Car­ta de Karl Marx a Sig­frid Meyer y August Vog

Des­kar­gak /​Des­car­gas (309 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] A4Des­car­gar 
[PDF] A5Des­car­gar 
[PDF] Let­terDes­car­gar 
[ePub]Des­car­gar 
[mobi] Kind­leDes­car­gar 

Lon­dres, 9 de abril de 1870

[…] Pasa­do maña­na (11 de abril) les envia­ré los docu­men­tos de la Inter­na­cio­nal que ten­ga a mano. (Es dema­sia­do tar­de para enviar­los por correo hoy). Igual­men­te, envia­ré un poco más de los [infor­mes] de Basi­lea.

Entre el envia­do tam­bién encon­tra­rán algu­nas de las reso­lu­cio­nes del Con­se­jo Gene­ral del 30 de noviem­bre sobre la amnis­tía irlan­de­sa, que yo mis­mo escri­bí, al igual que un folle­to irlan­dés sobre el tra­ta­mien­to de los con­vic­tos fenia­nos.

Tenía la inten­ción de intro­du­cir nue­vas reso­lu­cio­nes sobre la nece­sa­ria trans­for­ma­ción de la actual Unión (es decir, la escla­vi­tud de Irlan­da) a una fede­ra­ción libre e igua­li­ta­ria con Gran Bre­ta­ña. El pro­gre­so de este asun­to ha sido sus­pen­di­do por el momen­to, en lo que res­pec­ta a las reso­lu­cio­nes públi­cas, debi­do a mi for­za­da ausen­cia del Con­se­jo Gene­ral. Nin­gún otro miem­bro del Con­se­jo Gene­ral tie­ne sufi­cien­te cono­ci­mien­to sobre los asun­tos irlan­de­ses ni sufi­cien­te auto­ri­dad entre los miem­bros ingle­ses del Con­se­jo Gene­ral como para reem­pla­zar­me en esto.

Sin embar­go, el tiem­po no ha sido des­per­di­cia­do, y les pido que pres­ten espe­cial aten­ción a lo siguien­te:

Des­pués de años de tra­tar la cues­tión irlan­de­sa, he lle­ga­do a la con­clu­sión de que el gol­pe deci­si­vo con­tra las cla­ses domi­nan­tes en Ingla­te­rra (y este es deci­si­vo para el movi­mien­to obre­ro en todo el mun­do) no pue­de ser tra­ta­do en Ingla­te­rra, sino sólo en Irlan­da.

El 1 de enero de 1870, el Con­se­jo Gene­ral publi­có una cir­cu­lar secre­ta escri­ta por mí en fran­cés –[sólo los perió­di­cos fran­ce­ses, no los ale­ma­nes, pro­du­cen impor­tan­tes reper­cu­sio­nes sobre Ingla­te­rra]– sobre la rela­ción de la lucha nacio­nal irlan­de­sa con la eman­ci­pa­ción de la cla­se obre­ra y, por lo tan­to, sobre la posi­ción que la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal tie­ne que adop­tar res­pec­to a la cues­tión irlan­de­sa.

Les diré de for­ma bre­ve los pun­tos deci­si­vos. Irlan­da es el baluar­te de la aris­to­cra­cia ingle­sa. La explo­ta­ción de esta tie­rra no es sólo una fuen­te impor­tan­te de su rique­za mate­rial; es su mayor poder moral. Repre­sen­tan de hecho el domi­nio de Ingla­te­rra sobre Irlan­da. Irlan­da es, por lo tan­to, el gran medio a tra­vés del cual la aris­to­cra­cia ingle­sa man­tie­ne su domi­nio en la pro­pia Ingla­te­rra.

Por otro lado: si maña­na se reti­ra­ran el ejér­ci­to y la poli­cía ingle­sa de Irlan­da, ten­dría­mos inme­dia­ta­men­te una revo­lu­ción agra­ria en Irlan­da. La caí­da de la aris­to­cra­cia ingle­sa en Irlan­da, sin embar­go, sig­ni­fi­ca­ría y nece­sa­ria­men­te cau­sa­ría su caí­da en Ingla­te­rra. Esto últi­mo cum­pli­ría la con­di­ción pre­via para una revo­lu­ción pro­le­ta­ria en Ingla­te­rra. La ani­qui­la­ción de la aris­to­cra­cia ingle­sa en Irlan­da es una ope­ra­ción infi­ni­ta­men­te más fácil que en la pro­pia Ingla­te­rra dado que en Irlan­da la cues­tión de la tie­rra ha sido has­ta aho­ra la for­ma exclu­si­va en que se ha pre­sen­ta­do la cues­tión social, ya que es una pre­gun­ta exis­ten­cial, una cues­tión de vida o muer­te para la inmen­sa mayo­ría del pue­blo irlan­dés, y por­que es al mis­mo tiem­po inse­pa­ra­ble de la cues­tión nacio­nal. Apar­te de que el carác­ter irlan­dés es más apa­sio­na­do y revo­lu­cio­na­rio que el de los ingle­ses. En cuan­to a la bur­gue­sía ingle­sa, ella tie­ne en común con la aris­to­cra­cia ingle­sa pri­me­ro el inte­rés de con­ver­tir a Irlan­da en un mero pas­ti­zal, para sumi­nis­trar al mer­ca­do inglés con car­ne y lana a los pre­cios más bajos posi­bles. Tie­ne ade­más el mis­mo inte­rés en redu­cir la pobla­ción irlan­de­sa a un núme­ro tan peque­ño a tra­vés del des­alo­jo y la emi­gra­ción for­za­da para que el capi­tal inglés (capi­tal inver­ti­do en terre­nos arren­da­dos para la agri­cul­tu­ra) pue­da fun­cio­nar con “segu­ri­dad” en este país. Ella tie­ne el mis­mo inte­rés en remo­ver los bie­nes de Irlan­da así como lo tuvo en la remo­ción de los dis­tri­tos agrí­co­las de Ingla­te­rra y Esco­cia. Las 6.000−10.000 libras ester­li­nas de ingre­sos por ausen­tis­mo y otros ingre­sos irlan­de­ses que aho­ra flu­yen a Lon­dres cada año tam­bién deben ser con­si­de­ra­dos.

Pero la bur­gue­sía ingle­sa tie­ne intere­ses aún más impor­tan­tes en la actual eco­no­mía irlan­de­sa. Irlan­da está entre­gan­do cons­tan­te­men­te exce­den­tes al mer­ca­do labo­ral inglés dada la cre­cien­te con­cen­tra­ción de alqui­le­res, redu­cien­do así los sala­rios y la posi­ción mate­rial y moral de la cla­se obre­ra ingle­sa.

Y ¡lo más impor­tan­te! Todos los cen­tros indus­tria­les y comer­cia­les de Ingla­te­rra poseen aho­ra una cla­se obre­ra divi­di­da en dos cam­pos enemi­gos, pro­le­ta­rios ingle­ses y pro­le­ta­rios irlan­de­ses. El tra­ba­ja­dor inglés común odia al tra­ba­ja­dor irlan­dés como com­pe­ti­dor que redu­ce el nivel de vida. Se sien­te hacia él como un miem­bro de la nación domi­nan­te y por lo tan­to se con­vier­te a sí mis­mo en la herra­mien­ta de sus aris­tó­cra­tas y capi­ta­lis­tas con­tra Irlan­da, y for­ta­le­ce así el domi­nio de aque­llos sobre él. Tie­ne pre­jui­cios reli­gio­sos, socia­les y nacio­na­les con­tra él [tra­ba­ja­dor irlan­dés]. Se com­por­ta con él como el blan­co pobre con los negros de las anti­guas hacien­das de escla­vos de la Unión Ame­ri­ca­na. El irlan­dés le paga con la mis­ma mone­da. Ve en el tra­ba­ja­dor inglés tan­to un cóm­pli­ce como al estú­pi­do ins­tru­men­to del domi­nio inglés en Irlan­da.

Este anta­go­nis­mo se man­tie­ne arti­fi­cial­men­te des­pier­to y se ve acen­tua­do por la pren­sa, el púl­pi­to, las revis­tas cómi­cas, o sea, por todos los medios a dis­po­si­ción de las cla­ses domi­nan­tes. Este anta­go­nis­mo es el secre­to de la impo­ten­cia de la cla­se obre­ra ingle­sa, a pesar de su orga­ni­za­ción. Es el secre­to por el cual la cla­se capi­ta­lis­ta man­tie­ne su poder. Y esta últi­ma es ple­na­men­te cons­cien­te de ello.

El mal no se detie­ne ahí. Atra­vie­sa el océano. El anta­go­nis­mo entre ingle­ses e irlan­de­ses es la base secre­ta del con­flic­to entre Esta­dos Uni­dos e Ingla­te­rra. Hace impo­si­ble cual­quier coope­ra­ción seria y sin­ce­ra entre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de ambos paí­ses. Le per­mi­te a los gobier­nos de ambos paí­ses, tan­tas veces lo con­si­de­ren opor­tuno, rom­per la línea de fue­go del con­flic­to social median­te la difa­ma­ción mutua y, en caso de nece­si­dad, median­te la gue­rra entre ambos paí­ses.

Ingla­te­rra, como metró­po­li del capi­tal, como poten­cia que domi­na el mer­ca­do mun­dial actual, es por el momen­to el país más impor­tan­te para la revo­lu­ción obre­ra, y el úni­co país don­de las con­di­cio­nes mate­ria­les de esta revo­lu­ción se encuen­tran desa­rro­lla­das has­ta cier­to gra­do de madu­rez. Ace­le­rar la revo­lu­ción social en Ingla­te­rra, por lo tan­to, es el obje­ti­vo prin­ci­pal de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res. La úni­ca for­ma de ace­le­rar­la es con­se­guir la inde­pen­den­cia de Irlan­da. De ahí la tarea de la “Inter­na­cio­nal” de poner el con­flic­to entre Ingla­te­rra e Irlan­da en pri­mer plano en todas par­tes, de tomar par­ti­do abier­ta­men­te por Irlan­da en todas par­tes. La tarea espe­cial del Con­se­jo Cen­tral de Lon­dres es des­per­tar la con­cien­cia de la cla­se obre­ra ingle­sa de que la eman­ci­pa­ción nacio­nal de Irlan­da no es para ellos una cues­tión de jus­ti­cia abs­trac­ta o de sen­ti­mien­to huma­ni­ta­rio, sino la pri­me­ra con­di­ción de su pro­pia eman­ci­pa­ción social.

Estos son más o menos los pun­tos prin­ci­pa­les de la cir­cu­lar, que al mis­mo tiem­po dan las razo­nes de ser de las deci­sio­nes del Con­se­jo Cen­tral sobre la amnis­tía irlan­de­sa. Poco des­pués envié un artícu­lo anó­ni­mo y vehe­men­te a la Inter­na­cio­nal (órgano de nues­tro comi­té cen­tral bel­ga en Bru­se­las) sobre el tra­to de los ingle­ses a los fenia­nos, etc., ata­can­do a Glads­to­ne, etc. En ella tam­bién acu­sa­ba a los repu­bli­ca­nos fran­ce­ses -(la Mar­sei­llai­se había impre­so cosas estú­pi­das sobre Irlan­da del mise­ra­ble Talan­dier)- de su egoís­mo nacio­nal y de guar­dar toda su rabia para el Impe­rio.

Esto fun­cio­nó. Mi hija Jenny escri­bió como J. Williams (se lla­ma­ba a sí mis­ma Jenny Williams en su corres­pon­den­cia con los edi­to­res) una serie de artícu­los para la Mar­sei­llai­se, inclu­yen­do la car­ta de O’Donovan Ros­sa. De ahí el inmen­so albo­ro­to. Des­pués de muchos años de cíni­cas nega­ti­vas, Glads­to­ne, se vio final­men­te obli­ga­do a con­ce­der una inves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria sobre el tra­to a los pri­sio­ne­ros fenia­nos. Ella es aho­ra una corres­pon­sal regu­lar para la Mar­sei­llai­se sobre los asun­tos irlan­de­ses. (Esto, por supues­to, es un secre­to entre noso­tros.) El gobierno bri­tá­ni­co y la pren­sa están furio­sos ya que la cues­tión irlan­de­sa se encuen­tra aho­ra a la orden del día en Fran­cia y por­que aho­ra estos cana­llas están sien­do moni­to­rea­dos y expues­tos en todo el con­ti­nen­te a tra­vés de París.

Logra­mos matar dos pája­ros de un tiro. Hemos obli­ga­do de esta for­ma a los diri­gen­tes irlan­de­ses, a los perio­dis­tas, etc. de Dublín, a que se pusie­ran en con­tac­to con noso­tros, cosa que el Con­se­jo Gene­ral no había logra­do con ante­rio­ri­dad!

Uste­des tie­nen un gran cam­po en Amé­ri­ca para tra­ba­jar en el mis­mo sen­ti­do. Una coa­li­ción de los tra­ba­ja­do­res ale­ma­nes con los tra­ba­ja­do­res irlan­de­ses (por supues­to tam­bién con los tra­ba­ja­do­res ingle­ses y ame­ri­ca­nos que quie­ran par­ti­ci­par) es aho­ra el logro más gran­de que se podría rea­li­zar. Esto debe hacer­se en nom­bre de la Inter­na­cio­nal. La impor­tan­cia social de la cues­tión irlan­de­sa debe que­dar cla­ra.

La pró­xi­ma vez ven­drán algu­nas obser­va­cio­nes par­ti­cu­lar­men­te sobre la posi­ción de los tra­ba­ja­do­res ingle­ses.

¡Salu­dos y fra­ter­ni­dad!

Karl Marx

[Tra­duc­ción de Nico­le Kleinheis­ter­kamp Gon­zá­lez.]

Fuen­te: https://​mar​xis​mo​cri​ti​co​.com/​2​0​1​9​/​0​3​/​0​5​/​c​a​r​t​a​-​d​e​-​k​a​r​l​-​m​a​rx/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *