras con­sig­nas. La poli­cía impe­ria­lis­ta ingle­sa abrió fue­go, dan­do muer­te o hirien­do a muchos estu­dian­tes. Este acon­te­ci­mien­to, cono­ci­do como la Masa­cre del 30 de mayo, no tar­dó en des­per­tar la indig­na­ción gene­ral del pue­blo chino, y se pro­du­jo en todo el país una ola de mani­fes­ta­cio­nes y huel­gas de obre­ros, estu­dian­tes y comer­cian­tes, dan­do ori­gen a un inmen­so movi­mien­to antiimperialista.
  11. Mao Zedong se refie­re aquí a los cam­pe­si­nos empo­bre­ci­dos que tra­ba­jan en par­te su pro­pia tie­rra y en par­te tie­rra toma­da en arriendo.
  12. Mao Zedong se refie­re aquí a la mayor par­te de los depen­dien­tes de comer­cio, que en la vie­ja Chi­na se divi­dían en dife­ren­tes capas. La capa infe­rior lle­va­ba una vida de proletarios.
  13. Medi­das chi­nas de capa­ci­dad: 1 dou = 10 sheng = 10 litros.
  14. Se refie­re a las huel­gas decla­ra­das a comien­zos de 1922 por los mari­ne­ros de Hong­kong y los tri­pu­lan­tes de los buques del Yangtsé. La huel­ga de los mari­ne­ros de Hong­kong duró ocho sema­nas. Como resul­ta­do de una lucha cruen­ta y tenaz, las auto­ri­da­des impe­ria­lis­tas ingle­sas de Hong­kong se vie­ron obli­ga­das a con­ce­der aumen­to de sala­rios, a levan­tar la inter­dic­ción de los sin­di­ca­tos de mari­ne­ros, a poner en liber­tad a los obre­ros dete­ni­dos y a indem­ni­zar a las fami­lias de los már­ti­res. Poco des­pués, los tri­pu­lan­tes de los buques del Yangtsé decla­ra­ron una huel­ga que duró dos sema­nas, y tam­bién la ganaron.
  15. Inme­dia­ta­men­te des­pués de su fun­da­ción en 1921, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na se dedi­có al tra­ba­jo de orga­ni­za­ción de los ferro­via­rios. En 1922 y 1923, se rea­li­za­ron bajo su direc­ción huel­gas en todas las líneas prin­ci­pa­les. La más cono­ci­da es la huel­ga gene­ral que los ferro­via­rios de la línea Pekín-Jan­kou decla­ra­ron el 4 de febre­ro de 1923 en su lucha por el dere­cho a orga­ni­zar una Fede­ra­ción de sin­di­ca­tos. El 7 de febre­ro, los cau­di­llos mili­ta­res del Nor­te, Wu Pei-fu y Siao Yao-nan, res­pal­da­dos por el impe­ria­lis­mo inglés, masa­cra­ron a los huel­guis­tas. Este hecho se cono­ce en la his­to­ria de Chi­na como la Masa­cre del 7 de Febrero.
  16. Minas de Car­bón de Kai­luan era la deno­mi­na­ción gene­ral dada a los dos gran­des y con­ti­guos yaci­mien­tos car­bo­ní­fe­ros de Kai­ping y Luan­chou en la pro­vin­cia de Jopei, don­de tra­ba­ja­ban más de cin­cuen­ta mil mine­ros. En 1900, duran­te el Movi­mien­to Yije­tuan, los impe­ria­lis­tas ingle­ses se apo­de­ra­ron de las minas de Kai­ping. Inver­sio­nis­tas chi­nos fun­da­ron enton­ces la Com­pa­ñía Car­bo­ní­fe­ra de Luan­chou, que fue incor­po­ra­da más tar­de a la Admi­nis­tra­ción Mine­ra de Kai­luan. Ambas empre­sas caye­ron así bajo el con­trol exclu­si­vo del impe­ria­lis­mo inglés. La huel­ga de los mine­ros de Kai­luan se reali­zó de octu­bre a noviem­bre de 1922. Las Minas de Car­bón de Chiaotsuo, situa­das en la par­te nor­te de la pro­vin­cia de Jonán, tam­bién esta­ban con­tro­la­das por el impe­ria­lis­mo inglés. La huel­ga de Chiaotsuo en soli­da­ri­dad con el Movi­mien­to del 30 de Mayo, se ini­ció en julio de 1925 y duró más de sie­te meses.
  17. Sha­mien era la con­ce­sión de los impe­ria­lis­tas ingle­ses en Can­tón. En julio de 1924, los impe­ria­lis­tas ingle­ses que la con­tro­la­ban expi­die­ron una nue­va orde­nan­za poli­cial dis­po­nien­do que los chi­nos resi­den­tes en Sha­mien tenían que pre­sen­tar, al entrar o salir de allí, un pase con su foto­gra­fía, mien­tras que los extran­je­ros podían tran­si­tar libre­men­te. El 15 de julio, los obre­ros de Sha­mien decla­ra­ron una huel­ga de pro­tes­ta con­tra esta medi­da dis­cri­mi­na­to­ria, y los impe­ria­lis­tas ingle­ses se vie­ron obli­ga­dos a anularla.
  18. Tras el Inci­den­te del 30 de mayo de 1925 en Shanghai, esta­lló una huel­ga gene­ral en esa ciu­dad el 1 de junio y otra en Hong­kong el 19 del mis­mo mes. Más de 200.000 obre­ros par­ti­ci­pa­ron en la de Shanghai y 250.000 en la de Hong­kong. Esta últi­ma, que con­tó con el apo­yo del pue­blo de todo el país, duró die­ci­séis meses, sien­do la más lar­ga en la his­to­ria del movi­mien­to obre­ro mundial.
  19. Reco­lec­to­res de excrementos.
  20. Anti­guo nom­bre de la actual pro­vin­cia de Jopei.
  21. La Socie­dad Tría­de, la Socie­dad de los Her­ma­nos, la Socie­dad de la Gran Cimi­ta­rra, la Socie­dad por una Vida Racio­nal y la Ban­da Ver­de, eran orga­ni­za­cio­nes secre­tas de tipo pri­mi­ti­vo que exis­tían entre el pue­blo. Sus inte­gran­tes eran prin­ci­pal­men­te cam­pe­si­nos arrui­na­dos, arte­sa­nos sin tra­ba­jo y otros lum­pem­pro­le­ta­rios. En la Chi­na feu­dal, gene­ral­men­te vin­cu­la­dos por algu­na creen­cia reli­gio­sa o supers­ti­ción, estos ele­men­tos orga­ni­za­ron nume­ro­sas socie­da­des de tipo patriar­cal con diver­sos nom­bres, algu­nas de las cua­les has­ta poseían armas. Uti­li­za­ban esas orga­ni­za­cio­nes para ayu­dar­se mutua­men­te en las dife­ren­tes cir­cuns­tan­cias de su vida y, en cier­tos momen­tos, para luchar con­tra los buró­cra­tas y terra­te­nien­tes que los opri­mían. Pera es evi­den­te que socie­da­des tan atra­sa­das como ésas no podían dar a los cam­pe­si­nos y arte­sa­nos nin­gu­na sali­da a su situa­ción. En muchas oca­sio­nes, fue­ron fácil­men­te con­tro­la­das y uti­li­za­das por los terra­te­nien­tes y los dés­po­tas loca­les; a cau­sa de ella y por su incli­na­ción a la des­truc­ción cie­ga, algu­nas se trans­for­ma­ron en fuer­zas reac­cio­na­rias. En su gol­pe de Esta­do con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio de 1927, Chiang Kai-shek uti­li­zó tales socie­da­des para que­bran­tar la uni­dad del pue­blo tra­ba­ja­dor y des­truir la revo­lu­ción. Con el naci­mien­to y el impe­tuo­so desa­rro­llo del pro­le­ta­ria­do indus­trial moderno, el cam­pe­si­na­do fue crean­do, bajo la direc­ción de la cla­se obre­ra, orga­ni­za­cio­nes de tipo ente­ra­men­te nue­vo, y des­de enton­ces, seme­jan­tes socie­da­des atra­sa­das de carác­ter pri­mi­ti­vo per­die­ron su razón de ser.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *