[Car­tas des­de lejos] La pri­me­ra eta­pa de la pri­me­ra revo­lu­ción

Pri­me­ra car­ta1

La pri­me­ra eta­pa de la pri­me­ra revo­lu­ción2

La pri­me­ra revo­lu­ción, engen­dra­da por la gue­rra impe­ria­lis­ta mun­dial3, ha esta­lla­do. La pri­me­ra revo­lu­ción pero no la últi­ma, por cier­to.

A juz­gar por la esca­sa infor­ma­ción de que se dis­po­ne en Sui­za, la pri­me­ra eta­pa de esta pri­me­ra revo­lu­ción, o sea, de la Revo­lu­ción Rusa del 1° de mar­zo de 1917, ha ter­mi­na­do. La pri­me­ra eta­pa de nues­tra revo­lu­ción no será, por cier­to, la últi­ma.

¿Cómo pudo ocu­rrir el «mila­gro» de que sólo en 8 días –perío­do seña­la­do por el señor Mili­ukov4 en su pre­sun­tuo­so tele­gra­ma a todos los repre­sen­tan­tes de Rusia en el extran­je­ro- se des­mo­ro­na­ra un monar­quía que se había man­te­ni­do duran­te siglos y que, a pesar de todo, con­si­guió man­te­ner­se duran­te los tres años de las tre­men­das bata­llas de cla­ses de 1905 a 1907, que abar­ca­ron todo el país?

Los mila­gros no exis­ten ni en la natu­ra­le­za ni en his­to­ria, pero todo vira­je brus­co de la his­to­ria, y esto se apli­ca a toda revo­lu­ción, ofre­ce un con­te­ni­do tan rico, des­cu­bre com­bi­na­cio­nes tan ines­pe­ra­das y pecu­lia­res de for­mas de lucha y de ali­nea­ción de las fuer­zas en pug­na, que para la men­te lega muchas cosas pue­den pare­cer mila­gro­sas. Para que la monar­quía zaris­ta pudie­ra des­mo­ro­nar­se en pocos días, fue nece­sa­ria la com­bi­na­ción de varios fac­to­res de impor­tan­cia his­tó­ri­ca mun­dial. Men­cio­na­re­mos las prin­ci­pa­les.

Sin los tres años de tre­men­das bata­llas de cla­ses, sin la ener­gía revo­lu­cio­na­ria des­ple­ga­da por el pro­le­ta­ria­do ruso de 1905 a 1907, la segun­da revo­lu­ción no habría podi­do pro­du­cir­se tan rápi­da­men­te; en el sen­ti­do de que su eta­pa ini­cial cul­mi­nó en pocos días. La pri­me­ra revo­lu­ción (19055) remo­vió pro­fun­da­men­te el terreno, des­arrai­gó pre­jui­cios secu­la­res, des­per­tó a la vida y a la lucha polí­ti­ca a millo­nes de obre­ros y a dece­nas de millo­nes de cam­pe­si­nos, reve­ló a unos y otros, y al mun­do ente­ro, el ver­da­de­ro carác­ter de todas las cla­ses (y de los prin­ci­pa­les par­ti­dos) de las socie­dad rusa, la ver­da­de­ra ali­nea­ción de sus intere­ses, de sus fuer­zas, de sus méto­dos de acción, de sus obje­ti­vos inme­dia­tos y fina­les. La pri­me­ra revo­lu­ción y el sub­si­guien­te perío­do de con­tra­rre­vo­lu­ción (1907−1914) pusie­ron al des­cu­bier­to la ver­da­de­ra natu­ra­le­za de la monar­quía zaris­ta, la lle­va­ron a su «últi­mo extre­mo», des­cu­brie­ron toda su putre­fac­ción e igno­mi­nia, el cinis­mo y la corrup­ción de la ban­da zaris­ta domi­na­da por ese mons­truo de Ras­pu­tín6. Des­en­mas­ca­ra­ron toda la fero­ci­dad de la fami­lia de los Romá­nov, esos pogro­mis­tas7 que ane­ga­ron a Rusia en san­gre de judíos, de obre­ros, de revo­lu­cio­na­rios, esos terra­te­nien­tes, «los pri­me­ros entre sus pares», posee­do­res de millo­nes de desia­ti­nas8 de tie­rra, dis­pues­tos a recu­rrir a cual­quier atro­ci­dad, a cual­quier cri­men, a arrui­nar y estran­gu­lar a cual­quier can­ti­dad de ciu­da­da­nos para res­guar­dar el «sagra­do dere­cho de pro­pie­dad» para ellos y para su cla­se.

Sin la revo­lu­ción de 1905 – 1907, y la con­tra­rre­vo­lu­ción de 1907 – 1914, no habría sido posi­ble una «auto­de­fi­ni­ción» tan cla­ra de todas las cla­ses del pue­blo ruso y de todos los pue­blos que habi­tan en Rusia, esa defi­ni­ción de la rela­ción de esas cla­ses, entre sí y con la monar­quía zaris­ta, que se puso de mani­fies­to duran­te los 8 días de la revo­lu­ción de febre­ro-mar­zo de 1917. Esta revo­lu­ción de 8 días fue, si pue­de per­mi­tir­se una metá­fo­ra, «repre­sen­ta­da» des­pués de una doce­na de ensa­yos par­cia­les y gene­ra­les; los «acto­res» se cono­cían, sabían sus pape­les, cono­cían sus pues­tos y el deco­ra­do ento­nos sus deta­lles, a fon­do, has­ta los mati­ces más o menos impor­tan­tes de las ten­den­cias polí­ti­cas y de las for­mas de acción.

Pues la pri­me­ra gran revo­lu­ción de 1905, denun­cia­da como «una gran rebe­lión» por los Guch­kov9, Mili­ukov y sus acó­li­tos, con­du­jo doce años des­pués, a la «bri­llan­te» y «glo­rio­sa» revo­lu­ción de 1917, que los Guch­kov y los Mili­ukov cali­fi­ca­ron de «glo­rio­sa» por­que los colo­có (por el momen­to) en el poder. Pero esto nece­si­tó un gran direc­tor de esce­na, vigo­ro­so, omni­po­ten­te, capaz, por una par­te, de ace­le­rar extra­or­di­na­ria­me­te la mar­cha de la his­to­ria uni­ver­sal y, por otra, de engen­drar una cri­sis mun­dial eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, nacio­nal e inter­na­cio­nal de una inten­si­dad sin para­le­lo.

Apar­te de una ace­le­ra­ción extra­or­di­na­ria de la his­to­ria uni­ver­sal, se nece­si­ta­ba tam­bién que la his­to­ria hicie­ra vira­jes par­ti­cu­lar­men­te brus­cos, para que la enlo­da­da y san­grien­ta carre­ta de la monar­quía de los Romá­nov pudie­ra ser vol­ca­da de un gol­pe.

Este direc­tor de esce­na omni­po­ten­te, este ace­le­ra­dor vigo­ro­so fue la gue­rra mun­dial impe­ria­lis­ta. Hoy ya no cabe duda de que la gue­rra es mun­dial, pues Esta­dos Uni­dos y Chi­na están ya semi­com­pro­me­ti­dos hoy en ella, y maña­na lo esta­rán total­men­te.

Tam­po­co cabe duda de que la gue­rra es impe­ria­lis­ta por ambas par­tes. Sólo los capi­ta­lis­tas y sus acó­li­tos, los social­pa­trio­tas y los social­cho­vi­nis­tas o, si en lugar de defi­ni­cio­nes crí­ti­cas gene­ra­les, emplea­mos nom­bres de polí­ti­cos bien cono­ci­dos en Rusia, sólo los Guch­kov y los Lvov10, los Mili­ukov y los Shin­ga­riov, por una par­te, y los Gvóz­diev, los Potré­sov11, los Chjen­ke­li, los Kerensky12 y los Chjeíd­ze13, por la otra, pue­den negar o callar este hecho. Tan­to la bur­gue­sía ale­ma­na como la anglo-fran­ce­sa hacen la gue­rra para saquear a otros paí­ses y estran­gu­lar a nacio­nes peque­ñas, para lograr supre­ma­cía finan­cie­ra mun­dial y pro­ce­der a l repar­to y redis­tri­bu­ción de las colo­nias, y para sal­var al ago­ni­zan­te régi­men capi­ta­lis­ta enga­ñan­do y divi­dien­do a los obre­ros de los dis­tin­tos paí­ses.

La gue­rra impe­ria­lis­ta tenía que ‑era obje­ti­va­men­te inevi­ta­ble- ace­le­rar extra­or­di­na­ria­men­te y recru­de­cer en gra­do nun­ca vis­to la lucha de cla­ses del pro­le­ta­ria­do con­tra la bur­gue­sía; tenía que tras­for­mar­se en una gue­rra civil entre las cla­ses enemi­gas.

Esta tras­for­ma­ción comen­zó con la revo­lu­ción de febre­ro-mar­zo de 1917, cuya pri­me­ra eta­pa fue seña­la­da, en pri­mer lugar, por el gol­pe con­jun­to infli­gi­do al zaris­mo por dos fuer­zas: toda la Rusia bur­gue­sa y terra­te­nien­te con todos sus acó­li­tos incons­cien­tes y con todos sus diri­gen­tes con­cien­tes, los emba­ja­do­res y capi­ta­lis­tas fran­ce­ses e ingle­ses, por una par­te, y por otra, el Soviet de dipu­tados obre­ros, que ha empe­za­do a ganar­se a los dipu­tados sol­da­dos y cam­pe­si­nos.

Estos tres cam­pos polí­ti­cos, estas tres fuer­zas polí­ti­cas fun­da­men­ta­les son: 1) la monar­quía zaris­ta, cabe­za de los terra­te­nien­tes feu­da­les, de la vie­ja buro­cra­cia y de la cas­ta mili­tar; 2) la Rusia bur­gue­sa y terra­te­nien­te de los octu­bris­tas14 y los kade­tes, detrás de la cual se arras­tra la peque­ña bur­gue­sía (cuyos prin­ci­pa­les repre­sen­tan­tes son Kerensky y Chjeíd­ze); 3) el Soviet de dipu­tados obre­ros, que tra­ta de que todo el pro­le­ta­ria­do y toda la masa de los sec­to­res más pobres de la pobla­ción se con­vier­tan en alia­dos suyos. Estas tres fuer­zas polí­ti­cas fun­da­men­ta­les se mani­fes­ta­ron ple­na­men­te y con toda cla­ri­dad, inclu­si­ve en los 8 días de la «pri­me­ra eta­pa», e inclu­si­ve para un obser­va­dor tan ale­ja­do de la esce­na de los acon­te­ci­mien­tos como está quien escri­be estas líneas, que se ve obli­ga­do a con­ten­tar­se con los escue­tos tele­gra­mas de los perió­di­cos extran­je­ros.

Pero antes de tra­tar esto con mayo­res deta­lles, debo vol­ver a la par­te de mi car­ta dedi­ca­da a un fac­tor de pri­mor­dial impor­tan­cia: la gue­rra impe­ria­lis­ta mun​dial​.La gue­rra ha esla­bo­na­do entre sí, con cade­nas de hie­rro, a las poten­cias beli­ge­ran­tes, a los gru­pos capi­ta­lis­tas beli­ge­ran­tes, a los «amos» del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, a los pro­pie­ta­rios de escla­vos de la escla­vi­tud capi­ta­lis­ta. Un ama­si­jo san­gui­no­len­to; tal es la vida social y polí­ti­ca del momen­to his­tó­ri­co actual.

Los socia­lis­tas que deser­ta­ron a las filas de la bur­gue­sía cuan­do comen­zó la gue­rra, todos esos David y Schei­de­mann en Ale­ma­nia, y los Ple­já­nov-Potré­sov-Gvóz­diev y Cia. en Rusia, voci­fe­ra­ron duran­te mucho tiem­po con­tra las «ilu­sio­nes» de los revo­lu­cio­na­rios, con­tra las «ilusiones»del Mani­fies­to de Basi­lea, con­tra la «quimera»de trans­for­mar la gue­rra impe­ria­lis­ta en gue­rra civil. Can­ta­ron loas en todos los tonos a la fuer­za, a la tena­ci­dad y a la capa­ci­dad de adap­ta­ción supues­ta­men­te reve­la­da por el capi­ta­lis­mo; ¡ellos, que ayu­da­ron a los capi­ta­lis­tas a «adap­tar», domes­ti­car, enga­ñar y divi­dir a la cla­se obre­ra de los dis­tin­tos paí­ses!

Pero «quien ríe últi­mo ríe mejor». La bur­gue­sía no con­si­guió apla­zar por lar­go tiem­po la cri­sis revo­lu­cio­na­ria engen­dra­da por la gue­rra. Esta cri­sis se agra­va con una fuer­za irre­sis­ti­ble en todos los paí­ses, empe­zan­do por la Ale­ma­nia, la cual, según un obser­va­dor que visi­tó ese país recien­te­men­te, sufre de un «ham­bre genial­men­te orga­ni­za­da», y ter­mi­nan­do con Ingla­te­rra y Fran­cia, don­de el ham­bre tam­bién aso­ma, pero don­de la orga­ni­za­ción es mucho menos «genial».

Era natu­ral que la cri­sis revo­lu­cio­na­ria esta­lla­ra en pri­mer lugar en la Rusia zaris­ta, don­de la des­or­ga­ni­za­ción era en extre­mo ate­rra­do­ra y el pro­le­ta­ria­do en extre­mo revo­lu­cio­na­rio (no en vir­tud de las cua­li­da­des espe­cia­les, sino debi­do a las tra­di­cio­nes, aún vivas, de 1905). Esta cri­sis se pre­ci­pi­tó por la serie e durí­si­mas derro­tas sufri­das por Rusia y sus alia­dos. Las derro­tas sacu­die­ron todo el vie­jo meca­nis­mo guber­na­men­tal y todo el vie­jo orden de cosas, y des­per­ta­ron la cóle­ra de todas las cla­ses de la pobla­ción con­tra ellos; exas­pe­ra­ron al ejér­ci­to, liqui­da­ron una gran par­te del anti­guo coman­do, com­pues­to por aris­tó­cra­tas reac­cio­na­rios y por ele­men­tos buró­cra­tas extra­or­di­na­ria­men­te corrom­pi­dos y fue­ron rem­pla­za­dos por un elen­co joven, fres­co, prin­ci­pal­men­te bur­gués, ple­be­yo y peque­ño bur­gués. Aque­llos que se reba­ja­ban ante la bur­gue­sía o sim­ple­men­te no tenían aga­llas, y que cla­ma­ban y voci­fe­ra­ban sobre el «derro­tis­mo», hoy se enfren­tan con el hecho de la vin­cu­la­ción his­tó­ri­ca entre la derro­ta de la más atra­sa­da y bár­ba­ra monar­quía zaris­ta y el comien­zo del incen­dio revo­lu­cio­na­rio.

Pero mien­tras las derro­tas al prin­ci­pio de la gue­rra fue­ron un fac­tor nega­ti­vo que pre­ci­pi­tó la explo­sión, los víncu­los entre el capi­tal finan­cie­ro anglo-fran­cés, el impe­ria­lis­mo anglo-fran­cés y el capi­tal octu­bris­ta y kade­te de Rusia fue un fac­tor que ace­le­ró esta cri­sis, median­te la orga­ni­za­ción direc­ta de un com­plot con­tra Nico­lás Romá­nov.

Por razo­nes obvias, la pren­sa anglo-fran­ce­sa silen­cia este aspec­to, extra­or­di­na­ria­men­te impor­tan­te, de la cues­tión, mien­tras que la pren­sa ale­ma­na lo sub­ra­ya con mali­cia. Noso­tros, los mar­xis­tas, debe­mos enfren­tar la ver­dad sere­na­men­te, sin dejar­nos con­fun­dir ya sea con las men­ti­ras, las melo­sas men­ti­ras ofi­cia­les diplo­má­ti­cas y minis­te­ria­les, del pri­mer gru­po de beli­ge­ran­tes impe­ria­lis­tas, o por las son­ri­sas disi­mu­la­das de sus riva­les finan­cie­ros y mili­ta­res del otro gru­po beli­ge­ran­te. Todo el cur­so de los suce­sos en la revo­lu­ción de febre­ro-mar­zo mues­tra cla­ra­men­te que las emba­ja­das ingle­sa y fran­ce­sa, con sus agen­tes y sus «vin­cu­la­cio­nes», que des­de tiem­po atrás esta­ban hacien­do los más deses­pe­ra­dos esfuer­zos por impe­dir acuer­dos «sepa­ra­dos» y una paz por sepa­ra­do entre Nico­lás II (y el últi­mo, espe­ra­mos, y hare­mos lo nece­sa­rio para que así sea) y Gui­ller­mo II15, orga­ni­za­ron direc­ta­men­te un com­plot en con­jun­to con los octu­bris­tas y los kade­tes, con par­te de los gene­ra­les y del ejér­ci­to y con los ofi­cia­les de la guar­ni­ción de Peters­bur­go con el cla­ro pro­pó­si­to de depo­ner a Nico­lás Romá­nov.

No aca­ri­cie­mos nin­gu­na ilu­sión. No incu­rra­mos en el error de quie­nes –como algu­nos de los par­ti­da­rios del CO o men­che­vi­ques, que vaci­lan entre la polí­ti­ca de los Gvóz­diev-Potré­sov y el inter­na­cio­na­lis­mo, y que con dema­sia­da fre­cuen­cia se des­li­zan al paci­fis­mo peque­ño bur­gués- están dis­pues­tos aho­ra a exal­tar el «acuer­do» entre el par­ti­do obre­ro y los kade­tes, el «apo­yo» del pri­me­ro a los segun­dos, etc., etc. Con­for­me a la vie­ja doc­tri­na (que nada tie­ne de mar­xis­ta) que han apren­di­do de memo­ria, tra­tan de encu­brir el com­plot tra­ma­do por los impe­ria­lis­tas anglo-fran­ce­ses con los Guch­kov y los Mili­ukov diri­gi­do a des­pla­zar al «prin­ci­pal gue­rre­ro», Nico­lás Romá­nov, y rem­pla­zar­lo por gue­rre­ros más enér­gi­cos, fres­cos y más capa­ces.

Si la revo­lu­ción triun­fó tan rápi­da y radi­cal­men­te –en apa­rien­cia, a pri­me­ra vista‑, sólo se debe al hecho de que, como resul­ta­do de una situa­ción his­tó­ri­ca en extre­mo ori­gi­nal, se unie­ron, en for­ma asom­bro­sa­men­te «armó­ni­ca», corrien­tes abso­lu­ta­men­te dife­ren­tes, intere­ses de cla­se abso­lu­ta­men­te hete­ro­gé­neos, aspi­ra­cio­nes polí­ti­cas y socia­les abso­lu­ta­men­te opues­tas. Es decir, la cons­pi­ra­ción de los impe­ria­lis­tas anglo-fran­ce­ses, que empu­ja­ron a Mili­ukov, Guch­kov y Cía. a apo­de­rar­se del poder para con­ti­nuar la gue­rra impe­ria­lis­ta, con el obje­to de con­du­cir­la aún con mayor encar­ni­za­mien­to y tena­ci­dad, con el obje­to de ase­si­nar a nue­vos millo­nes de obre­ros y cam­pe­si­nos rusos, para que los Guch­kov pue­dan adue­ñar­se de Cons­tan­ti­no­pla, los capi­ta­lis­tas fran­ce­ses, de Siria, los capi­ta­lis­tas ingle­ses, de la Meso­po­ta­mia, etc. Esto por una par­te. Y por la otra, había un pro­fun­do movi­mien­to popu­lar pro­le­ta­rio y de masas de carác­ter revo­lu­cio­na­rio (un movi­mien­to de todos los sec­to­res más pobres de la pobla­ción de la ciu­dad y del cam­po), por el pan, la paz y la ver­da­de­ra liber­tad.

Sería sim­ple­men­te ton­to hablar de que el pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio de Rusia «apo­ya­ra» al impe­ria­lis­mo kade­te-octu­bris­ta, «remen­da­do» con el dine­ro inglés, y tan abo­mi­na­ble como el impe­ria­lis­mo zaris­ta. Los obre­ros revo­lu­cio­na­rios han esta­do des­tru­yen­do, han des­trui­do ya en gran par­te y des­trui­rán la infa­me monar­quía zaris­ta has­ta aca­bar con ella; no se entu­sias­man ni se des­ani­man por el hecho de que en deter­mi­na­das coyun­tu­ras his­tó­ri­cas, bre­ves y excep­cio­na­les, los ayu­dó la lucha de los Bucha­nan, los Guch­kov, los Mili­ukov y Cía., ¡a reem­pla­zar un monar­ca por otro monar­ca, pre­fe­ri­ble­men­te tam­bién un Roma­nov!

Así y sólo así, se desa­rro­lló la situa­ción. Así y sólo así es la mane­ra como pue­de con­si­de­rar las cosas un polí­ti­co que no teme la ver­dad, que ana­li­za con sen­sa­tez el equi­li­brio de las fuer­zas socia­les en la revo­lu­ción, que apre­cia cada «momen­to actual», no sólo des­de el pun­to de vis­ta de todas sus pecu­lia­ri­da­des pre­sen­tes o del momen­to actual, sino tam­bién des­de el pun­to de vis­ta de las moti­va­cio­nes fun­da­men­ta­les, de la más pro­fun­da rela­ción de intere­ses del pro­le­ta­ria­do y de la bur­gue­sía, tan­to en Rusia como en todo el mun­do.

Los obre­ros de Petro­gra­do, al igual que los obre­ros de toda Rusia, com­ba­tie­ron abne­ga­da­men­te la monar­quía zaris­ta, lucha­ron por la liber­tad, por la tie­rra para los cam­pe­si­nos, por la paz, con­tra la matan­za impe­ria­lis­ta. El capi­tal impe­ria­lis­ta anglo-fran­cés, para con­ti­nuar e inten­si­fi­car esa matan­za, urdió intri­gas pala­cie­gas, cons­pi­ró con los ofi­cia­les de la guar­dia, ins­ti­gó y alen­tó a los Guch­kov y a los Mili­ukov, y orga­ni­zó un nue­vo gobierno com­ple­to que en la prác­ti­ca tomó el poder no bien la lucha del pro­le­ta­ria­do ases­tó los pri­me­ros gol­pes al zaris­mo.

Este nue­vo gobierno, en el que Lvov y Guch­kov, de los octu­bris­tas y del par­ti­do de la «Reno­va­ción pací­fi­ca», cóm­pli­ces ayer de Sto­li­pin16 el Ver­du­go, con­tro­lan car­gos real­men­te impor­tan­tes, car­gos deci­si­vos, el ejér­ci­to y la buro­cra­cia, este gobierno, en el que Mili­ukov y el res­to de los kade­tes son más que nada figu­ras deco­ra­ti­vas, rótu­los cuya fun­ción es pro­nun­ciar sen­ti­men­ta­les dis­cur­sos aca­dé­mi­cos, y en el que el tru­do­vi­que17 Kerensky es una bala­lai­ka18 con el soni­do de cuyas cuer­das pro­cu­ran enga­ñar a los obre­ros y a los cam­pe­si­nos; ese gobierno no es una aso­cia­ción acci­den­tal de per­so­nas.

Repre­sen­tan a la nue­va cla­se que se ha enca­ra­ma­do al poder polí­ti­co de Rusia, la cla­se de los terra­te­nien­tes capi­ta­lis­tas y de la bur­gue­sía que des­de hace lar­go tiem­po diri­ge eco­nó­mi­ca­men­te nues­tro país, y que duran­te la revo­lu­ción de 1905 – 1907, duran­te la con­tra­rre­vo­lu­ción de 1907 – 1914, y, final­men­te, y con par­ti­cu­lar rapi­dez, duran­te la gue­rra de 1914 a 1917, se orga­ni­zó polí­ti­ca­men­te con extra­or­di­na­ria rapi­dez y pasó a con­tro­lar los gobier­nos loca­les, la ins­truc­ción públi­ca, con­gre­sos de todos géne­ro, la Duma, los comi­tés de la indus­tria de gue­rra, etc. Esta nue­va cla­se esta­ba ya «casi com­ple­ta­men­te» en el poder para 1917, y por eso los pri­me­ros gol­pes fue­ron sufi­cien­tes para que el zaris­mo se des­mo­ro­na­se y que­da­ra libre el camino para la bur­gue­sía. La gue­rra impe­ria­lis­ta, que exi­gió una increí­ble ten­sión de fuer­zas, ace­le­ró a tal extre­mo el pro­ce­so de desa­rro­llo de la Rusia atra­sa­da, que «de un solo gol­pe» (apa­ren­te­men­te de un solo gol­pe), hemos alcan­za­do a Ita­lia, a Ingla­te­rra y case a Fran­cia. Hemos obte­ni­do un gobierno «par­la­men­ta­rio», de «coa­li­ción», «nacio­nal» (es decir, apto para con­ti­nuar la matan­za impe­ria­lis­ta y para enga­ñar al pue­blo).

Jun­to a este gobierno –que en lo que res­pec­ta a la gue­rra actual, no es más que el agen­te de la «fir­ma» mul­ti­mi­llo­na­ria «Ingla­te­rra y Fran­cia»-, ha sur­gi­do el esen­cial, no ofi­cial, aún no desa­rro­lla­do y rela­ti­va­men­te débil gobierno obre­ro, que expre­sa los intere­ses del pro­le­ta­ria­do y de todo el sec­tor pobre de la pobla­ción urba­na y rural. Este gobierno es el Soviet de dipu­tados obre­ros de obre­ros de Petro­gra­do, que pro­cu­ra esta­ble­cer víncu­los con los sol­da­dos y los cam­pe­si­nos, así como con los obre­ros agrí­co­las; más con estos últi­mos, por supues­to, que con los cam­pe­si­nos.

Tal es la ver­da­de­ra situa­ción polí­ti­ca que noso­tros no debe­mos, ante todo, esfor­zar­nos por finar con la máxi­ma pre­ci­sión y obje­ti­vi­dad posi­bles, a fin de asen­tar la tác­ti­ca mar­xis­ta sobre la úni­ca base sóli­da posi­ble, la base de los hechos​.La monar­quía zaris­ta ha sido aba­ti­da, pero no defi­ni­ti­va­men­te des­trui­da. El gobierno bur­gués, octu­bris­ta-kade­te, que quie­re lle­var la gue­rra impe­ria­lis­ta «has­ta el fin», y que es en reali­dad el agen­te de la fir­ma finan­cie­ra «Ingla­te­rra y Fran­cia», se ve obli­ga­do a pro­me­ter al pue­blo el máxi­mo de liber­ta­des y con­ce­sio­nes com­pa­ti­bles con el man­te­ni­mien­to de su poder sobre el pue­blo y con la posi­bi­li­dad de con­ti­nuar la matan­za impe­ria­lis­ta.

El soviet de dipu­tados obre­ros es una orga­ni­za­ción de los obre­ros, es el embrión de un gobierno obre­ro, el repre­sen­tan­te de los intere­ses de toda la masa del sec­tor pobre de la pobla­ción, es decir, de las nue­ve déci­mas par­tes de la pobla­ción, que anhe­la la paz, el pan y la liber­tad.

El con­flic­to de estas tres fuer­zas deter­mi­na la situa­ción que ha sur­gi­do aho­ra, una situa­ción de tran­si­ción entre la pri­me­ra eta­pa de la revo­lu­ción y la segun­da.

El anta­go­nis­mo entre la pri­me­ra fuer­za y la segun­da no es pro­fun­do, es momen­tá­neo, fru­to sola­men­te de la coyun­tu­ra actual del brus­co vira­je de los acon­te­ci­mien­tos en la gue­rra impe­ria­lis­ta. Todo el nue­vo gobierno es monár­qui­co, pues el repu­bli­ca­nis­mo ver­bal de Kerensky sim­ple­men­te no se pue­de tomar en serio, no es digno de un esta­dis­ta, y obje­ti­va­men­te es una tra­mo­ya polí­ti­ca. El nue­vo gobierno que aún no ha ases­ta­do el gol­pe de gra­cia a la monar­quía zaris­ta, ya ha empe­za­do a pac­tar con la dinas­tía terra­te­nien­te de los Romá­nov. La bur­gue­sía de tipo octu­bris­ta-kade­te nece­si­ta una monar­quía para que sir­va como cabe­za de la buro­cra­cia y del ejér­ci­to, para sal­va­guar­dar los pri­vi­le­gios del capi­tal con­tra los tra­ba­ja­do­res.

Quien diga que los obre­ros deben apo­yar al nue­vo gobierno en inte­rés de la lucha con­tra la reac­ción zaris­ta (y apa­ren­te­men­te esto han dicho los Potré­sov, los Gvóz­diev, Chjen­ke­li y tam­bién Chjeíd­ze, pese a su ambi­güe­dad), trai­cio­na a los obre­ros, trai­cio­na la cau­sa del pro­le­ta­ria­do, la cau­sa de la paz y de la liber­tad. Por­que, en reali­dad, pre­ci­sa­men­te este nue­vo gobierno ya está ata­do de pies y manos al capi­tal impe­ria­lis­ta, a la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de gue­rra y de rapi­ña; ya ha comen­za­do a pac­tar (¡sin con­sul­tar al pue­blo!) con la dinas­tía; se encuen­tra ya empe­ña­do en la res­tau­ra­ción de la monar­quía zaris­ta; ya aus­pi­cia la can­di­da­tu­ra de Mijáil Romá­nov como nue­vo reye­zue­lo; está ya toman­do medi­das para apun­ta­lar el trono, para reem­pla­zar la monar­quía legí­ti­ma (legal, basa­da en las vie­jas leyes) por una monar­quía bona­par­tis­ta, ple­bis­ci­ta­ria (basa­da en un ple­bis­ci­to frau­du­len­to).

¡No, si se ha de luchar real­men­te con­tra la monar­quía zaris­ta, se ha de garan­ti­zar la liber­tad en los hechos, y no sólo de pala­bra, no sólo con las pro­me­sas ver­sá­ti­les de Mili­ukov y Kerensky; no son los obre­ros quie­nes deben apo­yar al nue­vo gobierno, sino es el gobierno quien de «apo­yar» a los obre­ros! Por­que la úni­ca garan­tía de liber­tad y de des­truc­ción com­ple­ta del zaris­mo resi­de en armar al pro­le­ta­ria­do, en con­so­li­dar, exten­der, desa­rro­llar el papel, la impor­tan­cia y la fuer­za del soviet de dipu­tados obre­ros. Todo lo demás es pura fra­seo­lo­gía y men­ti­ras, vanas ilu­sio­nes por par­te de los poli­ti­que­ros del cam­po libe­ral y radi­cal, maqui­na­cio­nes fraudulentas.Ayuden a armar­se a los obre­ros, o al menos no estor­ben esta tarea, y la liber­tad será inven­ci­ble en Rusia, la monar­quía no podrá ser res­tau­ra­da y la Repú­bli­ca se verá ase­gu­ra­da.

De lo con­tra­rio, los Guch­kov y los Mili­ukov res­tau­ra­rán la monar­quía y no otor­ga­rán nin­gu­na, abso­lu­ta­men­te nin­gu­na de las «liber­ta­des» por ellos pro­me­ti­das. Todos los polí­ti­cos bur­gue­ses en todas las revo­lu­cio­nes bur­gue­sas han «ali­men­ta­do» a los pue­blos y enga­ña­do a los obre­ros con pro­me­sas. La nues­tra es una revo­lu­ción bur­gue­sa, por con­si­guien­te los obre­ros deben apo­yar a la bur­gue­sía, dicen los Potré­sov, los Gvóz­diev y los Chjeíd­ze, como ya lo dije­ra Ple­já­nov.

La nues­tra es una revo­lu­ción bur­gue­sa, deci­mos noso­tros, los mar­xis­tas, por con­si­guien­te los obre­ros deben abrir los ojos al pue­blo para que vea el enga­ño de los poli­ti­cas­tros bur­gue­ses, ense­ñar­le a no creer en las pala­bras, a con­fiar úni­ca­men­te en sus pro­pias fuer­zas, en su pro­pia orga­ni­za­ción, en su pro­pia unión, en sus pro­pias armas.

El gobierno de los octu­bris­tas y kade­tes, de los Guch­kov y los Mili­ukov no pue­de- aun­que lo qui­sie­se sin­ce­ra­men­te (sólo los niños pue­den creer que los Guch­kov y Lvov son sin­ce­ros)-, no pue­de dar al pue­blo ni paz, ni pan, ni liber­tad.

No pue­de dar la paz, por­que es un gobierno beli­cis­ta, un gobierno para la con­ti­nua­ción de la matan­za impe­ria­lis­ta, un gobierno de rapi­ña, empe­ña­do en saquear Arme­nia, a Galitzia y Tur­quía, en ane­xar­se Cons­tan­ti­no­pla, recon­quis­tar Polo­nia, Cur­lan­dia, Litua­nia, etc. Es un gobierno que está ata­do de pies y manos al capi­tal impe­ria­lis­ta anglo-fran­cés. El capi­tal ruso no s más que una rama de la «fir­ma» inter­na­cio­nal que mane­ja cen­te­na­res de miles de millo­nes de rublos y que se lla­ma «Ingla­te­rra y Fran­cia».

No pue­de dar pan, por­que es un gobierno bur­gués. En el mejor de los casos pue­de dar al pue­blo, como lo ha hecho Ale­ma­nia, «un ham­bre genial­men­te orga­ni­za­da». Pero el pue­blo no acep­ta­rá el ham­bre. Se ente­ra­rá, y pro­ba­ble­men­te muy pron­to, de que hay pan y de que es posi­ble obte­ner­lo, pero úni­ca­men­te con méto­dos que no res­pe­tan la san­ti­dad del capi­tal y de la pro­pie­dad terra­te­nien­te. No pude dar liber­tad, por­que es un gobierno terra­te­nien­te y capi­ta­lis­ta, que teme al pue­blo y que ya ha comen­za­do a pac­tar con la dinas­tía de los Romá­nov.

En otro artícu­lo nos ocu­pa­re­mos de los pro­ble­mas tác­ti­cos de nues­tra acti­tud inme­dia­ta hacia este gobierno. Expli­ca­re­mos en él la ori­gi­na­li­dad de la situa­ción actual, que es de tran­si­ción de la pri­me­ra eta­pa de la revo­lu­ción a la segun­da, y por qué la con­sig­na, «la tarea del día», en este momen­to debe ser: ¡Obre­ros! Uste­des han hecho pro­di­gios de heroís­mo pro­le­ta­rio, el heroís­mo del pue­blo, en la gue­rra civil con­tra el zaris­mo. Uste­des deben hacer pro­di­gios de orga­ni­za­ción del pro­le­ta­ria­do y de todo el pue­blo para pre­pa­rar el camino de la vic­to­ria en la segun­da eta­pa de la revo­lu­ción.

Limi­tán­do­nos por el momen­to a ana­li­zar la lucha de cla­ses y la ali­nea­ción de las fuer­zas de cla­se en esta eta­pa de la revo­lu­ción, debe­mos plan­tear aún el pro­ble­ma: ¿Quié­nes son los alia­dos del pro­le­ta­ria­do en esta revo­lu­ción?

Tie­ne dos alia­dos: pri­me­ro, la amplia masa de los semi­pro­le­ta­rios y, en par­te, tam­bién la masa de los peque­ños cam­pe­si­nos que suman dece­nas de millo­nes y cons­ti­tu­yen la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción de Rusia. Para esta masa son esen­cia­les la paz, el pan, la liber­tad y la tie­rra. Es inevi­ta­ble que, en cier­ta medi­da, esta masa sufra la influen­cia de la bur­gue­sía y, sobre todo de la peque­ña bur­gue­sía, con la que tie­ne mayor afi­ni­dad por sus con­di­cio­nes de vida, y que vaci­la entre la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do. Las duras lec­cio­nes de la gue­rra, que serán tan­to más duras cuan­to más enér­gi­ca­men­te con­ti­núen la gue­rra Guch­kov, Lvov, Mili­ukov y Cía., empu­ja­rán inevi­ta­ble­men­te a esta masa hacia el pro­le­ta­ria­do, la obli­ga­rán a seguir­lo. Aho­ra debe­mos apro­ve­char la liber­tad rela­ti­va del nue­vo régi­men y los soviets de dipu­tados obre­ros para escla­re­cer y orga­ni­zar, sobre todo y por enci­ma de todo a esta masa. Los soviets de dipu­tados cam­pe­si­nos y los soviets de obre­ros agrí­co­las, esa es una de nues­tras tareas más urgen­tes. A este res­pec­to, nos esfor­za­re­mos no sólo por­que los obre­ros agrí­co­las cons­ti­tu­yan sus soviets pro­pios, sino tam­bién por­que los cam­pe­si­nos sin tie­rra y más pobres se orga­ni­cen por sepa­ra­do, apar­te de los cam­pe­si­nos aco­mo­da­dos. En la pró­xi­ma car­ta nos ocu­pa­re­mos de las tareas espe­cia­les y de las for­mas espe­cia­les de orga­ni­za­ción, que hoy son urgen­te­men­te nece­sa­rias.

Segun­do, el alia­do del pro­le­ta­ria­do ruso es el pro­le­ta­ria­do de todos los paí­ses beli­ge­ran­tes y de todos los paí­ses en gene­ral. Hoy este alia­do se encuen­tra en gran medi­da repri­mi­do por la gue­rra y con dema­sia­da fre­cuen­cia los social­cho­vi­nis­tas euro­peos hablan en su nom­bre, hom­bres que, como Ple­já­nov, Gvóz­diev y Potré­sov en Rusia, han deser­ta­do a las filas de la bur­gue­sía. Pero cada mes de gue­rra impe­ria­lis­ta ha ido libe­ran­do de su influen­cia al pro­le­ta­ria­do, y la revo­lu­ción rusa ace­le­ra­rá inevi­ta­ble­men­te este pro­ce­so en enor­mes pro­por­cio­nes. Con estos dos alia­dos, el pro­le­ta­ria­do, apro­ve­chan­do las pecu­lia­ri­da­des del actual momen­to de tran­si­ción, pue­de y debe pro­ce­der, pri­me­ro, a la con­quis­ta de una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca y de la vic­to­ria com­ple­ta de los cam­pe­si­nos sobre los terra­te­nien­te, en lugar de la semi­mo­nar­quía de Guch­kov-Mili­ukov, y des­pués, a la con­quis­ta del socia­lis­mo, lo úni­co que pue­de dar a los pue­blos, exte­nua­dos por la gue­rra, paz, pan y liber­tad.

  1. Escri­ta el 7 (20) de mar­zo de 1917. Publi­ca­da con supre­sio­nes el 21 y el 22 de mar­zo de 1917 en el perió­di­co Prav­da, núme­ros 14 y 15. El tex­to ínte­gro se publi­có por pri­me­ra vez en 1957, en la pri­me­ra edi­ción de las Obras Com­ple­tas, de V. I. Lenin, tomo XXIII.
  2. Se tra­ta del perío­do cono­ci­do como «Revo­lu­ción de Febre­ro».
  3. Hace refe­ren­cia a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, que tuvo lugar entre 1914 y 1918.
  4. Mili­ukov, Pavel (1859−1943): fue his­to­ria­dor y líder del Par­ti­do Kade­te, minis­tro de Asun­tos Extran­je­ros del Gobierno Pro­vi­sio­nal ruso entre mar­zo y mayo de 1917. Fue uno de los adver­sa­rios más des­ta­ca­dos de la revo­lu­ción.
  5. La revo­lu­ción de 1905 comen­zó el 9 de enero de ese año con una mani­fes­ta­ción de los obre­ros de Petro­gra­do, en la que peti­cio­na­ban, entre otras deman­das, la jor­na­da de ocho horas y el dere­cho de huel­ga. La mani­fes­ta­ción esta­ba diri­gi­da por el cura Gapón. En ella par­ti­ci­pa­ron acti­va­men­te los social­de­mó­cra­tas. Los mani­fes­tan­tes fue­ron repri­mi­dos por las fuer­zas zaris­tas en lo que se cono­ce como el «Domin­go san­grien­to». Este pri­mer ensa­yo revo­lu­cio­na­rio fue derro­ta­do.
  6. Efí­mo­vich, Grí­go­ri o Yefí­mo­vich, Novikh Ras­pu­tín, cono­ci­do como El Mon­je Loco (1872−1916): mon­je, aven­tu­re­ro y cor­te­sano ruso. A prin­ci­pios de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, Rusia atra­ve­sa­ba un momen­to crí­ti­co. El zar Nico­lás II asu­mió el man­do del ejér­ci­to y Ras­pu­tín se hizo con el con­trol abso­lu­to del gobierno. Su pro­fun­da influen­cia en la cor­te impe­rial escan­da­li­za­ba a la opi­nión públi­ca.
  7. Pogrom es una pala­bra rusa que sig­ni­fi­ca ata­que o dis­tur­bio. Las con­no­ta­cio­nes his­tó­ri­cas del tér­mino inclu­yen ata­ques vio­len­tos por las fuer­zas repre­si­vas y sec­to­res de las pobla­cio­nes loca­les inci­ta­dos por el zaris­mo y los gobier­nos de turno con­tra judíos y revo­lu­cio­na­rios en el impe­rio ruso y en todo el mun­do.
  8. La desia­ti­na es una uni­dad de medi­da de super­fi­cie uti­li­za­da en Rusia.
  9. Guch­kov, Ale­xan­der (1862−1936) Diri­gen­te de los octu­bris­tas, par­ti­do monár­qui­co de la gran bur­gue­sía indus­trial, comer­cial y terra­te­nien­te, pre­si­den­te de la Duma des­de 1907 a 1912, minis­tro de Gue­rra y Mari­na del Pri­mer Gobierno Pro­vi­sio­nal.
  10. Lvov, Geor­ge Euge­ne­ye­vich (1861−1925): fue un prín­ci­pe ruso. Miem­bro de la pri­me­ra duma y pri­mer minis­tro del pri­mer Gobierno Pro­vi­sio­nal entre mar­zo y julio de 1917. Emi­gró en 1918.
  11. Potré­sov, A. N. (1869−1934): miem­bro de Nasha Zar­ya, fue cho­vi­nis­ta duran­te la gue­rra, se opu­so a la Revo­lu­ción de Octu­bre y emi­gró a París.
  12. Kerensky, Ale­xan­der (1881−1970): social­rre­vo­lu­cio­na­rio ruso. Des­pués de la Revo­lu­ción de Febre­ro fue Minis­tro de Jus­ti­cia, Gue­rra y Mari­na y final­men­te, jefe del Gobierno Pro­vi­sio­nal des­de julio has­ta la Revo­lu­ción de Octu­bre. En 1918 huyó al extran­je­ro.
  13. Chjeíd­ze, Niko­lai Ses­ne­no­vich (1864−1926): fue un men­che­vi­que geor­giano. Miem­bro de la ter­ce­ra y la cuar­ta dumas. Duran­te la gue­rra fue cen­tris­ta. Fue miem­bro del comi­té pro­vi­sio­nal de la Duma. Fue pre­si­den­te del Pri­mer Soviet de Petro­gra­do de 1917. Fue pre­si­den­te del comi­té cen­tral de los Soviets de Todas las Rusias. Fue pre­si­den­te de la asam­blea cons­ti­tu­yen­te de Geor­gia 1918. Emi­gró en 1921. Reti­ra­do de la polí­ti­ca, se sui­ci­dó.
  14. Miem­bros del par­ti­do monár­qui­co de la gran bur­gue­sía indus­trial, comer­cial y terra­te­nien­te.
  15. Gui­ller­mo II (1859−1941): fue empe­ra­dor de Ale­ma­nia des­de 1888. Al pro­du­cir­se la revo­lu­ción ale­ma­na de 1918 abdi­có.
  16. Sto­li­pin, Peter (1862−1911): reac­cio­na­rio polí­ti­co zaris­ta, fue pri­mer minis­tro lue­go de la derro­ta de la Revo­lu­ción de 1905. Impul­só una refor­ma agra­ria que tenía como obje­ti­vo pro­mo­ver un nue­vo sec­tor de cam­pe­si­nos ricos. En el gabi­ne­te de Gorem­kin, Sto­li­pin era minis­tro del Inte­rior.
  17. Tru­do­vi­ques: eran los repre­sen­tan­tes de los cam­pe­si­nos en las cua­tro dumas, que osci­la­ban cons­tan­te­men­te entre los cade­tes (libe­ra­les) y los social­de­mó­cra­tas.
  18. Ins­tru­men­to musi­cal ruso.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *